Villanueva Cosse y un Brecht emblemático

El círculo galponero

El Galpón estrena en su sala principal, este fin de semana, La resistible ascensión de Arturo Ui, de Bertolt Brecht. Todo un acontecimiento. Por la pertinencia de un texto altamente político y que alerta sobre el avance de la derecha en la región y en Occidente. Y por la circunstancia de que la dirección le fue encomendada al legendario galponero Villanueva Cosse.

Foto. A. Persichetti

Por G.P.

Faltan unos pocos días para el estreno de La resistible ascensión de Arturo Ui.  Villanueva Cosse, esta vez en el rol de director de escena, espera que llegue la hora del ensayo en la cafetería de El Galpón. No parece particularmente nervioso por los avatares de un montaje que involucra a un elenco de veinticinco actores y un importante despliegue escenográfico. No puede ocultar, sin embargo, que vive un momento más que intenso. Es el cierre de una rica historia como galponero, en el teatro donde aprendió el oficio que se le volvió razón vital, imprescindible. Es, también, un ajuste de cuentas con uno de los textos emblemáticos del teatro político de Bertolt Brecht.

Villanueva Cosse representó dos veces al personaje Arturo Ui. La primera fue en 1965, dirigido por Atahualpa del Cioppo. La segunda fue en 1972, en tiempos políticos turbulentos. Esa vez lo dirigió Ruben Yáñez, y no fue una obra más para el actor: ganó el premio a mejor actor en el Florencio y también por la crítica argentina, circunstancia que le abrió las puertas en Buenos Aires, ciudad a la que emigró y donde encaminó una formidable carrera como actor y director en el prestigioso Teatro San Martín.

Hace un par de años empezó a germinar la idea de hacer un último trabajo en El Galpón.  Lo invitaron y sintió que de alguna manera implicaba cerrar un círculo. Le ofrecieron primero el protagónico de El padre, en un montaje local de la obra que con dirección de Veronese se convirtió en uno de los últimos éxitos de taquilla en Buenos Aires. El proyecto se truncó. La directiva de El Galpón volvió a proponer: le plantearon que él eligiera una obra para dirigir. Respondió que eligieran ellos, porque a decir verdad se sentía con los “figurines atrasados” para elegir un texto. A los pocos días lo llaman para dirigir La resistible ascención de Arturo Ui. “Dudé, dudé, dudé mucho en aceptar”, cuenta el veterano teatrero. “Pensé que la obra quizá podría haber envejecido. Pensé también que no entrara en la apetencia actual del público, en un tiempo en que la gente está tan frustrada que no quiere que le restreguen su frustración en la cara… Y eso es, precisamente, lo que tiene Brecht. Así que dije que sí”.

 

***

 

¿Qué pasó cuando volviste a leer el texto de Brecht?

Pasó que me reencontré con la potencia teatral de Brecht.

 

¿Y qué fue lo que te removió, a vos, teniendo en cuenta que habías participado como actor en esa obra, en dos ocasiones?

La resistible ascensión de Arturo Ui me removió a volver a pensar en una época de mi vida, y por otro lado me removió el bichito de la inquietud politica, que nunca me abandonó. ¿Cómo explicarlo? Me pasó, hace unos días, cuando me pidieron que contara por qué la elegí, para un texto de promoción del Teatro, que sentí que no podía hacerlo. Primero que nada les dije que no fui yo el que la eligió, que en todo caso les toca a ellos explicar las razones. Y a eso se agrega, además, que yo me voy dando cuenta de las razones a medida que voy haciendo el trabajo. Porque siento, entre otras cosas, que lo otro sería forzar la retórica para encontrar cosas que se prometieron, de antemano, encontrar. No sé bien qué decirte. Porque tampoco creo que hacer esta obra sea ‘necesario’, ni creo que el teatro sea una fuente inagotable de revoluciones. Sí creo, en todo caso, que es un tábano que pica las ancas de determinados caballos, que provoca a  reflexionar, a ir más allá del editorial de un diario. Y que pone al espectador, durante dos horas, en contacto con una ficción, una parábola, una alegoría, una parodia de muchas cosas que le pasan al mundo. Entonces, puedo sí decir que descubrí que una de las cosas que más me angustian, en el presente, cuando hacemos el ejercicio de la democracia, es ver cómo vota la gente y con qué entrega se brinda a sus verdugos. Me hace acordar a los mártires cristianos, cuando bajaban a la arena con una adrenalina brutal, para entregarse a los leones. Ese masoquismo extremo es el mismo que encontré en la obra de Brecht al volver a leerla y trabajar sobre ella.

 

¿Las historias se repiten?

Es la tragedia humana. Brecht escribe la obra en menos de un mes, cuando estaba por irse de Dinamarca a Estados Unidosy el ejército alemán avanzaba en toda Europa. Es una obra de apuro, de urgencia. Es una obra desesperada. Y aunque no estén las mismas condiciones históricas ni esté Hitler; y aunque tengamos asimismo una lectura muy simplificada de la Segunda Guerra Mundial, porque Alemania todavía gozaba de mucha simpatía en Occidente cuando Brecht escribe la obra, ahora, tantos años después, la hacemos, sabiendo que el capitalismo salvaje, cuando se ve acorralado, sabe echar mano a dictaduras, a sistemas fascistas. Hay un poema de Borges que dice “los astros y los hombres vuelven cíclicamente; los átomos fatales repetirán lo urgente”. Es terrible constatar eso. Es la tragedia humana, eso de tropezar dos veces con la misma piedra. Los animales eluden, pero el hombre parece que no aprendiera.

 

***

 

Es inevitable que en la conversación se haga referencia a Macri, ese no tan inocente aprendiz de Arturo Ui que gobierna Argentina, y a otros vanos asuntos del presente: las ficciones construidas por los medios, la noche política de Brasil, el ascenso de personajes infames como Donald Trump. Y tan pronto como la aventura de un café largo facilita uno o más desvíos en la charla, mientras pasan y saludan Estela Medina (saliendo de un ensayo), Héctor Guido (el Arturo Ui del montaje galponero 2017) y tantos otros, Villanueva Cosse elige citar al maestro Atahualpa del Cioppo para certificar sus reflexiones más o menos brechtianas: “El mundo está demasiado confundido como para aportar mayores confusiones… Eso ya lo decía Atahualpa”, dice, y hace una necesaria pausa. Y agrega: “Estamos hablando nada menos que de Brecht, del autor de Galileo, que es una de las obras cumbres del pensamiento del planeta”. Punto y aparte.

 

***

 

¿Qué implica, para vos, volver a hacer La resistible ascención de Arturo Ui, esta vez como director?

Uff… Pero no lo digo de fastidio, sino por tantas otras cosas: hay ansias de superación, un poco de disconformidad, melancolía, y también el hecho de revivir las esperanzas de ese momento. Todas esas cosas me unen con las primeras cosas que hice. Pienso que esos últimos años en Montevideo fueron muy plenos. Nosotros, y me refiero al conjunto de la gente, tenía hambre de hacer cosas.

¿Y qué enseñanzas tomaste de Atahualpa (del Cioppo) y Ruben (Yáñez), que fueron quienes te dirigieron en su momento?

Mirá, a Atahualpa y a Ruben los tengo en mi memoria como actor. Te puedo hablar desde la actuación, que era el planeta que yo pisaba en esos años. Lo que recuerdo es que Atahualpa era una especie de líder, de patriarca. Pero no de viejo sabio, sino por su actitud, por su humor soterrado, por mostrar un conocimiento de la vida importante, y más que nada porque cuando él se liberaba de sus ataduras ideológicas empezaba realmente a dirigir. Imposible olvidar la experiencia de verlo dirigir Tres hermanas, de Chejov. Nunca vi a un hombre hablar tan profundamente, y con tanta verdad, del ser mujer, de la condición femenina. Y de Ruben, por ejemplo, me acuerdo más que nada de la cosa didáctica. Era literalmente un profesor. Tenía un sistema muy organizado. Me acuerdo cómo me apoyaba para encontrar el personaje… Porque tuve un primer Arturo Ui, el que hice con Atahualpa, en el que no me sentí conforme. Lo decía bien, sí. Tenía además una voz muy potente. Y sabía también que mi apariencia imponía. Pero yo sentía íntimamente que en el personaje no aparecía del todo el horror, lo siniestro. Quizas aparecía lo impresionante, lo agresivo, pero no todo lo que hay detrás y lo que lo hace en definitiva complejo. Porque un personaje como Arturo Ui, si odia al otro, y después lo manda matar, puede llegar a ser justificable, pero hay que ver qué pasa si al mismo tipo que manda matar, antes lo saluda con una sonrisa. Hay una frase que dice Arturo Ui: “Cuando falta la fe, todo se acaba”. En un ensayo, Ruben me dijo que todo estaba ahí, en esa frase, porque muestra a un personaje que cree. “Ahí está el personaje”, me dijo, y eso me ayudó a encontrar las contradicciones.

 

¿Cuál fue la gran crisis que viviste durante este último montaje? Porque no hay montaje sin momentos difíciles, sin algún conflicto…

He tenido algunas crisis, por supuesto. Esta obra es muy complicada, porque cuesta mucho llegar al meollo de ciertas cosas. Es un texto de Brecht, así que está más que presente la lucha contra el teatro burgués, contra el suspenso; está el distanciamiento, y están también las contradicciones del propio autor, que son muy lindas de detectar y trabajar… Está también lo real: el trabajo con 25 actores. ¡Y todos tienen horarios distintos! No es fácil. Pero me saqué el gusto. Me saqué las ganas. Como diría Arturo Ui… ¿quién dice lo contrario?

Prontuario Cosse
Nacido en Melo en 1933, Villanueva Cosse inicia su formación teatral en la compañía El Galpón, en los años 50, en la época de oro del teatro independiente. Uno de sus grandes maestros fue Atahualpa del Cioppo, quien lo dirige en Tres hermanas de Chejov y en otras obras. Antes de radicarse en Buenos Aires, forzado por una prohibición de la dictadura uruguaya, obtiene el Florencio a Mejor Director por Arlecchino de Goldoni en 1969 y Mejor Actor por La resistible ascensión de Arturo Ui de Brecht en 1972. Por el mismo personaje es galardonado en Argentina con el premio Talia a Mejor Actor Extranjero en 1973. Fundador e integrante de Teatro Abierto de Buenos Aires, grupo independiente emblemático de la resistencia al gobierno militar argentino, protagoniza la multipremiada Príncipe azul. En las últimas décadas desarrolla una intensa carrera como director, en el San Martín de Buenos Aires, con destaques en Luces de Bohemia de Valle Inclán, El inspector de Gogol y Marat Sade de Weiss.
Ficha técnica
Elenco: Héctor Guido, Levón, Marcos Zarzaj, Gisella Marsiglia, Guadalupe Pimienta, Héctor Hernández, Arturo Fleitas, Luis Fourcade, Walter Etchandy, Pablo Robles, José María Novo, Alejandro Camino, Marcos Valls, Alejandro Bush, Darío Sellanes, Andrés Guido, Adrián Prego, José Camejo, Rodrigo Tomé, Federico Motta, Luciano Chatton, Marcos Acuña, Nahuel Delgado y Giuliano Rabino. Escenografía: Osvaldo Reyno. Vestuario: Nelson Mancebo. Música: Sergio Fernández Cabrera. Ayudante de dirección: Nadina González Miranda. Dirección: Villanueva Cosse.

1 Comentario en "El círculo galponero"

  1. Querido Villanueva,
    Desde la distancia de Israel, un gran abrazo, felicitaciones por tu merecido éxito, y lamentando no poder hacer la iluminación para la obra que diriges.
    Luis

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Bonomi afirmó que hay más suicidios que homicidios

El ministro cerró la consultoría del BID para la aplicación del modelo de intervención para resocialización a varones que maltratan...

Cerrar