Vida y Ocio



¿Por qué somos golosos?

El ADN y el hígado de cada individuo son los responsables de que este tenga o no debilidad por los alimentos dulces.