Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Claudio Taroco, de Jardín Primitivo: “Las bondades del compost artesanal de pescado son múltiples”

Transformar los residuos de la pesca artesanal en Punta del Diablo en abono para sus cultivos fue lo que disparó la idea de Claudio Taroco y Leticia di Santi de crear Jardín Primitivo, un emprendimiento en Punta del Diablo, Rocha, que reutiliza los desechos que genera la pesca y los transforma en compost orgánico.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

¿Cómo surge la idea de hacer compost con residuos de la pesca artesanal? Nos gusta cultivar, pero para ello necesitamos mejorar la estructura del suelo y enriquecerlo ya que en Punta del Diablo el suelo es arenoso, buscando una solución a este problema, conocimos el compost de mar que se hace en La Paloma con los residuos de la pesca del puerto de esa localidad, lo utilizamos y el resultado fue muy bueno. Un día de enero de este año bajamos a la playa del Rivero y vimos todas las tripas, cabezas, espinas y desechos de pescado esparcidos en la playa donde también se encontraban todas las personas junto a miles de kilos de desperdicios generando mal olor y riesgo de provocar accidentes. En ese momento pensamos en la suerte que tenemos, ya que vivimos en un pueblo que ha escrito su historia en torno a la actividad de la pesca artesanal, lo que nos da materia prima exclusiva para elaborar nosotros mismos el compost y cerrar el ciclo de la pesca con un producto de calidad que también es elaborado artesanalmente. Así surge este nuevo proyecto de trabajo mediante el cual pretendemos crear valor a través de la reutilización de múltiples desechos, limpiando la playa y cultivando.   ¿Quiénes integran Jardín Primitivo? Jardín primitivo es nuestra casa. Somos solo dos, mi compañera Leticia y yo. En el proyecto del compost artesanal contamos con el apoyo de Diego en la parte de comunicación, Victoria que creó nuestro hermoso logo, Carlos que nos ayuda con la logística de los materiales, y más amigos, vecinos y familia que de una forma u otra van aportando y empujando para ayudarnos a concretar el proyecto.   ¿Cómo es el proceso de transformación de los restos de pescado en un producto apto para abonar la tierra? El primer paso consiste en acondicionar un espacio físico y construir la infraestructura necesaria, para recibir los recursos provenientes de los galpones de pesca (unos 10.000 kilos mensuales de residuos aproximadamente) y el aserrín necesario para su posterior mezcla y maduración. Con la infraestructura lista, se comienza con la recolección diaria de los residuos y a su vez, con la mezcla y supervisión del proceso de compostaje de los mismos, el proceso de composta, deviene en un nuevo producto que se deja madurar para potenciar sus beneficios. En condiciones óptimas todo el proceso insume de 3 a 4 meses de trabajo. Finalizadas las etapas iniciales de recolección, compostaje y añejamiento o maduración, el producto está pronto y en condiciones de realizarse los análisis de laboratorio correspondientes para conocer con exactitud su composición química y los nutrientes que aportará a nuestro suelo.   ¿Es mecanizado o absolutamente artesanal? El proceso es enteramente artesanal, desde la recolección de los residuos (aserrín y desechos de pescado), los camellones también se van construyendo manualmente y en orden (es como una receta), luego el aireado que también se hace manualmente (a pala), finalmente todo ese producto se tamiza. El empaque también será elaborado artesanalmente, será 100% reutilizable o retornable.   ¿Cuánto compost está produciendo mensualmente? ¿Es un producto de todo el año o zafral? La pesca artesanal se da durante todo el año, en invierno y primavera los volúmenes son mayores, pero el trabajo es de todo el año. La madre naturaleza regula ambas actividades, si se puede entrar al océano se entra, se pesca y se genera la materia prima para hacer el compost, si no se dan las condiciones no hay ni pescadito fresco para comer ni material para el compost, por eso es imposible definir la cantidad de producto del que se dispondrá, hoy estamos procesando 10.000 kilos de residuos de pescado más el aserrín necesario, lo que equivale a 50 metros cúbicos de compost.  Con las variaciones que se dan en las pesquerías, dependiendo de la época y los tipos de peces capturados, el compost variará en su ingrediente principal, eso es muy interesante ya que dará como resultado un compost exclusivo de cada época. Por ejemplo: en marzo incorporamos al compost, cáscara de camarón, en invierno camarón no hay.   ¿Cuáles son las bondades del producto para la tierra y las plantas? Las bondades del compost artesanal de pescado son múltiples: aporta al suelo macronutrientes y micronutrientes necesarios para el buen desarrollo de las plantas, ayuda a oxigenar el suelo y generando una mejor absorción del agua de riego, se mantiene en el suelo por largo tiempo donde libera lentamente todos los nutrientes mejorando su estructura y enriqueciéndolo. Los excelentes resultados obtenidos mediante el análisis químico confirman nuestras observaciones en los cultivos experimentales. Los niveles de nitrógeno, fósforo y potasio disponibles son muy buenos, también aporta micronutrientes como hierro, calcio y zinc. La salinidad (ECe) es favorablemente baja y no pone ninguna restricción en la dosis de uso. El sodio y el boro también son favorablemente bajos. El pH de 6,2 es favorable para la mayoría de las aplicaciones. El material presentado tiene potencial como enmienda orgánica. A menudo, los compost basados en peces tienen niveles de salinidad más altos que restringen las dosis de uso. Este material es sorprendentemente bajo en sales solubles pero aun así es relativamente alto en nitrógeno total. Los cambios positivos en las plantas pueden notarse en apenas una semana, es un producto orgánico y elaborado de forma artesanal con gran dedicación.   ¿Tiene otros usos? Los lixiviados obtenidos en el proceso de compostaje son un segundo recurso material muy valioso derivado del primero, es por ello que los estamos almacenando para su posterior análisis y posible utilización.   ¿Dónde se comercializa actualmente el compost? Actualmente se comercializa a nivel local, ya que el volumen es pequeño, para el mes de octubre se presenta formalmente el producto y se comienza a comercializar en su empaque definitivo.   ¿Qué precio tiene? Cuesta $ 150 la bolsa de 5 litros. El uso puede ser determinado por el usuario según las necesidades de su suelo. Toda la información estará disponible en el producto junto a algunas ideas de cómo sacarle el mejor provecho.   ¿Se consigue fuera de Punta del Diablo? ¿A través de qué canales de venta? Se va a poder adquirir el producto a través de la página web, en viveros, agropecuarias, grow shops intentando hacerlo llegar a la mayor cantidad posible de lugares para que lo puedan experimentar, directamente con nosotros por vía telefónica también lo pueden adquirir.   ¿Tienen planeado extender la actividad a otros polos pesqueros artesanales del Uruguay? Planeamos que se conozca el producto y el proceso, y que quienes tengan disponible las materias primas puedan hacerlo en Uruguay y en cualquier lugar. Hay pescadores de la zona de Chuy que están interesados en elaborarlo y desde Chile nos invitaron a compartir esta experiencia allá.   ¿Cuáles serán los próximos pasos en el emprendimiento? Capitalizar el emprendimiento para mejorar la infraestructura y perfeccionar el proceso. Eso nos permitirá trabajar más cómodos ya que es una actividad que demanda mucho esfuerzo físico, además necesitamos un vehículo adecuado para trasladar los materiales; en eso estamos trabajando. Los recursos que necesitamos se nos van presentando y los estamos aprovechando al máximo, todo va muy bien, la gente que conoce este proyecto lo ha recibido con mucho agrado y nos alienta a seguir adelante. Con el producto listo en octubre pretendemos colaborar con planes de reforestación de árboles nativos y contribuir con la generación de huertas orgánicas en las escuelas, además de seguir cultivando a nivel doméstico y con miras a la construcción de un espacio que nos permita comenzar a elaborar alimentos en base a nuestros cultivos y los recursos que naturalmente encontramos disponibles en la zona, que son muchos y variados.  

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO