El admirable susto

Por Emilio Cafassi.

Escribía en uno de los artículos de este mes en Caras y Caretas que en Uruguay quedaba un esfuerzo titánico por lograr reconquistar la “capacidad de movilización, persuasión y denuncia sin la cual será imposible recuperar el enorme terreno perdido en materia de apego electoral”. Al momento de redactar esto, no hay veredicto de la Corte Electoral, confirmando de este modo que la recuperación adoptó un formato de epopeya, más allá de las probabilidades de que en el recuento final de los votos observados el Poder Ejecutivo quede en manos de la derecha. También sugería que independientemente del resultado del balotaje, no debía dejarse pasar la oportunidad de escuchar la alarma que supuso una caída estrepitosa en la primera vuelta respecto a la última elección. La entendí como resultante de varias deserciones en materia de participación en la vida frentista. Un llamado a revisar críticamente el funcionamiento del Frente Amplio (FA) y dar inicio a un debate por su refundación organizativa, su rearme teórico e ideológico y su necesaria renovación generacional.

No era optimista respecto a alcanzar semejante distancia electoral entre las dos vueltas en tan solo un mes. Venía recibiendo comentarios sobre el reavivamiento del entusiasmo militante en viejos actores sin necesaria sede organizativa (sea de base o sectorial) y nuevos protagonistas de franjas etarias menores, pero me resultaba y sigue resultando difícil de mensurar a la distancia. Algo similar parece haberles sucedido a las empresas de encuestadores profesionales, sin distancia alguna. Es un hecho político y social que nunca debería excluirse del análisis porque expresaría los efectos electorales de una proporción de la militancia que se vio aletargada o que dejó de encontrar hospitalidad y contención en la estructura política. Encarar tales revisiones a la luz de este acontecimiento será un ejercicio veraniego indispensable. Particularmente en lo que a lo propositivo refiere porque desmiente la inevitabilidad de la abulia, el desinterés o la fatiga del militante. Hipotetizo que esto ocurre cuando este imagina que puede influir en su propio destino, de forma tal que al FA se le presenta el desafío de reafirmarse como herramienta política para permitir a la militancia decidir sobre sí y sobre su entorno.

La expresión popular con la que la actual vicepresidenta Lucía Topolansky explicó la realidad electoral de la primera vuelta de 2014, en la que los encuestadores vaticinaban inalcanzable las mayorías parlamentarias, a la que varias veces aludí por su contundencia sintética, no debe escapar de una primera aproximación como la de estos días. Por el contrario, cierta ilusión de que las tácticas electoralistas y de marketing, o simplemente las tradiciones y la memoria popular, resolverían en la elemental y pasiva actividad de inserción de una papeleta, lo que se venía perdiendo en materia de presencia militante y movilización popular. Aquel susto y el presente hoy deberían dar paso a reflexión y cambios.

Pero así como en la primera vuelta el FA sufrió las consecuencias, no deben soslayarse otras derrotas en esta oportunidad. La primera de las cuales es la de lo que llamaría el “ningunismo”, es decir, el de los llamamientos (supuestamente por izquierda) a la anulación del voto o al voto en blanco bajo el argumento disparatado de que ambas alternativas son idénticas o bien sistémicas. Casi no ha habido incremento entre la primera y la segunda vuelta. Será muy difícil desmentir que no sean los mismos ciudadanos, de forma tal que los electores de esas opciones se han inclinado por alguna. El otro gran derrotado es el candidato de la derecha, Lacalle Pou, que conformó una coalición electoral con las cinco opciones de la rancia derecha y el neofascismo. La misma que, si obtiene consenso, dominará holgadamente los escenarios parlamentarios, pero que en esta instancia convertirá a su candidato al Ejecutivo, en caso de imponerse, en el primer presidente que no obtiene mayoría absoluta, aun en balotaje.

En lo que al FA refiere, no solo deberían debatirse aspectos cualitativos como algunos de los apenas aquí esbozados, sino también -sin dejar de reconocer la magnitud de lo recuperado- la importante distancia que aún nos separa tanto del punto máximo de inflexión de 2004 como de la última elección en segunda vuelta. En el balotaje, se logró casi la misma cantidad y proporción que en la primera vuelta de 2014, una recuperación de cerca de 190.000 votos. Algo histórico, aunque cerca de 100.000 votos menos que en el último triunfo de Tabaré Vázquez. No niego que la remontada merece celebración, pero sospecho que una proporción de la euforia proviene de la propagandización de los medios hegemónicos del supuesto triunfo de la derecha por importantes márgenes, ampliando inclusive el error de encuestadores. Hasta la elección de cinco años atrás, el caudal electoral del FA -si bien 4% por debajo de su apogeo- engañaba con mantenerse casi constante a pesar de la caída sistemática de sus votos en las internas (cosa que no se traduce mecánicamente en caudal militante, pero en alguna proporción guarda correlato); es síntoma.

Convertir el resultado del domingo -que a primera vista parece ser un estertor de rechazo, no exento de espanto por la candidatura y las alianzas de las derechas- requiere, además de apelaciones a la racionalidad, concebir arquitecturas organizativas y tareas aún vacantes. No son lejanos los antecedentes de movimientismo y autoorganización motivados en la oposición a iniciativas, como lo fueron el rechazo por el referéndum de 2014 llamado “no a la baja” (de edad de imputabilidad) y el reciente contra la intervención militar de la seguridad, sin que las bravatas de asesinos golpistas se hubieran expresado aún en el continente y en el propio Uruguay. En ambos casos, por cerca de 47% eludiendo la afirmativa, guarismo tan próximo al porcentual obtenido por el candidato del FA, Daniel Martínez.

Entretanto, será necesario prepararnos para algo más que resistir. Digamos construir.

3 comentarios en «El admirable susto»

  1. Canto del cisne analítico-autocomplaciente, el cisne ya cantó y ahora es fiambre. En una palabra: perdieron el gobierno y quedaron 39 a 61 en las cámaras, una minoría cómoda. Diarrea generalizada y eso los puso a festejar la zszhemiszha el domingo, que manga de nabos. Por otro lado, queda comprobada la condición de focas obsecuentes

  2. Observados los resultados electorales en el largo plazo, la «alternancia» del 2019 era previsible. No hubo «canto del cisne» ni el FA es un «fiambre». Si leemos correctamente los resultados electorales, el FA está vivito y potente. Es más, hoy me atrevo a prever una alternacia de la «alternancia» en las elecciones 2024. Simplemente porque la coalición electoral sufrirá contradicciones crecientes como coalición de gobierno. Hay demasiadas ambiciones personales internas dentro del PN y del CA de Don Manini. No hablemos del ocaso del PC y del PI. Con qué y hasta cuándo se articulan estos elementos. Agreguemos las contradicciones sociales que generarán las políticas del equipo técnico de la coalición. Y el desgaste resultante. Una cosa es clara. El FA deberá situarse a la altura de los tiempos. Cafassi tiene razón. La resistencia y reconstrucción orgánica y estratégica del FA son condiciones necesarias, así como la preservación del Estado de Derecho a como de lugar.

  3. Ángel, excelente comentario, muy racional y con fundamentos argumentados, coincido plenamente con lo que expresas. Abrazo y una vez más, felicitaciones por el análisis que realizas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Bolsonaro podría ser investigado por declaraciones racistas
Gobierno de Bolsonaro es denunciado en la ONU por desmantelar política ambiental

"El gobierno de Jair Bolsonaro ha estado promoviendo un desmantelamiento alarmante del sistema de protección ambiental en Brasil, actuando con...

Cerrar