Nido de espías: militares y policías espiaban a todo el mundo desde 1985

Una investigación administrativa de Antel, en 1986, reveló que funcionarios del organismo realizaban tareas de espionaje telefónico a cientos de dirigentes y organizaciones políticas y sindicales. Hasta el ministro de Defensa era investigado. El informe fue elevado al ministerio y nunca más se supo de su destino. Tal vez el ministro Hugo Medina lo guardó en alguna caja fuerte.

En junio de 1985, a poco de instaurado el primer gobierno democrático tras 11 años de dictadura, asumió el directorio de la Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel), presidido por el ingeniero Gilberto Acosta Arteta e integrado entre otros por Ulises Anaya, representante del Frente Amplio (FA). Este se trazó como uno de sus objetivos investigar las denuncias periodísticas en torno a una supuesta maniobra de espionaje que tenía como una de sus bases al organismo. Fruto de esa investigación resultó un documento de 1.200 páginas que tuvo una relativa trascendencia en la prensa de la época, en el que quedaba en evidencia cómo decenas de funcionarios participaban de una trama de espionaje telefónico que llegaba hasta el propio presidente de la República, Julio María Sanguinetti, y que quedó “enterrado” en el Ministerio de Defensa Nacional, a cargo del general Hugo Medina.

Fruto de esa investigación quedó al descubierto una red de espionaje militar y policial cuyo origen estaba en la sede del Servicio de Información de Defensa (SID), ubicada en Luis Alberto de Herrera y Monte Caseros, donde actualmente se encuentra el Estado Mayor de la Defensa (Esmade). El semanario El Popular, en su edición del 20 de junio de 1986, daba cuenta de la red en un artículo titulado ‘¿Para qué se instalaron las 200 líneas directas del SID y las 900 extras de la Policía de Montevideo?’. Bajo la firma del periodista Rodolfo Porley, indicaba el semanario del Partido Comunista que “una colaboración venal de varios funcionarios y jerarcas de Antel en los últimos años fue puesta de manifiesto tras siete meses de una profunda investigación administrativa. Se reveló solo la punta de un iceberg constituido por los servicios de inteligencia policiales y militares. El sobredimensionamiento de estos organismos desde la época de la dictadura fue paralelo a la multiplicación a un mil por ciento de los ilegales operativos de interferencia de comunicaciones telefónicas a ministros, instituciones, dirigentes y organizaciones sindicales y políticas y a los propios militares  […]”.

Indica que la investigación, de carácter administrativo, estaba caratulada como 1-13/85 y fue decidida el 20 de agosto de 1985. Fue motivada por reiteradas denuncias periodísticas sobre la existencia de intervenciones ilegales. Por ese tiempo algunos dirigentes políticos denunciaron interferencias en sus líneas telefónicas, entre ellos, el expresidente Jorge Pacheco Areco y el exvicepresidente Jorge Sapelli.

A raíz de las denuncias fue que el titular de Antel ordenó la investigación. Acosta Arteta había sido intendente de Maldonado, electo en los comicios de noviembre de 1971. Cuando el golpe de Estado del 27 de junio de 1973, renunció a su cargo –fue el único intendente que lo hizo– y fue detenido por los militares golpistas.

Sobre quienes hicieron estas tareas de espionaje, señala El Popular que “existen muchos nombres de funcionarios claramente identificados. También de un jerarca de primer orden, en cuya autoridad se amparaban para realizar el cruzamiento de líneas en todas las centrales […]. Muchos ni ocultaban que realizaban trabajitos para los militares”.

Quienes realizaban estas tareas eran conocidos en el organismo con el mote de “los intocables” y, según testimonios que salieron a la luz gracias a la prensa de la época, “cuando llegaban a las mesas de las centrales para realizar una intervención de una línea telefónica y el encargado de turno intentaba pedir explicaciones o responsabilidades, se invocaban órdenes del directorio o del nivel inmediatamente inferior”.

Posteriores revelaciones indicaron que las líneas usadas para el espionaje, que salían de una centralita ubicada en la sede del SID, empalmaban con las edificio Libertad, por ese entonces sede de Presidencia. Se sospechó del propio presidente Julio María Sanguinetti, lo que vendría a confirmarse actualmente según lo que se ha conocido de los archivos “Berrutti” y “Castiglioni”. Incluso el ministro de Defensa de la época, Juan Vicente Chiarino, fue objeto de escuchas por quienes se suponía eran sus subordinados.

Espiaron a instituciones como la Presidencia de la República, el Parlamento, sindicatos, gremiales rurales, ministros, diputados, senadores, dirigentes sindicales, casas particulares. Entre los dirigentes objeto de sus intereses estaban: Rodney Arismendi, secretario general del Partido Comunista, Hugo Batalla, Juan Vicente Chiarino, el senador José Germán Araújo, el expresidente Jorge Pacheco Areco y muchos más.

El equipo de funcionarios afectados a las tareas de espionaje estaba adscripto a un denominado Departamento de Control de Fallas. Un ingeniero de Antel era directamente responsable del trabajo. Esta unidad fue creada en 1980 con el fin de centralizar las intervenciones. Cabe recordar que Antel fue creada por la dictadura como Servicio Descentralizado por decreto-ley Nº 14.235 del 25 de julio de 1974, dependiente del Ministerio de Defensa Nacional (MDN). Su primer presidente fue el general (r) Juan Míguez y entre su personal estuvieron presentes notorios torturadores como Melchor Maurente, oficial en el Organismo Coordinador de Operaciones Antiterroristas (OCOA), quien terminó expulsado de Antel tras un sumario administrativo. Lo acusaban, entre otras cosas, de “irregularidades” y “adulteraciones” de orden administrativo “y por destratos, amenazas y provocaciones al personal”. Según denuncias de El Popular, participó en la desaparición de la maestra Elena Quinteros, secuestrada en los jardines de la embajada de Venezuela.

 

¿Que pasó con la investigación?

Cuando la investigación terminó, en 1987, el directorio de Antel elevó el expediente al MDN, a cargo, por ese tiempo, del dirigente cívico Juan Vicente Chiarino, célebre por su “no tengo conocimiento” cada vez que era interrogado por la situación militar.

El expediente que contenía la investigación administrativa 1-13/85 tenía el número 101/139/85 y fue entregado al entonces subsecretario de Defensa, José Robaina Ansó, el 6 de octubre de 1987. Pero ya no estaba Chiarino en el ministerio. Había sido sustituido por el general Hugo Medina, pieza clave para la transición en el Ejército y responsable de desconocer a la Justicia al guardar en la caja fuerte del comando las citaciones a los oficiales acusados de violar los derechos humanos, lo que en buen romance significa torturar, matar, violar y robar a los detenidos. Medina, que seguramente sabía mucho más que Chiarino sobre la interna militar y las tareas de espionaje, nunca contestó. Y se sabe que Medina contaba con el respaldo del presidente Sanguinetti.

Algo sucedió entre el gobierno de Sanguinetti y el de Luis Alberto Lacalle, entre el “no tengo conocimiento” de Chiarino y la confesión de Mariano Brito de que los militares espiaban a los sindicatos y organizaciones sociales. Porque si bien la investigación nunca fue contestada y se perdió en el MDN –es de suponer que debe estar en algún lugar y tal vez aparezca en algún momento–, Brito reconoció la actividad de los servicios de Inteligencia, lo que refuta la versión de que estas actividades se hacían sin conocimiento de las autoridades. Brito las conocía y las justificaba. Y es de suponer que Lacalle también. Brito falleció hace unos años y Lacalle calla.

10 Comentarios en "Nido de espías: militares y policías espiaban a todo el mundo desde 1985"

  1. QUE FUE EL 1er. GOBIERNO DEL CAMPEON DE LA IMPUNIDAD, QUE NO VIO NINGUN CONDOR EN EL CIELO URUGUAYO, QUE ASEGURO NO HABIA DESAPARCIDO NINGUN NIÑO EN URUGUAY, ETC. DESCENDIENTE DEL BLANQUISIMO “CHIQUITO” SARAVIA Y SEÑALADO COMO UN SORETE POR EL “CORTO” BUSCAGLIA”, ETC.
    AHORA SE INFORMA QUE “A raíz de las denuncias fue que el titular de Antel ordenó la investigación. Acosta Arteta había sido intendente de Maldonado, electo en los comicios de noviembre de 1971. Cuando el golpe de Estado del 27 de junio de 1973, renunció a su cargo –fue el único intendente que lo hizo– y fue detenido por los militares golpistas”, DONDE PARECE SE INFORMA MAL, PORQUE TENMGOL ENTENDIDO QUE EL UNICO RENUNCIANTE COMO INTENDENTES FUE MARIO AMARAL, blanco DE ROCHA.

  2. Desde 1985 no , desde antes. te lo digo yo con toda certeza

  3. en Antel había que preguntar por el gerente apodado el huevo….vivía cerca del zoologico

  4. paulina Lamiraconcarigno de Cotelette | domingo 13 de agosto de 2017 en 1:24 am | Responder

    … raro, ¿cada vez que entorno los ojos?,
    veo el color fucsia…
    Debo aclararle al ilustrado foro, que el color fucsia se
    caracteriza, por ser del agrado de inverosímiles usufructuado-res,
    del dificultoso arte de la política.
    Si señora, si señor. El fucsia se desempeña excelsamente en sus
    ambientes. Cualquier ciudadano que se precie de tal, ni debe de
    dejar de reconocer que el color de marras…: “se les cuela…”,
    (“hasta en los cuarteles, se ha divisado el colorejo”de marras,
    (las malas lenguas no perdonan)…

  5. Atroz!!!Una muestra mas…del autoritarismo intrinseco ensimismo…d la ideologia nazi….d las ffaa uruguayas! Q hasta hoy, profesan malgunos “nichos”…ultras dentro d la misma! Evidente q todo el aparato militar instalado..armado….sostenido..durante los ultimos años d los 60 hasta varios..varios años despues d recuperada la democracia..fueron una “sociedad militar..policial y d civiles”..! Nunca…nunca…sin civiles traidores a las instituciones democraticas…una “pre..,una dictadura militar..,y una post dictadura”…se puede llevar a cabo..solo con militares!!! Y todos lo saben fue asi! Si tendrian..poder…infraestructura…redes d conexion…acceso a todo organismo estado..y evidente apoyo logisto…desde inteligencia d los eeuu…para,no solo mantener una ferrea dictadura..sino,para sostenerla mucho mas alla(infraestructura y logistica)como se desprende y ha trascendido ahora! Yo creo q los grandes responsables d estos hechos…mas alla d los propios militares..policias..son los ex gobiernos y ex presidentes Blancos y Colorados…q no tuvieron la responsabilidad…d “terminar y limpiar” d inmediato…todo esa extructura ilegal militar…en Democracia! Los gobiernos d la epoca….se limitaron..a mirar hacia otro lado…y a crear…una ley d impunidad…para militares,policias,civiles implicados en hechos atroces perpetrados en aquellos siniestros años oscuros…del pais!!!Asi…q ahora..ni Lacalle..ni Sanguinetti(ya no esta Batlle)ni sus exministros gibiernos y legisladores d la epoca…”se laven manos y resoonsabilidades”…pq ellos,eran los gobiernos d la epoca! Nooo pueden quedarse tranquilos…y decir ahora…q no sabian nada d eso!!!!! Cuandi eran presidentes y responsables del Pais..! Bueno…Sanguinetti y Lacalle….jamas han condenado la pasada dictadura..ni violaciones d ddhh…etc etc…Asi..q se puede esperar d honesto..d estos sujetos!!!

  6. israel. un tumor maligno sin fronteras. | domingo 13 de agosto de 2017 en 3:36 pm | Responder

    Una tercerización mercenaria de la embajada de eeuu.

  7. Grandote, se hacia el “compa”, blancaso, se coló un tiempo en temas gremiales…. o es otro huevo.Un avión!!!

  8. No se de que se asombran, si los que vivimos todos esos ingratos tiempos sabemos que fué toda una trama maquiavélica orquestada por los políticos de la época en complicidad con los milicos, y no es invento mío, todos los sabemos, los de derecha y los de izquierda y que los colorados del momento vieron que se les quemaban las castañas y la izquierda avanzaba muy pero muy amenazante decidieron aliarse con los que mandaron siempre, o sea los milicos, delicadamente llamados militares de carrera.

  9. (…) “Lo que se hizo, la parte que se investigó eran los estilos con los cuales se realizaban las escuchas telefónicas; habían dos métodos. El método uno lo conformaban el 95% de los casos; lo hacían por el sistema de desviación por cruzada en el distribuidor. Pero había otro sistema que tenían derivados (en aquella época eran) los trasladores, equipos de conmutación, por el cual vos le entrabas al individuo a la posición, inclusive con la línea ocupada. Eso se hacía por el hilo C. Vos le dabas una descarga a tierra y te metías en paralelo. El tipo con un equipo de esos intervenía cualquier teléfono de todo Montevideo. Llamaba al número telefónico (y) aunque le diera ocupado, lograba intervenirlo”. Nos dice nuestra calificada fuente; estrechamente vinculada con la investigación de entonces. Hoy se puso a disposición del Directorio de Antel (de la Ing. María Simón concretamente) pero nunca lo llamaron. Aún conserva documentos reveladores.

    (…) “Cuando se conforma el expediente se transforma en 13 piezas de 100 hojas cada uno; es decir, estamos hablando de arriba de 1300 hojas, formato a 5, escrita con máquina eléctrica de ambos lados. No era poca cosa. Allí declararon casi toda la jerarquía de Antel, hasta los niveles de los encargados de Mesas Comprobadoras.

    El hombre más organizado para aportar datos sobre todo lo que le habían mandado hacer; incluso lloró, porque al fin podía sacarse ese peso que llevaba encima, fue el “bayano” Esteban Marfetán.

    Al hombre llegaban y le decían: ¡usted es el encargado; hágame tal cruzada!. Y si el hombre no hacía eso, lo amenazaban. Un día, amenazaron a un encargado de la Central Centro” (otro testigo asegura que se trataba de Ruben Américo Ibarra) “lo amenazaron. El no quiso dejar entrar a Bolívar Genta (y Genta) lo amenazó, le dijo: “no te resistas porque vas a terminar encapuchado”. (…) “Ibarra fue y en la comisión investigadora declaró eso; que Genta lo había amenazado”.

    Pero como te dije antes “hubo gente que se cerró a la banda y no quiso decir nada; pero hubo uno que se quebró y se puso a llorar. Ese fue el que aclaró todo el panorama. Ese fue Rivoir; Rivoir en las declaraciones terminó quebrándose. Y se quiebra porque el método que utilizó la Dra. Damasco fue realmente brillante.

    El método de la Dra. Graciela Susana Damasco (funcionaria activa)

    Cuando empezó la investigación mandó poner un 222 (un Policía) en la puerta del despacho donde se tomaban las declaraciones. Dijo, quiero un 222 desde las 7 de la mañana hasta las 20 horas. Lo puso en la puerta y luego citaba a los jerarcas de Antel a las 7 y 30 para declarar. Los tipos llegaban a las 7 y 30 y decían que estaban citados para declarar por la Dra. Damasco en la investigación I-13. Lo hacían pasar y tomar asiento. Se cerraba la puerta y ya no podían salir más, porque estaba el policía en la puerta que no dejaba salir a nadie que hubiera entrado. Uno de los asesores, el Sr. Lampariello llegaba a las 9 de la mañana, y el otro asesor, Sr. Giuria llegaba mas o menos a la misma hora. Pero la Dra. Damasco llegaba a las 13 horas. Los tipos quedaban enloquecidos, tenían que esperar no menos de 6 horas sentados para luego declarar. Los que llegaban enojados (porque eran jerarquías de Antel) a las 13 horas estaban mansitos. Otros que llegaban tranquilos ya se habían calentado, pero luego de esperar tanto estaban nuevamente tranquilos. “Me acuerdo que Genta iba de campera verde oliva y le decía a los asesores Lampariello y Giuria que a ellos no les iba a contestar nada”. Dice nuestra fuente, que un dia, un funcionario al verlo tan enojado y de campera verde oliva le dijo: ¡usted quiere ser militar pero no es, así que tiene un problema! ¿a qué viene de verde?.

    “Lo que pasa es que acá me persiguen por mi ascendencia” dijo Genta.

    Nuestra fuente nos agrega como dato que Genta es el hijo del General Bolívar Genta.

    Pero nadie acusaba ni a Genta ni a Bordabehere.

    El que primero se quiebra es Jorge Rivoir; (actual Jefe de Anteldata) había ido a declarar 4 veces en una semana y ya no daba más. Repetía lo mismo siempre y se le preguntaba lo mismo siempre, además de las 4 ó 5 horas de plantón con un milico afuera que no lo dejaba salir. Entonces no aguantó y se quebró.

    Rivoir fue el que deschabó a Rafael Bordabehere. El que intercalaba por el método de trasladores (conmutación) entre Centrales Telefónicas era Bordabehere; y también era el que escuchaba a los integrantes del Directorio en Democracia y luego los extorsionaba”. (…) “El pobre argumento de él (Bordabehere) cuando va a declarar por los equipos que tenía en su despacho ¿sabés como lo quiso adornar? Dijo que lo tenía para verificar que las Funcionarias Operadoras atendieran correctamente a los abonados”. (…) “Cuando él escuchó a un director de Antel, y luego salió hacía afuera lo que él había escuchado, se armó flor de lío y se decidió realizar la investigación I-13” de esa forma “se descubre que los estaban escuchando” y que además “los extorsionaban” asegura nuestra fuente.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
La hora y la voz de Venezuela

Por Emir Sader.

Cerrar