El cupido comunista

Por Daniel Barrios.

Para el Partido Comunista de China el matrimonio es “una cuestión fundamental en el desarrollo de la personalidad” y lanza una campaña de masas para estimular los casamientos.

Coordinar con las autoridades provinciales y locales los servicios de encuentros y uniones entre jóvenes solteros; organizar citas a ciegas según los perfiles y pretensiones de los partners; educar a sus miembros en los valores del matrimonio y la familia; promover con otras organizaciones actividades sociales de ambos sexos.

Quien promueve estos servicios no es una agencia matrimonial. Tampoco se trata de una noticia mundana de la sección de sociales que tanto gustan a los chinos.

Lejos de ser un spot publicitario de una agencia que busca almas gemelas o una nota de crónica rosada, se trata de uno de los temas de política nacional más importantes y que desde hace 15 días ocupa la atención de los principales medios de prensa nacionales y locales.

En efecto, los anteriores son los principios que inspiran el Plan de mediano y largo plazo del desarrollo de la Juventud, 2016-2025, presentado al gran público del gigante asiático por He Junke, primer secretario de la Liga de la Juventud Comunista China. El plan es producto de la gran iniciativa conjunta del Consejo de Estado y del Partido Comunista: el matrimonio es uno de los diez temas principales de su agenda para los próximos diez años.

“Existe una marcada tendencia entre nuestros jóvenes a casarse y tener hijos cada vez más tarde. Hoy se espera a terminar los estudios y recién a partir de los 25 años se comienza pensar en el matrimonio. Primero se busca la satisfacción personal de un trabajo o un negocio rentable, socializar es mucho más difícil y así es muy complicado encontrar una pareja”, explica He.

El matrimonio tardío fue alentado durante décadas por el gobierno en el marco de una intransigente política demográfica de control de la natalidad.

La ley del hijo único –la controvertida expresión jurídica de esa política– fue abolida en 2015 para revertir la reducción dramática de la oferta de mano de obra que ponía en riesgo el crecimiento económico de la segunda economía del mundo.

Según las estadísticas oficiales, cuando la ley fue derogada, eran casi 200 millones los chinos solteros, 16% de la población total.

Según informa el gubernativo Global Times, para Yuan Xin, experto en planificación familiar, la sociedad “debe organizar todas aquellas actividades que faciliten el encuentro entre gente joven, dado que el alto número de solteros afecta la estabilidad social”.

Según el especialista, “una alta población de hombres solteros podría provocar problemas sociales de distinta índole, violencia sexual, tráfico de niños, además de una pesada carga familiar cuando sean ancianos”. La Academia de Ciencias Sociales estima que para 2020 serán 15 millones los hombres solteros entre 35 y 59 años y el doble para 2050.

La Liga de la Juventud, con 88 millones de afiliados y más de 3,5 millones de secciones territoriales, se compromete a “educar a la juventud en los valores del amor y el matrimonio y organizará actividades sociales para fomentarlos”, agregó He durante la conferencia de prensa.

Como ocurre cada vez que el Estado y/o el partido resuelven, los gobiernos locales, las empresas y la sociedad civil acatan y ejecutan. Inmediatamente de lanzada la cruzada matrimonial, las “celestinas” no se hicieron esperar .

La prensa reporta que el 20 de mayo –aprovechando la homofonía lingüística de la fecha con la expresión “te amo” en mandarín– cientos de ciudades en toda China organizaron en parques y estadios  mega eventos de citas a ciegas. Sólo en Beijing, al otro día del evento, se inscribieron 6.000 parejas para casarse.

Más de 10.000 personas se reunieron en una plaza de Hefei en la provincia esteña de Anhui. En Wuhan, en la central provincia de Hubei, 300 empresas  organizaron un “carnaval de amor” para sus empleados (a los que no participaban se les descontaba el día de su salario).

En la provincia de Zhejiang, sede de Alibaba y cuna de la high-tech china, el gobierno y la sección local de la Liga de la Juventud lanzaron una plataforma en internet en la que los jóvenes pueden concertar citas y encuentros. La plataforma es abierta, pero tiene un sistema de control de la identidad de los participantes que asegura una credibilidad mucho mayor que las gestionadas por empresas privadas.

PCCh: ¿Partido Comunista de China o Partido “Casamentero” de China? Da lo mismo. “No importa el color del gato, lo importante es que cace ratones”, le  gustaba decir a Deng Xiaoping.

 

1 Comentario en "El cupido comunista"

  1. pauladaenlosdientes de Cotelette | lunes 12 de junio de 2017 en 9:34 pm | Responder

    … ni patria, ni dios, ni amo…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
El Estados Unidos forajido de Trump

Por Joseph Stiglitz*

Cerrar