Asesinato del exsecretario de Cristina Fernández encendió el debate político en Argentina

Bajo la dirección de Mauricio Macri, la presidenta del PRO Patricia Bullrich envió el comunicado en el que hablaba del asesinato de Fabián Gutiérrez como un crimen de “extrema gravedad institucional”. Por su parte Alberto Fernández consideró “canallesco” vincular el homicidio a móviles políticos.

Fabián Gutiérrez, ex secretario de Cristina Fernández
Fabián Gutiérrez. Foto. Telam

El ex secretario privado de Cristina Fernández de Kirchner, Fabián Gutiérrez, fue hallado muerto este sábado en una casa allanada por la Policía en el barrio Aeropuerto Viejo de El Calafate, provincia de Santa Cruz.

En representación de la oposición, Juntos por el Cambio redactó un documento con la firma de los presidentes de los partidos que lo componen en el que señalaban que el crimen de Fabián Gutiérrez significaba un hecho de «la mayor gravedad institucional», omitiendo que se trataba de un homicidio con móvil de índole pasional y extorsión, según el juez del caso.

El presidente Alberto Fernández se refirió al crimen del empresario y tuvo duros conceptos contra la postura de Juntos por el Cambio. “Que el PRO, la UCR y CC se animen a firmar un documento como el que firmaron sembrando dudas sobre la muerte de Gutiérrez es canallesco”, afirmó el mandatario.

Agregó además que “el aprovechamiento de la muerte para tratar de reinstalar un tema penoso, que debe ser juzgado seriamente, que necesita de racionalidad jurídica y jueces probos que se ocupen del tema, me parece una miserabilidad absoluta. Queremos saber qué sucedió con Fabián Gutiérrez, pero sólo insinuar que eso es motivo de la causa de los cuadernos y que el gobierno puede estar involucrado en eso, es una actitud tan miserable que es difícil de entender”.

Desacuerdo opositor

El comunicado de Juntos por el Cambio tuvo una cantidad ínfima de firmas. Apenas las necesarias: por el PRO, Bullrich y el dirigente santafesino Federico Angelini, por la UCR, Alfredo Cornejo, y por la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro. Son los que salieron a redoblar la apuesta cuando los cuestionaron por el uso político tanto el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, como el presidente Alberto Fernández.

Diversos sectores de peso del espacio, como los representantes bonaerenses -incluidos varios intendentes- y porteños, estén pensando en abandonar el grupo de Whatsapp partidario y dinamitar puentes con el ala dura del PRO. En tanto, Bullrich dobló la apuesta y salió a responderle al presidente Alberto Fernández, al que calificó de tener una “actitud canallesca”. El titular de la UCR, Alfredo Cornejo, se sumó a esa estrategia y aseguró que fue “un nuevo crimen vinculado al poder kirchnerista”. El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, mantiene silencio, pero en su entorno advierten que no se trató de un crimen político.

Según publica Página/12 lo que no se supo cuando salió el comunicado es que Bullrich se apresuró a publicarlo cuando todavía seguían las discusiones internas en el PRO sobre cómo pararse ante el asesinato de Fabián Gutiérrez. De hecho, estaban en plena discusión sobre qué hacer en el Whatsapp partidario. El hombre de Larreta dentro del partido, Eduardo Macchiavelli, venía proponiendo crear una comisión para trabajar en la redacción y, de paso, esperar a evaluar cómo se desenvolvía la causa. Lo secundaban diversos intendentes, como Jorge Macri y Néstor Grindetti.

En el medio de esa discusión, se enteraron de que ya se había publicado el comunicado y todo estalló. El exsecretario general de la Presidencia Fernando de Andreis intervino para intentar calmar los ánimos y se llevó lo suyo. Grindetti abandonó ese grupo y dijo que sería para siempre, pero otros dirigentes lo convencieron de que esperara un día antes de irse de otros chats. Pero no porque estén pensando en calmar las aguas, sino porque puede ser que forme parte de una salida masiva de los chats que comparten con el ala dura, lo que implica un veto a la presidencia de Bullrich, que no se sabe cómo terminará.

Los que se irían son nada menos que el titular del bloque en Diputados, Cristian Ritondo, el senador Esteban Bullrich, los intendentes Macri y Grindetti, a los que se podrían sumar otros.

Otro sector que trabaja en el armado político lejano a Macri es el de Emilio Monzó. En su entorno, no dudan sobre cómo calificar lo que hizo el dúo Bullrich-Macri: “Un disparate”.

Quien salió a diferenciarse en público fue el director del Banco Ciudad Nicolás Massot. “No me representa la idea de que el kirchnerismo mandó a matar a Fabián Gutiérrez”, advirtió el ex jefe del bloque de Diputados. “Hay mecanismos institucionales para plantear lo que se plantea en el comunicado, como la recusación”, remarcó el dirigente. “Esto no es ni algo que valga la pena desmerecer o descartar rápidamente ni mucho menos implica la continuidad del caso Nisman como algunos quieren instalar. Ninguna de los extremos vamos a encontrar nada nuevo. No se puede afirmar ni descartar nada, hay que darle tiempo a la Justicia”, afirmó.

Un escabroso escenario

El cuerpo sin vida de Fabián Gutiérrez fue encontrado cerca del mediodía del 4 de julio en una vivienda de Jorge Newbery al 200, en el barrio Aeropuerto Viejo de la ciudad de El Calafate (Santa Cruz). El allanamiento fue ordenado por el Juez de Instrucción, doctor Carlos Narvarte, luego de que uno de los cuatro detenidos por la desaparición del empresario, habría dado el lugar preciso del lugar donde se encontraba.

Según confirmó el propio magistrado, los peritos habrían verificado indicios de un fuerte golpe en la cabeza y una herida de arma blanca. El terrible episodio puso fin a un operativo de rastrillaje de búsqueda que desde el pasado viernes se había dispuesto en toda la localidad tras la denuncia de la madre de Gutiérrez, Teresa García. El cuerpo de Fabián Gutiérrez estaba enterrado en el patio de la vivienda, envuelto en una sábana.

En defensa de Cristina

Tras conocerse la noticia y las implicaciones políticas del hallazgo del cadáver de Fabián Gutiérrez, exsecretario privado de Cristina Fernández -que testificó contra ella en la causa de los cuadernos de las coimas-, Gregorio Dalbón, abogado de la vicepresidenta, escribió en su cuenta oficial de Twitter que “da vergüenza ajena que mencionen a Cristina”, saliendo al cruce de los duros posteos que se leían en las redes, vinculando la condición de testigo protegido de la víctima en la causa de los cuadernos de las coimas. “La siguen haciendo grande. Las difamaciones nos hicieron volver. Todavía no pueden creer que Cristina, un teléfono, un libro y un hombre, los dejó en el escenario muertos mandándonos a dormir. El odio agiganta al Peronismo”, agregó Dalbón en su tuit, donde adjuntó una imagen de Mahatma Ghandi con la frase “Primero te ignoran. Luego se ríen de ti. Después de atacan. Entonces ganas”.

Por su parte el Instituto Patria , organismo liderado por la vicepresidenta, emitió un duro comunicado en rechazo de la reacción de Juntos por el Cambio ante el crimen “La falta de respeto al dolor de una familia y el uso político de tan lamentable suceso pone de manifiesto una vez más su absoluto desprecio por la vida democrática”, señala en el texto elaborado por el centro kirchnerista.

Recientes noticias

Finalmente, la autopsia realizada al cuerpo de Fabián Gutiérrez estableció que la causa de muerte fue asfixia mecánica, lo que significa que lo estrangularon. El elemento que se usó fue un cable, que fueron apretando más y más en la garganta del ex secretario, mientras le exigían dinero.

El cuerpo tiene además golpes fortísimos en la sien izquierda y en la frente y presenta tremendos cortes en las muñecas por los precintos, todo lo cual coincide con lo que declaró uno de los detenidos, Pedro Gómez. La víctima recibió tres cortes en la garganta, todos en el mismo sitio y en la misma dirección, lo que demuestra que tal vez Gutiérrez ya estaba inconsciente, porque no presentó ninguna reacción.

El arma de esos cortes fue un cuchillo de la casa de Gutiérrez, prueba de que el homicidio fue improvisado, muy lejos de un asesinato por encargo. Tres de los jóvenes detenidos se negaron a declarar ante el juez Carlos Narvarte que, de todas maneras, afirma contar con pruebas más que suficientes.

Foto: Imputado Facundo Zaeta.

La impresión es que el protagonista central de la historia fue Facundo Zaeta, que no sólo sedujo a Gutiérrez, sino que fue el que pegó, acuchilló y hasta enterró el cuerpo, aunque el magistrado cree que los demás participaron. Zaeta tiene la mano hinchada por los golpes, rasguños, y a los demás se les detectaron menos rastros.

Lo que ocurrió en la vivienda del ex secretario presidencial –que renunció hace diez años, en enero de 2010– es que le causaron sufrimiento para sacarle dinero que creían que tenía en una caja fuerte. El alcohol y las drogas pueden haber sido condimentos esenciales: Zaeta fue detenido en octubre pasado con 48 pastillas de LSD.

En la clasificación establecida por el criminalista Raúl Torre, el caso de El Calafate es un típico hecho desorganizado: los autores dejaron pruebas por todos lados. Se les encontraron ropas ensangrentadas, coinciden las huellas de sus vehículos, hay imágenes de cámaras de seguridad y huellas dactilares en el principal escenario de los hechos: la cocina–comedor de la vivienda de Gutiérrez. Allí se encontraron gran cantidad de manchas de sangre, lo mismo que en la bacha de la cocina y del baño, pero en estos dos últimos casos es casi seguro que fue porque los homicidas se lavaron.

Compartir:
Leer entrada anterior
Carta de RedProCuidados a Bartol
Mides: informaron irregularidades en compra de «módulos habitables»

Las compras directas a empresas sin antecedentes se hicieron desde una secretaría que no funciona hace 15 años, muestra la...

Cerrar