Parque temático de tránsito cumplió un año y recibió a miles de escolares

Centro de Protección de Choferes forma a los conductores del futuro

El presidente del Centro de Protección de Choferes de Montevideo, Jorge Torres Cantalapiedra, aseguró que el parque temático de tránsito que esa institución habilitó hace un año en su parque social de la avenida Instrucciones tiene como objetivo formar a los conductores del futuro.

Torres Cantalapiedra destacó además que la experiencia ha sido muy bien vista por otros países del continente -que han pedido asesoramiento a esa institución- y remarcó que en el Centro de Protección de Choferes funciona el primer club Unesco del país.

La que sigue es la entrevista que mantuvo con Caras y Caretas.

El Centro de Protección de Choferes inauguró hace un año un parque temático para enseñar a alumnos de escuelas cómo manejarse en el tránsito. ¿Cómo ha funcionando la experiencia?

Se trata de una experiencia muy nueva en Uruguay, prácticamente inédita y sólo está el antecedente del circuito que funcionaba en el predio del zoológico municipal. Esto es algo de mayores dimensiones, dentro de un área verde segura y nos está funcionando muy bien.

El año pasado utilizaron las instalaciones unos 3.000 niños de escuelas públicas que designa ANEP en un convenio que tiene con nuestra institución y con el Instituto de Educación y Seguridad Vial [ISEV]. Son dos instituciones privadas; por esta vía pretendemos llegar a lo público. También tenemos convenios con la Unidad Nacional de Seguridad Vial [Unasev] y con la Intendencia de Montevideo. Estamos formando a los conductores del futuro.

 

¿Qué hacen los niños cuando van al parque?

Este proyecto se enmarca dentro de las medidas de seguridad del decenio; está vinculado al primer club Unesco de Uruguay, que funciona en nuestra institución y que es avalado por el Ministerio de Educación y Cultura. Hay una maestra, Susana Valian, quien junto a un equipo multidisciplinario instruye a los niños y este colabora con ella en tres áreas: la situación de los niños como peatones, como ciclistas y como usuarios del transporte público. No es sólo una instrucción teórica, sino también práctica. Los niños se montan en bicicletas y recorren un circuito señalizado y con semáforos. También se les enseña a utilizar el cinturón de seguridad y a conducirse en los ómnibus. También hay un trabajo con los padres que se acercan y participan de la actividad, así como también hay trabajo con las maestras.

Ya estamos trabajando para que en marzo próximo se puedan designar las escuelas con las que vamos a seguir trabajando esta experiencia. La idea es llegar a la mayor cantidad de escuelas posible, pero también tenemos pedidos de ONG para intervenir.

El año entrante también estamos pensando en apuntar a la escuela pública del interior, mediante acuerdos que firmemos con las intendencias. La idea es trasladarlos a Montevideo y darles la instrucción correspondiente.

 

¿Hay posibilidades de exportar esta experiencia a otros países?

Sí, al ser parte de la red de clubes Unesco a lo largo y ancho del mundo, en agosto dimos una conferencia en Puerto Rico y vimos que generó mucha atención este proyecto, el cual tuvo opiniones muy elogiosas, ya que va más allá de la educación formal que se les da a los niños. Algún compañero de la directiva ha señalado que es el baby fútbol de la seguridad vial, ya que se empieza a enseñar desde temprana edad. Estos mismos niños son los que después corrigen a sus padres cuando estos cometen infracciones en el tránsito.

Gente de Puerto Rico, México, Nicaragua, ha visto este proyecto como muy interesante. No hay que olvidar que fue presentado con motivo de los 70 años de la Unesco, que se celebraron en Beijing, donde fue aprobado. Uruguay ha quedado como pionero en esta práctica que no persigue el lucro y que ha obtenido el apoyo de actores interesantes, como la Intendencia de Montevideo, el Banco de Seguros del Estado, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, que consideran este aporte muy interesante.

Son los conductores del futuro los que estamos formando y ello es parte de lo que nos marca el estatuto de nuestra institución. Es una actividad que nos regocija. Estamos muy conformes y la expectativa es seguir creciendo, y si es posible, obtener nuevos patrocinadores que nos ayuden a llevarla adelante, ya que implica costos muy importantes, fundamentalmente del personal que se requiere, como es el caso de los educadores.

Lo ideal sería generar un club Unesco en cada departamento y luego una federación de Uruguay para poder estar representados internacionalmente. Estamos tratando de hacerlo en aquellos departamentos en los que hay centros de protección, como es el caso del que hay en Pando [Canelones]. Hay un apoyo permanente de las autoridades que han visto lo que podemos hacer con esfuerzos como el del parque temático.

Quiero destacar además que desde el inicio de nuestra experiencia contamos con la colaboración de la Policía Nacional de Tránsito y ahora se incorporaron los Scout, al tiempo que estamos buscando el apoyo del Instituto Nacional de la Juventud. Otro objetivo es crear una tecnicatura en materia de seguridad en el tránsito que pudiese dar el ISEV. En Uruguay no hay una especialidad de estudio referida a este tema, que hasta puede ser materia exportable.

En el área de los choferes profesionales, ¿qué acciones se desarrollan?

Periódicamente, y tienen un éxito importante, nosotros dictamos cursos de manejo defensivo para vehículos livianos y tenemos otro similar para vehículos pesados. Son charlas de dos días que promedian los 150 asistentes. Es un público que siempre está atento y ávido de recibir estos cursos. Muchas veces los socios vienen con sus hijos y esa es una vía para obtener nuevos integrantes de nuestra institución.

Eres el primero en comentar en "Centro de Protección de Choferes forma a los conductores del futuro"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Contrabando: Aduanas realizó millonaria incautación de juguetes

Un procedimiento de la Dirección Nacional de Aduanas permitió la incautación de juguetes por un monto superior a los 4,4...

Cerrar