Andamio

Por Celsa Puente.

Una ruta laberíntica me llevó de sala en sala hasta que desemboqué en un estrecho pasillo. Llegué a mi destino y quedé enfrentada a un cartel con la palabra “Andamio” reinando sobre la puerta. Dice el diccionario de la Real Academia Española que un andamio es una armazón de tablones o vigas puestos horizontalmente y sostenidos en pies derechos y puentes que sirve para colocarse encima. Un andamio es una estructura de sostén, habilitante para acceder a espacios que sin él no podrían resultar de acceso. Seguramente puesto en forma intencional, “Andamio” es también el nombre que identifica al aula hospitalaria ubicada en el Área de Psiquiatría del Hospital Pereira Rossell y que se configura como un espacio de acceso a experiencias pedagógicas para niños y niñas que viven procesos de internación que los separan de ambientes naturales y necesarios para el desarrollo como la escuela.

El tiempo se transforma y enlentece en un recinto hospitalario. Deja de ser el tiempo controlado por las agujas del reloj y la vida parece detenerse  para dejarnos sumergidos  en un tiempo fuera del tiempo cotidiano. ¿Qué siente un niño cuando le toca vivir una experiencia de este tipo? Y entre otras preguntas posibles, ¿cómo hacer de esa estadía forzosa una circunstancia de aprendizaje, una ocasión para achicar el tiempo estéril?

La respuesta a esa pregunta fue seguramente lo que llevó en el año 2008 al Consejo de Educación Inicial y Primaria a abrir este espacio dentro del Hospital Pereira Rossell e incursionar en la misma línea en algunos hospitales del interior del país. Es una forma de insinuar una  respuesta a los variadísimos casos que viven niñas y niños en situaciones de internación hospitalaria. Las situaciones son variadas e innumerables, desde aquellos/as que sufren muchas veces, a causa de enfermedades físicas o accidentes, largos períodos de internación o aquellos otros con problemas psiquiátricos de diverso tenor, hijos de una sociedad enferma que los maltrata, los violenta o los somete sexualmente.

La misión por un lado es la de acompañar pedagógicamente a todos/as para abreviar la “zanja” que se crea durante una internación y producir condiciones que permitan que cada niño que atraviesa una circunstancia de este tipo pueda regresar a clase a su escuela de forma más natural. Pero también hay niños y niñas que llegan al hospital ya con una inserción escolar muy precaria o definitivamente fuera del sistema educativo. En general padecen trastornos psiquiátricos, lo que resulta un impedimento en un sistema educativo que como hemos dicho una y mil veces tiene muchas dificultades para adaptar una oferta para chicos y chicas con peculiaridades. En cualquier caso, son todos niños que pierden contacto con la actividad curricular, circunstancia para la que hay que generar una respuesta.

El aula requiere de docentes muy formados y versátiles pues hay niños que sufren internaciones de tres días y otros que están más de un año. Si los niños pueden trasladarse dentro del hospital asisten al espacio del aula o de lo contrario las maestras se trasladan a las salas para trabajar con ellos/as y respetar el reposo físico.

El aula del Pereira Rossell está atendida por dos maestras que llevan adelante con versatilidad la tarea de atender a una población en esta situación tan especial que también le brinda aditivos muy distintos a los habituales a la tarea educativa. Trabajan dos maestras que tienen organizado su día para recibir en el aula -un recinto adecuado como salón con una mesa central y varias estanterías con juegos y libros- y recorrer las habitaciones. Nunca saben cuántos niños o niñas deberán atender, por eso además de la profunda formación pedagógica se juegan aspectos personales de las maestras como la adaptabilidad y la buena comunicación, así como la flexibilidad para adaptar las propuestas y planificar actividades en función del estado afectivo del niño o niña que tienen delante, en las que, sin duda, el juego y el arte ocupan un lugar principal. Son además integrantes de un equipo especial porque trabajan con el equipo médico sin perder su propia definición profesional como docentes. Es clave entender cómo la circunstancia educativa abre a estos niños chances para tramitar muchos aspectos de su vida.

En el año 2017, comenzamos a trabajar la posibilidad de la apertura de un aula de educación media dentro del Hospital, destinada naturalmente a los y las adolescentes. Un espacio que imaginamos dependiendo de un liceo de la zona, en la que ofrecer unos recorridos educativos adaptados que habiliten a que nuestros adolescentes que viven estas situaciones puedan sostener el tiempo de internación pensando en un mañana de inserción social natural. Pensamos incluso en que aquellos que cumplieran con las condiciones médicas podrían ser visitados por otros adolescentes con propuestas puntuales de taller, considerando que la adolescencia es un tiempo de la vida en que la figura de los pares es esencial. Diseñamos el dispositivo pensándolo como una forma de reencontrarse con la vida en un momento del desarrollo en que muchos jóvenes viven situaciones de internación por intentos de autoeliminación o abusos sexuales, no solo por dolencias físicas. Imaginamos un equipo docente dando continuidad al proceso de estos adolescentes y a otros profes y líderes juveniles con carácter itinerante iluminando las tardes y las mañanas estériles de ese tiempo monótono de vidas a las que a veces les cuesta construir el sentido. Sentimos que era parte de cumplir el mandato ético que, como educadores, tenemos en relación a proveer en forma sostenible ocasiones de desarrollo para todos y todas los/las adolescentes.

“No es asunto de magia ni de alquimia./Se trata de pensar de otro modo las cosas /Palparlas de otro modo…” dicen los versos del poeta Roberto Juarroz. El proyecto está escrito hace más de dos años y los y las adolescentes ya no deberían tener que esperar más.

1 comentario en «Andamio»

  1. No estaba al tanto de esa escuela en el hospital que con alegría recibo esta noticia.
    Qué triste que un proyecto espere siendo tan importante para cualquier adolescente que sufre en un hospital tanto una dolencia física como psíquica.
    Acá opera la burocracia.
    Gracias por siempre aportar tanto con lo que usted escribe.

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
Larre Borges bajó a Stockolmo y Urupán venció a Lagomar y sigue firme en la punta
Perdió Cordón, ganó Miramar, también festeja Peñarol, los tres punteros

Stockolmo se quedó con el invicto de Cordón, el único que quedaba en esa posición, mientras MIramar le ganó a...

Cerrar