Heber había criticado el trabajo del perito porque «frustró» la investigación del homicidio de su madre. Señaló no tener dudas sobre quién era la autoria de la carta e indicó «un vínculo estrecho entre la acusada y los peritos que realizaron el segundo informe». En enero de 2020 solicitó la reapertura de la causa.