Articular Academia e industria para apoyar a emprendedores.

La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, dijo que una de las principales tareas de la cartera que orienta es “favorecer el emprendedurismo, articulando en forma permanente entre la Academia y la industria”.

Respecto a la actual situación de las empresas públicas, la ministra aseguró a Caras y Caretas que “tienen que ser eficientes, tener un equilibrio saludable”

Asimismo la jerarca destacó la llegada del cable subacuático de fibra óptica que unirá a Uruguay con Estados Unidos, y afirmó que el mismo “va a traer más y más clientes”.

De esta manera, “Antel y Uruguay entran a jugar en la primera liga del mundo en materia de telecomunicaciones”, remarcó.

***

¿Dónde diría que están hoy las fortalezas del país en materia industrial?

En las capacidades que tiene el país para fortalecer industrias modernas y en construir industrias de futuro. Ya hay muchas industrias que están trabajando con esa perspectiva, que están aplicando mucha innovación a sus procesos y tenemos además una plataforma material que permite el desarrollo de las industrias que vendrán. Son las industrias que hoy sobresalen en el mundo porque la industria del mundo ya cambió hace años, la forma de producir es otra. Ante esto, Uruguay tiene que proteger su tejido industrial y tiene que ayudarlo a cambiar y a transformarse. Y mucha gente está haciendo un gran esfuerzo en áreas como la agroindustria, la metalmecánica y la industria alimenticia, con gente joven agregando cabeza, innovación y trabajo. Todo ello para generar industrias sanas, con futuro y con convicción exportadora. Por eso digo que nuestras fortalezas están en las capacidades materiales y humanas que hemos generado en el país y en la seriedad que ha forjado a nivel internacional y que se traduce en la seguridad jurídica y el apego a las reglas.

 

¿Eso ha generado que empresas extranjeras vengan a instalarse al país, más allá del caso de UPM?

Sí, creo que sí. Y la infraestructura tecnológica también ha incidido como un elemento de decisión favorable a Uruguay.

 

Cuando habla de infraestructura, ¿a qué se refiere?

A las telecomunicaciones y a la capacidad de desarrollar software por parte de Uruguay. Y ese es un aspecto muy interesante en clave de futuro, pero hay otros, como la industria audiovisual, que tienen un camino recorrido y un gran camino por recorrer, lo mismo que la industria electrónica, la cual tiene una gran potencialidad y le estamos generando las condiciones para que tenga un camino. Por otro lado, la industria de los alimentos, a través de la investigación biotecnológica y la generación de capacidades, sumado al emprendedurismo, tiene también un gran futuro.

 

¿Cómo se hace para juntar a los industriales con los que generan conocimiento e investigan?

En eso estamos, hay que reunirlos. Para eso en estos años Uruguay ha generado muchas cosas, como institucionalidad de la innovación y de la investigación –que no tenía–, lo cual incluyó la creación de una agencia que acaba de cumplir diez años (la ANII), sumado a la instalación del Instituto Pasteur en el país, la trayectoria de décadas del Clemente Estable, que investiga en la frontera del conocimiento, el Polo Científico y Tecnológico de Pando, que es sinónimo de la unión de la industria y el conocimiento y que ya empezó a incubar emprendimientos.

A su vez, el Pasteur incorporó incubación de emprendimientos al revés, desde lo científico, ayudando a generar emprendimientos. A eso se agregan otras incubadoras, como la del LATU y la de Antel con el LATU, y el Centro de Extensionismo Industrial que conformamos el ministerio, la Cámara de Industrias y la Universidad de la República, que va a las industrias y trabaja con ellas en la búsqueda de oportunidades de innovación. Se va a provocarlas.

Todo esto se realiza con una línea común, que es favorecer el emprendedurismo, articulando en forma permanente entre la Academia y la industria. Porque la Academia a veces está alejada de la realidad, pero la industria también está alejada de lo que pasa en aquello, lo que implica estar alejado de lo que pasa en el mundo.

 

¿Y no hay industrias que van a buscar eso al exterior?

Ojalá fueran a buscar conocimiento al exterior; ni siquiera lo van a buscar. Me parece que estamos generando una cultura de muestra que acá están pasando cosas que las vas a necesitar pasado mañana.

 

¿Eso mejora la competitividad mucho más que el tipo de cambio, ya que es más estructural que coyuntural?

Exactamente. También quiero resaltar el esfuerzo que ha hecho la Udelar para lograr un acercamiento con la industria. Y eso lo hace la Facultad de Ingeniería, que hace muchos años organiza el evento Ingeniería de Muestra en la que se exponen los proyectos de grado y es una práctica muy moderna y usual en otras partes del mundo donde ese tipo de ferias son visitadas por los empresarios que eligen en qué tipo de proyecto quieren invertir.

 

¿En Uruguay la visitan?

Cuando era presidenta de Antel la visité y de allí surgió el proyecto Antelsat. Me parece que hay empresarios que se han empezado a dar cuenta de lo que está pasando y cómo la tecnología les ha cambiado el negocio.

 

Eso pasa respecto a la industria. En materia de energía Uruguay hizo un cambio de su matriz. ¿Ese proceso está terminado?

Como proceso no, como proyecto sí, ya que planteó un cambio que logró y fue exitoso, en el que tuvo un papel fundamental UTE. La participación de los privados fue posible porque hubo contratos con UTE que respaldaban la inversión privada y porque el ente produjo su propia generación. Ahora que está en producción el proyecto, va a tener mejoras, avances, pero es el mismo.

Yo creo que hay que plantearse un nuevo proyecto, nuevas cosas y lo más jugadas posible, por ejemplo, transformar el transporte, ya que representa 40% del consumo de la energía global, lo cual implica un gran peso del combustible fósil. Es un hecho que el sobrante de energía lo tenemos que usar para eso.

También tenemos que lograr que el cambio de la matriz se transparente en la tarifa eléctrica, de manera que llegue a la gente y a las industrias. Nosotros venimos apoyando a las industrias electrointensivas y a las que no lo son tanto, pero tenemos que continuar vinculando el consumo eléctrico con la producción y premiando la producción a través de una tarifa más barata.

Otro proyecto que tenemos que encarar es el almacenamiento de energía, algo que ya se hace en el mundo.

 

Lo otro es la venta de energía a la región…

Sí, sin duda. Ya lo estamos haciendo.

 

Y en ese contexto, ¿el proyecto de la regasificadora sigue vigente?

Sería beneficiosa, pero el encare que le hemos dado desde que soy ministra ha implicado cambiar algunas premisas del proyecto inicial. Es un proyecto que no debía ser solventado por UTE y por Ancap, sino que se debía ir a buscar la demanda para saber si era realizable. Sería bueno para Uruguay para tener gas más barato para las industrias, para abastecer a los hogares y afianzaría la posición estratégica que el país tiene en otros aspectos. Pero no es indispensable y se está pasando el riesgo a los privados y generando procesos en que estos se aseguren los clientes.

 

¿Hacia qué procesos de cambio tiene que ir Ancap?

A los que se están planteando y que implican eficiencia en los procesos, organización del trabajo, hacer que el núcleo de la empresa, que es la refinería, genere procesos eficientes.

La empresa tiene que llegar a un equilibrio entre el beneficio público y el del Estado. En el caso del portland, que es deficitario, desde un principio nos hemos planteado que no haya pérdida de fuentes de trabajo, pero hay que cambiar aspectos de la gestión y de la forma de trabajar que se vienen haciendo mal desde hace muchos años, diría que desde 2000. No hay que olvidar, además, que la tecnología de las dos plantas data de 1963 y 1974. Espero que el directorio pueda implementar el plan que se propone para que el área del portland deje de perder. Pero la premisa ha sido no cerrar la empresa, que es pública.

Además no hay que tener vergüenza; yo he estado en países muy desarrollados donde he visto que cuatro o cinco personas barren una vereda porque hay un principio de desarrollo que se llama pleno empleo, y si esas personas no lo tienen, en sus hogares no habrá un sustento que permita que sus hijos estudien y se superen. Las empresas tienen que ser eficientes, tener un equilibrio saludable.

 

Respecto a Antel, ¿qué diría que le queda por hacer?

No tiene límites, no tiene límites.

 

¿El data center de Antel está logrando los objetivos buscados?

Sí, una tras otra vienen las empresas internacionales a instalarse en Uruguay y se está cumpliendo el plan que se había marcado inicialmente. En telecomunicaciones no hay límites; es un motor que impulsa otras industrias como el software, la electrónica, la audiovisual, actividades culturales y un sinnúmero de servicios.

 

En materia de telecomunicaciones también está en proceso la construcción del cable de fibra óptica que unirá Uruguay con Estados Unidos.

Llega hoy viernes 18 y el lugar de acceso, como estaba previsto, es el departamento de Maldonado. Se trata de la obra internacional más grande que ha hecho Uruguay.

 

¿Qué potencialidades tiene esta conexión?

Está ligada a palabras como soberanía e independencia en forma muy profunda. Son miles y miles de kilómetros de cable subacuático, con dos entradas a Brasil y redundancia en Estados Unidos. Esto va a traer más y más clientes. Antel y Uruguay entran a jugar en la primera liga del mundo en materia de telecomunicaciones.

 

Uruguay parece estar despegado en esta área respecto a otros países de la región

Totalmente.

 

¿La minería en Uruguay quedó golpeada por el fracaso del proyecto de Aratirí o tiene otros caminos para desarrollarse?

La minería en Uruguay nunca ha tenido oportunidad para desarrollarse porque los uruguayos no somos conscientes del potencial que tiene. Yo la veo como una gran oportunidad para el desarrollo industrial. Se puede mirar únicamente como la extracción de un mineral, pero si miramos lo que sucede con otros productos primarios, si no les agregáramos valor, estaríamos perdidos, sin embargo, tratamos de venderlos industrializados. Lo mismo tenemos que pensar respecto a los minerales. No los extraigo para venderlos en bruto, sino para generar una industria y generar desarrollo. No tenemos cultura en relación a este sector. Creo que eso fue promovido a propósito por José Batlle y Ordóñez. No está el tema dentro de nuestra formación.

 

¿Y hay riquezas para explotar?

El director de Minería del ministerio a veces nos pregunta qué hay en esta habitación que no tenga minerales, y se empieza a quedar vacía. Casi todo viene de un producto inorgánico. La minería es fuente de industria; ocurre que no hay que ver sólo lo extractivo, sino pensar en qué fases de la industrialización se puede incorporar Uruguay.

En el caso de ágatas y amatistas –que son una gran oportunidad para el país por la calidad de las piedras–, hemos creado un consejo sectorial por decreto del Poder Ejecutivo. Técnicos de la cartera están trabajando con quienes viven de esa actividad, los ayudamos a presentar sus productos y a llevarlos a ferias internacionales.

Intenso trabajo con las pymes
La ministra Carolina Cosse destacó especialmente el intenso trabajo que la cartera desarrolla con las pymes: “Realmente todas las direcciones se han involucrado, trabajando en equipo, alrededor de todos los instrumentos que tiene el ministerio para apoyarlas”. Explicó que hay “una gran cantidad de proyectos no reembolsables que promueven la exportación”, al tiempo que se han desarrollado acciones con otras instituciones que promueven la exportación, como el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), el Instituto Uruguay XXI, la Agencia Nacional de Empleo (ANDE), las cámaras empresariales o la Mpyme. “No hay que olvidar que Uruguay es una pyme”, remarcó. Consultada respecto a si hay conciencia de todas las herramientas de las cuales disponen las pymes, Cosse dijo: “En general, lo que hemos visto es que hay mucha gente que quiere hacer cosas, pero no conoce los beneficios que tiene a disposición. Por eso hemos salido a recorrer el país con otras instituciones estatales a contarle a la gente las herramientas que tiene, para que las use”.

1 Comentario en "Articular Academia e industria para apoyar a emprendedores."

  1. ESTA ES COMPLICE SECUAZ Y MUY BUENA APRENDIZ DEL DERECHISTA TUPA GRAN TROLERO CORRUPTO TRAIDOR Y DESPOTA, mujica, QUE APENAS CONOCIO EL RESULTADO DE LA SEGUNDA ELECCION DE vázquez COMO PRESIDENTE: “advirtió al vazquismo: Tengo 30 legisladores – Este gobierno es mi gobierno” E IPSO FACTO IMPUSO A LOS TUPAS vonomi Y huidobro, AL FRENTE DE LOS MINISTERIOR DE INTERIOR Y DEFENSA, ETC.Y LA MENCIONADA, APENAS SER DESIGNADA MINISTRA DE INDUSTRIA: “HACE MULTIPLE LIMPIEZA EN EL MIEM Y DISPONE EL NOMBRAMIENTO DE olga otegui; “asimismo, el director de Industrias José Heijo fue reemplazado por enrique moreno, dirigente del Movimiento de Participación Popular (mpp), sector al que pertenece la futura ministra”. ETC.,

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Justicia uruguaya: libertad vigilada, otra sanción posible

La Justicia uruguaya otorgó las tres primeras disposiciones de libertad vigilada previstas en una norma aprobada en octubre de 2016....

Cerrar