El corredor de la muerte

Por Enrique Ortega Salinas.

israel-palestina

Tiene 41 kilómetros de largo por 6 y medio de ancho y en ese estrecho espacio en la costa del Mediterráneo conviven 1.800.000 personas. Por cada muerte que la organización islamista Hamás produce en Israel, hay veinte en la franja de Gaza y la inmensa mayoría son civiles. Difícilmente los niños logren superar el horror ocasionado por la tormenta de bombas que les trajeron mayo y Netanyahu.

La ciudad de Gaza, con menos de 630.000 habitantes, es la más poblada de Palestina y la más codiciada, debido a su ubicación entre Asia y África, su tierra fértil y su puerto marítimo.

La Franja tiene graves problemas de infraestructura y abastecimiento, debido al bloqueo por parte de Israel y Egipto. Los pobladores no pueden salir o entrar, importar o exportar libremente. Quedarse es poco menos que un suicidio; pero los palestinos resisten, como resiste Hamás, que no precisa ganar la guerra. Cada día que pase con Hamás gobernando, pese a los ataques israelíes, más se legitima en el poder, más allá de que lo ganó en elecciones libres en 2006. Lo que no te mata te fortalece.

 

Detonadores 

Esta escalada bélica tiene detonadores tanto recientes como históricos.

Aparte de cerrar una plaza popular durante el comienzo del Ramadán, Israel prohibió las elecciones palestinas en Jerusalén Este (lo que le dio a Abbas la excusa para suspenderlas indefinidamente) y terminó de encender la hoguera al desalojar a cuatro familias palestinas de Sheik Jarrah para darles sus viviendas a colonos judíos. El conflicto estalló en un lugar que los musulmanes conocen como el Noble Santuario y los judíos como el Monte del Templo. El asalto a la mezquita de al-Aqsa de Jerusalén por la policía israelí el lunes 10 de mayo fue la gota que colmó el vaso. Los asistentes no estaban armados; se defendieron con piedras mientras la policía disparaba granadas paralizantes. La refriega dejó como saldo a centenares de palestinos heridos.

El desalojo fue suspendido; pero tarde; la mecha ya estaba encendida y nadie sabe cómo frenar esta locura que afecta a Gaza, Cisjordania e Israel. El conflicto no es solo por territorios; el fanatismo religioso de todas las partes, la necesidad de Israel de demostrar su poderío militar y la necesidad política y personal de Netanyahu de imponer su autoridad sobre tirios y troyanos, el carácter belicoso, tanto de palestinos como de radicales israelíes, y las desavenencias entre los partidos y agrupaciones de Palestina conforman este combo explosivo tan difícil de desactivar.

Los palestinos han tenido cuatro elecciones en los últimos dos años; pero las agrupaciones participantes continúan envueltas en disputas y la posibilidad de armar una coalición parece imposible. Las elecciones del 23 de marzo solo dieron como resultado más divisiones internas, lo cual, obviamente, beneficia a su enemigo externo. Hamás adquiere protagonismo en perjuicio del partido Fatah y erosiona el liderazgo de Mahmud Abbas, que aparte de dirigir a Fatah, preside la Autoridad Palestina.

En 2006, Hamás venció a Fatah en las elecciones parlamentarias de la Autoridad Palestina. Ambas facciones llegaron al enfrentamiento armado y, actualmente, la Autoridad Palestina (dirigida por Fatah) gobierna Cisjordania, mientras que Hamás (que ganó la guerra interna) gobierna la Franja de Gaza.

Tras los abusos de Israel en Jerusalén Este, Hamás disparó indiscriminadamente misiles contra Israel y la respuesta fue un ataque despiadado contra centenares de civiles palestinos y edificios. La comunidad internacional exige un cese al fuego; pero Netanyahu no acepta y avisa que los bombardeos aumentarán “tanto en poder como en frecuencia”.

La ONU deja en evidencia ante el mundo su impotencia; porque Israel domina a Estados Unidos (caso único donde el titiritero es más pequeño que el títere) y Estados Unidos controla la ONU, en forma directa e indirecta, por lo que Israel continuará haciendo a otros pueblos lo que no le gustó que le hicieran al suyo. Los palestinos se sienten no solo invadidos, sino impotentes y humillados. El Derecho Internacional no vale para ellos y la expansión israelí mediante la colonización ilegal, particularmente de sectores ultraortodoxos, continúa con total impunidad y ante los ojos de todo el mundo.

 

Nada de esto fue un error

Ahora, ¿cómo es posible que el ejército israelí, cuyo armamento cuenta con la tecnología más sofisticada, asesine a más de 200 personas y no logre eliminar a dirigentes de Hamás? Es que Benjamin Netanyahu apela a provocar dolor y terror para derrotar a sus enemigos. Él sabe perfectamente que sus bombas caen sobre hogares de familias que nada tienen que ver con el conflicto; pero es parte de su estrategia que incluye neutralizar a la oposición a su gobierno y consolidar su poder. Durante la Guerra de Gaza de 2014, murieron más de 2.200 habitantes de la Franja, la mitad eran civiles y 550 (la cuarta parte del total de víctimas) eran niños, según datos de la ONU.

El domingo 16 de mayo, la fuerza aérea israelí realizó otro ataque contra Gaza, matando a 33 palestinos e hiriendo a otras 50 personas, la mayoría mujeres y niños. El 25% de los fallecidos eran niños, lo que da lugar a suponer que cuando este conflicto cese, se repetirá el trágico porcentaje de 2014. Varios niños y niñas fueron sacados de los escombros con graves heridas y presas del pánico.

¿Dónde están las llamadas “operaciones quirúrgicas” de las que se jactan los ejércitos más poderosos del mundo? Si fueron capaces de destruir una torre de 14 pisos ubicada en el centro de Gaza, lugar donde Hamás tenía sus oficinas, ¿por qué bombardean casas de familia? Todo está fríamente calculado. No se trata de errores; es una estrategia de guerra. Cuatro edificios del programa para refugiados de Palestina fueron destruidos durante estos ataques, pese a estar claramente señalizados con la bandera de la ONU. El ataque viola la Convención de 1946, por la cual se consideran inviolables los locales de esta organización en medio de un conflicto bélico. No fue un accidente el ataque de la aviación israelí a un edificio de Gaza donde agencias de prensa internacionales como AP y Al Jazeera tenían sus oficinas.

En pocas décadas la historia da un vuelco y Netanyahu es el führer que desde Israel somete a un gueto habitado por palestinos.

Aunque Israel se retiró oficialmente de la Franja de Gaza en 2005, en los hechos, continúa ocupándola, controlando sus fronteras y sus espacios aéreos y marítimos. Es el proveedor de agua, electricidad y telecomunicaciones, servicios que corta cuando le da la gana. Además, se reserva el derecho de entrar en la Franja de Gaza cuando le parezca necesario. Más de la mitad de los palestinos están desocupados y viviendo en la pobreza.

Las acciones (o reacciones) de Hamás no ayudan a los palestinos frente a la comunidad internacional; pero los excesos de Israel alimentan las llamas de la rebelión. En ambos pueblos hay fanáticos religiosos, violentos y machistas. Cometeríamos un grave error si analizáramos este conflicto al estilo maniqueo; pero aquí no hay dudas de quiénes son los poderosos y quiénes los débiles; quiénes roban tierras y quiénes las defienden, quiénes llevan menos de 10 muertos en una semana y quiénes pasaron de 200.

En un conflicto tan extenso se llega a un punto en que cada parte es culpable de algo; pero Hamás quizá no existiría si los palestinos no tuvieran ese enemigo común, ese enemigo íntimo que entra y sale de sus casas, destruyendo hogares impunemente.

Netanyahu es un criminal de guerra; pero como es aliado de la potencia más poderosa de toda la historia de la humanidad, puede continuar con los asentamientos y ataques con cierta tranquilidad. Debido a que las últimas cuatro elecciones han quedado inconclusas, el primer ministro se ha dedicado a coquetear con líderes extremistas y racistas. Los ultraderechistas Itamar Ben-Gvir y Arieh King visitaron Sheikh Jarrah clamando que toda Jerusalén pertenece a Israel, a la vez que centenares de judíos marcharon por la ciudad en abril gritando “muerte a los árabes”.

Será difícil que los grandes medios de desinformación informen de estos pequeños detalles. Sin embargo; es tan obvio que Israel oficia de malo en esta película, que hasta CNN está informando de manera bastante imparcial y objetiva, lo cual nos provoca asombro. Incluso, el biólogo español José Levy, egresado de la Universidad Hebrea de Jerusalén, ha cumplido un digno papel como corresponsal jefe de la cadena en Israel, los territorios palestinos y el Medio Oriente, disimulando bastante bien su preferencia por Israel.

Por eso es inaudito que aun cuando hasta esta cadena internacional se doblega ante la realidad, el gobierno uruguayo, dejando de lado la imparcialidad que debería tener en este caso, haya declarado su apoyo a Israel sin hacer mención a los atropellos que dieron lugar a esta nueva escalada de violencia. Lo que correspondía era lamentar las víctimas inocentes de ambos bandos y condenar la violencia también de ambos bandos, convocando al diálogo; pero aparte de la declaración escrita, Lacalle llamó por teléfono para manifestar su respaldo a Netanyahu, mientras que Julio María Sanguinetti también escribió con la mirada flechada hacia la derecha; y mientras ambos lo adulan, continúa el proceso judicial contra el primer ministro israelí por soborno, fraude y abuso de confianza.

Lacalle juega con fuego al alentar los crímenes de Netanyahu; porque si el conflicto se extiende al Líbano y Siria con una alianza antiisraelí entre Hamás y Hezbolá, una tormenta de fuego se desencadenará sobre decenas de países. Lacalle no es consciente de esto (lo suyo es el surf) y Sanguinetti sí; pero no le importa.

No hay vuelta. Los países no tienen amigos; tienen intereses.

 

14 comentarios en «El corredor de la muerte»

  1. paulina Asecas de Samuel Aarón Leive Moisés David Benjamón Iojebedo | el 22 mayo, 2021 a las 5:56 pm |

    A Biden… ‘le resbalan’ los: «derechos humanos»…
    De Guatemala a Guatepeor…
    Trump = Pirucho
    Biden = ¿Biden?

  2. Selectivo el cuzquito para lamentar muertes… qué tipo tan despreciable!!!

  3. Sr. ORTEGA, la claridad de su articulo es diafana y contundente GRACIAS.Gran parte del pueblo de Israel sabe que «Si le pides al mundo que recuerde lo que te hicieron los NAZIS, no actues igual o te conviertes en lo mismo» Creo que tu DIOS esta demostrando ser SORDO Y VENGATIVO, EL MUNDO COSMICO NO OLVIDA.

    • Gracias por tu comentario. Efectivamente, el dios del Antiguo Testamento es el Yavhé de los ejércitos, el del ojo por ojo y diente por diente, muy diferente al dios del Nuevo Testamento, que habla de indulgencia, paz y amor y, como bien dices, no hacer a los demás lo que no te gustó que te hicieran a ti. No creo que dios hiciera al Hombre a su imagen y semejanza (frase machista por excelencia) sino que los pueblos crean a sus dioses a su imagen y semejanza. Casi todos los pueblos se creen los predilectos de tales amigos imaginarios; delirios que suelen consagrarse en libros cuya discusión se castiga severamente. En el medio quedan los ciudadanos comunes, que son los que sufren los estragos de las guerras ocasionadas por los líderes. Gracias por leerme.

      • Yo diria mas bien que los pueblos «inventan» a sus dioses «…a su imagen y conveniencia…»

        Excelente Articulo como siempre; y una vez mas reciba Ud. mi admiracion y respeto por su trabajo, tenga Ud., una semana tranquila.

  4. Una excelente mirada en forma breve de un conflicto eterno donde un grupo es aplastado por quienes dicen ser colonos cuando ya el término es arcaico.

    La desproporción de fuerzas así que sin importar el origen, nadie pueda estar de acuerdo con semejante barbarie pero claro nuestro presidente salió rápido a decir que está favor de Israel porque es lo que dicen los grandes de derecha el es un pequeño que sólo lleva el apunte

    Lo del cómplice de todos los genocidas
    o sea sanguinetti no se puede esperar nada

    De solo saber que existe una ley que permite a los de Jerusalén de oeste recuperar sus tierras del otro lado que perdieron en el 48 esa familia judías, pero a la inversa cuando son los ciudadanos árabes palestinos que piden sus tierras del lado oeste o sus casas y se le dice que no, con sólo la existencia de esa ley entre muchas es imposible una convivencia cuando un pueblo le fue arrebatado su espacio.

    Se sometió la franja de gaza a un auténtico Ghetto igual al de Varsovia ninguna diferencia La diferencia que pasaron tantos años y ahora nos volvimos todos ciegos y no queremos verlo no nos interesa algo pasa

    La ONU no aplica un bloqueo económico que es una forma de guerra moderna a Israel entonces sus otras declaraciones defendiendo los derechos palestino carecen de sentido porque no se pueden aplicar.

    Izzeldin Abuelaish perdió a tres de sus hijas en el 2009 y nadie de ellas ni el pertenecían a ningún grupo terrorista él es un médico palestino que trabajaba en Israel por lo tanto ese cuento absurdo de que combaten al terrorismo no lo cree nadie o lo creen los que prefieren no ver.

    El otro día estando en el dentista tuve que escuchar un programa de radio sarandí donde con mucha ligereza casi en tonos de broma que incluso un periodista llamó al otro a la responsabilidad explicaron lo bien que estaba actuando Israel atacando un grupo terrorista , creo que si alguien puede creer en esa radio estamos perdidos en el Uruguay porque fue una burla a la realidad.

    Saludos para usted y como siempre gracias

  5. Bravo por los Sindicatos Sud-Africanos! Ojala mas Sindicados del mundo entero se aunaran, herirlos donde les duelo y castigarlos con lo unico que les interesa «el dinero.»

    https://www.telesurtv.net/news/sindicatos-sudafricanos-impiden-descarga-mercancia-israeli-20210521-0029.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=17

  6. un monton de antisemitas disfrazados de frenteamplistas

    • No señor nada de antisemita anti colonizadores modernos.

      Anti guetos

      Me gustaría usted que lo colocaran dentro de un gueto???

      Dígame le gustaría que le robaron todo???

      Anti cualquier país que le haga eso a los habitantes por ser de otra nación anti cualquier país que robe territorio a otro.

      Cuidado con difamar Y colocar términos donde no corresponde

      • No antisemitas….pero si me reconoces como ‘ANTIGENOCIDAS» no tegno problemas.
        La diferencia no es RACIAL es MORAL.

  7. estimada G : me rechina defender a sociedades donde las mujeres valen menos que nada y que inmolan a sus hijos para hacerlos martires , pero en las guerras nadie orina agua bendita, supongo que estara enojada tambien con los libaneses por masacrar palestinos en sabra y chatila, o quizas este de acuerdo con las muertes en la olimpiada de alemania, lo que no me va a poder negar porque lo conozco desde adentro es el antisemitismo bobo de la izquierda uruguaya, saludos y disculpe si se sintio difamada.

Comentarios cerrados.

Compartir: