Con el exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas: “Soy un preso político”

Ecuador vive una situación de riesgo institucional. La consulta popular propuesta por el presidente Lenín Moreno y ratificada por la votación de la población, que modificará aspectos sustanciales de la Constitución Nacional, fue severamente criticada por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Por Cynthia Garcia, desde Ecuador

 

Los veedores del organismo internacional presentaron un crítico informe cuestionando, sobre todo, la falta de control constitucional como requisito previo a la realización del referéndum.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) advirtió graves consideraciones sobre la remoción de consejeros de participación ciudadana. Esto es lo que establece la reforma lograda a partir de la pregunta 3 de la consulta y que le permitiría al presidente Moreno un control de la justicia y organismos de contralor.

La situación ha desarrollado tal magnitud que por elevación de la CIDH la situación ha quedado en la instancia de decisión de la Corte Interamericana. Mientras tanto, el gobierno de Lenín Moreno ratifica la consulta, cuestiona a la CIDH y pide una consulta con el embajador de la OEA en Ecuador.

Mientras Ecuador define su futuro político ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, ya en Bélgica, el expresidente Rafael Correa denuncia violaciones al Estado de derecho y pone en evidencia un sistema de persecución política que comenzó con la detención arbitraria del vicepresidente Jorge Glas y una condena a seis años por asociación ilícita plagada de irregularidades y afectaciones al debido proceso.

Jorge Glas, de 48 años, vicepresidente ganador el 2 de abril junto a Lenín Moreno, está preso desde el 2 de octubre pasado, acusado de ser parte de una asociación ilícita por los contratos de la empresa Odebrecht en Ecuador.

Además de su familia, su defensa y el expresidente Rafael Correa, expertos en derecho penal advierten sobre las graves irregularidades a las garantías constitucionales del proceso penal que colocan a Glas en un estado de indefensión que, de no prosperar las instancias de apelación en la Corte Nacional, llevará su caso a instancias del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Esta periodista pudo tener acceso al exvicepresidente mediante un cuestionario por escrito, ya que el Ministerio de Justicia no le permite la realización de reportajes.

“Me restringen las entrevistas. Envié una carta a las autoridades pidiéndolas. Les dije que expresarme públicamente no es un privilegio. Es el derecho a la libertad de expresión. Nunca me contestaron”, responde Jorge Glas, que cumple prisión en la Cárcel 4 de El Condado, una zona céntrica de Quito, frente a un importante centro comercial. Comparte la prisión con otros policías y militares acusados, en general, de delitos de corrupción y narcotráfico. Cada mes y medio puede ver a sus dos hijos varones de 9 y 15 años.

Jorge Glas y su familia sobrellevan dificultades económicas. Pidieron un préstamo para costear el anticipo de la defensa. “Los gastos judiciales exceden mi patrimonio. Tenemos dos hipotecas. Con la ayuda de familiares y amigos estamos pagando los abogados”, escribirá a lo largo del interrogatorio.

¿Por qué está preso por corrupción?

¡Porque está todo armado! Jamás pensé que iba a terminar en prisión por corrupción. Siempre hemos vivido de nuestro sueldo. Puedo justificar todo mi patrimonio. Han hecho dos auditorías, cada centavo fue auditado sin ninguna observación.

 

Usted está preso por el escándalo de Odebrecht.

Yo expulsé en 2008 a Odebrecht de Ecuador. Saqué a Marcelo Odebrecht de mi oficina. Fue la decisión final luego de incumplimientos reiterados en una hidroeléctrica en San Francisco. Fallas graves. Con la expulsión les afectamos 800 millones de dólares en contratos.

 

¿Cuál era su responsabilidad como funcionario?

Era el ministro coordinador de sectores estratégicos y de producción. No participé en ningún proceso de licitación y contratación. Lo perverso de esto es que mezcla verdades con mentiras. Corrupción hubo, seguramente. Pero fui yo el que en un principio le pidió a la fiscalía que se investigue según el informe del Departamento de Estado que involucraba a nuestro país en el tema.

Si yo no fuera vicepresidente de la República, no estaría acá.

 

¿Quién es Lenín Moreno?

Hay una anécdota que lo describe: frente a los rumores mediáticos que decían que yo me quería quedar con la presidencia en caso de que él no pudiera por sus problemas de salud, le escribí un mail diciéndole que confiara en mí. Que en cualquier circunstancia yo inmediatamente llamaría a elecciones, que no iba a asumir en caso de ausencia, que era leal. Nunca me contestó.

En agosto pasado Lenín lanza por cadena nacional una visión distorsionada de las cifras macroeconómicas. Plantea una situación de sobreendeudamiento. Tergiversó cifras positivas para volverlas negativas con el fin de tratarnos a todos de ladrones y decir que el correísmo había robado. Era una barbaridad. Pensamos que era ignorancia, luego supimos que era un plan.

Yo no fui un candidato impuesto. No me lo pidió Rafael Correa. No quería ser candidato a vicepresidente.

Estaba en Manabí cuando Lenín Moreno me llama y me dice que me necesitaba y que no aceptaba un no. Cometí el error de decirle que sí.

Me utilizó para ganar. Soy ingeniero, no astrólogo. Cómo me iba a imaginar que iban a montar un armado de corrupción. Moreno es la contrarrevolución en toda la dimensión de la palabra.

 

¿Para quién gobierna Lenín Moreno?

Sube impuesto, reduce derechos laborales, entrega el control de la energía a la familia Bucaram. Es Moreno más los medios de comunicación más la banca. Con una pregunta [de la consulta] eliminan a Rafael Correa y con la otra a Jorge Glas [N. de R.: Se refiere a las preguntas 1 y 2 de la consulta popular del 4 de febrero. La primera prohíbe la postulación política a quienes hayan sufrido condena por corrupción, la segunda impide la reelección de Rafael Correa].

Es el regreso del Estado prendario. Entregado en prenda a las elites. Yo estoy acá adentro y me voy enterando. Los trabajadores me han entregado cartas contándome sus afectaciones a los derechos. Todos los domingos vienen con un megáfono. Me dejan notas, me cantan serenatas.

 

¿Por qué lo condenaron?

Haga de cuenta que el juicio no existió, está lleno de graves irregularidades. Los jueces hicieron una interpretación arbitraria del principio de ley penal más benigna y forzaron la calificación del delito y los rangos de pena para que no tuviera ni la posibilidad de la excarcelación. La asociación ilícita es la forma de condenar sin pruebas.

 

¿Es usted un preso político?

Por supuesto. La Constitución no establece el abandono del cargo del exvicepresidente, me destituyeron por decreto.

Pedí juicio político y no me llevaron. Me podría haber defendido.

He sido parte de un asesinato mediático. Yo mismo pedí el desafuero porque no tenía nada que ocultar. No lo consulté con nadie.

Declaré en el juicio oral durante nueve horas entre cuatro paredes, sin posibilidad de que se transmitiera por televisión. Soy un preso político del gobierno de Lenín Moreno.

 

¿Por qué hay tanto silencio político con respecto a su detención?

Porque muchos dirigentes de Alianza PAIS viraron su conciencia por un plato de lentejas, pero la Revolución no está muerta en la gente.

Confieso que siempre le he tenido miedo a los flojos que ante cualquier peligro son capaces de cometer cualquier vileza sin el menor escrúpulo. No me arrepiento de haber sido parte del proceso de reparación histórica de este país.

Hicimos en diez años lo que a otros les hubiera llevado 60. Nos faltó construcción de base política, pero no nos alcanzó el tiempo. El costo fue demasiado alto. Jamás pensé que esto iba a llevar a la desgracia a mi familia.

Creyeron que esto era sólo Glas. Esto va a ser contra todos.

 

¿Lo han quebrado?

Yo creo que todavía falta para eso.

 

¿Se arrepiente de algo?

Confié en la fórmula. De eso sí me arrepiento.

 

4 Comentarios en "Con el exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas: “Soy un preso político”"

  1. Sra. Cynthia Garcia: CONFIESO QUE DADA MI MANERA DE SER, NO ME GUSTAN QUE EXTRANJEROS O URUGUAYOS EN EL EXTERIOR, OPINEN SOBRE LO QUE AQUI ESTA PASANDO HOY, COSA QUE PRACTICO Y NO LEI SU MENSAJE. ASI QUE NO OPINARE SOBRE NADA DE QUE EXPONE, PERO SI PUEDO, POR LAS DUDAS QUE SE DIGNE TOMARSE UN POCO DE TIEMPO, EN LEER LOS COMENTARIOS, QUE DE TODO LO QUE ESTA PASANDO ALLA, PUEDO SEÑALARLE UNO DE LOS CAUSANTES. ES EL TUPAMARO mujica cordano, QUE LLEGO A LA PRESIDENCIA, DESPUES DE HABER REALIZADO UN PACTO CORRUPTO CON EL partido comunista, ETC. AL QUE EL JEFE TUPAMARO RAUL SENDIC ANTONACCIO, SEÑALO COMO QUE SU COMPAÑIA ES DE MAL AGUERO AL FIN. Y AL APOYAR AL EX PRESIDENTE CORREA: “ mujica: “No se encuentra un Correa todos los días”, PRACTICAMENTE ERA COMO SI LO SENTENCIARA, LO QUE SE CUMPLIO. ETC.

    • … no comente su manera de ser. No hay necesidad
      de que la señora entre en su placard… menos en
      su desván o armario…
      El morocho que lo acompaña a los tres lados es bastante
      asustador. Disfrútelo Ud. solo…

  2. A toda Latinoamérica, quiero decirles como ecuatoriano que las injusticias cometidas en contra del ingeniero Jorge Glas Espinel, Vicepresidente Constitucional del Ecuador son de una barbaridad jurídica sin precedente. Quienes piensen lo contrario y deseen emitir comentarios les sugiero revisar el proceso judicial además del linchamiento mediático del que este ciudadano ecuatoriano fuera objeto. Por ahora me sumo a la denuncia que el vicepresidente hace por medio de esta nota periodística como veraz. Mi apoyo a Jorge Glas E. y mi denuncia al gobierno traidor de Lenin Moreno.

  3. Lo de Ecuador es grave y muy grave.
    Y aquí, no se oye una sola voz que se preocupe por tanta barbaridad.
    Pero otra cosa es peor : es la terrible enfermedad y el anticomunismo furioso de un señor
    Walter, que disfrazado de defensor de los derechos humanos y la verdad, lo único que hace es dejar clara su enorme frustración política.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Quién es quién en el Senado nacional: El hemiciclo de los “pesos pesados”

Fieles al libreto, la presidenta del Senado junto al secretario darán comienzo a la sesión informando de los asuntos entrados,...

Cerrar