Diego Naser: «Los embates contra el GACH son una actitud amenazante y persecutoria»

El prestigioso músico uruguayo reflexionó sobre algunos aspectos que le preocupan de la situación actual de Uruguay. Dijo que es dolorosa la brecha «cada vez más profunda» que separa la educación pública y la privada, que el gobierno carece de políticas públicas para la cultura y que la actual gestión del Sodre es «frívola» y «para la foto».

Diego Naser
Foto. Carlos Lebrato

Textos: Alfredo Percovich

Producción: Viviana Rumbo

El maestro Diego Naser está considerado uno de los directores orquestales más prestigiosos de su generación a nivel internacional. Luego de varios años en Alemania -su segunda patria- y de construir un potente vínculo artístico y musical con Daniel Barenboim -pianista y director de orquesta argentino nacionalizado israelí y palestino- Naser retornó al Uruguay y fue convocado para dirigir la Orquesta Sinfónica del Sodre en tiempo de transición y cuando Julio Bocca -cansado de la inoperancia y burocracia del Sodre- cerraba una etapa histórica al frente del BNS. Fueron años intensos. Ahora observa la realidad actual con preocupación y disfruta poder estar más tiempo con su esposa Lucía -«mi amor, guía, compañera y sostén»- y sus hijos Lorenzo y Antonio, «los amores de mi vida, el sentimiento incondicional más intenso y profundo que jamás sentí».Naser suele decir que el Uruguay es un país hermoso pero «autolimitado». Apasionado del teatro y el cine, admirador de Luis Suárez y eternamente agradecido al maestro Tabárez «por habernos dado alegrías y especialmente por renovar tantas ilusiones», Naser cada vez que puede se detiene a elogiar a grandes figuras artísticas con quienes ha compartido escenario, como el propio Barenboim a quien considera «un genio sin igual» y al que le estará eternamente agradecido, así como también a Norma Aleandro, Martha Argerich y tantas figuras de la escena internacional. También elogia y aplaude al Mtro. Julio Bocca por haber logrado «revivir» el ballet del Sodre, aunque «tuvo que luchar contra molinos de viento» y «se enfrentó a quienes no se cansaron de atacarlo y complicarle todo lo que pudieron».

 

¿Cómo era el mundo cuando naciste y qué tanto cambió ese mundo a este actual?

Para empezar era un mundo sin internet, sin celulares, pertenezco -creo- a la última generación que se crió sin celulares que revolucionaron el mundo literalmente. En mi temprana adolescencia aun existían los desencuentros, las dificultades parea ubicarse mutuamente, eso daba mucho espacio para la imaginación sobre las actividades de uno y otro. Además éramos más pacientes y más lentos a la hora de actuar. Eso no lo hace un mundo mejor sino diferente. Me encanta la tecnología y agradezco la facilidad para la comunicación que existe hoy, especialmente porque trabajo en muchos países donde además tengo muchas amistades y contactos con los que me comunico semanalmente.

 

¿La música te abrazó a vos o vos la elegiste para tu vida?

La elegí pero también me abrazó. La música es un arte invasivo, entra por los oídos aunque no quieras y te genera cosas. Es imposible ser indiferente ante ella, por una cuestión física y química.

 

¿Qué lugar ocupa la familia en tu vida y tu carrera? Recuerdo haberte visto concurrir a ensayos con tu primer hijo Lorenzo en brazos cuando era un bebé de cuatro o cinco meses.

La familia es lo más importante, es amor puro, tranquilidad, refugio y sostén. Hasta que fui padre no entendía la importancia de serlo, de ver crecer a tus hijos, de amarlos más que a ti mismo. Son desmesurados los cambios que se generan en uno, es por primera vez, dejar de ser el centro de la vida de uno mismo, es amar a otro más que a uno mismo, es entender el dolor o el amor de una madre o padre, es experimentar la magia y maravilla de la creación. Hoy me resulta imposible imaginar mi vida sin ellos y creo que la transformación es tal, que cambia la visión sobre todas las cosas pero también te obliga a trabajar más duro por las cosas que crees, para que tengan un porvenir mejor.

 

Vas a dirigir un concierto de la Orquesta Sinfónica de Murcia con la participación de Tomatito. ¿Qué otros planes tienes para este año en materia de clases magistrales y presentaciones en escenarios internacionales?

Este ha sido un tiempo muy difícil. En 2020 tenía una agenda de conciertos muy interesante que luego se canceló o pospuso completamente debido a la pandemia. La verdad fue terrible, tenía debuts importantes en Canadá, Rusia, Italia, iba a dirigir ópera en España y fui designado director invitado residente de la Orquesta de las Américas con sede en Washington DC. Todo eso se canceló. Pero al mismo tiempo pude hacer cosas que por cuestiones de tiempo no había podido hacer: tuve otro hijo hermoso. Así que ahora soy papá de dos bebotes que amo a más no poder. La verdad que este tiempo en familia sin viajes ni conciertos en parte me ha hecho bien. Con la orquesta de Murcia en España tenemos una relación muy buena desde hace muchos años, hemos grabado discos juntos, realizado óperas y conciertos. Siempre es un placer el reencuentro. En esta oportunidad, haremos el Concierto de Aranjuez junto al genial guitarrista Tomatito, uno de mis grandes ídolos musicales por cierto, amo su presentación junto a Camarón [de la Isla] en su famoso concierto en París. Además, me convocaron como profesor invitado de violín, viola y dirección orquestal para «El Sistema» venezolano que es el proyecto musical más importante del continente y uno de los más grandes del mundo. Por otro lado colaboré con el Programa de Líderes Globales de la Orquesta de las Américas desde Washington y desde Italia me convocaron como miembro del jurado del Primer concurso de dirección orquestal Hans von Bülow. Más allá de esto, estamos ya junto a mis managers confirmando agenda para los próximos meses pero aún no podemos exponerlo porque no son compromisos totalmente cerrados, aunque sí puedo decirte que será una buena temporada de conciertos.

 

Después de varios años en Europa, volviste a Uruguay a trabajar al frente de la Ossodre en un contexto complejo y en una institución conducida por un político sin ninguna experiencia ni credenciales en la gestión cultural. ¿Por qué aceptaste ese desafío aun en ese contexto?

Fue siempre un directorio complicado que tuvo la suerte de estar montado a un tren que Julio Bocca había puesto en movimiento y que cuando se fue quedó en marcha. La inercia de ese tren hizo que desde fuera tal vez no se notara tanto la incapacidad galopante, la falta absoluta de criterio artístico y la ausencia de iniciativas del directorio anterior. De hecho mi designación fue contraria a la voluntad de aquel directorio y se debió a que la exministra de Cultura confió en que un director nacional joven podía encausar una orquesta históricamente conflictiva, abandonada a su suerte por la directiva de entonces y que había estado a las patadas con Bocca y Grieco.

Cuando asumí sabía a lo que iba. Yo estuve dispuesto desde el principio a no hacer concesiones ni vistas gordas, sabiendo que había gente que llevaba años enquistada allí, sin tener el mínimo nivel necesario para integrar siquiera una orquesta juvenil y que se dedicaban a trancar todo. Eso fue muy duro y difícil ya que si vas en contra de la corporación, acuerdan entre ellos, te blindan un discurso falaz en torno a sus intereses y te liquidan todos contra uno. Son especialistas en ello, prueba de ello es que han hecho prácticamente nada durante los ya 15 meses de esta pandemia y aún así han facturado tranquilamente a costa de los impuestos de la gente, mientras los artistas independientes y productores ya no saben cómo remarla. Me dirán que la tarea del Sodre era imposible de ejercer en esta etapa de pandemia pero eso no es cierto. Hace meses dije que el Sodre no estaba en buenas manos y lo sostengo. La gente no trabajó porque el directorio no se los exigió. Se gastaron millones en salarios durante el año a cambio de nada. A alguien medianamente comprometido, inteligente y creativo, se le habrían ocurrido infinidad de ideas, más aún estando al mando de la única usina creativa pública del país. Se necesitaban otras ideas para llegar a la gente más allá de lo hecho a través de un concierto puntual televisado o una transmisión de materiales de archivo, lo que, más que un avance, es una clara involución, ya que el mundo actual no va por los canales de TV de aire sino por los streaming. En ese marco, mientras todas las instituciones culturales y orquestas del planeta van en la dirección de las redes sociales, el Sodre apuesta por la costosa TV de aire sin ofrecer productos innovadores y con mala calidad de audio. Por eso nosotros terminamos optando por Internet, ya que se veía mejor, tenia mas visualizaciones, los indicadores de público eran más fáciles de medir, la gente podía interactuar y comentar mientras veía y se llegaba literalmente a todo el mundo. De hecho, las redes sociales del Sodre y de la orquesta están prácticamente en el mismo número de usuarios desde que nos fuimos, señal de un pésimo trabajo en cuanto a la llegada al público. Pero volviendo a tu pregunta, la adversidad me gusta porque presenta desafíos, y gobierne quien gobierne, el Sodre es una industria artística de todos y por eso mi compromiso está y estará siempre.

 

¿Ahora están haciendo todo mal?

No, no digo eso ni lo pienso. Pero los de hoy no son nuevos, siguen siendo los de ayer. No hubo cambios sustantivos, de hecho cuando alguien que sabe y conoce el Sodre, lee el plan quinquenal presentado por su actual presidente, ve que está escrito todo lo que ya se hacía y solo promete que se hará mejor. Habla de realizar lecturas y mediciones con indicadores pero sin sustento. Por ahora solo veo destrucción de lo realizado, copia e imitación de lo hecho y poco trabajo visible mas allá de algunas fotos de reuniones que quién sabe a dónde llevaran. Lo que reconozco y aplaudo es la capacidad camaleónica de algunos actores de mimetizarse con lo que sea.

 

¿Cuál crees que fue el impacto de Julio Bocca en la cultura uruguaya?

Creo que Julio Bocca revivió el ballet del Sodre, demostró que las cosas se pueden hacer siempre y cuando se esté dispuesto a no hacer concesiones, que por cierto, siempre recaen sobre la calidad de los espectáculos o sobre el bolsillo del contribuyente. Creo que Julio se rodeó de buenos gestores y con su experiencia y reputación logró hacer un proyecto que traspasó fronteras. Me tomó un tiempo darme cuenta pero luego vi que evidentemente Julio no pudo más con la ineptitud y freno de mano impuesto por el Consejo Directivo, luchó contra molinos de viento y se enfrentó a la misma gente que yo en la orquesta, no se cansaron de atacarlo y de complicarle todo lo que pudieron.

Julio dejó un BNS en su nivel más alto, aunque desde su partida la conducción viene en franco descenso. Uno podía esperar que Julio retornara con la salida de su antiguo sucesor, pero no fue así. Lamentablemente perdemos todos con esto y sobre todo el BNS del que actualmente no sabemos si se dirige hacia la excelencia artística o al show business. Seguro que con la mejor intención pero se perdió el rumbo, además de que se echó a mucha gente valiosa. Es de asumir que Julio retorne de manera natural a ese sitial, aunque quizá no estén dadas las condiciones durante esta gestión.

 

¿Cómo se vinculó él con los cuerpos estables artísticos en su tiempo? Y posteriormente, ¿cómo fue el vínculo del BNS cuando vos estuviste al frente de la orquesta?

Al principio Julio con el BNS tuvo muchísimos problemas pero luego logró sus objetivos y llegó a ser lo que todos recordamos. Con la orquesta fue un vínculo bastante terrible aunque yo no estaba al frente de la Ossodre durante su época. Él renunció y yo llegué al año siguiente justamente porque nadie podía resolver la situación con la orquesta que en esa época no quería tocar los ballets. El público seguro lo recuerda. Yo lo llamé a Julio una única vez y le dije que se quedara, que no hiciera efectiva su renuncia, que yo durante 2018 solucionaría el asunto con la orquesta como se debió hacer antes, pero lamentablemente él ya no quería estar. Y yo finalmente cumplí con lo que le dije, la orquesta tocó los ballets de 2019, contra viento y marea, por supuesto luego de muchas negociaciones y problemas. Ya veremos si este consejo mantiene esto o no.

 

Los conciertos didácticos que hiciste para la ANEP fueron una experiencia movilizadora, ¿no?

Con la ANEP fue una experiencia hermosa. Yo siempre doné conciertos didácticos tocando la viola durante toda mi carrera, los hice, tanto en Uruguay como en Alemania. Un día le propuse a la ANEP que, como director de la sinfónica nacional, me sentía más que nunca comprometido y obligado a realizar una actividad educativa en territorio, que fuera 100% honoraria. En los dos años de mi gestión, doné cerca de 70 conciertos de viola. Con ese proyecto pude entregar música a más de 16.000 estudiantes, niños y niñas de todo el Uruguay. Al mismo tiempo, les abrimos todos los ensayos generales de la Ossodre los días viernes para que pudieran asistir junto a sus maestras y maestros, algunos incluso que yo ya había visitado en sus escuelas previamente y eso trajo al Auditorio otros 15.000 estudiantes.

 

¿Cómo ves al país actualmente en términos generales?

En términos generales, veo un país con fortalezas y amenazas, veo un Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) muy bueno, que responde a la pandemia y a la vacunación de manera muy eficiente y comprometida. Pero por otro lado, esto último que sucedió con el GACH me pareció lamentable, una soberana falta de respeto y evidencia que la política se antepuso a la ciencia. Ver y escuchar a legisladores acusándolos de operar políticamente o de pertenecer a un partido, luego de todo lo realizado honorariamente por los científicos, me resultó mal agradecido, antipatriótico, pero también amenazante y persecutorio. Si me preguntas, siempre voy a confiar más en un científico o en un profesional civil que en un político. Creo que el aparato político nacional no se dio cuenta aún del nivel de desconfianza generalizado que genera en la población. Y eso es muy peligroso, es grave y explica también el nacimiento inesperado y vertiginoso de algunos nuevos líderes mesiánicos. Me preocupa muchísimo ver la cantidad de ollas populares que hay, la pérdida de poder adquisitivo, la destrucción de empleo y la frivolidad y superficialidad con la que se abordan algunos temas de interés público. Creo que en Uruguay no somos conscientes de que en realidad llevamos casi 40 años de democracia con administradores rentados y que aún no han podido resolver los temas centrales de un país tan pequeño como el nuestro. Y creo que todos somos más o menos responsables de esto. Algunos porque votamos con poco análisis, otros porque obramos por intereses individuales, otros por indiferencia o inacción y así podríamos seguir. Sinceramente estoy convencido que no somos un país rico porque se gobierna con demasiados compromisos y temores.

 

¿Temor a qué?

A no continuar en los cargos, por ejemplo. Creo que cuando uno llega a un alto puesto del Estado tiene que ser útil y servir a la gente aunque signifique sacrificarse a sí mismo. Porque las medidas que hay que tomar en muchas áreas del Estado no son fáciles ni populares. A un servidor público político que sobrevive a todo y flota cual corcho profesional y que se vanagloria de perpetuarse, no lo veo para nada como meritorio sino como alguien que es parte del problema. Y en un Estado con tantos problemas y una sociedad tan desigual, es imposible que un jerarca público pueda tomar decisiones que sean buenas para la ciudadanía sin tener serios inconvenientes.

 

¿Qué cosas te desvelan del presente? ¿Te duele la izquierda uruguaya?

Creo que en alguna parte del camino se perdió de vista el objetivo. Muchas de las causas que se abrazaron, sirvieron a la proyección política de algunos actores, más que a la gente. De todos modos no se puede ser necio y hay que reconocer que a este país se le cambió la cara a partir del último año de [Jorge] Batlle y durante los años posteriores. La lista de cosas buenas realizadas es grande. Pero no quiero eludir tu pregunta y creo que la izquierda debe parar las rotativas ahora mismo y definir los nuevos ejes temáticos para abordar de aquí en mas. Debe hacer un balance de los 15 años que gobernó y ahora cambiar de rumbo. Mi única utopía es que nuestro país sea un país más equitativo y justo, que brinde oportunidades y que sea más transparente. Y un detalle no menor, hay que aprender nuevamente a escuchar a la gente.

 

¿Qué pensás específicamente de las políticas públicas en materia de educación y cultura?

Honestamente, no he visto rumbo ni divisado ninguna política concreta aún. Lo que sí veo es que la brecha entre educación pública y privada es cada vez más grande y que el costo de esto no está calculado en la ecuación que hacen en economía. Yo ya lo pondría como proyección de “perdida a realizar” porque ese problema va a afectar todo el ecosistema económico y social nacional. Y ojo que esto no es cuestión de dinero, sino de visión y coraje de hacer.

 

¿Cómo ves los nuevos rumbos del Sodre y del Auditorio en particular y la designación de María Noel Riccetto al frente del BNS?

Admito que al principio pensé que nada podía ser peor que el Consejo Directivo anterior. Pero recuerdo siempre el comentario del actual consejero artístico del Consejo Directivo del Sodre, que siempre decía: “Lo único que siempre es seguro en el Sodre es que la próxima directiva será peor que la anterior”. Y ahora confirmo sus palabras.

Veo una gestión frívola, para la foto, que siempre quiere ser políticamente correcta, sin contenido pero con mucha presencia de palabras como inclusivo, transversal y democratización, pero todo ese discurso -al que se le expropió el contenido- se cae a pedazos cuando ve ‘blanco sobre negro’ la producción del Sodre en el momento que la gente más lo necesitaba. Tengo un serio problema con la demagogia, la hipocresía y la superficialidad. Lamento que en medio de esta crisis que obligaba a crear, se hayan perdido la oportunidad de ser pioneros y vanguardistas culturales a nivel nacional e internacional.

7 comentarios en «Diego Naser: «Los embates contra el GACH son una actitud amenazante y persecutoria»»

  1. El GACH fue usado por el gobierno para su propaganda pero nunca le dio pelota a sus consejos.
    Cuando se cansaron de los desprecios y las mentiras de pompinocho perillaloca, se pudrieron y se tomaron los vientos, empujados por pompita que vio que se le estaba complicando y le estaba jugando en contra.

  2. Las 3 cabezas visibles del Gach «se comprometieron con Luis» y se separaron cuando vieron que ademas de «el enamoramiento» quedaban en falso. Para el Pueblo Oriental, son complices del genocidio, pues el sentido de la etica y la moral no estuvo a la altura de las circunstancias. El resto de la tropa del Gach no se cual es el grado de culpabilidad, salvo Mendez y Moratorio que clara y publicamente disintieron, ademas tienen las pruebas para el juicio politico al Presidente!!!

  3. Siempre es interesante oir lo que compatriotas que tienen esa tremenda experiencia en el exterior, opinan sobre este tema.Lastima que nuestra idiosincrasia, juega en contra y somos miopes totales e irrespetuosos , cuando nos llega alguien con otra mirada y entonces nos creemos amenazados .Por eso se actua asi.Mucha fuerza y paciencia le deseo a Diego Naser.Su éxito en lograr los cambios que el desearia , nos haría mejorar esa parte de la cultura, tan necesaria.

  4. El Gach es una mentira es política globalista travestida de ciencia, se fueron porque dentro de todo cumplieron su objetivo, generaron el terror de la gente, para que acate las medidas autoritarias, no pudieron hacer un encierro estricto que era lo que querían, para arruinar el país, pero nos enchufaron ese veneno llamado vacunas, para que lleguemos a un verdadero caos sanitario, que acá antes de la vacuna fue solo mediático, desde marzo si empezó a morir gente, pero claro fue la p1 que estaba ahí esperando en la frontera.. ahora que muchos están completando la segunda dosis ya te abren el paraguas con la variante delta.. ahora se van antes de que les explote la bomba en la cara, unos mercenarios los del gach

  5. muy interesante entrevista…como para reflexionar… en el mismo sentido…es una vergüenza como se trató a Igor Yebra y su desvinculación del Ballet.

  6. Avatar paulina Marie Antoinette du Louis XVI et des dames exaltées Mdmes. Lamballe, Polignac, Elisabeth Louise Vigée Lebrun, Campan et Lamonjitaquepinte  | el 18 junio, 2021 a las 8:24 pm |

    No le envidio la profesión… porque…:
    (largá el arroz):

    …..¿¿»- al ser la música un arte tan fuerte??…
    …..todos/as… pretenden hacerle paté..-«

    • Avatar paulina Marie Antoinette du Louis XVI et des dames exaltées Mdmes. Lamballe, Polignac, Elisabeth Louise Vigée Lebrun, Campan et Lamonjitaquepinte  | el 18 junio, 2021 a las 8:30 pm |

      P.D.:
      … con respecto al GACH,
      no comentaré
      porque:
      Hay que estudiar sobremanera para ser
      doctor en medicina…
      … (muy mucho);
      (harto-costosa-en-intelecto-profesión);
      (dificultosa empresa para las neuronas);

      ¿hoy?
      solo eso…
      (teveomañanapapi)

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
UTE
Héctor Guido: «A esta altura no nos sorprende ningún recorte de este gobierno»

El director de El Galpón lamentó la decisión del directorio de UTE de no renovar el acuerdo con Socio Espectacular....

Cerrar