Una rara definición de transparencia

Critican eurodiputados falta de transparencia y limitaciones para acceder a contratos por vacunas

Durante meses, el Parlamento Europeo ha pedido más transparencia con los acuerdos de vacunas clasificadas de la Comisión, mientras que la Comisión ha respondido que depende de las empresas divulgar información confidencial

vacuna, covid, covid-19, coronavirus

Recién el pasado martes, los eurodiputados pudieron acceder a la información sobre el contrato de la vacuna CureVac.

La noticia fue difundida, un día antes en la red del pájaro azul por la comisionada de Salud Stella Kyriakides.

«La transparencia y la responsabilidad son valores fundamentales de la UE», tuiteó Liriakides, quien agregó que se había estado trabajando con las empresas para hacer pública más información, «más empresas deberían seguir este ejemplo», sugirió.

Según consigna KaosenlaRed, “durante meses, el Parlamento Europeo ha pedido más transparencia con los acuerdos de vacunas clasificadas de la Comisión, mientras que la Comisión ha respondido que depende de las empresas divulgar información confidencial”.

La situación llevó a que la Comisión recibiera una serie de críticas, luego de que se divulgara que Alemania había conseguido dosis adicionales de vacuna con BioNTech y CureVac durante el otoño, “lo que se considera una violación de la estrategia de vacunas de la UE”.

De acuerdo al medio de noticias, el pasado lunes, el portavoz jefe de la Comisión, Eric Mamer, afirmó que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, le solicitó a Kyriakides “que escribiera cartas a todos los ministros de salud pidiendo más información” todo con la transparencia necesaria sobre la forma en que están cumpliendo con las disposiciones de nuestra estrategia de vacunas en términos de contactos, o más bien falta de contactos, con aquellas empresas farmacéuticas con las que hemos estado o estamos negociando».

Esta negación de la Unión Europea para que sus propios eurodiputados puedan acceder al contrato con la farmacéutica Pfizer, ha sido señalada como sospechosa al punto que algunos se preguntan si detrás de estas demoras y faltas de transparencias habría algo que ocultar.

Sira Rego, de Unidas Podemos y responsable federal de Acción Política, ha sido una de las eurodiputadas más críticas con las demoras en el acceso a los contratos: «Es inadmisible que se nos impida a representantes públicos elegidos por las urnas ejercer nuestra tarea de control y fiscalización», escribió en Twitter.

La noticia del acceso de los eurodiputados a los contratos aparece en un escenario que se caracteriza por “el enorme desembolso que los gobiernos hicieron a fondo perdido a los laboratorios para que obtuvieran la vacuna (con el consiguiente beneficio en Bolsa para sus accionistas), y el acuerdo para exonerar de responsabilidad alguna a la industria farmacéutica de posibles contraindicaciones”.

De acuerdo al sitio de noticias, hace ya varios meses que se está “pidiendo transparencia a la Comisión Europea respecto a esos contratos”, pero las informaciones a las que se ha tenido acceso no proceden de fuentes oficiales e institucionales, sino de “filtraciones involuntarias”.

En este sentido el ejemplo perfecto, quien de forma involuntaria filtró el precio de cada dosis de las vacunas.

La filtración procedió de la ministra belga de Presupuestos, Eva De Bleeker, quien el pasado jueves develó “los diferentes precios secretos de las vacunas que la Comisión Europea (CE) ha negociado con los laboratorios, una lista confidencial que colocó en Twitter y que borró después, reconociendo que había sido demasiado transparente”.

De la lista publicada, donde aparecían los precios en diferentes divisas, se supo que “según cada contrato, el precio de las dosis de la futura vacuna de AstraZeneca-Oxford se eleva a 1,78 euros, el de Johnson & Johnson alcanza los 6,9 euros, el de Sanofi-GSK a 7,56 euros y el de CureVac a 10 euros”.

Con respecto a “la dosis de la vacuna de BioNTech-Pfizer, que se espera la Agencia Europea del Medicamento (EMA) apruebe el lunes 21 y se empiece a distribuir antes de final de año, costaría 12 euros y son necesarias dos dosis por persona”.

Según KaosenlaRed, “la Comisión Europea, que en los últimos meses no ha querido apenas dar detalles sobre las negociaciones con las farmacéuticas, más allá de ir anunciando los acuerdos alcanzados con distintos laboratorios y el número de dosis firmadas, ha evitado confirmar si los precios revelados por la ministra belga son los reflejados en los contratos”.

La ministra belga, del partido liberal flamenco Open Vld, procedió a borra “la lista que había divulgado y se disculpó por haber revelado esa información guardada con celo durante meses”. «Estaba durmiendo cuando me llamaron después de pasar de 26 a 27 horas de debate aquí) en el Parlamento federal). A medida que la discusión continuaba, quería decidir de una vez por todas, quizás demasiado», declaró en su momento argumentando así la involuntariedad de la filtración de la información.

A pesar de ello, lo que los eurodiputados podrán ver de los contratos será “una versión redactada del contrato”, lo que significa lisa y llanamente “una versión con partes eliminadas”.

El acceso a esta información será solamente durante tres días y sólo en franjas horarias concretas, “la sala habilitada (para el trabajo de los eurodiputados) está en un edificio de la Comisión Europa, no en la Eurocámara, y todo ello bajo unas condiciones estrictas ”estilo TTIP”: nada de teléfonos móviles o cámaras, sólo podemos llevar folios y un lápiz y nos obligan a firmar previamente un contrato de confidencialidad que nos prohíbe difundir nada de lo que leamos en el contrato” ha señalado en Twitter Sira Rego.

La modalidad a la que se enfrentan los eurodiputados ha sido calificada como “otro ejercicio de transparencia y fiscalización marca de la casa: lo justo para cumplir el expediente, y por ello absolutamente insuficiente”.

“Es inadmisible que se nos impida a representantes públicos elegidos por las urnas ejercer nuestra tarea de control y fiscalización” denunció la eurodiputada por Unidas Podemos quien agregó “y en fondo, como siempre ocurre en este tipo de negociaciones tan opacas y oscuras llevadas a cabo por la Comisión Europea, una siempre termina pensando lo mismo: si tanto les cuesta ser transparentes, será porque algo tendrán que ocultar”.

Las críticas recibidas por la Comisión, llevó a que su portavoz jefe, Éric Mamer, señalara que “la confidencialidad es parte de los contratos con los laboratorios (…) la información de los precios está disponible para los Estados miembros, como parte de las negociaciones y se compartirá también con el Parlamento Europeo».

Por otra parte, al referirse a la confidencialidad, el portavoz de Sanidad de la CE, Stefan de Keersmaecker expresó «esta confidencialidad va en el interés de las compañías, sin lugar a dudas, pero también en el interés público, en el interés de las negociaciones, de la Comisión y de los Estados miembros y de los ciudadanos europeos porque queremos alcanzar acuerdos justos con las distintas compañías (…) si esta información se hiciera pública, debilitaría la posición negociadora de la Comisión», afirmó.

Redacción: Rolando Arbesún

Fuente: Kaosenla Red

Compartir:
Leer entrada anterior
covid, covid-19, coronavirus
Solidaridad: llega a Brasil cargamento de oxígeno venezolano

El cargamento de oxígeno ya está en la frontera con Brasil esperando la autorización para su ingreso y distribución en...

Cerrar