Gran cisma en el Partido Nacional

En el nombre del padre

Por Alberto Grille.

Una nueva candidatura asoma: Luis Alberto Lacalle Herrera

Luis Alberto Aparicio Alejandro Pompita Lacalle Pou de Herrera Brito del Pino va a tener que dejar de hablar por largo tiempo de “los problemas internos del Frente Amplio” (y también de las “tupabandas” después de la paliza moral que le pegó Pepe Mujica en el Parlamento el miércoles pasado).

Va a tener que hacer silencio porque la “madre de todas las internas” ya estalló dentro del Partido Nacional y lo peor es que saltó la térmica en su propia casa.

No alcanza con la rebelión “antipituca” del poderoso “movimiento de los intendentes” (Botana, Da Rosa, etc.), la formación de la “columna wilsonista” del intendente Carlos Enciso, la emergencia de la senadora Verónica Alonso, el lanzamiento oficial de la candidatura del senador Jorge Larrañaga, y una buena cantidad de inquietos –como los diputados Pablo Iturralde y Jorge Gandini, que se mueven de un lado a otro buscando su lugar al sol–, sino que también  hay más movimientos y aun mayores.

Lo que ocurre es que entre la dirigencia del Partido Nacional existen dos convicciones bastante unánimes: el convencimiento de que la colectividad de Oribe podría tener su gran oportunidad en las elecciones de 2019, por el natural desgaste del Frente Amplio en el poder, y la certeza, en sentido contrario, de que Pompita no da la talla para competir contra los candidatos del FA, resumida en la frase “Con él como candidato, perdemos”.

Todos los que acompañaban a Luis Lacalle aquel día de la primavera de 2014, recuerdan la ocasión en que Pompita se encontró con Tabaré Vázquez en la cafetería del hotel donde durmieron en Melo en las elecciones pasadas y Lacalle Pou apartó a Tabaré para pedirle que no le dijera más Pompita porque lo ofendía. Desde ese día no han hallado la oportunidad de reencontrase porque ese preciso momento marcó la distancia entre la estatura de uno y la del otro.

Estos extremos, tratados minuciosamente en artículos y editoriales de Caras y Caretas a lo largo del tiempo, tuvieron su confirmación en la valiente y detallada carta publicada en nuestra edición anterior, firmada por un protagonista de alto nivel del herrerismo, el exdiputado Dr. Marcelo Maute Saravia. Al respecto, cabe comentar que la misma se difundió ampliamente por las redes sociales y que nos llegaron centenares de llamadas y mensajes reclamándola. Debe ser la carta más leída de los últimos años en la política nacional.

Esa misiva confirma, de primera mano, un dato muy importante de la realidad nacionalista, que es el desencanto muy real y muy sentido por parte de los viejos herreristas y los viejos wilsonistas (o sea, por los verdaderos herreristas y verdaderos wilsonistas), que tuvieron líderes como Luis Alberto de Herrera y Wilson Ferreira Aldunate que, en el acuerdo o en el disenso, marcaron estilos de vida y posturas (por citar un solo hecho, los dos perdieron sus respectivas fortunas en la lucha política) que para nada se reflejan en el “pituco-millonario-carrasquismo-ultraconservador” que representa Luis Alberto Aparicio Alejandro Pompita Lacalle Pou (LAAALP).

Surgida de la entraña del cerno del herrero-lacallismo clásico, la carta de Maute Saravia habla por lo menos en dos ocasiones del desagradecimiento de Pompita para con su padre, el expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera, al que “escondió porque lo perjudicaba”, como bien recuerda el libro La Positiva de Daniel Supervielle. Tanto lo ocultó que hace poco Lacalle Herrera recordó jocosamente que, cuando en las pasadas elecciones una joven periodista le puso el micrófono a Lacalle Pou y le preguntó: “’¿Y usted qué es de Luis Alberto Lacalle?’, Luis, que es bastante rápido, dijo: ‘El padre’, porque también tiene un hijo que se llama Luis Alberto Lacalle. No somos muy originales en los nombres en la familia”.

Qué procesión habrá ido por dentro del expresidente negado por su hijo en una elección nacional. Sólo él lo sabe.

Y esto nos lleva a otro dato clave de las batallas internas por venir. Luis Lacalle Pou, que a sus casi 44 años cultiva la imagen de un muchacho de 27 (un psiquiatra amigo me habló del síndrome de Michael Jackson,  que refiere a hombres y mujeres prisioneros de la imagen de su juventud hasta grados patológicos), encontró su fórmula electoral en “La Positiva”, una imagen de falso optimismo superador, mágico, de todos los problemas, que era exactamente lo contrario de los estilos altamente combativos y pragmáticos que, a su manera, cultivaron Luis Alberto de Herrera y Wilson Ferreira Aldunate y, en otra medida, Luis Alberto Lacalle.

En ese sentido, pocos líderes políticos más alejados del sesgo combativo del “blanquismo” clásico que Pompita y su pituquismo positivista de La Tahona.

Por este conjunto de factores, y porque parece que en América toda ha sonado la hora de las derechas duras, es que Luis Alberto Lacalle de Herrera cree que llegó su segunda oportunidad sobre esta tierra. Que por otra parte es su última oportunidad, y tal vez la última oportunidad del Partido Nacional y de su proyecto neoliberal.

 

Por la vuelta: los indicios

Son muchos los memoriosos que recuerdan cómo actuó el infatigable bicho político que es Luis Alberto Lacalle Herrera para llegar a la presidencia en 1989. Nada le fue fácil, todo lo tuvo que hacer cuesta arriba.

Empezó en política a los 17 años y sin recursos económicos, y al principio se lo ridiculizaba por ser el “nieto de Herrera” y por sus propias conductas: siempre dijo que iba a ser presidente y cumplió, por su esfuerzo continuo y porque en el camino se le murieron las dos personas que tenía encima y cuyos liderazgos le eran inalcanzables: Mario Heber y Wilson Ferreira Aldunate.

Se casó muy joven con una mujer hermosísima, de prosapia rancia y de carácter fuerte, que le dio tres hijos; fue electo diputado en 1971; se recibió de abogado en la Universidad de la República; estuvo encarcelado –muy brevemente– cuando el golpe de Estado del 27 de junio de 1973; integró el triunvirato que dirigió a los blancos en la clandestinidad, conspiró, recibió una botella de vino envenenado; fue electo senador en las elecciones cojitrancas de 1984.

Tras la muerte de Wilson, llegó a la presidencia en noviembre de 1989 e impuso su programa neoliberal y privatizador hasta donde pudo y lo dejó la gente, pero nunca dejó de pensar en mantenerse en el poder y en una segunda presidencia. Perdió un plebiscito histórico en 1992, tuvo rebeliones militares, pero sin duda aprendió de esas duras lecciones.

Desde el edificio Libertad, entonces sede del Poder Ejecutivo, impedido constitucionalmente de ser reelecto, operó en la interna con miras a las elecciones de 1994, de forma que la titularidad se la disputaran una terna de políticos electoralmente menores (Juan Carlos Raffo, Alberto Volonté y Juan Andrés Ramírez, que perdieron una oportunidad única de triunfar por su inoperancia), de modo que el Partido Nacional perdió, con Julio María Sanguinetti, y él quedó como opción clara para 1999.

Durante el período 1995-1999, el expresidente sufrió el infierno de lo que llamó la “embestida baguala” (todos los observadores consideran que fue ideada y alentada por Sanguinetti a través de publicaciones como Tres y Posdata, entre otros medios masivos a su disposición) y debió frecuentar numerosos juzgados. Volveremos sobre el tema.

En las elecciones de 1999, Luis Alberto Lacalle triunfó cómodamente en la interna partidaria, hizo fórmula con Sergio Abreu y perdieron contra Jorge Batlle. La gente prefirió al antiguo “infidente” al aún fresco vendedor de bancos gestionados.

En las elecciones de 2004 Lacalle perdió la interna con Jorge Larrañaga, quien a su vez perdió nítidamente con el imparable impulso del Frente Amplio encabezado por el Dr. Tabaré Vázquez.

En 2009 volvió a ganar la interna, constituyó su fórmula con Jorge Larrañaga y perdió ante la dupla José Mujica-Danilo Astori.

En todos esos años fue incansable, como su abuelo. Fue senador, impulsó su centro de estudios, Instituto Manuel Oribe, presidió dos veces el Honorable Directorio del Partido Nacional (honor que ostentaron Juan José de Herrera, Luis Alberto de Herrera y él, y al que renunció su hijo, se dijo entonces que “por haragán”), escribió algún que otro libro y dio conferencias, librándose parcialmente de la sombra que le había caído encima en el momento de la “embestida”. Como con Jorge Batlle y su “infidencia”, la mayoría olvidó.

Me dice gente muy bien informada que en 2014 tenía todo listo para una tercera candidatura. Había lanzado, como en 1994, una terna de precandidatos herreristas que no estaban a su altura política (el exintendente Carmelo Vidalín, el diputado Luis Alberto Lacalle Pou, su hijo, que aspiraba a ser senador, y la exministra Ana Lía Piñeyrúa) para que, llegada la hora de la verdad, los viejos herreristas –sobre todo el “grupo de los ministros” (Gianola, Mercader, García Costa, Raffo, Ignacio de Posadas) y la poderosa lista 71 de Penadés, Trobo y Luis A. Heber– lo llamaran de nuevo al podio.

Pero hubo una maniobra palaciega –nunca mejor utilizado el término, ya que habría salido de su propia mansión de la calle Murillo, que tantos disgustos le dio–: se hicieron decenas de llamadas y ofrecimientos y, cuando quisieron acordar, un grupo de diputados (Lacalle lo llamó “la revolución de los sargentos” ante Emiliano Cotelo) había “puesto” como candidato al aún titubeante Pompita Lacalle Pou.

Lacalle Herrera no podía batallar contra su propia sangre, electa de la terna por él propuesta, y así fue que LAAALP compitió y perdió la elección de 2014.

Por estos días muchos han recordado la frase “en las actuales circunstancias”, que Lacalle Herrera pronunció cuando dijo que no sería candidato en 2009, cosa que finalmente no tuvo andamiento porque las “circunstancias” las volvió favorables a su devoradora ambición política y –por qué no decirlo– programática. Ahora está pasando lo mismo.

 

El retorno del “cruzado de la derecha”

Hace pocas semanas, Luis Alberto Lacalle Herrera presentó inesperadamente su cuarto libro –no es muy afecto a la escritura–, titulado oportunamente América Latina, entre Trump y China (Aguilar, 166 páginas), en el que analiza la coyuntura internacional y sus repercusiones en América Latina y Uruguay. Tiene publicados otros tres: Trasfoguero, Herrera, un nacionalismo oriental y El guardián de mi hermano.

La presentación de América Latina, entre Trump y China fue indudablemente un hecho político e intelectual, ya que los políticos uruguayos no se caracterizan precisamente por escribir libros, para decirlo en términos muy generosos (se dice que Pompita no ha escrito ni su propia tesis de abogado en la Universidad Católica).

También por estos días, Lacalle polemizó desde los medios o intentó polemizar con Pepe Mujica en dos ocasiones –lo que significa buscar, como lo hace Novick, un contendiente de primer nivel– e incluso dio algún consejo indirecto a su hijo Pompita al pronunciarse contra el uso excesivo de Twitter.

Todos son gestos políticos, totalmente impropios de alguien que hace algunos años, en un reportaje publicado en la contratapa de Búsqueda, confesó que sentía que “el país no me entiende y no entiendo al país”.

Lacalle Herrera, que el 13 de julio cumplirá 75 años, sigue jugando casi todas las mañanas al tenis y está entero como una roca. Conserva intactos todos sus apetitos y buena prte de sus reflejos. Por muchos motivos entiende que llegó la hora de su segunda presidencia. Primero, porque entiende que no hay un candidato con su fortaleza y trayectoria en toda la derecha (ni en el Partido Colorado, una vez retirado Pedro Bordaberry, ni en el Nacional ni en el resto de los partidos, incluyendo a Edgardo Novick) y, segundo, porque cree que tras el ciclo de los gobiernos populares en América Latina, ha llegado la hora de la derecha en todo el continente.

Piensa que la gente ahora aprobará sus proyectos de privatización de las empresas públicas y, en particular, la idea de importar petróleo y cerrar Ancap. Hasta Astori compró la idea de que la medida principal de un gobierno es bajar el gasoil, su premisa de siempre y bandera de los hacendados, como lo han demostrado los hechos.

Si hay alguien que va a apoyarme, pensará Lacalle Herrera, son las cámaras empresariales (la Asociación Rural y la Federación Rural, la Cámara de Industrias, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, hasta la Cámara de la Construcción, manejada por su correligionario y amigo Ignacio Otegui), los militares, que odian la reforma de la caja militar, y, por qué no, muchos de los trabajadores y jubilados que son los únicos que han pagado los últimos dos ajustes fiscales, vía aumentos del IRPF y del IASS.

Es la hora de los Trump, los Macri, los Rajoy, los Temer, los Cartes, las Merkel y los Macron, todos sus correligionarios del dirigismo de derecha y del darwinismo social.

“La gente pide seguridad y firmeza: mano dura”; pensará y soñará otra vez con poner Medidas Prontas de Seguridad, para lo cual no le temblará la mano.

La gente pide poner coto al poder de los sindicatos, dicen los grandes medios, y, para empezar nomás, Lacalle Herrera va a eliminar otra vez los Consejos de Salarios, como lo hizo en 1990.

Como su admirado Jorge Pacheco Areco, “sabe cómo hacerlo y puede volver a hacerlo”.

Y, por supuesto, “entrar con una motosierra en el gasto público”: eliminar el Mides, todos los programas sociales, el Fonasa y lo que venga. Fomentar por todos los medios la educación privada, la de los que pueden pagarla.

¿Pompita podría convencer al país de este programa, discutirlo e imponérselo a Pepe, a Daniel Martínez , a Cosse, a Bergara, a Orsi o Danilo, sus eventuales contendientes? ¿Tendría lo que hay que tener para imponerlo y defenderlo con uñas y dientes contra el resto del país si fuera necesario?

Alguien argumentará que va a haber un gran lío familiar si él sale a competir. Pues bien, los otros ya han jugado más de una vez y él los apoyó siempre, pensará. Ahora de lo que se trata es de ganarle al Frente Amplio y él cree sinceramente que es el que  puede. Como le dijo una vez a un grupo de senadores, entre los que estaba nada menos que el Dr. Walter Santoro: “Yo soy el cojudo de esa manada”. El macho alfa, diríamos hoy.

Uno puede ver al Dr. Lacalle Herrera peinándose la melena blanca ante el espejo de su cuarto de trabajo en la calle Murillo o en la oficina que tiene en el Directorio del Partido Nacional.

Siente que es su hora y que sin un líder con su fuerza y pasión, volverá a ganar el Frente Amplio, lo cual para él y su clase social sería una tragedia imposible de soportar.

Me temo que vamos a verlo en acción en muy poco tiempo. También a él habrá que recordarle el pasado y sin duda nos tendrá que contar, como Mujica en el Senado en esta semana, como en diez años pasó de tener un modesto Fiat 125 a chalet en Carrasco, casa en Punta del Este, estancia, campos forestados. No habrá sido comiendo huevos duros y remolacha ni arrastrando el carrito hasta la feria.

Y habrá tiempo, pero si hay que competir, mejor es ganarle al cuadro titular que a los suplentes.

111 Comentarios en "En el nombre del padre"

  1. Excelente. Sin desperdicio. Lastima que la memoria es tan frágil.

  2. EXCELENTE GRILLE, COMO SIEMPRE.
    ESTA ES LA VERDAD DEL PANORAMA POLÍTICO DEL URUGUAY.
    Y ESTO NADIE LO DICE SALVO CARAS Y CARETAS.
    HAY QUE DECIRLE A TODO EL PAÍS LO QUE SE VIENE SI GANAN ESTOS TIPOS!!!
    RECOPILE EL LIBRO Y PUBLÍQUELO GRILLE, ARME LÍO!!!

  3. EL PARTIDO NACIONAL SE MURIÓ CON WILSON EN 1988.
    QUEDÓ EL HERRERO AGUERRONDISMO QUE ES COMO LOS BORDABERRY.
    PERO EL FRENTE AMPLIO SÓLO DISCUTE LA INTERNA.
    Y NO POR PROGRAMAS, SINO LOS CARGOS Y LOS PUESTOS Y LOS SUELDOS.
    HAY QUE DAR VUELTA TODO ESO!!!
    SI NO NOS VAMOS A ENCONTRAR CON POMPITA O CON SU PADRE EN LA PRESIDENCIA EN 2020!!!

  4. Por dios se no va el pais al carajo volvemos a las 80. Este tipo le falla la.cabeza

  5. A POMPITA LE FALLAN VARIAS COSAS JUAAAA!!!
    Y JIJIJI, DÓNDE ESTÁS?
    NO DEFENDÉS A TU JEFAZO?

  6. Solo de pensar que el cuqui vuelva de gobernar me da escalofrio porque pondra a de posadas como ministro a gianola como ministro del interior fue el unico gobierno de corrupcion donde varios ministros fueron presos y fundidos donde el presidente el cuqui salio multimillonario tiene varias propiedades de alto valor incremento sus hectareas de 1000 a 4000 varias forestadas en campos coneat 100 gana como jubilacion mas 800 mil pesos mas las ganancias del la venta de bancos da millones de dolares “robados” al pais

  7. no lo creo, con el 30% de los votos no llegará jamas a ser nuevamente Presidente. Lo recuerdo furioso irse de la charla que propiciaba la venta de las empresas públicas, no lo podia creer la gente le daba la espalda y asi sigue siendo. No son representativos ni aunque se ensucien los pies en el barro o hagan que duermen sobre un apero, como la peonada.

  8. no se olvide compañero que 24mil subalternos cagados de habre tambien odian la reforma de la caja militar,y de paso estaria bueno que alguien hable desde el punto de vista de estos…..y ahora lo voy a ser yo:para que quiere el gobierno 24mil subalternos cagados de hambre?a diferencia de los oficiales que son personal presupuestado el personal subalterno tiene un contrato precario a termino por un año,si a su oficial no le gusta su cara solo no se lo renueva y este uruguayito se va pa su casa sin seguro de paro ni despido(en bolas)no goza de ningun NINGUN derecho laboral,no tiene ni horario ni tarea asignada su jefe hoy lo tiene en una oficina mañana carpiendo o de maniobra o de guardia,bla,bla,sin preguntarle nada,puede perder su libertad por cualquier falta administrativa que su jefe considere falta(no hay queja),usted puede entrar a trabajar a continuacion realizar una guardia y engancharla con el trabajo nuevamente y asi usted esta 3 dias trabajando de continuo,porsupuesto cobrando lo mismo ya que no ixisten horas extras ni nocturnidad ni nada que tienen trabajadores ordinarios,su jefe le puede cortar cualquier licencia sin mas ,usted tiene que pedir permiso pa todo,si se le ocurre ascender bueno tiene q realizar pruebas y entonces lo ascendemos le damo grado responsabilidad Pero usted va ver plata en dos partidas al siguiente año,ni hablar que lo pueden poner a cuidar carcelos o maniobras o tareas que requieren semanas sin regresar a su casa,sin agarrar ningun manguito extra y cortando cualquier changa que pueda llegar a tener por fuera,todo por 15mil nuevos pesos…….hora la pregunta para que el gobierno quiere a estas personas en esta situacion,jugando con la necesidad de trabajo se abusa de estos humildes uruguayos teniendolos trabajando casi como esclavos……y redondeamos con la sarta de mentiras que escuchamos sobre los militares,,,,señores saben bien que no hay cola en los cuarteles pa entrar de milico que viven en acentamientos y que ser personal subalteno en uruguay es asegurarse misera para el y su familia,,,Sierren la perciana y pasenlos pal mides que le hacen tremendo fabor

    • paulina Nipatrianidiosniamo de Cotelette | domingo 25 de junio de 2017 en 4:54 pm | Responder

      ¿La, “pseudo-banda”, de, la falta ortográfica?,
      “ees teerrorista”…
      Habría que combatirla con jarabe de :

      (Receta inverosímil, pero eficaz) :

      ………………………………………Seis (6) : Acentos
      …………………………………….. Diez (10) letras en contraflecha
      …………………………………….. Ocho (8) comas yuxtapuestas a
      ………………………………………….dos puntos suspensivos ¿¿??
      ………………………………………….Cuatro signos de interrogación y
      ………………………………………….un punto y coma.
      ………………………………………….Lentes bifocales
      Picar y batir
      ……………..…….. Agregar al polvo «una» goma rayada,
      …………………… 25 (veinticinco), trozos de pizarrón del tamaño
      ……………………de un bolígrafo,
      …………………….1/2 litro de agua del bebedero del colegio.
      Llevar a la licuadora y servir después de colar. (¡¡!!)
      Se bebe acompañado de siete carnets, siete diplomas, y siete retratos
      de Gutemberg… y «un» : «groncho de novela»…
      Se repite y se repite… «ad libitum-et-cum-spiritu-tuo»…
      Buen apetito. Y dejen abierta persianas (produce algún gas)

    • no se precisa ni subalternos ni oficiales, porque no se precisan fuerzas armadas.

  9. Prefiero politico conocido que un político anónimo. Prefiero al viejo de rival.

  10. Felicitaciones, Grille!!!!

  11. Recorto y pego, (recorto corchos y vidrios, pego etiquetas y
    bolsitas de nylon) … cada
    vez que veo un “chiquito” con poder… recuerdo a “bigotito”
    a mussolini, capriles, fujimori, onganía, nerón, alejandro magno, truman,
    hiroito, goyo hálbares, keiko, figueredo, menem, pinochés, temer,
    goebbels, stalin, castelo branco, cobos, Napoleón I, o el “otro” napoleón,
    o toodos los Reyes Franceses y Napoleones…, a sarkozy, marie-le-pen,
    «franco”, Luis XVI, Victor Manuel III de Italia, Víctor Manuel
    de Saboya, Than Shwe, Omar Hassan al Bashir, «Göring”, richard
    nixon, henry kissinger, Pedro IV, Atila (el Huno), Aznar, Berlusconi,
    peña nieto, François Duvalier, Bush-“hijo», tatcher, almugre,
    aécio neves, Tamerlán, Carlos II de España, la reina de England,
    Theresa May, la chorra bigotuda Teresa de Calcuta,
    “el petiso orejudo”… etc.

    ( tengo setecientos setenta y siete mas ), ( dúdalo, dale )

    corolario (1)…: ¡¡ braávo el sopeti !!… ¿ no ?…

    corolario (2)…: ¡ ahora vienen con tics, implantes capilares,
    banderas, tablas de surf, barrios privados, noche (“mucha”, y
    en “boliches” tontos / no cualquier boliche otorga carretera /),
    portan el diccionario de “papi”.
    Otros «empezaron» su fortuna de «feriante», lo que llevaría a
    suponer que todos los demás feriantes son tontos…
    ¿ Otras veces ?, la billetera los obnubila ( buéh, casi siempre, y
    al parecer en toodos los casos)

    corolario (3)…: repito mil veces el corolario uno (1)…

    corolario (4)…: ¿ En las condiciones en la que está el planeta ?,
    tenemos muúcho para agradecerle al chiquitito, ¿que a la sazón ?,
    …¡¡ hasta podría ser el último chiquitito…!!, ¿ no es emocionante ?
    (…)
    … ¡ que tonta !… olvidaba a “Parrekkko Kkkekkko”, una especie
    de “boxeador” que supo ser “pseudo-Presidente”, ( cuando toodos/as,
    sabemos que abandonó el mundo como “vice”, pues, jaamás lo
    votó “alguien”)… y que… “¿dicho sea de paso?”… tenía el mismo
    “cantito” en el habla, de “alguien” que anda por ahí… y es chiquito
    como otros que andan por allá…

    obvio póstumo corolario (5): ¿ Y los que los tuvieron a mano, para fajarle
    una buena piña…?, ¿ Por qué no lo hicieron ?…
    … philosophos a la uuna… ddoos…
    Y fatídico corolario post-póstumo seis (666) :
    ¿¿Hubo altos??
    ¡¡Cláaro!!… pero ¿que tul?…

  12. Grande Alberto Grille. Caras y Caretas el único medio que defiende de verdad y con argumentos la gestión de la izquierda desde que asumió el Frente. Y aún, como corresponde, con la valiente autocrítica que es imprescindible.
    Y tiene razón Perceval. Ya es momento de recopilar todos sus artículos en un libro. Lo necesitamos todos. Lo necesita el Uruguay para no perder la memoria. Y yo, ese libro, lo comenzaría sin dudas con el memorable artículo profundo y clarísimo que analiza y destroza el reaccionario y golpista discurso de Reilly de la Asociación Rural llamando prácticamente a derrocar al gobierno.

    • … y si… ¿yo?, compraría diez tomos… luego me pararía
      encima y presumiría de “altura”. (Oobviamente me sacaría
      una selfie). Me aadoro cuando soy alta, esbelta y bien
      proporcionada. ¡¡ Hasta Presidenta podría ser !!. ¿Te das
      cuenta?.
      Aay dios-tuyo… hasta podría escribir el sermón de la
      montaña. (Porque las montañas tienen eso, son altas)
      Dios-tuyo… bendijéame, no me abandones…

    • GRANDE KAPLOC!!!
      HAY QUE EMPEZAR CON REILLY, LATIFUNDISTA COMO BORDABERRY COMO LACALLE VIEJO Y JR. Y COMO LARRAÑAGA!!!
      RECOPILE GRILLE!!

      • Qué falta nos está haciendo Germán Araujo a esta altura. Qué dúo a dos voces tendríamos. Alberto Grille en Caras y Caretas y Germán en la radio. Porque nos faltan aquellos grandes que se dejaban de tanta delicadeza y les alcanzaba con un cajón de feria para dar un discurso. Ahora tenemos todos los medios y mientras tanto el raiting lo gana el informativo del canal 10 mostrando a los rosados decir sus mentiras.

      • Lo de dúo a dos voces fué a propósito, disculpando la redundancia.

  13. Muy interesante y bien fundamentado articulo!

  14. Que lo parió, Grille. Ud. no pierde oportunidad de tirar su baldecito de mier…. Hace un art. sobre el Cuqui y, de paso, aprovecha para pegarle algún palo a quien?.. a Astori. “Si hay alguien que va a apoyarme, pensará Lacalle Herrera,….. muchos de los trabajadores y jubilados que son los únicos que han pagado los últimos dos ajustes fiscales, vía aumentos del IRPF y del IASS.” Hermosa elucubración producto de su frondosa imaginación de lo que pensará el Cuqui. Aunque queda la certeza de que es SU cabecita loca que saca a luz su enemigo más íntimo.

    • paulina Ojaloide de Santuario | domingo 25 de junio de 2017 en 8:26 pm | Responder

      … ¿enemigo mas íntimo? va :
      ¿sabes por qué los varones usan “sobretodo” o “gabardina”?…
      Porque… ¿si anduviesen desnudos?, se les notaría el vomitivo
      “chizito”…

    • COLGATE DE UN MÁSTIL: SÍ, COLGATE NOMÁS, SALVO QUE SEAS UN RICO DEL URUGUAY PORQUE ENTONCES IGUAL CAÉS PARADO.
      TIENE RAZÓN GRILLE, LOS DOS ÚLTIMOS AJUSTES FISCALES BRUTALES LOS PAGARON LOS TRABAJADORES Y JUBILADOS VÍA AUMENTO DEL IRPF Y DEL IASS. A LOS RICOS NO LES AUMENTARON LOS IMPUESTOS.
      Y LEE EL INFORME DE LA DGI QUE DICE QUE LOS EMPRESARIOS EVADEN EL 45% DEL IRAE.
      COLGATE DEL MÁSTIL NOMÁS.
      ¿O SOS DEL EQUIPO Y ESTÁS SALVADO?

  15. Íbamos bien en los comentarios, pero no podía faltar la pavada que distrae. Y es lamentable. Porque estamos hablando de cosas serias, muy serias.

  16. Excelente Alberto Grille.Gracias.

  17. Por favor, con los gobiernos pasados hoy estamos mas que bien, asi me gusta, cortita y de taquito.Muy buena publicacion.

  18. Estoy de acuerdo en muchas cosas menos en la privatizaciones…. si pudimos soportar al FA hasta aquí creo q al no estar Bordaberry, Lacalle Herrera puede ganar muy cómodamente ante Lacalle Pou, Larrañaga, Mieres, Vazquez, Mujica,Novick y cualquier otro candidato. Pero q aproveche y sepa hacer bien sus jugadas sin privatizaciones…

    • Siii, y de donde sacaría los votos,de la izquierda?

    • Exacto.NO estoy de acuerdo con ninguna privatizacion,es mas tan solo hay 286.000 empleados publicos y tal vez se necesiten 100.000 mas y capitalizar todas las empresas publicas pues tienen un fin social y son el principal motor del crecimiento del pais.Es mas,hay que ofrecerle cobrar la contribucion y el IVA a Bolivia Paraguay y Chile por una modica cometa,Somos la enorme oficina de America y vendemos servicios contables y administrativos…

  19. Me complace decir que recordé mucho. Me retrotraje a aquel momento y a cómo vivía mi familia. Los que no recordamos nuestro pasado, estamos CONDENADOS a volver a vivirlo. ¡No, por favor! ¡No más!

  20. Nunca vi una fantasmada igual. Mas resentido no piede ser, este tio. Lleno de lugares comunes, especulaciones propias de mentes enfermas y lucha de clases hiper perimida. Lamentable

    • Callate. Para decir eso no digas nada. Parece un discurso de Pompita ….

    • ASÍ QUE LA LUCHA DE CLASES ESTÁ PERIMIDA?
      O SOS UN NABO, O NO VES LA REALIDAD, O NO TRABAJÁS, O SOS MUY RICO, O SOS UNO DE ESOS INFILTRADOS QUE MANDAN CADA TANTO A ESTE FORO.
      ANDATE NOMÁS, TODO BIEN!

      • Tiene usted toda la razón Juan Carlos. Como dice el viejo dicho: marxistas son los que leen a Marx y antimarxistas son los que lo entendieron.
        Ni se gaste en contestarle a Kaploc y mucho menos a Perceval. Son dos frustrados que pretenden obtener a través del marxismo lo que su intelecto y su voluntad de trabajo no ha podido. Sueñan con institucionalizar el arribismo, esa es la verdad.

  21. Que asco me da caras y caretas. Que poca ética, que amarillista. Así está el mundo compañero, festejen mientras no tienen laburo, ganan dos mangos, y los clavan con impuestos. Festeje compañero

  22. Ya estoy imprimiendo éste texto, no es para dejarlo pasar así nomas. Grille, ésto es poesía para todo aquel que se encausa en la renovación y avance de un país como el URUGUAY. Pero de lo que estoy bien seguro es que en ninguno de los opositores hay hoy en día quien le haga sombra al FRENTE AMPLIO.

  23. Muy buen articulo, me resultó muy interesante. Puedo ver que falta la mitad del periodo de gobierno 2015-2020 y ya comenzaron la lucha por la próxima candidatura. Estoy de acuerdo con muchos de uds,pues trabajadores y jubilados pagaron más IRPF, por esta razón no votaría al frente, pero tampoco votaría a los blancos porque, como dice Grille, reportaría las ayudas sociales. ‘El que esté libre de pecado que tire la primera piedra’

  24. Los que están flotando siempre a media agua, como vos, no sirven. Pero bien, vota en blanco, que es lo mismo que servirle a la derecha.

  25. De acuerdo con Grille pero hay un temita no menor nadie habla del pichaje cada ve más impune y la justicia cada vez más bananera hacen falta jueces y leyes más duras y el magistrado q no entienda eso echarlo a patadas el el cu.. soy frentista pero hay q ponerse los pantalones sino tamo en el horno

    • Señor Arevalo: el problema es que el Poder Ejecutivo no puede hacer eso con el Poder Judicial.
      Los tres poderes son independientes.
      Las normas existen, la interpretación del Juez en cada caso es diferente.
      Lo mismo para los Tribunales.

  26. SOBRE EL LIBRO “EL PECADO ORIGINAL” PARA VOS PERCEVAL MITÓMANO: El 9 y 10 de febrero de aquel año, el Ejército y la Fuerza Aérea divulgaban por cadena de radio y televisión los comunicados 4 y 7, con los cuales, por un lado, justificaban su rechazo al nombramiento del general Antonio Francese como ministro de Defensa Nacional, y, por otro, daban a conocer su opinión política sobre la situación del país y hacían una serie de propuestas de medidas que el Gobierno debería aplicar en diversas áreas.

    ¿Qué era aquel movimiento dentro de las Fuerzas Armadas? ¿Cuáles eran las expectativas en aquel “febrero amargo”? ¿Cómo reaccionaron los partidos políticos? Pero, en particular, ¿cómo se plantaron la izquierda y los sindicatos ante aquella insurrección militar?

    Estos son algunos de los temas del último libro del periodista Alfonso Lessa, titulado “El pecado original. La izquierda y el golpe militar de febrero de 1973”.

    Con Alfonso Lessa vamos a conversar esta mañana.

    Tú ya habías escrito sobre hechos de aquellos años. ¿Por qué te decidiste a preparar este nuevo libro?

    ALFONSO LESSA:
    Porque sobre todo en “Estado de guerra”, el primero de los cuatro libros sobre historia reciente vinculados a Uruguay, había abundado bastante en lo que había sido la actitud de colorados y blancos. Incluso había tenido algunas polémicas, por ejemplo aquel planteo de Wilson Ferreira Aldunate a un grupo de militares de la Armada, también trasmitido por el general Ventura Rodríguez a Gregorio Álvarez para llamar a nuevas elecciones a corto plazo con balotaje. Si se llamaba a elecciones no iba a haber problemas, pero eso no estaba dentro de la Constitución. O el expresidente Sanguinetti, que negaba haber pedido la renuncia de Bordaberry, aunque Bordaberry dijo que sí.

    En fin, ya había abundado bastante en los partidos tradicionales y también en la interna militar, sobre todo en el último libro, “La primera orden”, sobre Gregorio Álvarez, que detalla bastante todo lo que había sido la preparación militar. Pero a lo largo de todas las investigaciones, en las que uno va acumulando información, estaba allí ese tema que todos más o menos conocemos: que había habido sectores de izquierda importantes que habían apoyado el levantamiento militar, y se me ocurrió que era muy importante determinar exactamente cuál había sido el grado de apoyo, quiénes lo habían respaldado. Me parecía un dato clave para entender el golpe de Estado de junio del 73, que a veces empieza en junio o se obvia febrero tibiamente, se recuerda alguna cosa como lo de Vasconcellos, que fue muy importante, pero no mucho más.

    EC – Sí, cada tanto se habla, de manera desordenada y de memoria, sobre la posición que tuvo la izquierda o que tuvieron los sindicatos en los hechos de febrero de 1973. Nos ha pasado acá en las tertulias que, a raíz de vaya uno a saber qué tema, de golpe aparece el túnel del tiempo y salen, quizás a partir de algún aniversario, aquellos hechos. Y la discusión se complica, porque no están los documentos arriba de la mesa. El libro, para empezar, aporta documentos, artículos de prensa, resoluciones partidarias, etcétera. Pero además, agrega numerosos testimonios de protagonistas de la época.

    AL – Siempre me parece fundamental, cuando uno tiene la suerte de que los protagonistas estén allí todavía, hablar con ellos. Desde ese punto de vista, investigué mucho en los diarios de la época, en las bibliotecas, en los documentos, pero además fui a los protagonistas, a los que habían estado en las direcciones políticas y de la CNT (Convención Nacional de Trabajadores) y que habían respaldado el levantamiento. Y me llevé la agradable sorpresa de que todos se mostraron dispuestos a hablar y con una franqueza realmente impactante.

    EC – Me llamó la atención la sinceridad y apertura con que se expresan todos los que entrevistaste.

    AL – Fue así, no tuve resistencias. Todos los que entrevisté, todos personas muy importantes de la izquierda o de la CNT en aquel momento, reconocieron sin mucha resistencia todo lo que había ocurrido. En algún caso uno podía pensar de determinada persona quizás tendría un poco de resistencia, pero cuando veía que uno llevaba toda la información enseguida se abría, no lo negaba. Me parece que el cruce de los datos, como la información de los diarios o de los semanarios, con el testimonio de los dirigentes es inapelable sobre el respaldo abierto de los sectores mayoritarios. También hubo dirigentes de izquierda que estuvieron en contra y advirtieron, pero no fueron escuchados.

    EC – En síntesis: el Frente Amplio (FA) no tuvo una posición única, pero predominaron aquellos partidos y personalidades que se entusiasmaron con la idea de que en Uruguay se produjera una revolución militar progresista o “peruanista”, como se decía en aquellos años, aludiendo al gobierno de Velazco Alvarado en Perú.

    AL – Exacto, el Frente como tal no tuvo una postura. Hay que recordar que el Frente era muy nuevito.

    EC – Tenía dos años.

    AL – Estamos hablando de febrero del 73, y había sido creado hacía casi dos años, en el 71, para las elecciones, y todavía era todo bastante inestable. El Frente como tal no tuvo postura, pero sí los sectores ampliamente mayoritarios, hegemónicos, como el Partido Comunista (PCU), con una energía y un fervor muy grande en los editoriales de El Popular –yo me sorprendí, porque uno conoce lo básico, pero cuando empieza a leer se sorprende–, y el Partido Demócrata Cristiano (PDC) también con un nivel de apoyo sorprendente. Capaz que hoy no se aprecia este sector de manera tan importante, pero en ese entonces era el segundo partido del Frente.

    EC – Es más, tú entrevistás dirigentes de los partidos que señalan que muchas veces las decisiones en la dirección del FA se tomaban entre el PCU y el PDC.

    AL – Sí, era un poco la reunión de esos dos sectores, incluso a veces por fuera de la orgánica del Frente, la que marcaba la línea. El PCU tenía una mayoría hegemónica, porque también manejaba ampliamente a la CNT. Y después estuvo también en una línea de apoyo la mayoría del Partido Socialista (PS), con alguna gente adentro que se opuso, como Gargano y José Díaz, pero el PS también estuvo allí entusiasmado. Los que más aparecieron en contra, con una claridad impactante en sus editoriales, son Quijano en Marcha –realmente impacta la claridad con la que habló– y los militares frentistas, que conocían a sus compañeros de armas y tenían claro por dónde venía la cosa. Había apuestas diferentes, una era “vamos a aprovechar esta situación para tratar de empujar al gobierno un poco más hacia la izquierda”, y había también apuestas abiertamente a un golpe de Estado de izquierda, hay que decirlo con claridad.

    EC – Vamos al caso del PCU, que fue el más enfático en el respaldo. ¿Por qué? ¿Cuál es la interpretación que terminas sacando después de la investigación? ¿Dónde estaban las razones de ese posicionamiento?

    AL – El PCU creía que había una división en las Fuerzas Armadas, que había un quiebre, que había un sector mayoritario que estaba a favor de una línea identificada con el gobierno de Velazco Alvarado, que era un militar peruano que había derrocado al gobierno constitucional y había tomado una serie de medidas de izquierda. Entonces el PCU alentaba lo mismo, una ruptura de las Fuerzas Armadas en Uruguay y el intento de llevar al Ejército en particular hacia un golpe de izquierda parecido al que había ocurrido en el Perú. Eso no fue acompañado por todos, está el relato de Luis Iguiní, que fue un dirigente muy importante del PCU y de la CNT, él lo dice en el libro.

    EC – Es muy gracioso, porque él cuenta que a lo largo de su vida gremial en varias ocasiones cuando salía de la oficina iba a tomar el ómnibus y pasaba por la redacción del diario El Popular, en 18 y Río Branco, entraba y se quejaba.

    AL – Sí, les decía: “Estamos de alcahuetes de los milicos”. Él era uno de los que estaban en contra, pero el partido como tal tuvo un respaldo abierto, pensando que había una línea dentro del Ejército. Acá hay una doble lectura, por un lado, en aquel momento para muchos sectores, no solo de izquierda, la institucionalidad, la Constitución, no interesaba, es la verdad. Y por otro lado había una lectura errónea de la interna militar.

    EC – Hubo un pronunciamiento de los sectores de las Fuerzas Armadas que se estaban sublevando, que eran básicamente el Ejército y la Fuerza Aérea, en respuesta a la advertencia de Vasconcellos del 1º de febrero, que por lo visto marcó mucho a estos sectores de la izquierda que se entusiasmaron. Ese párrafo decía: “Las Fuerzas Armadas no son ni serán el brazo armado de grupos económicos y/o políticos, cuyos personeros, habiéndolo advertido así y para satisfacer sus intereses sectoriales, pretenden apartarlas del camino que ellas deben recorrer”.

    AL – Ese es un dato clave, porque esa frase está citada reiteradamente en los editoriales de El Popular, en los pronunciamientos del Comité Central del PCU, en los órganos de dirección del PCU, incluso en los órganos de la propia CNT. Tomaban esa frase como demostración de que se iniciaba una nueva era.

    EC – La interpretación era que ese sector de las Fuerzas Armadas estaba rompiendo con buena parte de los partidos tradicionales.

    AL – Exactamente, esa era la lectura. Allí había otra frase que decía: “Acá la división es entre oligarquía y pueblo, y el pueblo son todos, son las Fuerzas Armadas y estos militares también”. Por ejemplo, Vladimir Turiansky, un dirigente del PCU muy importante, dice: “En el PCU dijimos: si existen corrientes nacionalistas de las Fuerzas Armadas, alentémoslas”, y se juegan a esa corriente. Pero sucede que –yo lo digo en el libro– a veces se dice que hubo un cambio de correlación de fuerzas en las Fuerzas Armadas y en particular en el Ejército entre febrero y junio. Y es absolutamente falso, los generales que dieron el golpe de febrero o el pregolpe, como se lo quiera llamar, son exactamente los mismos que dieron el golpe, que llevaron adelante la disolución del Parlamento con Bordaberry en junio. Exactamente los mismos, Gregorio Álvarez, por ejemplo. Cuentan algunos dirigentes –entre ellos Ruben Villaverde, otro importante dirigente del PCU– que el PCU financió secretamente, ya después del golpe de Estado, un semanario que se llamaba 9 de Febrero, que era un semanario golpista del Goyo Álvarez.

    EC – Había dos semanarios que identificaban sus editoriales y sus coberturas periodísticas con posiciones militares.

    AL – Exactamente, uno en la postura más ultranacionalista, más dura, que era Azul y Blanco, que venía saliendo desde antes de los hechos de febrero, y uno que en apariencia apoyaba el contenido de los comunicados 4 y 7, que proponían cosas relacionadas con la banca, con el agro, una cantidad de cosas que podían ser leídas como postulados de izquierda. 9 de Febrero respaldaba esos postulados y tenía como figura central, a la que se glorificaba, al general Gregorio Álvarez. Y esa publicación semanal 9 de Febrero contó con el apoyo del PCU.

    EC – Eso aparece reconocido en el libro.

    AL – Aparece reconocido. Quiere decir que hubo una apuesta muy fuerte.

    EC – ¿En qué consistió ese apoyo? En financiamiento y en gente, en personal.

    AL – Allí hay personas que parece que estaban vinculadas a los dos lados, entre ellos Luis Michelini, un personaje que, según describe Romeo Pérez –que fue un importante dirigente del PDC–, trabajaba en más de un servicio de inteligencia y trabajaba para el PCU, y estaba vinculado a esta publicación. Sobre todo aparentemente fue financiamiento, reservado, secreto, un apoyo, estaba atrás el partido. Es decir que hubo un sector del PCU mayoritario que apostó y siguió apostando durante un tiempo después de la dictadura a que efectivamente se iba a producir esa división en el Ejército y que iban a predominar las líneas de izquierda.

    EC – Es interesante cómo en ese respaldo, en ese aliento, se soslayaba –y es bueno ver cómo aparece escrito esto en los editoriales de El Popular o en discursos de dirigentes comunistas– un punto del comunicado 4 que era directamente anti-PCU. El punto 6, literal C, que decía: “Proceder en todo momento de manera tal de consolidar los ideales democráticos republicanos en el seno de toda la población, como forma de evitar la infiltración y captación de adeptos a las doctrinas y filosofías marxistas-leninistas, incompatibles con nuestro tradicional estilo de vida”. Esto es textual del comunicado 4.

    AL – Sí, eso es muy impactante, porque había una advertencia directa a los partidos marxistas de que no iba con ellos, pero hubo una interpretación de los sectores de izquierda que lo apoyaron de que en realidad era un error pero no era lo relevante. Sin embargo era muy claro y explícito. Además había quedado Bordaberry de un lado y las Fuerzas Armadas del otro, Bordaberry –según esa visión– la oligarquía y las Fuerzas Armadas con el pueblo. Se veía la inminente caída de Bordaberry, la inminente caída del gabinete, etcétera. Sin embargo, como finalización de este período breve, se produce el pacto de Boiso Lanza, en el cual Bordaberry cede ante los militares, les da todo lo que quieren, los militares dan un paso gigantesco en el escenario político.

    EC – Crea el Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), por ejemplo.

    AL – Exactamente, que es un elemento fundamental de ahí en más para que el poder militar avance en el escenario político. Y a pesar de ese pacto, en el cual la expectativa de la división entre Bordaberry-oligarquía y pueblo-Fuerzas Armadas ya se rompe, sigue el apoyo y siguen las expectativas. Algunos dirigentes más, otros menos, pero algunos con entusiasmo.

    ***

    EC – Mientras conversamos, Alfonso Lessa va revisando su propio libro en busca de párrafos, frases. Por ejemplo, ¿cuál?

    AL – Iguiní, del PCU, que fue un hombre crítico, decía cuál era la línea, textual, dice: “La línea era avanti, avanti, llenos siempre de ilusiones de que iba a haber un cambio con la participación de los militares en el gobierno”. Y dice también: “Había demasiadas expectativas y reuniones continuadas con los mandos”. Esa fue para mí otra de las sorpresas en el sentido de que uno sabía lo que había, pero no la cantidad. La cantidad de reuniones secretas que hubo –algunas públicas, muchas secretas–, la cantidad de contactos entre miembros de la izquierda y del sindicalismo y militares, aun después del golpe de Estado, bastante después del golpe de Estado, realmente sorprende. Incluso hay un discurso de Rodney Arismendi citado por Cores en un libro un mes antes del golpe, en mayo, en el cual sigue alentando la expectativa respecto a los militares. Esa cantidad de reuniones que hubo están relatadas –por ejemplo por Carlos Bouzas, el exdirigente bancario– me parece impactante, y además muestra cuál era el panorama de confusión tremendo que había en aquel momento en todos los partidos.

    EC – Reuniones que el libro menciona y que los entrevistados detallan que llegaron a ocurrir después del propio golpe e incluso en las horas inmediatamente posteriores al golpe. Cuando ya estaba declarada la huelga general, dirigentes de la CNT y del PCU se reúnen por ejemplo con el ministro del Interior, Néstor Bolentini.

    AL – Sí, y aun alentando en esas reuniones la expectativa de qué iban a hacer con los comunicados 4 y 7, la preocupación aun después del golpe era si iban a cumplir o no con los comunicados 4 y 7. Eso siguió después, hubo una declaración de AEBU, hubo reuniones de dirigentes con los comandantes golpistas por su lado, el vicealmirante Márquez, el general Álvarez, Pérez Caldas, con todos los comandantes que dieron el golpe de Estado.

    EC – Interesante también lo que se destaca de la posición del PDC. Porque del PCU se ha hablado mucho durante todos estos años, cada tanto aparece ese posicionamiento, pero del PDC no, y sin embargo en el libro hablan Romeo Pérez –ahora ya no vinculado al PDC, pero entonces una figura importante–, Daniel Sosa Díaz y otros voceros que reconocen que el PDC estaba dividido, pero que terminaba teniendo una proximidad. No como la del PCU, pero una simpatía. Incluso hubo una serie de reuniones muy larga con el coronel Trabal, con quien tenían un contacto muy fluido.

    AL – Exactamente. Como te decía, uno va acumulando información, alguna más parcial, otra menos, pero leyendo los editoriales del arquitecto Juan Pablo Terra, que era la figura predominante del PDC, me quedé un poco asombrado. Los editoriales de Terra –más allá de que Romeo Pérez dice que hacía un poco de equilibrio entre las dos líneas del partido– en el diario Ahora, que era el diario del PDC, les abrían una carta de crédito muy grande a los militares, decía que era un programa progresista, interesante, había un respaldo allí importante. Y todas esas conversaciones que tú decís, que fueron muy relevantes. Se reunían con el coronel Trabal –cuya figura cada vez que uno investiga genera más interrogantes– y analizaban la perspectiva de un gobierno no democrático. Romeo Pérez lo reconoce: “Estábamos pensando en algo que no era totalmente constitucional, una revolución vicaria”. Lo dice con una perspectiva cristiana, y dice que a ellos los acercaba a Trabal el hecho de que este los respetaba más porque ellos eran antitupamaros, “antitupas”, “habíamos sido siempre antitupas, por lo cual teníamos un contacto más fluido con Trabal”.

    Trabal se reunía también con la gente del PCU, se reunía entre otros con Jaime Pérez, con Enrique Rodríguez. La figura de Trabal pivoteando allí en medio de la crisis… uno tiene la duda de si realmente tenía un pensamiento peruanista tan fuerte o estaba jugando otro papel. Otros que han estado con él, que hablaron, que tuvieron reuniones con él, dicen que sí. Beatriz Bissio, por ejemplo, una periodista uruguaya que vive en Brasil –cuyo esposo, Neiva Moreira, brasileño, era un referente de la izquierda latinoamericana–, tuvo tres reuniones con Trabal y está convencida de que realmente era un peruanista.

    Pero para mí fue una sorpresa la profundidad con la que el PDC actuó en aquel momento, las reuniones que tuvo con el coronel Trabal, la expectativa. Ellos identificaban a Trabal como el jefe del movimiento, para el PDC –como para otros–, era el verdadero jefe del movimiento de febrero. Y Trabal, según esa visión, necesitaba para que triunfara el movimiento un general. Evaluó a los hermanos Zubía, que eran dos generales muy importantes, y finalmente eligió a Álvarez. Según esa visión, al poco tiempo Álvarez lo habría traicionado. Esa es una perspectiva.

    EC – El libro acumula una cantidad de preguntas a propósito de Trabal, todo un tema aparte. ¿Fue el verdadero jefe del levantamiento de febrero del 73 o estaba casi solo en la promoción de las ideas de aquel programa peruanista? ¿Trabal era o no un peruanista? ¿Promovía las ideas identificadas con el golpe de Estado de Juan Velazco Alvarado? ¿Tú has logrado dar respuesta a alguna de estas preguntas?

    AL – Es muy interesante lo que dice el general retirado Pedro Aguerre, padre del actual comandante en jefe del Ejército. Él fue consuegro de Trabal, lo conoció bastante, y dice en el libro que para él Trabal no era peruanista, no creía en el peruanismo. Yo no tengo una repuesta definitiva, tengo la idea o la presunción de que realmente creía en algunas de estas cosas, pero que internamente no tenía la fuerza como para llevar adelante un movimiento de estas características. Además era un hombre ya muy objetado, es una larga historia vieja aquella famosa buseca en la década del 70, o fines de los 60, en la cual se reunían militares ya con ideas golpistas, y hubo que hacer un operativo para detenerlos en la casa de Vadora que fue encabezado por el propio Trabal. En esa época los operativos policiales estaban a cargo de militares, y cuando se organiza el operativo policial van a designar quién iba, lo cual era una tarea muy dura, porque era ir a la casa de un militar a hacer el operativo. Y Trabal dice: “Voy yo, porque soy el de la derecha”. No estaba de acuerdo, decía, prefería que se hubiera hecho de otra manera. Desde ese momento él quedó marcado. Entonces todo indica que él no tenía el peso para que un movimiento de esta naturaleza tuviera éxito.

    ¿Qué pasó? ¿Lo usaron otros militares sabiendo que tenía contactos con la izquierda para neutralizarlos? ¿Finalmente todo esto fue, como dijo en su momento el general Queirolo, un anzuelo que se le tiró a la izquierda y que la izquierda mordió?

    EC – Esa es otra interpretación, él era el jefe del Servicio de Información de Defensa. ¿Todo aquello fue una operación de inteligencia? ¿Los comunicados 4 y 7 fueron una operación de inteligencia?

    AL – Al menos las bases del comunicado 4 –y esto lo tengo muy pero muy certero– fueron redactadas por Trabal.

    ***

    EC – En estos días se están cumpliendo 40 años de lo que Amílcar Vasconcellos llamó “febrero amargo”, la sublevación del Ejército y la Fuerza Aérea rechazando el nombramiento del general Antonio Francese como ministro de Defensa Nacional. Dos jornadas dramáticas, con la difusión de los famosos comunicados 4 y 7, la presencia de los tanques en las calles, la heroica resistencia de la Armada en la Ciudad Vieja al mando del contralmirante Zorrilla, la parálisis del Parlamento, que ni siquiera se reúne, y finalmente la claudicación del presidente Juan María Bordaberry, que firma con los generales insurrectos el pacto de Boiso Lanza concediéndoles a las Fuerzas Armadas porciones de poder que no les correspondían. Para muchos, aquel fue el verdadero golpe de Estado, cuatro meses antes de la disolución de las cámaras.

    ***

    EC – Cuesta imaginarse, a la distancia, aquel escenario político, aquella pasividad, aquel silencio, aquella falta de reacción.

    AL – Sí, no hay nadie libre de culpa, fue una parálisis absoluta del sistema político. Como tú decías recién bien, el Parlamento no se reunió, cada partido tuvo una actitud distinta, ya nos vamos incluso de la izquierda, el Partido Colorado, el Partido Nacional. No hubo una estrategia común, hubo actitudes incluso divergentes, no solo no hubo una actitud común sino que hubo actitudes que fueron absolutamente opuestas. Wilson habló con los militares, después se fue al campo, se quedó allí esperando, volvió. Sanguinetti y la 15 tuvieron una estrategia, el pachequismo estuvo dividido. El resultado de todo eso fue que nadie hizo nada. Bordaberry convocó a la gente a la plaza Independencia y no fue nadie.

    EC – Fueron 20 personas, 100 personas como máximo.

    AL – Y la izquierda con sus sectores mayoritarios apoyó abiertamente lo que era un golpe de Estado.

    EC – Uno de los puntos que se discuten, por ejemplo, es: si la CNT tenía resuelto ir a la huelga general en caso de un golpe de Estado, ¿por qué no dispuso esa medida en esa ocasión, cuando estaban ocurriendo las cosas que estaban pasando?

    AL – Es uno de lo temas que analizan bastante los entrevistados del libro, porque ahí hay versiones contradictorias. ¿Hubo también en la CNT una parálisis o lo que pasó es que la CNT tenía una dirección hegemónica que estaba a favor del levantamiento? Allí está el hoy diputado Semproni, en aquel momento dirigente importante del sector bancario, que denuncia que hubo un pacto abierto entre la dirección mayoritaria de la CNT con el PCU y los militares que impidió una reacción en febrero y atenuó la de junio. Porque él va más allá, dice que después del golpe de Estado jamás hubo una convocatoria formal de la CNT a la huelga general, en el golpe de junio. Todo eso es tema polémico, algunos militantes de izquierda en el propio libro le responden, pero la verdad de los hechos es que no hubo una reacción de la CNT.

    Quizás lo más patético de todo fue lo que le ocurrió a Zorrilla. Tú hablabas recién de la “heroica resistencia”; Zorrilla estaba solo en la Ciudad Vieja, y él me contó en entrevistas –una de las cuales se publica en el libro– que no encontraba a nadie, “yo llamaba por teléfono y no encontraba a nadie”, a ningún dirigente de ningún partido, nadie le respondía, él estaba aislado en la Ciudad Vieja.

    EC – Había resuelto defender las instituciones, y no tuvo respaldo, al punto que la solución terminó siendo su renuncia.

    AL – Él le ofrece a Bordaberry trasladarse a la Ciudad Vieja para protegerlo, pero lo rechaza, y no encuentra dirigentes ni blancos ni colorados, nadie que le preste atención. Entonces el Ejército empieza a tender un cerco en torno a él, genera una especie de comando paralelo de la Armada, le da la orden al capitán Franzini –ahí yo me llevé una sorpresa, no sabía que Julio Franzini fue el que estuvo a cargo prácticamente de todos los buques operativos en aquel febrero– de salir a la costa apuntando sus cañones a Montevideo en la eventualidad de un choque con los tanques del Ejército y para atacar un barco rebelde que se había plegado al Ejército.

    Se estuvo muy cerca de un enfrentamiento armado, hubo algún tiroteo en la zona del Cerro, y Zorrilla se tuvo que ir, tuvo que renunciar, porque no tuvo ni siquiera apoyo político. En algunos casos fue por inercia, por falta de una estrategia clara, y en otros fue por decisión. Yo le pregunté a Romeo Pérez si habían tenido contacto con Zorrilla en el PDC, y me dijo: “No, nosotros estábamos en contra de Zorrilla, abiertamente”, que era el que defendía la institucionalidad. ¿Por qué? Porque se identificaba a Zorrilla con Bordaberry, quizás erróneamente, hasta que Zorrilla se ve solo y decide renunciar.

    EC – Varios dirigentes entrevistados en el libro responden esa pregunta: ¿por qué no se reaccionó ante una violación tan flagrante de la Constitución como la que ocurrió cuando el Ejército y la Fuerza Aérea desconocen el nombramiento de un ministro de Defensa Nacional? Las respuestas son variadas. Hay quienes sostienen que la Constitución ya estaba muy pisoteada, aquello parecía una mancha más, no “la” mancha determinante. Esa es una de las explicaciones, la más potable quizás que se puede escuchar. Pero viene acompañada de la autocrítica…

    AL – Sí, la amplísima mayoría dice que fue un grave error no haber apoyado a Zorrilla y que fue un grave error no haber reaccionado. Por ejemplo Ignacio Huguet, dirigente muy importante de la CNT en aquel momento, que se entrevistó con militares, dice: “En aquel momento la CNT debió haber reaccionado, debió haber hecho la huelga”. Y hace la autocrítica, dice: “Yo no estoy criticando solo a la CNT, me estoy criticando también a mí, porque yo tuve esa posición”. Es interesante y me parece importantísimo que 40 años después se tome esto como un revisar la historia, porque no es una competencia de quién estuvo mejor o peor. Hubo un error grave, y ese error fue determinante para junio. Porque si en febrero los militares hubieran tenido algún tipo de resistencia, quizás el golpe de Estado de junio no habría sido tan fácil.

    Yo tuve el documento original en mis manos hace años. La División de Ejército 1, que comandaba Christi, cuyo segundo era Queirolo –que fue quien me exhibió el documento–, tenía previsto tomar el Parlamento en febrero, y no lo tomaron porque el Parlamento ni se reunió. Pero la gravedad de la situación –de repente para la gente más joven– fue que no solo se desconoció el ministro, no solo sacaron los tanques y los blindados a la calle, tomaron los medios de comunicación, en febrero los medios de comunicación habían sido tomados por los militares rebeldes. Como dice el general Pedro Aguerre (frentista): “Si esto no fue un golpe, que venga Dios y me lo diga”.

    EC – Ese es otro de los testimonios interesantes que el libro incluye, el de los militares frentistas que no podían entender lo que estaba ocurriendo, no podían entender la forma como la mayoría de los actores del Frente se estaban plantando ante aquellos hechos. En particular, dos militares frenteamplistas que estaban presos en febrero de 1973, los entonces coroneles Pedro Aguerre, que ya mencionaste, y Pedro Montañez. Ellos habían creado la 1815, una agrupación dentro del Ejército que nació en el año 1964 con dos objetivos: renacionalizar al Ejército y frenar intentonas golpistas dentro de las Fuerzas Armadas. En un intento de trabajar en esa dirección fueron detenidos y los juzgó la justicia militar; por eso estaban presos en febrero del 73. Ellos dicen: “Nos daban ganas de llorar al ver cómo reaccionaba la izquierda”.

    AL – Exacto. El testimonio de Aguerre es muy contundente: no hubo una visión unánime en la izquierda, pero sí hubo una visión ampliamente mayoritaria a favor del levantamiento. Y los que más claramente conocían a los militares, porque habían sido compañeros de carrera y conocían ya sus pronunciamientos internos, etcétera, eran los que estaban en contra, porque sabían lo que se venía. Y por otro lado, desde Marcha estaba Carlos Quijano, y otros, hubo varios.

    EC – ¿Cómo era la polémica a distancia con Seregni, que presidía el FA y que fue quien habló en aquel acto ya famoso en la avenida 8 de Octubre fijando posición?

    AL – Aguerre en el libro cuestiona de manera severa a Seregni, dice: “Yo sentí ganas de llorar cuando vi la actitud del Frente y cuando escuché el discurso de Seregni”, el famoso discurso en aquellos días, en la Unión si no me equivoco. Dice que falló la conducción del FA, y él, que estaba vinculado al PS, dice algo así como: “El problema es que Seregni se dejó pasar por arriba por el PCU, y primó la famosa unidad y se hizo pie en aquella falsa democracia formal”. Dice “la democracia formal es la democracia del general Aguerre”, y cuestiona a Seregni. Entonces allí hubo una amplia mayoría de militares que estuvieron en contra –yo diría todos–. Hay quienes cuestionan lo que dijo Seregni en aquellos días. Seregni hace un discurso en el cual pide la renuncia de Bordaberry, como prácticamente todos los sectores de todos los partidos, pero no hace un cuestionamiento explícito a los militares que estaban violando la Constitución.

    EC – Dice: “Entendemos que esta decisión que les sugerimos va más allá del simple acto político, es un imprescindible gesto patriótico, idóneo, necesario para insinuar un camino que conduzca a la reunificación de todos los orientales honestos. La presencia del señor Bordaberry entorpece las posibilidades de diálogo, la renuncia abriría una perspectiva de diálogo, y solamente a partir de ese diálogo restablecido es viable la interacción fecunda entre pueblo, gobierno y Fuerzas Armadas para comenzar la reconstrucción de la patria en decadencia”.

    AL – Sí, y pocos días después hace otro discurso, si no me equivoco en Mercedes, donde todavía se puede interpretar de manera un poquito más clara que hay una cierta comprensión hacia los militares que se habían levantado. Pero años después él explicó esa postura en alguna entrevista incluso conmigo, dijo que estaba abiertamente en contra de todo el conjunto de los militares. Él tenía que hacer –es la lectura que yo hago– un poco de equilibrio dentro de ese Frente que era nuevo, en el cual era el referente, y en el que los sectores ampliamente mayoritarios, el PCU y el PDC, estaban a favor de los militares que se habían levantado. Dice Seregni en el libro: “Yo me opuse, nos opusimos los militares en la Mesa Política, en las reuniones del Frente, yo me opuse, pero perdimos”, tuvieron una postura minoritaria. Y dice que fue un gravísimo error, y que fue el preámbulo del verdadero golpe. Lo dice Seregni.

    EC – De la audiencia preguntan qué pasaba con los tupamaros en ese contexto.

    AL – Es un tema muy importante, porque tiene que ver con el origen de todo esto. En primer lugar cabe recordar –porque acá hay a veces una confusión tremenda– que el MLN [Movimiento de Liberación Nacional] no formaba parte del Frente.

    EC – Sí formaba parte el 26 de Marzo, que estaba vinculado al MLN.

    AL – Era un brazo político, muy cuestionado dentro de algunos sectores del Frente, porque se lo acusaba de estar en el Frente y en los comités de base para captar jóvenes para la propia guerrilla, había toda una polémica interna. Pero el MLN como tal no solo no estaba, sino que en sus documentos antes de la fundación del Frente era terriblemente crítico con los demás sectores de izquierda, y cuando el FA se creó lo apoyó como un medio más de movilización. El MLN no formaba parte del Frente, no lo integró hasta después de la dictadura, pero había jugado un rol muy importante en dos sentidos: los militares llegan a febrero envalentonados, primero por el rapidísimo triunfo militar sobre el MLN, la conducción de la lucha antiguerrillera se le da al Ejército, a las Fuerzas Armadas, después de la fuga grande de Punta Carretas de setiembre del 71, y en pocos meses militarmente derrotan al MLN y lo destrozan.

    Pero después de la derrota militar se producen aquellos famosos diálogos secretos en los cuarteles entre militares y tupamaros, y los tupamaros empiezan a impregnar con su discurso a los propios oficiales del Ejército. Cabe recordar que había dirigentes tupamaros que entraban y salían de los cuarteles a buscar documentación, Sendic entró más de una vez a los cuarteles, al Cuartel Florida, a negociar con los militares, y después salía y era buscado. Y los militares fueron convenciéndose de que el discurso del MLN tenía cierta base de realidad, de que había allí ilícitos económicos, corrupción, y eso también los lleva a salir a actuar al margen de la ley por completo. Uno de los casos más claros es la detención de Jorge Batlle.

    EC – Sí, a Jorge Batlle se lo detiene en el año 1972.

    AL – En octubre, creo.

    EC – Un episodio que era otra señal de lo que se venía. Había antecedentes, había indicaciones, Batlle es arrestado por las Fuerzas Armadas luego de denunciar actuaciones ilegales de oficiales del Batallón Florida que intentaban reflotar la investigación sobre la llamada “infidencia”. Él hace un alegato por la televisión y la justicia militar lo detiene y lo procesa por “ataque a la fuerza moral del Ejército”.

    AL – Hay un capítulo entero sobre este tema, que se llama “Ejército tupamarizado” –que es una expresión que se usaba en aquel momento–, y Luis Iguiní, de la dirección de la CNT, reconoce en el libro que el gobierno le hizo llegar la noticia de que iban a nombrar al general Francese –el nombramiento que desató el levantamiento– para tratar de frenar a ese Ejército tupamarizado y buscaron el apoyo de la CNT a este nombramiento. La CNT dijo que no podía apoyar ese nombramiento, pero los tupamaros sí jugaron un rol importante en este sentido. Después, cuando estalla el golpe de febrero, por llamarlo de algún modo, o el golpe de junio, la dirección del MLN estaba toda presa, ya no estaba en los cuarteles. El MLN no tenía en ese momento la posibilidad de tener peso porque estaba al margen de la política.

    ***

    EC – ¿Por qué el libro lleva por título “El pecado original”?

    AL – Pensé mucho el nombre, porque el nombre siempre es importante. Es una suerte de metáfora, porque yo creo que febrero es el pecado original con relación a junio, es el hecho que alfombró el camino a junio. Me parece que no es posible tratar de entender el golpe de Estado de junio y la disolución del Parlamento sin profundizar en lo que pasó en febrero. Creo que incluso muchas veces se subestima lo de febrero, incluso en estudios se lo subestima o se lo omite, a veces incluso por conveniencia. Me encontré con algunas sorpresas. En la biblioteca del Palacio Legislativo –no por culpa de los funcionarios, todo lo contrario, siempre se esforzaron– me llevé la sorpresa de que la colección encuadernada de El Popular de febrero no existe, desapareció, por lo menos todo el año pasado no estuvo, fui más de una vez a pedirlo, incluso sobre el fin de la investigación, para ver si lo habían devuelto, pero está desaparecido. Y de dos colecciones de diarios sueltos desaparecieron todos los ejemplares de los diarios de la crisis de febrero. Por suerte está microfilmado. Sí está disponible en la Biblioteca Nacional. Es decir, hay una cosa de subestimar lo de febrero, que fue relevante.

    EC – Y supongo que fue relevante también a los efectos del título que elegiste otra razón. Los sectores que tuvieron esa actitud de respaldo o encandilamiento con la movida de las Fuerzas Armadas –el PCU, gremios o dirigentes sindicales– después terminaron siendo las principales víctimas de la persecución, la tortura y la cárcel de esa dictadura que se instaló luego.

    AL – Es absolutamente paradójico. Yo digo algo parecido en el prólogo: “Esta vez se trata de profundizar en el proceso que llevó a las futuras víctimas a apoyar y empujar a sus victimarios, y de paso facilitar el golpe de Estado cuyo primer capítulo se desenvolvió en febrero”. A esto se refiere el título de la obra, en muy buena medida febrero fue con relación a junio el pecado original. Aquellos que apoyaron con más entusiasmo el levantamiento de febrero terminaron siendo las principales víctimas de los generales que hicieron aquel movimiento de febrero. Me parecía que el título, con esa especie de metáfora, podía mostrar lo que había ocurrido.

    ***

    ***

    • paulina Asentamiento de Letra | lunes 26 de junio de 2017 en 6:42 pm | Responder

      … lo de arriba… un mini-periodista…

    • el pecado original lo cometio tu madre , y en o que estoy de acuerdo es en la ultima frase y nada mas que esa.

    • JIJIJI: BRISCOIDE ROSETA AHORA VERDE. TU CITA DEL LIBRO DE LESSA, SÚCUBO DE JULIO MARÍA SANGUINETTI CONFIRMA LO BOSTA QUE SON LOS TRES NOMBRADOS Y SU FALSA HISTORIA RECIENTE.
      EL PARLAMENTO RESISTIÓ HIDALGAMENTE A LOS MILITARES HASTA QUE ESTOS POR LA FUERZA LO CERRARON.
      EL PUEBLO URUGUAYO HIZO UNA HUELGA HEROICA DE 15 DÍAS QUE ASOMBRÓ AL MUNDO, PERO FUE RENDIDO POR LAS ARMAS.
      NADA DE ESO DESTACAN SANGUINETTI, QUE YA ESTABA NEGOCIANDO CON LOS MILICOS, NI SU EMPLEADO LESSA.
      ESTA TE LA VOY A SEGUIR HASTA EL FIN DEL MUNDO PORQUE YO LA VIVÍ, CARACAGADA.
      ESTO RECIÉN EMPIEZA.
      AHORA ME VOY A DORMIR, PERO SABELO, ES HASTA EL FIN DEL MUNDO!!!
      ROSETA BRISCOIDE COMO TU LÍDER CKITO!!!

  27. IMPECABLE COMO SIEMPRE,SUS ANALISIS SON IMPERDIBLES.-

  28. Artículo al pedo y comentarios al pedo xq el Cuqui no va a ser candidato.

  29. Bien. Lacalle Presidente.

  30. A partir del sábado, como le bajamos el gasoil va a poder ir alguna vez más al almacén pobrecito…

    • Que bronca que le tenes a la clase pudiente ehh… Creo que te encantaría ser uno de ellos pero no te da la nafta, perdón el gasoil.

      • paulina Permiso de Atrevida | lunes 26 de junio de 2017 en 10:31 pm | Responder

        … ¿y yo?, “naadie es mas pudiente que yo”. Yo podría
        agarrar a toodos los que se auto-denominen de izquierda,
        (“y… aa… toodos juntos),
        (quedarán como nuevos, tranqui). Se mimar fino…
        Eéso es ser pudiente… ps…

    • Kaploc: No se preocupe por los insultos que tiene de jijiji,para el nadie murió bajo tortura en el Uruguay y los torturados es un tema menor ,siguió contestándome a pesar de que le dije que eso le sucedió a un familiar directo mío.
      No tiene ni respeto, así que todo lo que puedo decir jijiji carece de valor.

  31. Se nos vienen, voy a disfrutar estos 2 últimos años de redistribución que se viene la motosierra culpando a la herencia recibida.

    • paulina Lambétekestás de Huevo | lunes 26 de junio de 2017 en 10:50 pm | Responder

      … y a laburar “en negro” de nuevo. /Sic/:¿-derechos, querés,
      pichi…?, ¿no ves la cola que hay para tu laburo… otario?,
      ¡¡aandá a laburaar vváago-!!…
      Jorge…: la boca se t’iága’un láo… (risas)…

    • Jorgito ustedes van para tres períodos de gobierno en lo nacional y para casi 30 años en la IMM y aún hablan de herencia maldita.

    • digo , no se podrian olvidar un poco de lo mal que le entregamos el país y asuman aunque no sea cierto que uds hicieron todo mal, que es lo que le intentamos vender a la gente ? Acaso no se pueden olvidar de la deuda por el 100% del PbI la inflación de tres cifras, el 40% de pobres los niños comiendo pasto ?

  32. El Guapo – Alonso esa es la fórmula ganadora. Y el Fiat 125 en el ’80 era flor de auto. Solo vos le llevas la valija al vende humo de Mujica. Noy hay que repetir lo que otros dicen, mejor informarse y pensar libremente. Salú

  33. JIJIJI: BRISCOIDE ROSETA AHORA VERDE. TU CITA DEL LIBRO DE LESSA, SÚCUBO DE JULIO MARÍA SANGUINETTI CONFIRMA LO BOSTA QUE SON LOS TRES NOMBRADOS Y SU FALSA HISTORIA RECIENTE.
    EL PARLAMENTO RESISTIÓ HIDALGAMENTE A LOS MILITARES HASTA QUE ESTOS POR LA FUERZA LO CERRARON.
    EL PUEBLO URUGUAYO HIZO UNA HUELGA HEROICA DE 15 DÍAS QUE ASOMBRÓ AL MUNDO, PERO FUE RENDIDO POR LAS ARMAS.
    NADA DE ESO DESTACAN SANGUINETTI, QUE YA ESTABA NEGOCIANDO CON LOS MILICOS, NI SU EMPLEADO LESSA.
    ESTA TE LA VOY A SEGUIR HASTA EL FIN DEL MUNDO PORQUE YO LA VIVÍ, CARACAGADA.
    ESTO RECIÉN EMPIEZA.
    AHORA ME VOY A DORMIR, PERO SABELO, ES HASTA EL FIN DEL MUNDO!!!
    ROSETA BRISCOIDE COMO TU LÍDER CKITO!!!

  34. JIJIJI: SOS COMPLETO: ELOGIASTE A PACHECO, A BORDABERRY PADRE, A SANGUINETTI, SOS LACALLISTA Y AHORA TOMÁS LA VERSIÓN DE LOS MILICOS CONTADA POR SANGUINETTI.
    TE FALTA ADMIRAR A TRUMP Y SOS EL RESUMEN DE LA MIERDA DE ESTE MUNDO!

    • Perceval: y en una nota llegó a decir que los torturados tenían el síndrome de estocolmo.
      Le pedí que no se metiera con ese tema que tengo familiares directos muerto bajo tortura y otro torturado.
      Poco le importó y continuó escribiendo.
      Saludos estimado Perceval.

  35. Da asco en como ensucia la cancha con sus intrínsecos odios personales. A pesar de que los más nombrados en estos escritos no son santo de mi devoción.

  36. JIJIJI: SÓLO MERECÉS ASCO.
    NO PARTICIPES MÁS DE ESTE ESPACIO EN DONDE CONVIVIMOS GENTE DE IZQUIERDA CON MATICES DE DIFERENCIAS A VECES IMPORTANTES, COMO TODO EL MUNDO, PERO QUE NOS RESPETAMOS Y APRECIAMOS, Y COMPARTIMOS UNA VISIÓN DEL MUNDO.
    TUS PROVOCACIONES SON DEGRADANTES INCLUSO PARA VOS MISMO.
    ANDATE QUE VA A SER LO MEJOR.
    DE LO CONTRARIO VAS A RECIBIR MUCHO JARABE Y NO TE VA A HACER BIEN.

  37. paulina Bilis de Incomestible | martes 27 de junio de 2017 en 6:35 pm | Responder

    … esto podría ser peor. Imaginen a “jijijoide”, si fuese el
    único “hombre” del planeta… “me anoto en “la quinta”
    división de Peñarol, y prendo fuego las bombachitas”…

  38. G: CRASO ERROR EL SUYO G; NO SABE LAS MARAVILLAS QUE HACEN LAS CREMAS Y LAS TINTURAS (YA LO VE EN EL LÍDER CKISTA) EN JÓVENES SIN DEFINICIÓN SEXUAL COMO JIJIJI.
    EN LO QUE SE PARECE A MOLINA ES EN QUE LE GUSTA INSULTAR MUJERES.
    DAMAS COMO PAULINA LA GRANDE Y USTED.
    POBRE INFELIZ!!!
    SIRVIENTE DE ESTOS MISERABLES QUE NO LE LLEGAN NI A LAS SUELAS A LOS VERDADEROS LÍDERES DE LOS PPTT, COMO BIEN DESCRIBE GRILLE.

    • Perceval: me gusta que escriba.
      Me hizo reír.
      Que suerte que no conozco a Jijiji, mire si me pide prestadas las cremas y me ocupa el lugar de la peluquería.JaJa.
      Un abrazo.

      • G: LO PEOR SERÍA QUE LE LLEVARA EL RIMMEL.
        NO SE OLVIDE QUE HOY TIENE QUE FESTEJAR EL ORGULLO TODO EL DÍA Y SOBRE TODO TODA LA NOCHE.
        ESTARÁ SU MÁS RECIENTE LÍDER, CON SOBRE DE DORMIR COLORADO.
        PERDONE MIS EXABRUPTOS POLÍTICAMENTE INCORRECTOS, PERO ELLOS SE LOS BUSCAN.
        UN CORDIAL ABRAZO PARA USTED.

    • Jajajaja, Perceval sos un ser elemental y de una pobreza intelectual increíble.
      Lo único que sabes hacer es tratar de homosexual a todo el mundo a modo de “insulto”.
      Seguro después sos de esos que dicen defender los derechos humanos y de las minorías.
      Además de hipócrita y cobarde, sos una rata de la peor laya.

    • me haces acordar a mi padre

  39. Un pequeño detallecito… “Astori compro con la rebaja del gasoil”: La rebaja del combustible en un pais de produccion agropecuaria como el nuestro es una excelentisima noticia.

    Lo malo es que los hijos de siete mil p… de los empresarios NO van a bajar un solo peso los precios finales, entonces termina siendo una medida que genera inflacion (bajan los costos, pero el precio final continua igual).
    Como hicieron con la primer rebaja de IVA, en la que no trasladaron esa rebaja a los precios finales, guardandose toda esa guita (por eso ahora esas rebajas son solo con medios electronicos, para que no se las ROBEN los empresarios).

    Inexplicable porque le pega al gobierno por esa medida (se ve que mucho no entiende de la cadena productiva). Lastima que no se pueda implementar esa rebaja de alguna forma como el IVA actual, para que no la roben los empresarios.

  40. G: LO PEOR SERÍA QUE JIJIJI SE LE LLEVARA EL RIMMEL.
    NO SE OLVIDE QUE HOY TIENE QUE FESTEJAR EL ORGULLO TODO EL DÍA Y SOBRE TODO TODA LA NOCHE.
    ESTARÁ SU MÁS RECIENTE LÍDER, CON SOBRE DE DORMIR COLORADO.
    PERDONE MIS EXABRUPTOS POLÍTICAMENTE INCORRECTOS, PERO ELLOS SE LOS BUSCAN.
    UN CORDIAL ABRAZO PARA USTED.

  41. Luis Alberto Aparicio Alejandro Pompita Lacalle Pou de Herrera Brito del Pino lo pario que nombre largo………….si no leyera cuando estoy muy al pedo este pasquin no me habria enterado que al Lacallito le dicen Pompita……..yo que se,no me ca simpatico este cablallero LP,Lacalle Pou y creo que como candidato es muy pobre como tambien creo seria mejor no andar hablando,y menos en articulos periodisticos de senadores onda Pompita,Lacallito,etc……………sino del otro bando van a empezar………..Rulita,Rufita,El putito etc……….no se si me entienden que se va todo a la reconcha de la lora,digo a los efectos de las formas del debate………….media pila gente,eleven la mira…..

    • paulina Nuncafuilaescuela de Vaganomá | miércoles 28 de junio de 2017 en 7:28 pm | Responder

      … che… Ptertpanfrúngensenhallerfrynhensensüller, va :
      ¿La, “pseudo-banda”, de, la falta ortográfica?,
      “ees teerrorista”…
      Habría que combatirla con jarabe de :

      (Receta inverosímil, pero eficaz) :

      ……………………………………….. Seis (6) : Acentos
      ……………………………………….. Diez (10) letras en contraflecha
      ……………………………………….. Ocho (8) comas yuxtapuestas a
      ………………………………………..dos puntos suspensivos ¿¿??
      ………………………………………..Cuatro signos de interrogación y
      ………………………………………..un punto y coma.
      Picar y batir
      ……………..…….. Agregar al polvo «una» goma rayada,
      …………………… 25 (veinticinco), trozos de pizarrón del tamaño
      ……………………de un bolígrafo,
      …………………….1/2 litro de agua del bebedero del colegio.
      Llevar a la licuadora y servir después de colar. (¡¡!!)
      Se bebe acompañado de siete carnets, siete diplomas, y siete retratos
      de Gutemberg… y «un» : «groncho de novena»…
      Se repite y se repite… «ad libitum-et-cum-spiritu-tuo»…
      ¿Te parece “alta”… la “mirica”?…

  42. docentequeganalatercerapartedelsalariodelpeorentadodelpl | miércoles 28 de junio de 2017 en 7:46 pm | Responder

    Curioso no? Cuando fue presidente se bancó como un caballero una huelga docente y no apeló al pachecato , su admirado según la nota. No lo votaría jamás pero no me asusta nada, y mucho menos aún viendo en qué se transformaron los que aún insisten en llamarse “compañeros”, Tenemos un parlamento que hace mandados, éste mayoritario de hoy mejor que los anteriores y engorda postergando a los de siempre: docentes, funcionarios de la salud y jubilados. Siempre pierden los mismos y por goleada.Repito que nunca lo votaría pero le reconozco en algunos planos la sinceridad ,nunca me llamó compañero ni me prometió nada, hizo siempre lo que esperé de él , al menos se pone la camiseta del equipo para el que juega y en éstos tiempos de tanta falsedad , le reconozco a regañadientes eso como un mérito. Si andaremos mal…

    • paulina Boladecristal de Brujadeporquería | miércoles 28 de junio de 2017 en 8:12 pm | Responder

      … che “docente”… va, (y me aburre ir):
      ¿La, “pseudo-banda”, de, la falta ortográfica?,
      “ees teerrorista”…
      Habría que combatirla con jarabe de :

      (Receta inverosímil, pero eficaz) :

      ……………………………………….. Seis (6) : Acentos
      ……………………………………….. Diez (10) letras en contraflecha
      ……………………………………….. Ocho (8) comas yuxtapuestas a
      ………………………………………..dos puntos suspensivos ¿¿??
      ………………………………………..Cuatro signos de interrogación y
      ………………………………………..un punto y coma.
      Picar y batir
      ……………..…….. Agregar al polvo «una» goma rayada,
      …………………… 25 (veinticinco), trozos de pizarrón del tamaño
      ……………………de un bolígrafo,
      …………………….1/2 litro de agua del bebedero del colegio.
      Llevar a la licuadora y servir después de colar. (¡¡!!)
      Se bebe acompañado de siete carnets, siete diplomas, y siete retratos
      de Gutemberg… y «un» : «groncho de novena»…
      Se repite y se repite… «ad libitum-et-cum-spiritu-tuo»…
      Te reconozco, andamos péesimmos… náa…

    • ponete a laburar que ya ganas demasiado para la clase de trabajo que haces y los resultados están a la vista.

  43. paulina Boladecristal de Brujadeporquería…………y sigo con los suspensivos.escribo volando desde el celular y te agradezco tus intenciones de sintaxis,ortografia y demas……puedo aceptar seas algo retardada,obvio sin discriminar, pero en tu papel de alter ego del jefecito del pasquin definitivamente me aburris bastante flaca………….o flaca quien sabe……….de todos modos dejate de pelotudeces con las formas y al menos dame el beneficio de la duda cuando aviso que empezar a tratar candidatos,que te aclaro que no voto desde El Pompita etc etc van a surgir del otro lado de la trinchera El Putito,El maraca etc……….y es dejar el kilombo servido a pedir de Boca,perdon se me solto una mayuscula,de burro noma…..suerte en pila,flaco o flaca………….despues bajo un programa con corrector asi no te hiero en tu sensibilidad ortografica,,,,,,,,,van comas asi haces la listita………….

  44. esperemos que antes de ser “elegido” candidato presidencial, se presente voluntariamente al Juzgado de Maldonado donde desistio de una demanda, porque el demandado solicito que se le levantara el SECRETO BANCARIO, a reiniciar ese juicio, porque al Pepe se le quedo en el tintero los zapatos con agujeros que usaba en la campaña del 90 cuando tenia un amazon que se arrstraba por las calles.

  45. Ja ja ja…Q linda foto d Lacallito…en sus vacaciones…en su estancia…durmiendo tranquilito….apoyando su blonda cabellera…sobre la almohada-recado…d su pura sangre arabe…,q debe rstar tambien descansando en su cobertizo especial o alimentandose..seguramente…con su racion importada…mientras…su peon personalizado,lo abanica….por si las moscas!!!!

  46. estas muy cagado grille, zurdo resentido, seguis comiendo mierda igual que con los gobiernos de derecha, jajajajajaajajaja!!!!

  47. paulina Nuncafacho de Cotelette | viernes 30 de junio de 2017 en 4:12 pm | Responder

    … me voy cinco minutos… y se “fachistiza”,…

  48. si seguimos asi perderemos seguro la cuarta y yo me quedare solo con este trabajo de troll

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Crecimiento, déficit y desempleo

Mientras el crecimiento y la inflación auguran un escenario auspicioso, el déficit fiscal anunciado por el equipo económico, el atraso...

Cerrar