Artista colombiano Óscar Murillo inaugura lúgubre exposición en Bogotá

La muestra constituye un laberinto de oscuridad, del que cuelgan también pinturas, y donde se observan videos que recrean una violencia tristemente familiar para el entorno colombiano.

Grandes telas negras colgantes; bancas de iglesia puestas en horizontal, vertical o incluso, con tierra encima de ellas; sacos que parecen muñecos, sucios y apilados: la nueva exposición del artista colombiano Óscar Murillo, «Condiciones aún por titular», promete no dejar al público indiferente.

La instalación de gran formato abrió esta semana en el Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia, con sede en Bogotá, aunque lleva años en preparación.

«La obra inició con su rigor de investigación o deseo de avanzar en mi propia curiosidad artística, acá en la Universidad Nacional hace siete años. Eso desencadenó el deseo de seguirla y llevarla a diferentes partes del mundo. Ya era tiempo de hacer una retoma», dijo a la Agencia Sputnik este artista nacido en el departamento del Valle del Cauca (oeste), que se instaló en Londres a los diez años.

Un laberinto de oscuridad, del que cuelgan también pinturas, y donde se observan videos que recrean una violencia tristemente familiar para el entorno colombiano.

Uno de los videos muestra muñecos de tela que simulan personas, y que posteriormente se queman (similar a la costumbre de quemar el llamado «Año Viejo» en Colombia), recurso que Murillo ya había usado en exposiciones anteriores.

Otro de ellos, transmite celebraciones de la comunidad de La Paila, de donde es oriundo el artista.

Gran ópera

En distintos espacios de la sala, resuena también música eclesiástica, alternada con tambores típicos del país.

«El significado tiene que ver con cómo manifestar la frustración por un sistema social universal que colapsó», agregó Murillo sobre esta mezcla de elementos y sensaciones.

Para María Belén Sáez, curadora de esta exposición que mezcla recursos pasados del artista con nuevos elementos, «es una gran ópera».

«Un drama, una escena de una fuerza negra oscura de los abismos que gobiernan el mal. Es la opresión, un grito de dolor», relató a esta agencia.

La exposición estará abierta al público hasta el 18 de diciembre de este año.

(vía Sputnik)

Compartir: