Sabalero por siempre

El miércoles 18 de febrero rendirán tributo a la memoria -siempre viva- del Sabalero, su hijo Alejandro Carbajal, la murga Agarrate Catalina, Tabaré Cardozo, Laura Canoura, Jorge Nasser, Mauricio Ubal, Mónica Navarro, Lea Ben Sasson, Roberto Darvin y Mandrake Wolf. Por Lucy Grau.

Este homenaje se enmarca en una serie de reconocimientos realizados por Agadu a sus autores, con la premisa de reafirmar su aporte a la integración generacional, al igual que se hizo con figuras como Rubén Lena y Mario Benedetti.

Carátula del disco de su hijo Alejandro.

Carátula del disco de su hijo Alejandro.

Desde sus humildes comienzos en los barrios obreros de Juan Lacaze hasta su peregrinar por un exilio que lo llevó a Argentina, España y Holanda, el Sabalero supo recoger experiencias que le permitieron pintar la idiosincrasia nacional, reflejando el sentir del pueblo uruguayo, con las tristezas de la pobreza y las alegrías del fugaz carnaval.

Un poco de historia

En 1967, José María Carbajal Pruzzo, que había nacido el 8 de diciembre de 1943, migró desde “su” Juan Lacaze en el departamento de Colonia, a Montevideo, donde se presentó en diferentes peñas folclóricas cantando sus composiciones. Ese mismo año editó para el sello Orfeo su primer disco -compuesto por cuatro chamarritas pero que que pasó prácticamente inadvertido-, en el que lo acompañó su coterráneo el guitarrista Roberto Cabrera.

El Sabalero en 1973.

El Sabalero en 1973.

Con la inigualable mansedumbre de su voz marcó una diferencia en la música popular uruguaya, y nos dejó canciones inolvidables como Chiquillada, La Sencillita o A mi gente, que este miércoles revivirán las letras que inspiraron a la poetisa Idea Vilariño para escribir el prólogo de su primer LP, Canto popular, en 1969.

En la década del 70 alcanzó fama en toda América Latina a través del tema Chiquillada, que fue interpretado por los cantantes argentinos Leonardo Favio y Jorge Cafrune.

Entre 1970 y 1973 vivió en Buenos Aires, y posteriormente viajó a España contratado para trabajar en Peñas. De allí fue expulsado por el franquismo, por lo que se estableció definitivamente en Holanda.

En 1998 Soledad Pastorutti grabó su candombe A mi gente, y aumentó la popularidad de la cual ya gozaba esa canción.

El disco La Casa Encantada -Orfeo, 1995- es material de estudio en las escuelas primarias de Uruguay.

Convencido de que sus canciones serían su único legado, se despidió del mundo en la madrugada del 21 de octubre de 2010, cuando lo sorprendió la muerte en su casa de Villa Argentina.

Con entradas agotadas, la cita es el miércoles 18 a las 21hs, en la sala Adela Reta del Sodre, Andes esquina Mercedes.

Eres el primero en comentar en "Sabalero por siempre"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Argentina no tolera ser “teatro de operaciones”

El canciller argentino Héctor Timerman remitió un pedido a Estados Unidos y de Israel para que el tema AMIA se...

Cerrar