Con la OEA como referí

Bolivia y el nuevo round de la derecha latinoamericana

Un proceso electoral que viene en disputa hace más de tres años tiene su más reciente episodio en la implementación de una auditoría vinculante por parte de la OEA en el reconteo de los votos que, en primera instancia, dan como ganador a Evo Morales sin necesidad de balotaje.

Evo Morales insistirá en ingreso pleno de Bolivia al Mercosur
Foto Archivo.

Por Germán Ávila

 

El proceso electoral en Bolivia ha demostrado que el momento político en Latinoamérica es muy complejo; la recomposición de las fuerzas de la derecha continental se ha basado en el posicionamiento un discurso que ha cooptado a una enorme cantidad de individuos que se han convertido en una especie de fuerza política que tiene pocas manifestaciones orgánicas, pero se hace sentir en las urnas. El nicho principal de este tipo de formaciones está en las nuevas capas medias, en las que se ha implantado el ideario de que son las políticas sociales en la escena colectiva, la razón por la que no pueden llegar más arriba individualmente dentro de la escala social.

El pasado 20 de octubre se realizaron las elecciones generales en Bolivia; es importante recordar que este país durante varios meses tuvo un acalorado debate acerca de la legitimidad de la candidatura del presidente Evo Morales. Estos antecedentes permitían prever que su reelección no iba a darse en total tranquilidad. Cabe recordar que este será su cuarto gobierno, pero que la oposición ha insistido en la ilegitimidad de su candidatura, mientras que el Tribunal Supremo Electoral lo avaló a partir de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La oposición considera ilegítima la elección debido a que la nueva constitución plantea la posibilidad de la reelección únicamente por dos períodos consecutivos. El debate llegó a la hora de entender la retroactividad de la medida constitucional, pues para la oposición Morales ya había cumplido con ese parámetro, mientras que para el sector de gobierno la proclamación de la nueva constitución era una vuelta a cero en el contador y el presidente en ejercicio podría volver a presentarse por un período más; en ese marco, el 21 de febrero de 2016 se realizó un referéndum que consultó a la ciudadanía a cerca de la posibilidad de la reelección, pero los resultados no le favorecieron, pues perdió con el 49% de los votos.

Este proceso electoral tuvo unas características similares al que luego, en octubre de 2016, se llevó a cabo en Colombia para la aprobación de los acuerdos firmados entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la entonces guerrilla de las FARC. Este proceso, igual que en el caso de Bolivia, tuvo una definición muy cerrada, y la ventaja del vencedor fue muy poca, sin embargo, en ese caso el vencedor también fue el NO.

En los dos casos hubo una matriz idéntica, se desarrolló una enorme campaña de desinformación basada en la difusión de noticias falsas dirigidas a desprestigiar tanto a los procesos como a sus protagonistas; en el caso de Morales, días antes de la elección se difundió que el presidente tenía un hijo no reconocido con Gabriela Zapata, una mujer que gozaba de favores políticos gracias a esa situación. La campaña fue impulsada por el periodista Carlos Valverde, que durante la década de los 90 se desempeñó como jefe de los servicios de inteligencia en Bolivia y ha hecho gala de ser un férreo opositor al gobierno de Morales.

Finalmente la campaña de desinformación rindió frutos y los votos no alcanzaron para el respaldo al mandatario; semanas después la mentira se descubrió y Gabriela Zapata confesó que toda la información divulgada era falsa y que Samuel Doria Medina, político y empresario de la oposición, y su abogado, Eduardo León, le habían preparado un libreto que debía repetir en su comparecencia ante la Asamblea Administrativa. Pero el daño ya estaba hecho y el escándalo influyó profundamente en el resultado de la votación.

La visión de que el fin justifica los medios toma las dimensiones de la política nacional en cualquier país y Bolivia no iba a ser la excepción, más allá de la mentira, la campaña sucia y cualquier otra consideración; lo concreto es que Morales perdió el referéndum y ha sido lo que la oposición se ha encargado de ventilar como el resultado legítimo de un proceso electoral que rechazó una propuesta de reforma constitucional y no de un proceso electoral que rechazó en las urnas la conducta del presidente.

Este es un antecedente importante a tener en cuenta para comprender el fenómeno que ocurre hoy en Bolivia y que tiene a Evo Morales en medio de un debate en que el candidato por parte de la oposición, Carlos Mesa, no solo rechaza el resultado de las elecciones del pasado 20 de octubre, y que dan como ganador en primera vuelta a Morales, sino que denuncia un “fraude escandaloso”.

En la situación que debe enfrentar Morales, por un lado está el desgaste que sufren los gobiernos alternativos en la medida que la capa media va creciendo en un entorno que ofrece la inserción social, de manera casi exclusiva en términos de acceso a los bienes de consumo; por el otro lado está el proceso de desgaste de la figura de Morales como individuo, producto de los constantes ataques que la oposición realiza desde hace años, y que tuvieron su punto más alto en el referéndum de 2016.

La constitución de Bolivia plantea que para que no exista la necesidad del balotaje, el ganador debe obtener la mitad más uno de los votos válidos, o que superado el 40% de los votos, el ganador lleve más de 10 puntos porcentuales al segundo. Este último es el caso que pondría a Morales como ganador en primera ronda y que la oposición no acepta debido a lo ocurrido con el sistema de transmisión de los votos.

El sistema electoral boliviano tiene un componente de difusión de los resultados del conteo de las listas; el sistema de Transmisión Preliminar de Resultados Electorales (TREP) emitió con normalidad el conteo del 84%, luego de esto el proceso de emisión de los reportes se congeló y el TREP no volvió a entregar reportes hasta el día siguiente, cuando ya los resultados finales estaban por saberse.

En el momento de la suspensión de la transmisión, el conteo arrojaba como resultado la victoria de Evo con un margen importante, pero aún no estaba clara su victoria en primera ronda, lo que ya era un hecho en el momento de la reanudación de la transmisión el día 21. Como era de esperarse, los contradictores de Morales asumieron la existencia de un fraude como primera y única explicación de la situación, ante lo que recurrieron a las protestas callejeras y la denuncia internacional.

La polarización que surge como parte del discurso que la derecha ha posicionado alrededor de los gobiernos de izquierda en Latinoamérica ha logrado equiparar la continuidad de los proyectos gubernamentales con expresiones como “dictadura” o “régimen”. Con esto cumplen el doble papel de legitimar los discursos que desestiman el proyecto político deslegitimando a la figura que lo encarna y, por el otro, desmantelar el peso histórico que tuvieron las dictaduras que asolaron a la mayoría del continente, a partir de que ahora a cualquier gobierno al que se le considere contrario se le llama dictadura.

Bolivia y su sistema electoral han aceptado el carácter vinculante de la auditoría de la OEA sobre el proceso eleccionario del 20 de abril, aun cuando el papel de dicho organismo dista mucho de poder considerarse técnicamente confiable debido a la clara posición que ha tomado en todos los espacios posibles en contra de los gobiernos progresistas. Muestra de ello justamente es que Almagro se pronunció altamente preocupado por la transparencia de las elecciones en Bolivia, mientras Chile arde y las denuncias por asesinatos, torturas y desapariciones cometidos por las fuerzas de seguridad del Estado se multiplican exponencialmente, ante lo que el silencio de la OEA es pasmoso.

El proceso en Bolivia mientras tanto continúa; el gobierno de Morales ha logrado sacar a ese país andino del atraso al que se vio sometido durante décadas, sin embargo, los ojos del gran capital no pueden dejar de mirar hacia ninguna parte; por más pequeño que se considere el país hay una confrontación en franca lid que tarde o temprano se desarrollará en su territorio y que confronta dos modelos que en el mejor de los casos pueden coincidir en ciertos espacios, pero no pueden convivir armónicamente. El gran capital no es compatible con el desarrollo social, pues se sustenta en lo contrario: la mano de obra barata y necesitada, la regulación laboral flexibilizada y la falta de compromiso con el entorno son el principal alimento del capitalismo neoliberal y uno de los campos de batalla más intensos, hoy, es la cabeza de la gente, los imaginarios colectivos en los que surgen las expresiones que se identifican con el modelo que les explota con dureza, les vende el progreso de pocos como el triunfo de muchos y les promete el paraíso en un futuro poco claro.

El resultado del conteo de votos en la auditoría encabezada por la OEA arrojará un resultado que definirá el futuro de Bolivia como referente del progresismo en América Latina. No obstante, aun cuando la continuidad del gobierno de Morales esté asegurada, es claro que se desarrolla en Bolivia también un movimiento neoconservador que permea a las organizaciones sociales que le hacen el juego al modelo, pues terminan confundiendo las contradicciones de estilo con los dirigentes con el rechazo al modelo progresista de desarrollo, lo que, como en Ecuador, ha terminado abriendo toda la cancha para el regreso del modelo neoliberal. El apoyo popular a Evo Morales se siente muy vivo todavía, pero el enemigo que enfrentan es poderoso y tiene los medios de comunicación, a lo que el progresismo latinoamericano no ha prestado la suficiente atención como parte esencial de la construcción de cualquier modelo político hoy.

 

11 comentarios en «Bolivia y el nuevo round de la derecha latinoamericana»

  1. Otro mico autoritario y encaramado en el poder. Desconoce un referéndum y mete otro gobierno y ahora quiere seguir, robándose una elección. Palo y pa la bolsa con este impresentable, cuarto período seguidos, para la mano macaco……..Por eso me encanta nuestro sistema uno y afuera
    Marche otro mico dictador para ser defendido por el frente amplio!!!!!!
    Saludos 🙂

  2. TODAVÍA NO TE DISTE CUENTA QUE NADIE TE DA PELOTA LUMPEN.

    • Que haces impresentable defensor de dictadores? No tenés por casualidad alguna lista imposible de leer esas que tanto te gustan para publicar aquí?
      No te olvides de ir a hacer el boca a boca por tu barrio, payaso
      Saludos 🙂

    • TEJANO : Mire no se amargue hay gente que nunca va a entender nada y sólo va a insultar.
      Usted piense esto un partido que le saca el 10% al otro.
      Otro que es el Partido Nacional que contó con todos los medios de comunicación y con todo un andamiaje muy grande armado a través de las redes sociales.
      Pero le faltó un 10 porciento para alcanzar a un partido que hace 15 años que está en el gobierno con un desgaste propio del trabajo que se realiza que no a todos les gusta porque siempre hay alguien que siente que podría hacerse más.
      Gobierno que ahora se mantiene con una economía estable en un mundo económicamente volátil y en unos vecinos en la pobreza llevados a ese estado por sus gobernantes liberales.

      Ahora piense en términos de tenis.
      Si para ganarle a Nadal debe de jugar tres tenistas o cuatro contra él, en realidad no gana nadie.
      Se desvirtúa el juego.
      Acá pasa lo mismo éste era el problema de este sistema y ya lo vivimos.
      Un gobierno que se va a componer de un rejunte de personas que luego de los dos años cada uno va a tirar para su partido porque sino su partido desaparece.
      Pierde el país.
      Y dentro del país pierden los más pobres.
      Saludos por usted copié lo que escribió y lo estoy pasando a varios contactos que me lo están pidiendo.
      Está lista y otra más que usted puso yo ya ni la recordaba.
      Gracias por todo.

  3. Vamos Evo!
    Sos un gran tipo. Me acuerdo de cuando estuvimos por tu tierra y vos personalmente nos recibiste.
    Se sabe más que claramente, que detrás de todo esto, esta el imperialismo norteamericano con sus titiriteros al máximo.
    Acá en Uruguay desean hacer lo mismo, pero el pueblo NO LOS VA A DEJAR. PELEAREMOS CONTRA LA TIRANÍA, TAL CUAL LO HIZO NUESTRO PRÓCER ARTIGAS (que por cierto fuey es el primer frenteamplista de la patria).
    Vamos América Latina!
    Hay que arrancar las dictaduras maliciosas de derecha de una buena vez por todas!

  4. Sinceramente me abruman, no puedo creer que tales focas existan. Primero mi queridísima G……te atiendo primero porque sos mi foca preferida. Continuar con la boludez que si yo soy una coalición está bien PERO, si arman otra coalición está mal……..impresentable como siempre lo tuyo G. Ahora el posta, en serio defendes a un autoritaro que viene por su cuarto gobierno consecutivo, contra la constitución?, sos un nabo y un autoritario, besos…….
    Saludos 🙂

    • El frente amplio es un partido único por si usted no se enteró no tuvo alianzas con ningún otro partido.
      Esto es muy diferente son partidos que concurren en forma independiente insultandose durante estos 15 años y se unen con un único objetivo.
      No puedo creer que no se haya dado cuenta de la diferencia
      Pasé bien le recomiendo igual que trabaje porque está todo el día escribiendo y si se queja tanto será porque no está muy bien entonces me preocupa su economía.

  5. esta G pobrecita diciendo que el PN conto con toda la prensa ,nadie te cree primero porque la mayoria de periodistas y sociologos son de izq. ,segundo porque el llamado presidente de todos los uruguayos violo la constitucion y hablo a favor de uds ,tambien violaron la ley con la pagina de presidendencia que no se como fue condenda por la justicia ,despues los sindigarcas en vez de dedicarse a su sindicato operan a favor de la izq. ,NO ENTENDES COMO FUNCIONA LA DEMOCRACIA ,COMO DIJERA Wilson con los totalitarismos NADA,NADA NADA

    • Ahora usted sí que es patético porque ni el diario El País ni el diario el observador ni teledoce apoyan lo que usted dice Bueno pero de personas así se necesita también forman parte de este circo haciendo de payaso.

  6. El FA siempre apoyando dinastías. Los Castro, al Evo, al Poltiburó de la URSS o de China.
    Eso sí. Es oligarquía o pueblo.
    ¿Medio paradójico, no?

  7. Te falta el apoyo indecente al mico de maduro. En una palabra, alli donde haya una dictadura impresentable y si es posible sanguinaria, alli estará el frente amplio para apoyarla
    Son tan pero tan impresentables que dan pena
    Saludos 🙂

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
La economía uruguaya y sus perspectivas

Vivimos la "era de la incertidumbre" que previó John K. Galbraith. Las políticas expansivas aumentan en EEUU, China, la Unión...

Cerrar