8M: Mujeres que ponen el cuerpo

Se asoma otro 8 de marzo, fecha en la que se conmemora el Día Internacional de la Mujer y es un buen momento para reconocer que el movimiento feminista se fortaleció notoriamente en los últimos años y que existen cada vez más formas de vivir y sentir la causa.

Además de las mujeres que luchan desde el espacio doméstico, en su trabajo o en la calles, se viene haciendo cada vez más fuerte la tendencia de apropiación de los espacios públicos como lugares de protesta y lucha.

La lucha de las mujeres por la reivindicación de sus derechos fue evolucionando y aquello que inició con el reclamo de derechos básicos como el sufragio, comenzó a desmontarse en muchos otros espacios como el fútbol, el carnaval y todos aquellos que por mucho tiempo les fueron negados a las mujeres. Asimismo, la expansión actual del movimiento feminista poco a poco se fue instalando en diversos espacios urbanos de la mano del activismo y del arte.

Desde hace algunos años, el 8M, además, de caracterizarse por una multitudinaria marcha y, en algunos casos, por la adhesión al Paro Internacional de Mujeres (PIM), es un día en que las mujeres realizan diversas prácticas artísticas que tienen que ver con la lucha política y que se desarrollan en el espacio público, como la conocida performance “La caída de las campanas”. Esta intervención artística es una forma de hacer público el duelo ante los femicidios y se ha llevado a cabo en varios lugares públicos como la plaza Independencia. Se trata de un grupo de mujeres, artistas, militantes y activistas que vestidas de blanco hacían sonar campanas mientras poco a poco iban dejándose caer al suelo.

“Diez de cada Diez” es otra de las performances que se viene llevando adelante en el marco del Día Internacional de la Mujer desde el año 2015 como forma de denuncia de la situación de violencia de género en Uruguay. Se trata de una acción artística dirigida por Valeria Píriz y protagonizada por 10 mujeres que irrumpen en el espacio público utilizando distintos accesorios con el objetivo de dislocar este tema social de su eje contextual. Esta performance se desarrollará también este 8 de marzo en plaza Libertad a las 13.00.

¿Cuál es la importancia o necesidad de que las mujeres lleven a cabo este tipo de acciones?

 

Dominar lo que nos violenta

“Poner el cuerpo es multiplicar las voces y hacer visibles los problemas que atraviesan las mujeres y disidencias de hoy en día (femicidios, precarización del trabajo y la salud, control y exposición de los cuerpos), así como las múltiples formas de violencia física y simbólica. Salir a la calle significa tener libertad para dialogar y denunciar lo que antes se callaba y que ahora, desde la presencialidad en los espacios públicos, podemos ver”, explica Yanina Vidal en su ensayo “Tiemblen: Las brujas hemos vuelto”, por el cual recibió el Premio Nacional de Literatura en 2019.

Según la autora del ensayo, “ponemos el cuerpo para reclamar las ausencias. Si reclamamos ausencias, necesitamos hacer un duelo, y este debe ser público. Apropiarse de los espacios es otorgarles otro significado que no es el habitual”, agregó.

Vidal indicó que en esta fecha miles de mujeres se adueñan de una de las calles más transitadas del país, pero también de los espacios públicos y exteriores de edificios estatales. “Es la metáfora de ser gobernantes por un día y de tener a nuestra disposición aquellos lugares que a veces nos son negados. Es la posibilidad de tener dominio de aquello que también nos violenta”, argumentó.

“Es una fecha en la que paramos el tránsito, el tiempo de la ciudad y los rituales de los que somos parte en esta sociedad. Ocupar las calles es una forma de crear un cosmos únicamente nuestro”, agregó.

Por otro lado, Vidal reconoce que la militancia debe practicarse diariamente, pero considera que el hecho de que diversas actividades se desarrollen un día puntual, como es el 8M, le otorga visibilidad e importancia. “En estos cinco años ha crecido enormemente la participación y el compromiso. En mi caso, creo que lo que nos mueve es reconocer las diferentes violencias que hemos transitado. El gran número de femicidios es uno de los motores de indignación que hace que muchas de nosotras queramos salir a la calle, discutir, escribir y, sobre todo, ser parte la lucha”.

Año a año el 8M va cobrando más fuerza y casi dejó de ser necesario explicar la importancia de esta fecha. En tal sentido, es necesario reconocer que si actualmente se denuncia la violencia machista, se cuestionan las bases del sistema patriarcal, se habla de equidad de género, de derechos sexuales y reproductivos, es porque años de reflexión y lucha feminista generaron las condiciones y los espacios de enunciación adecuados. “Hoy tenemos la posibilidad de hablar de cosas que en la esfera pública no se hablaban. Por eso está tan de moda [por suerte] decir «lo personal es político», porque estas instancias sirven para desnaturalizar prácticas que nos han inculcado con una visión estrechamente patriarcal”, concluyó.

 

Compartir:
Leer entrada anterior
Reapareció Talvi y dijo que no se sintió cómodo en política
Talvi: «No hay ningún nombre todavía para Cancillería»

Las designaciones, el aumento de tarifas y el respaldo a Carlos María Uriarte.

Cerrar