Argentina evitó un golpe

Por Joselo Olascuaga.

Cristina K Argentina golpe

Para dar el “golpe blando” que Macri anunció, al llamar a una “transición pacífica” tras las elecciones del domingo, necesitaba ganar por paliza no menor a la que Juntos por el Cambio dio en las Primarias (PASO) del 12 de setiembre, pero el 14-N JxC no alcanzó ese objetivo en la Provincia de Buenos Aires (37% del padrón electoral), donde el gobernador Axel Kicillof (kirchnerista) descontó a 1 la ventaja de 5 puntos que la derecha le había sacado en las PASO, un empate técnico y un empate de bancas en el senado bonaerense, que le destraba parte de la gestión, porque define las votaciones en el senado la vicegobernadora Verónica Magario.

La remontada es adjudicable a los militantes, a los intendentes, al cambio de gabinete provincial tras las PASO, pero, en cualquier caso, es Axel quien lo representa. También Jorge Capitanich, gobernador kirchnerista del Chaco revirtió la derrota de las PASO. Los principales referentes de ese espacio adjudican el repunte oficialista a la carta de Cristina Kirchner del 17 de setiembre, que ordenó el momento de cambio de rumbo en el gobierno de Alberto Fernández.

De todos modos, en el ámbito nacional, el voto castigo igual fue duro. El gobierno ganó por ocho puntos en 2019 y perdió por ocho estas legislativas. Alberto Fernández junto a De la Rúa fueron los únicos presidentes argentinos que perdieron una elección de medio término y, por primera vez, desde 1983, el peronismo perdió el quórum en Senado nacional. Alberto dejó grabado un mensaje, antes de conocerse el resultado electoral, prometiendo presentar al Congreso la propuesta del gobierno al FMI para acordar el pago de la deuda que contrajo Macri. Resaltó que lo hacía con el aval de Cristina Kirchner (después se supo que el aval es solo a los efectos de dicha presentación), pero, precisamente, la negociación de la deuda es el tema central.

El préstamo del FMI a Macri no lo aprobó el Congreso argentino y el dinero ni siquiera lo tiene Macri. Lo fugaron. Está en banca offshore. El repudio de esa deuda odiosa e ilegítima por donde se la mire y perversa (e ilegal según las leyes argentinas e ilegal según las del propio FMI), está instalando a la izquierda en el escenario político argentino y pasando a la ofensiva al peronismo consecuente. No va a alcanzarle al imperialismo el poder económico mediático judicial para desinstalar el repudio de esa deuda en las masas populares. Y tampoco va a servirle aumentar la confrontación mediática que ya es máxima.

 

La táctica de Alberto Fernández

El golpe de la amenaza macrista es del poder económico mediático y judicial porque es lo que siempre tuvieron, nada nuevo. En todo el continente –a excepción de Cuba, Nicaragua, Venezuela, últimamente– hablan de “la casta política”, pero los partidos políticos han pasado, los militares también, las únicas inmutables y permanentes en sus poderes, monárquicas, de casta, son las oligarquías, sus medios y sus tribunales.

Han sido siempre las mismas cortes supremas para las democracias que para las dictaduras, los mismos canales de multimedios, los mismos apellidos, los poderes fácticos hereditarios que se encargan directamente de los gobiernos solo cuando el pueblo se asoma al poder, pero, aun así, el no pago de esa deuda de Macri avanza homogéneo desde el Frente de Izquierda (consolidada tercera fuerza nacional, que el 14-N duplicó sus congresistas) y fragmentario desde el Frente de Todos. El FdT tiene dos tácticas, pero desde la carta de Cristina, el discurso de Máximo Kirchner el 7 de octubre en la cancha de Nueva Chicago y el 17 de octubre, cuando Hebe de Bonafini en Plaza de Mayo dijo “es hoy, hoy empezamos a movilizarnos contra el pago de esa ‘deuda’”, Alberto Fernández y SergioTomás Massa chocaron la táctica 1 contra el movimiento popular. Este miércoles 17 de noviembre, en el día de la militancia, se vieron obligados a hacer playback con las promesas de campaña de 2019. “Voy a hacer lo que prometí hace dos años y no pude hacer por la pandemia”, dijo Alberto. Fue un acto corset. Fue planeado para resistir un golpe y resultó el anuncio de internas competitivas.

Es que empezó la táctica 2, la de Cristina. En agosto de 2019 lo dije y lo escribí cada vez que hubo ocasión de escribir sobre Argentina. “Todos dicen que la jugada de Cristina es brillante y táctica, pero la creen de táctica 1 y son dos tácticas, la de Alberto y la de Cristina, en ese orden, presidente y vicepresidenta”. Las llamé respectivamente táctica 1 y 2. La 1 fue misa en Luján para Macri, impunidad para Macri, no auditoría de la deuda, Santiago Cafiero diciendo “la justicia que se depure sola”, coloquio de Clarín, Alberto diciendo “Héctor (Clarín) no me deja mentir”, tranzando con CABA, “Mi Amigo Horacio (Larreta)”, agradeciéndole a “Marcelo” (Midlin), arreglando con Rocca, cornada de buey a Vicentín, cerrando con Fink y en consecuencia ajuste y votando con Almagro contra Nicaragua, lejos de Venezuela, México y Bolivia.

Alberto mi amigo Horacio, a través de la táctica, incumplió el contrato electoral punto por punto, hasta que la derrota de las PASO, la carta de Cristina, el discurso de Hebe y el de Máximo lo hicieron recular, “no voy a arrodillarne ante el Fondo”, “no voy a firmar en cinco minutos”. La unidad estratégica es programática. Cuando la táctica vacía el programa, no hay unidad estratégica. Apenas espacio de cogobierno de momento necesario para no quedar, en los hechos, con las manos atadas y para atárselas a la minoría.

Lo dijo mejor este lunes Mempo Giardinelli: “En sus primeros dos años el gobierno del Frente de Todos no gobernó como había prometido. No afectó ninguno de los resortes económicos del poder real, ladrón y evasor, cipayo y fugador de divisas. Ninguno. Y es ese poder real el que, organizado para volver, esta noche de domingo estuvo a punto de dar el zarpazo”.

 

La otra táctica

La táctica 2 parte de un principio: soberanía. Es la táctica de la mayoría (Cristina lo es en el Frente de Todos, y Axel en el Frente de PBA). Es una táctica que requiere jugar en las dos canchas, la de abajo y la de arriba, sin caer en ninguna provocación de fractura del FdT. La movilización por abajo la empezó Hebe el 17-O con la presencia de Axel en la Plaza. El peronismo todavía no había empezado a movilizarse. La única calle era trotskista (pilar del FIT). Con todo el pueblo movilizado cambia el escenario y cambia el modo. Empieza otra historia. La unidad de acción con el trotskismo en el tema de la deuda también. Por eso Alberto se amparaba en un “consultor externo” (Antoni Gutiérrez Rubí, catalán) para evitar la calle. Le había “aconsejado no movilizar”. Las PASO lo obligaron a pautar la plaza del 17-N desde la semana anterior a las legislativas, más condicionado por el Frente que por el Fondo.

Cristina manejó los tiempos políticos. En 2019 dijo: “Puedo ganar sola, pero no gobernar”. Y ya había dicho que el gobierno en Argentina era menos del 25% del poder cuando le tocó gobernar a ella. Hoy, después del plan de negocios Macri, sacá la cuenta.

La situación regional de 2019 era similar a la de marzo de 1976: Chile, Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay pronto con gobiernos de derecha, cercándola, aislando a Argentina. Carta a carta, discurso a discurso, bien graduados, fue señalando Cristina el contubernio con Clarín, los funcionarios disciplinados por el lawfare, la deshonra de Alberto a las promesas de campaña.

Ahora, para 2023, cabe esperar que, a Bolivia liberada, se hayan sumado Chile y Brasil. Argentina va a crecer porque no va a pagar por dos años con perspectiva de más mora. La recuperación económica argentina fue en default (de 2002, con Duhalde a 2006, cuando tras lograr magnífica quita, pagó Néstor, gracias a Chávez, y se desembarazó del condicionamiento del FMI). Entonces hubo inversiones, porque hubo ingreso, mercado interno, sin obligación de pagos, expectativa de retorno. Con Macri la “lluvia de inversiones” fue de globos. ¿Quién iba a invertir en un mercado exprimido para pagarle a los fondos buitres? Nadie lo hizo.

En 2023 va a haber PASO competitivas en el Frente de Todos y por ende una candidata o candidato de verdad popular y nacional (después de todo, Cristina votó mejor sola en 2017 que ahora con Alberto y Massa). Cristina no cae en ninguna provocación de fractura del FdT, menos aun cuando las legislativas consolidaron a Axel en primera fila. Se supone que quien asuma en 2024 deberá pagar 6.000 millones de dólares al FMI, por año, durante diez años, pero ni en diez ni en diez mil años, puede Argentina pagarle al FMI esa deuda perversa que requiere mister Stanley, el nuevo Spruille Braden, embajador yanqui en Buenos Aires.

Propios funcionarios del FMI reconocieron que Macri tomó esa deuda ilegalmente para fugar en mayor parte y quemar el resto en su campaña electoral, pero, aunque así no hubiese sido, tampoco podría pagarse, ni con toda el hambre del pueblo ni en dictadura fascista “libertaria” (de Cavallo: Milei, Macri, Larreta, De la Rúa, Menem, Bullrich, Videla-Martínez de Hoz).

El protagonismo de Macri para el 14-N fue pernicioso para JxC, así que Stanley se va a encargar de medir si Larreta o Bullrich o la UCR pueden ser abanderados del nuevo “Frente Democrático” (el viejo engendro de Braden contra Perón).

“Clarín miente” sentenció para la posteridad Néstor Kirchner. Todo lo que dice Alberto Héctor No Me deja Mentir es mentira entonces. Nada tranquilizador, pero el miércoles en la plaza dijo lo mismo que en 2019 decía. La única táctica que le queda al pueblo argentino es la revolucionaria democrática, por medios de lucha pacíficos y legales, que, para eso, desde Chávez, para que hoy se pueda hacer en paz, fue armada la vía fundamental, y la consigna es la misma que desde 1905, el repudio de la deuda odiosa.

Alberto va a seguir viajando a lo que él llama “Europa” (Macron Sánchez-Sánchez Macron), cuando el veto en el FMI lo tiene Biden. El ministro de Economía Guzmán va a seguir ajustando a título de “sustentable” y el hombre fuerte en la Rosada, Gustavo Béliz, no va a dejar de consultar a Cavallo, pero, mientras tanto, este momento cierra las legislativas y arranca la carrera hacia 2023. Cristina o Macri en propias personas o a través de respectivos candidatos a presión o en línea. El legado de Evita evitó un golpe.

4 comentarios en «Argentina evitó un golpe»

  1. Alberte, mete en cana urgente a la macrimaffia y de paso sus vinculados en uruguay, lacaie por ejemplo!!!

  2. Excelente articulo, como siempre una leccion de historia. La fuerza del Peronismo siempre fue Eva; si la formula Presidencial 1951 hubiera sido Eva Presidenta, Mercante Vice Presidenete o viceversa, Argentina de inmediato se hubiera convertido en la «Nacion Leader» de Latino America.
    Eseremos que la formula del FdeT para 2023 recuerde los hechos historicos de 1951,y se configure Cristina-Kiciloff o Kiciloff-Cristina.
    La experiencia politica de Cristina con la inteligencia y carisma de Kiciloff y un FdeT Unido serian invencibles.

  3. A mi me gusta Cristina. Es bonita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Compartir: