PIDEN 850 MILLONES DE EUROS EN COMPENSACIONES

El extraño bloqueo del Canal de Suez

El viernes 23 de marzo el buque de carga Ever Given se atascó en el Canal de Suez, cerca de Egipto. La forma que dibujó la ruta del buque antes de encallar generó muchas suspicacias y se ha puesto en duda la profesionalidad de su tripulación.

Canal de Suez

El dibujo que realizó el GPS de la ruta del barco, antes de dirigirse a Suez, se parece, dicen, a una forma de un pene.

El Ever Given se dirigía de Yantian (China) a Rotterdam. El bloqueo duró seis días, del 23 al 29 de marzo.

Por el Canal de Suez circula más del 12 % del tráfico del comercio marítimo mundial.

La Autoridad del Canal de Suez de Egipto informó que pedirá una compensación total de alrededor de 850 millones de euros para paliar las pérdidas que ocasionó el bloqueo de esta importante ruta marítima.

 

Un video plantea sospechas

Según un video español que ha circulado por las redes sociales, lo que no pudo conseguir Hitler en la Segunda Guerra Mundial, lo que llevó en 1956 a una guerra en la que se vieron involucrados Israel, Egipto, Francia y Gran Bretaña, lo acaba de conseguir, de una forma tan eficaz como limpia, el carguero de la estibadora Evergreen. La ruta entre Asia y Europa bloqueada.

Solo falta saber si se trata de un accidente o si por el contrario es una pieza más de esta guerra geopolítica en la que China y los ideólogos del “gran reset” y la “agenda 2030” están involucrados.

Que el tercer barco más grande del mundo, con una capacidad de 220.000 toneladas y 400 metros de eslora sea desplazado por un viento de no más de 40 kilómetros por hora es, como mínimo, llamativo.

“Pero hacernos creer que los sofisticados sistemas inteligentes de navegación por satélite no corrigieran la trayectoria es ya querer tomarnos directamente por tontos. Si bien es verdad que, en los tiempos que corren, no es tan descabellado tomarnos por eso mismo”, dice el video.

La entrada en una bocana, en un canal o en un puerto son maniobras tremendamente delicadas, por eso mismo, son los sofisticados sistemas de control por satélite los que toman el mando. El fallo humano, en este caso, no es opción y menos en el tercer carguero más grande del mundo. Un carguero de apenas tres años de antigüedad y de un costo multimillonario.

Esto nos lleva a pensar que las casualidades, cuando son oportunas, dejan de serlo.

El contexto geopolítico actual en el que hasta las vacunas son utilizadas como arma geopolítica, el taponar una de las vías de comunicación más importantes del mundo, justo ahora que Europa está siendo atacada, aprovechando la debilidad económica y fundacional de la que está haciendo gala, es para al menos plantearse la posibilidad que un software malicioso sea el verdadero responsable del bloqueo, ya que se podía haber elegido el sitio exacto, el más estratégico, la parte más vulnerable del canal para poder bloquearlo. Una casualidad muy llamativa.

Nos falta recordar que solo el hecho de anunciar dicho bloqueo produjo una subida inmediata del precio del crudo en un 6%. Algo que quedaría en una broma si el bloqueo se prolongara.

Las guerras actuales no se producen a la antigua usanza. Las armas del siglo XXI son más sofisticadas, siendo la guerra cibernética la más utilizada.

Para poner un ejemplo, hay que recordar el ataque informático sufrido por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en España, la agencia responsable del pago de desempleo. Este ataque tuvo un objetivo claro: retrasar el pago de los subsidios de desempleo en una situación económica muy delicada, algo que de prolongarse puede ser un caldo de cultivo para hacer saltar la mecha en las calles y que estas desestabilicen con revueltas a todo un país.

Hay que recordar que tanto Rusia, como sus socios estratégicos como China, Irán o la misma Venezuela, financian en el mundo grupos políticos, sociales como mediáticos, cuyo único objetivo es desestabilizar desde dentro los países donde se encuentran, haciendo especial hincapié en Europa, que es sin duda y en este momento la pieza más codiciada en esta partida de ajedrez.

Es que todos los grandes acontecimientos de la historia han ocurrido por pequeñas casualidades, solo que esta casualidad viene precedida de una de las situaciones económicas más delicadas en la historia actual. Algo que de no corregirse conseguirá el ansiado crack que precede al gran reseteo.

 

El intento de Hitler

En la Segunda Guerra Mundial, Hitler planeó entregar Gibraltar y el canal de Suez a los italianos y los nazis vieron la oportunidad de quitarles a los británicos esa arteria esencial cuando Rommel y su Afrika Korps parecieron ser capaces de invadir Egipto, pero fue un espejismo. Se especuló también con lanzar una invasión aerotransportada.

Curiosamente, ese plan lo acabaron realizando, con éxito, los propios británicos, junto con los franceses (ambos principales accionistas y beneficiarios del tráfico), cuando Gamal Abdel Nasser nacionalizó el canal de Suez en 1956 enfadado porque no le financiaban la presa de Asuán. En su famoso discurso del 26 de julio, el líder egipcio utilizó la mención de Lesseps (por Ferdinand de Lesseps, el cónsul francés en Alejandría que tuvo la idea de crear el canal) como palabra clave para para que sus tropas tomaran por sorpresa el control de las instalaciones. La indignada operación de “rescate” del canal, al que ya entonces se le había encontrado una nueva utilidad tras la de autopista imperial y colonial como vía para llevar el crudo árabe hacia occidente, incluyó paracaidistas británicos, parachutistes coloniaux galos musculados en Indochina y Argelia y hasta tropas anfibias: los comandos de la Royal Marine desembarcaron en Port Said, donde se vivieron durísimos combates, con muchas bajas entre la población civil. En respuesta al ataque combinado de Gran Bretaña, Francia e Israel, que se apuntaba a un bombardeo (Egipto había impedido el paso de sus barcos en el canal y en los estrechos de Tirán) y nunca mejor dicho, los egipcios hundieron 40 barcos en el canal cerrándolo al tráfico. No se volvió a abrir hasta principios de 1957, tras humillar Estados Unidos (EEUU) a sus antiguos aliados obligándolos a retirarse.

 

La Guerra de los Seis Días

A este primer gran cierre moderno del canal siguieron otros, el más notable, el bloqueo en 1967 durante la Guerra de los Seis Días que, tras tremendos combates, llevó a que egipcios e israelíes se enfrentaran en cada lado de la gran arteria, con frecuentes escaramuzas. El paso, minado y obstaculizado con todo tipo de elementos no se reabriría hasta 1975, después de otra guerra, la del Yom Kippur. El miedo a que hubiera quedado inutilizado permanentemente por los sedimentos acumulados se reveló infundado: lo que crea más es la turbulencia de las hélices de los barcos al pasar, y no pasaba ninguno.

 

A quién beneficia la suba del petróleo

La suba del precio del petróleo de un 6% como consecuencia del bloqueo no parece ser más beneficioso par Venezuela, Rusia, China o Irán.

Por otro lado la propia prensa española explicó que el ataque informático sufrido por el SEPE no pudo conectarse a los sistemas informáticos del organismo público para gestionar prestaciones.

El SEPE aseguró que el ataque se debió al virus Ryuk. El director técnico de la multinacional de ciberseguridad Trend Micro, José de la Cruz, explicó que ese tipo de virus se crea a propósito para un ataque y que puede entrar a través del correo de un empleado que ha abierto un archivo infectado en un mensaje de spam. Tampoco los trabajadores españole salieron a la calle.

El 4 marzo la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados decidieron mantener en abril sin cambios los recortes vigentes de su oferta petrolera, salvo Rusia y Kazajistán, que aumentarán moderadamente su bombeo.

Los ministros del sector de los 23 países del grupo aprobaron “la continuación de los niveles de producción de marzo para el mes de abril, con la excepción de Rusia y Kazajistán”, informó la OPEP en un comunicado.

Además, Arabia Saudita continuará en abril dejando fuera del mercado el millón de barriles diarios que ha retirado en febrero y marzo, de forma unilateral y adicional a su parte en el compromiso de rebaja del bombeo.

La OPEP+ (OPEP y aliados) es responsable de cerca del 60 % de la producción mundial de petróleo.

El petróleo europeo Brent se encareció un 5,47 % en el mercado de futuros de Londres poco después de conocerse el resultado de la teleconferencia de la OPEP+.

El 1 de abril volvió a reunirse la OPEP+ acordando un incremento gradual de la producción, que ha provocado que el precio del petróleo se diera la vuelta y registrara un descenso cercano al 1%, después de llegar a subir más del 2% en la sesión de ese día.

El pacto alcanzado contempla un aumento de producción de 350.000 barriles en mayo, otros 350.000 barriles diarios en junio y 400.000 barriles en el mes de julio. El viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, afirmó que la situación en el mercado mundial del petróleo ha mejorado y hay un déficit de 2 millones de barriles diarios, pero abogó por mantener la cautela y por no permitir ni un sobrecalentamiento ni tampoco un déficit importante.

La dificultad de la decisión  reside en calibrar cuál será el ritmo de recuperación de la economía global, a la vista de que la pandemia del coronavirus persiste, lo que provoca nuevas restricciones a la actividad, y de que las campañas de vacunación no están yendo a la velocidad esperada, en especial en Europa.

Las refinerías europeas y estadounidenses dependen en parte del canal para recibir los cargamentos de petróleo que provienen de Oriente Medio. Buscar otras vías cuesta más caro.

Sin embargo, este atasco llegó en un momento en el que hay grandes cantidades de petróleo almacenadas en varias partes del globo.

La OPEP y Rusia controlan alrededor del 40% de la oferta mundial, mientras que EEUU controla algo más del 10%.

Navegar alrededor de Sudáfrica, una ruta mucho más larga y que lleva más tiempo, aumenta el costo. Un viaje por mar desde el Golfo Pérsico a Londres supone unos 10 días más a través del Cabo de Buena Esperanza que por el canal de Suez, según una presentación en línea del World Shipping Council.

 

El Gran Reset

El Gran Reset o el Gran Reinicio es una propuesta del Foro Económico Mundial (FEM) para reconstruir la economía de manera sostenible tras la pandemia de covid-19. Fue presentado en mayo de 2020 por el príncipe Carlos de Inglaterra y el director del FEM, Klaus Schwab.

La inauguración del Gran Reinicio se dio el 21 de enero de 2021, cuando se reunió toda la élite financiera, tecnológica y política mundial. El lugar de encuentro fue en ciudad de Davos, Suiza y el príncipe Carlos fue quien inauguró el gran evento global.

Según el Foro Económico Mundial, la pandemia de covid-19 supone una oportunidad para dar forma a una recuperación económica y a la futura dirección de las relaciones globales, de las economías y las prioridades.

La recuperación económica debe poner al mundo en el camino hacia la sostenibilidad, con sistemas rediseñados para ayudar. El precio de las emisiones fue mencionado como una manera de ayudar a conseguir sostenibilidad. También destacó que la innovación, la ciencia y la tecnología necesitan ser revitalizadas para que podamos lograr avances significativos que nos ayuden a hacer que las ideas sean más rentables.

 

La Agenda 2030

Tras la difusión en setiembre de 2020 de un discurso del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en el que el mandatario apoyaba un reinicio y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (Agenda 2030), el diputado conservador Pierre Poilievre lanzó una petición para detener el Gran Reinicio que logró 76.000 firmas en menos de una semana, ayudado por la difusión de una teoría que planteaba una realidad distinta y verdadera. Casi al mismo tiempo, el líder conservador Erin O’Toole criticó la idea de un reinicio, alegando que era arriesgado.

Tras su presentación, una teoría alternativa fue difundida a través de personalidades y grupos de derecha de internet (algunos de los cuales también apoyaban la teoría alternativa QAnon) y comentaristas políticos conservadores como Maxime Bernier, Ezra Levant, Tucker Carlson, Paul Joseph Watson y Glenn Beck. También ha sido difundida por medios de comunicación rusos como RT. La teoría alternativa se difundió por primera vez tras el anuncio de la iniciativa. En octubre, grupos asociados a QAnon detectaron una cadena de mensajes que afirmaba ser de un miembro de un comité dentro del Partido Liberal de Canadá. Se difundió aún más en noviembre, después de que las imágenes del discurso Trudeau se volvieran virales.

La teoría alternativa alega que la OMS, bajo el control del Partido Comunista de China, según varias afirmaciones, y los dirigentes mundiales han planeado una pandemia, creando el coronavirus para establecer las condiciones necesarias para llevar a cabo una reestructuración de los gobiernos del mundo. Alega además que los objetivos principales del Reinicio son tomar el control económico global e instaurar en el mundo un régimen totalitario comunista, por ende, un Nuevo Orden Mundial por parte de China. Tal régimen eliminaría libertades y los derechos de propiedad, enviaría el ejército a las ciudades, impondría la vacunación obligatoria y crearía campamentos de aislamiento para aquellos que se resistan.

1 comentario en «El extraño bloqueo del Canal de Suez»

  1. Es una clara manifestación del Plan Atlanta, y la Operación Dandruff, para sembrar el caos, del que se benefician las muultinacionales israelo-yankis!!! Saben la plusvalía obtenida en esa semana de cargas multimillonarias paradas en el mar?? Así se enriquecen!! Aprovechan toda instancia para expoliar a los pueblos!! Pero no pasarán!!! Chavez Vive!!!!

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
lacalle larrañaga
¿Quiénes son los criminales?

Por Enrique Ortega Salinas.

Cerrar