Las comunidades indígenas continúan convocando movilizaciones

Ecuador, el nuevo desplome del FMI

Lenín Moreno está refugiado con sus más cercanos colaboradores en Guayaquil, mientras que la capital del Ecuador ha sido tomada por los manifestantes, quienes tienen en su poder el Palacio Presidencial y la Asamblea Nacional.

Ecuador, el nuevo desplome del FMI

Luego de 14 años de la caída de Lucio Gutiérrez, nuevamente la movilización social en Ecuador se levanta con la fuerza suficiente para hacer tambalear a un presidente; había pasado cinco años antes, en 2000, con Jamil Mahuad, y en 1997 con Abdalá Bucaram. Hoy Lenín Moreno está refugiado con sus más cercanos colaboradores en Guayaquil, mientras que la capital del Ecuador ha sido tomada por los manifestantes, quienes tienen en su poder el Palacio Presidencial y la Asamblea Nacional.

Por Germán Ávila

La historia reciente de Ecuador está marcada por la demostración de los alcances de la movilización social. Tres presidentes fueron derrocados en el transcurso de ocho años debido a la presión que generaron las mayorías en las calles, principalmente la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) y las centrales sindicales, que fueron convocadas a la movilización desde el 4 de octubre pasado.

La razón del levantamiento fue el anuncio de una serie de medidas que el gobierno de Moreno tomó a partir del acuerdo stand by firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que asigna un préstamo de 4.209 millones de dólares para Ecuador a cambio de la modificación y suspensión de una serie de políticas económicas y laborales con que el país venía funcionando y que se convierten en una especie de obstáculos en el camino a la implantación de un modelo neoliberal, como el que abiertamente es abanderado por el Fondo.

Ampliamente se ha hablado acerca del giro que dio el gobierno de Moreno con respecto a la misión que le fue encomendada en las urnas y empezó a desarrollar en marzo de 2017. Desde el discurso de posesión, Lenín Moreno mostró su distanciamiento de Rafael Correa pese a ser elegido para continuar con su política. Los diez años anteriores tuvieron como constante el crecimiento económico y social del país, la inversión en infraestructura y políticas sociales separaron a Ecuador de sus vecinos, principalmente de Colombia, que pasó de estar 20 años adelante en términos de desarrollo a estar diez años atrás.

La red vial de Ecuador saltó hacia adelante en los primeros años del gobierno de Correa y el manejo que se le dio desde el Estado a las relaciones laborales permitió que la desventaja que implicó la dolarización de la moneda, que hacía unos años había golpeado la calidad de vida de la población, trajera una mayor estabilidad basada en la formulación de una política de protección salarial, convirtiendo a Ecuador en uno de los países con mejor remuneración para la clase trabajadora en Latinoamérica.

Las organizaciones sociales mantuvieron un constante diálogo con el gobierno y, como en todo proceso dinámico, tuvieron acuerdos y desacuerdos que en varios momentos determinaron el distanciamiento de algunos sectores con el gobierno central. Sin embargo, a pesar del profundo debate interno, en lo profundo existía el acuerdo de que regresar al modelo neoliberal no iba a convertirse en una opción de cambio a considerar.

Las diferentes interpretaciones sectoriales del modelo de país y las relaciones políticas dispares fueron lo que Moreno aprovechó para ir más allá del distanciamiento del estilo del gobierno anterior; poco a poco se fue acercando a las posturas más reaccionarias en la región, que llevan años poniendo como el paraguas de sus propias desgracias a Venezuela. A nivel interno se fue por la declaratoria del déficit fiscal y empezó a señalar “gravísimos actos de corrupción” dentro del gobierno anterior, en el que curiosamente él participó de manera activa, ocupando varios cargos de primer nivel, dentro de los que estuvo el de vicepresidente en dos ocasiones, en 2007 y 2013.

Pero las denuncias terminaron involucrando de manera directa a personas que conservaban una fuerte cercanía con el expresidente Correa. El caso más emblemático fue el del vicepresidente Jorge Glas, quien fue vinculado a una causa judicial por la que se encuentra preso luego de haber renunciado a su fuero, convencido de que los resultados de la investigación arrojarían un resultado favorable para él. Como en casos más emblemáticos a lo largo del continente, en el caso de Glas la vinculación judicial fue débil, pero el despliegue mediático generó un ambiente político de condena e instaló un imaginario que deslegitimó completamente su función política.

Una vez con el camino libre, Moreno destapó sus cartas y firmó un acuerdo stand by con el FMI mientras avanzaba en la instalación de un discurso abiertamente neoliberal, en el que señaló las políticas sociales como un obstáculo en el camino al progreso de la nación, que solo se alcanzaría por medio de la flexibilización laboral, que a su vez atraería mayor inversión privada.

Lo que siguió fue el anuncio presidencial que determinó la aplicación de una buena parte de las medidas impuestas por el FMI en un solo paquete de aplicación inmediata. De las medidas anunciadas, la que generó el mayor descontento fue la suspensión del subsidio al combustible, que era una medida aplicada hace 40 años a partir del reconocimiento de Ecuador como país productor de petróleo; aunque no se encuentra dentro de los grandes productores, garantiza el nivel de autoabastecimiento y genera excedente para exportar.

A partir de la suspensión del subsidio, el gasoil aumentará más 100%, lo que afectará de manera indiscutible el costo de toda la canasta básica debido a que el sobrecosto del combustible que usan principalmente los vehículos de carga es asumido por los transportadores en un primer momento, pero la cadena comercial traslada el aumento al consumidor final inevitablemente.

Esta fue la razón por la que uno de los primeros gremios en manifestarse fuera el del transporte, a partir del 3 de octubre, con un paro y ocupaciones en algunas vías de entrada a Quito y Guayaquil, razón por la que Moreno declaró el estado de excepción, que abre la puerta a la policía y las fuerzas militares para ejercer sin mayores controles las acciones que consideren pertinentes para neutralizar cualquier amenaza, entendiendo como amenaza lo que a ellos les parezca.

Es la declaratoria del estado de excepción la que le permitió a Moreno trasladar de Quito a Guayaquil en centro administrativo del Estado, pero es también la razón por la que la movilización se agitó aun más y las organizaciones que años antes habían estado en una especie de tranquilidad deliberante convocaron de vuelta a sus bases a la calle para protestar de manera directa contra el gobierno en una movilización de escala nacional.

La Conaie llevaba 15 años sin llamar de forma unitaria a todas las naciones y pueblos que la conforman a la movilización, y teniendo en cuenta el alto porcentaje que la población indígena tiene en Ecuador, es la principal fuerza social del país. El llamado se produjo el 4 de agosto y fue respondido de manera inmediata por las comunidades indígenas que se movilizaron hacia Quito procedentes de diferentes lugares.

Una de las principales denuncias que se ha reiterado por parte de los manifestantes ha sido la de los abusos de la policía, que con el uso desmedido de la fuerza ha generado varias situaciones altamente cuestionadas por organismos de derechos humanos en Ecuador, como el episodio en que numerosos testigos afirman que tres jóvenes fueron arrojados al vacío desde lo alto del puente de San Roque en Quito, lo que causó la muerte de Marco Oto, de 26 años de edad y que, según el testimonio de sus familiares, transitaba por el lugar de paso hacia la casa de un familiar cuando se vio envuelto en la persecución policial que terminó en el puente de donde fue arrojado.

Mientras tanto, Moreno, resguardado por militares en Guayaquil, anunció toque de queda para diferentes zonas estratégicas del país, por lo que se teme que la cifra de dos personas muertas y 490 detenidos al cierre de esta edición aumente, pues esta medida libera mucho más de control el accionar de la policía.

La movilización que inicialmente exigía la suspensión del “paquetazo” de medidas impuestas por el FMI ha subido el volumen hasta convertirse en lo que ahora llaman la “revolución de los zánganos”, debido a que este fue el calificativo utilizado por Moreno para llamar a quienes recibían apoyo del Estado por medio de políticas sociales, y esta revolución ha venido pidiendo cada día con mayor fuerza la renuncia del mandatario como objetivo final. Mientras tanto, los manifestantes cada día son más y las comunidades indígenas más alejadas hasta ahora van llegando a la capital.

La situación generada en estos pocos años del gobierno de Moreno tal vez revela que él no se dio vuelta a los principios que dijo defender como parte de los gobiernos de Correa, sino que realmente llevaba una especie de doble vida, pues mientras por un lado ejercía como parte de la Revolución Ciudadana, por otro generaba una empresa offshore que le permitió mover recursos en el exterior y evadir impuestos en un comportamiento que le ha traído múltiples dificultades judiciales.

Y como parte de la misma receta de la declaratoria del déficit fiscal, el ataque a la política social y los acuerdos stand by, viene a señalar como responsables de las movilizaciones, producto del profundo descontento popular, al gobierno de Venezuela como factor constante y a Rafael Correa como factor variable para este caso; en Argentina será Cristina Fernández, en Brasil será Lula, etc.

Al cierre de esta edición, la convocatoria de la Conaie a movilizarse sobre Quito continúa vigente y Moreno continúa siendo presidente en funciones; sin embargo, los acontecimientos en Ecuador transcurren con mucha rapidez y la fuerza con que se ha desplegado esta movilización supera con creces las anteriores, que demoraron un poco más en tener la fuerza que ha alcanzado la actual. No es posible anticipar si Moreno tendrá que dimitir, cuándo o a qué costo; lo que es claro a esta altura es que la libertad que tuvo para actuar en la dirección en que lo venía haciendo ya se le acabó, y si continúa como presidente, va a tener una fuerte resistencia en las calles. Aseguró, sobre todo, que si quería convertir el suyo en un proyecto de largo aliento, esto ya no va a poder ser. Si llega a terminar el mandato, su proyecto termina con él.

3 comentarios en «Ecuador, el nuevo desplome del FMI»

  1. ¿Y los rosaditos, que tienen para decir ahora, de sus «familiares ideológicos»?

    Todo lo que tocan los neoliberales, se derrumba, y manda a sus pueblos a la miseria.

  2. Al igual que el Rey del Norte, Estados unidos, perderá su guerra comercial
    con China y los países europeos, también comenzará la reconstrucción de las
    izquierdas latinoamericanas, en virtud del fracaso alcanzado por políticas

    neoliberales, impuestas a base de engaños, mentiras y corrupción.

    Las nefastas políticas neoliberales, impulsadas en contra de la voluntad
    ciudadana, por una caterva de cipayos patrocinados desde Washington a saber:
    Waidos «Venezuela», Temer «Brasil», Macri «Argentina», Duque,»Colombia»,
    Moreno «Ecuador», Kuczynski «Perú», muestran hoy sus fracasados gobiernos.

    La derecha neoliberal latinoamericana en si misma, se pudre y está muerta.
    Por su parte y gracias a nuestro querido FRENTE AMPLIO, las viejas células
    neoliberales uruguayas, léase (Luis-Ernesto-Manini), estarán siendo abortadas
    este próximo 27 de Octubre, siendo desestimadas inclusive desde el Norte.

    Su absoluta incapacidad y ausencia de ideas, en la gobernanza actual del siglo
    XXI, los inhibe del derecho a poder gobernar los destinos, de una sociedad
    uruguaya que es moderna, igualitaria, inclusiva y profundamente frenteamplista.

    M E J O R . . P A Í S . . I G U A L . . M Á S . . F R E N T E . . A M P L I O.

  3. SE ESTÁ DESARROLLANDO UN CAMBIO QUE MUCHOS CREÍAN QUE NO SE PRODUCIRÍA, Y SE ESTA CONVIRTIENDO MÁS RÁPIDAMENTE DE LO QUE SE PENSABA, CREO QUE VA SIENDO HORA DE QUE LOS SIERVOS CORRUPTOS QUE TODAVÍA SE PAVONEAN EN NUESTRO PAÍS, QUE VAYAN PREPARÁNDOSE Y SUELTEN EL MANGO, YA NO EXISTE LA SATÉN, AHORA LO QUE LO QUE EXISTE HACE UNOS CUANTOS AÑOS ES EL FRENTE AMPLIO, Y EL QUE A PESAR DE LAS DIFICULTADES QUE SE LE PRESENTAN, SIGUE COMO META PRINCIPAL Y MOTIVADO POR SU QUERIDO PUEBLO URUGUAYO, DEL CUAL ESTÁ PODRIDO DE SOPORTAR A BURGUESES Y MILITARES QUE SE CREEN DIOSES.

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
La derecha latinoamericana se pudre

Por Emir Sader

Cerrar