Flash Alianza C&C - Sputnik
  • macri asisitirá a posesión de bolsonaro
  • Jueces del supremo en brasil deliberan sobre pedido de libertad de lula
  • Comisión Ruso-Venezolana se reunirá en el primer trimestre de 2019
  • Ex juez argentino demanda reglamento que autoriza disparar sin voz de alto
  • © Sputnik Nóvosti

El Pais-torcillo mentiroso

En esta última etapa, al menos una o dos veces por semana el matutino blanco se ha visto desmentido por la información que presenta… y no aprende

2 Comentarios en "El Pais-torcillo mentiroso"

  1. Nada nuevo bajo el sol de Uruguay,es de derecha mohosa,torcida ,impercudida y antidemocrática!!!

  2. EL PAÍS CENTENARIO
    El diario El País está celebrando el centenario de su nacimiento en 1918. Fueron sus fundadores Leonel Aguirre, Washington Beltrán y Eduardo Rodríguez Larreta, a quiénes poco tiempo después se les uniría Carlos Scheck. A lo largo de un siglo, El País ha sido un jugador importante en la política de la nación y un inquebrantable defensor de los intereses de las clases dominantes.
    A continuación un pantallazo sobre algunas de las definiciones reflejadas en sus páginas:

    OPINIÓN DE EL PAIS SOBRE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA

    “Dentro de la masa de ignorantes que pueblan este mundo, figuran en lugar destacado los miles de adolescentes que no estudian ni trabajan. Esa legión de inservibles (que no debe ser demonizada, según aconsejan ciertos sectores ilustrados) es ante todo víctima de hogares encabezados por padres a quienes la magistratura uruguaya confiere la categoría de responsables, ya que les entrega los hijos infractores toda vez que son procesados sin prisión (…) La pregunta que está en el aire es si el ejercicio de la autoridad sucumbirá ante la amenaza de esa resaca juvenil de número y bestialidad ascendentes, que no sabe nada, no respeta nada, ni aprende nada (…)”.
    (El Pais, 21 de septiembre de 2011)

    OPINION SOBRE REFORMA LABORAL Y OCUPACIÓN DE LUGARES DE TRABAJO

    “Las críticas de los ministros Nin y Murro a la reforma laboral de Brasil no quitan el sueño ni a un ‘vereador’ de Bagé, y solo vuelven más frágil la postura de Uruguay en el Mercosur, ya complicada por el apoyo a Venezuela. ¿Qué esperan lograr? ¿Cuál es la estrategia? (…) Es como si Brasil armara un escándalo internacional porque los gobiernos uruguayos toleran cosas como la ocupación de los lugares de trabajo, algo que no se acepta en ningún país civilizado del mundo”.
    (El País, 17 de agosto de 2017)

    “EL CURRO DE LOS DERECHOS HUMANOS”

    “La Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH) presenta su informe de actividades a la Asamblea General a inicios de cada invierno. Este año, además de recibir ese balance de 2016, el Parlamento deberá analizar la renovación de su consejo directivo por cinco años más (…) La realidad es que cuando se ventilan las verdaderas tareas sobre DDHH de tantos funcionarios públicos acomodados con excelentes salarios, cualquiera se da cuenta de que ellas son simplemente discretos curros que benefician a amigos del gobierno. Frente a esta situación, la responsabilidad es ahora de los partidos de oposición en el Parlamento: ¿van a seguir legitimando estos curros o van a denunciar que en verdad son vergonzosos acomodos compañeros?”
    (El País, 31 de julio de 2017)

    OPINIÓN SOBRE LA DICTADURA URUGUAYA

    “El concepto de seguridad y de visión de lo ocurrido entre nosotros a lo largo de muchos años es lo que justifica, jurídica e históricamente, la participación que hoy tienen las Fuerzas Armadas en la vida nacional y sus nobles y elevados objetivos (…)”.
    (El País, 21 de julio de 1974).

    “¿Cómo convencer a nuestros jóvenes que las Fuerzas Armadas no salieron a la calle para dar su cuartelazo sino como último recurso, reclamado por la ciudadanía sana del país para salvar la esencia misma de nuestro sistema? (…)”
    (El País, 24 de junio de 1976).

    “En caso de que prospere en la Asamblea de la OEA la tendencia a juzgar la pureza, desde el punto de los Derechos Humanos, de los regímenes que más contribuyeron a la proscripción del totalitarismo marxista en América, se habrá consumado una de las mayores sinrazones en la historia de la organización como instrumento de unidad y de promoción de la democracia en el continente (…)”.
    (El País, 23 de junio de 1978)

    “(…) De ahí han surgido las versiones de que en el Uruguay soportamos una de las dictaduras más crueles y repugnantes de América Latina, burda especie a la que se procura dar patente de verdad en el exterior por medio de datos estadísticos ridículos sobre uruguayos asesinados, presos, torturados o forzados a abandonar el territorio nacional (…)”.
    (El País, 27 de junio de 1978, al cumplirse cinco años del golpe)

    “Las Fuerzas Armadas abandonaron los cuarteles, no impulsadas por bastardas ambiciones de poder, sino cediendo al imperativo de librar a la Nación de la inminente amenaza del caos y de la ruina (…)”.
    (El País, 21 de agosto de 1979).

    “A 39 años del golpe de Estado. En la madrugada del 27 de junio de 1973, los persistentes rumores de golpe de Estado que alimentaban las agitaciones políticas y sociales de aquel Uruguay, desembocaron en lo que se venía palpando como irreversible: la caída de las instituciones democráticas por segunda vez en el siglo XX (…) Ahora bien, no es justo enrostrarle a las Fuerzas Armadas la entera responsabilidad del desvío constitucional cuando, en realidad, diferentes fuerzas que componían la sociedad se conjugaron también para ‘colaborar` en la pérdida de la democracia, indirectamente pero conscientes de lo que podía ocurrir. En el primer lugar está la guerrilla tupamara, sacudiendo con extrema violencia las raíces de nuestro país (…) Para peor, la guerrilla tupamara era vista con buenos ojos por otros colectivos a quienes también, en consecuencia, alcanza la responsabilidad de la caída institucional de 1973, como la Universidad de la República, parte de cuyas autoridades y cuerpo docente dio protección a cuanto estudiante con bombas en las manos se pavoneara por sus aulas. Y los sindicatos, cuya central, dominada por el Partido Comunista, llevó a grados de incandescencia la agitación callejera con postulados que nada tenían que ver con la defensa de los trabajadores y sí con la pretendida implantación de un régimen marxista. También aquel Frente del 73, como colectivo político, tuvo su cuota de responsabilidad en el advenimiento del golpe, desde el momento en que una nutrida parte de sus componentes era afín a la acción antidemocrática de los tupamaros”.
    (El País, 27 de junio de 2012)

    OPINIÓN SOBRE LA DICTADURA DE VIDELA

    “Se explica y justifica que el gobierno del general Videla no haya establecido fecha ni plazo para dar por terminada su misión. No se puede abandonar la tarea emprendida sin antes estar absolutamente seguro que los profundos males que carcomen a la sociedad han sido radicalmente extirpados. De no actuar así se estaría ante un caso de irresponsabilidad histórica y de pusilanimidad personal. Y por cierto que en la Argentina aún no se han dado, ni siquiera remotamente, las condiciones que permitan esperar un futuro de estabilidad, de orden y de paz. Mal puede entonces abandonarse el timón de la nave y entregarla a quienes la pueden llevar a cualquier puerto. La hora para el descanso no ha llegado todavía”.
    (El País, 27 de agosto de 1976)

    OPINIÓN SOBRE LA DEMOCRACIA

    “No compartimos la tendencia a sobreestimar las virtudes de la estricta institucionalidad democrática-republicana”.
    (El País, 11 de junio de 1976)

    OPINIÓN SOBRE LAS MURGAS Y EL CARNAVAL

    “Mientras va pasando ‘el Carnaval más largo’ (y ‘bodrio’) del mundo, el conjunto dirigido por el Pepe Mujica va preparando las ‘cacharpas’ (…) Llegó la hora del partir y la despedida. Las despedidas de los conjuntos carnavalescos que cierran sus actuaciones son todas parecidas (‘…llegó la hora de partir; otros vendrán al tablado; y les pedimos perdón; si los dejamos tarados… a lo que hay que sumar palabras tales como: lágrimas, nuevos sueños, amor, adiós, emoción y varios etcéteras, que por obvios no merecen referencia especial)”.
    (El País, 19 de febrero de 2015)

    OPINIÓN SOBRE LOS NEGROS

    NOTA: En referencia a Patricio Lumumba, líder anticolonialista congoleño y primer ministro de la República Democrática del Congo, cuatro semanas después de que el 17 de enero de 1961 fuera asesinado por mercenarios a sueldo de los belgas, El País escribió:

    “Es un negro que va dando demasiado trabajo. ¿Existe realmente? ¿O es la
    personificación de un sinnúmero de negros turbulentos, desorbitados, criminales si es necesario, contradictorios casi todas las semanas, que dan un deplorable espectáculo de la incapacidad para gobernar? Después de oír hablar durante muchos meses del mismo personaje, de ver un retrato que aseguran ser de él, la verdad es que ya no sabemos si existe o lo inventaron para hacer creer que los negros tienen hombres capaces de gobernarlos”.
    (El País, 13 de febrero de 1961)

    OPINIÓN SOBRE EL GOYO ÁLVAREZ (I)

    “Cuando el Teniente General Gregorio Alvarez fue elegido por el Consejo de la Nación para desempeñar la primera magistratura que asume en el día de hoy, El País no tuvo que improvisar a propósito del concepto que le merece como persona, como ciudadano, como soldado y como hombre provisto de las virtudes, la capacidad y las condiciones exigidas para ocupar tan elevado sitial, y afrontar las severas responsabilidades del cargo. Bastó con que reprodujéramos el juicio estampado en estas columnas, en ocasión en que el actual Presidente daba término a su actuación como Comandante en Jefe del Ejército, para acogerse al retiro legal que lo convertiría en un simple pero muy digno ciudadano de la República”.
    (El País, 1º de septiembre de 1981)

    OPINIÓN SOBRE EL GOYO ÁLVAREZ (II)

    “El único militar que actuó como presidente de facto en la dictadura cívico-militar, apodado Goyo, murió ayer de madrugada en el Hospital Militar (…)
    La Justicia lo había procesado en 2007 y condenado en 2009 a 25 años de penitenciaría, como autor responsable de 37 delitos de homicidio muy especialmente agravado (…) Se caracterizó desde su juventud por un temperamento calculador y ambicioso (…) Álvarez inicialmente estuvo vinculado a la logia ultra nacionalista Tenientes de Artigas, de la que se separaría drásticamente (…) Su autoritarismo y desembozada ambición política le generaron fuertes enemistades (…) Debió enfrentar una demanda judicial por el llamado Operativo Conserva, un negocio de exportación de carne vacuna a Argentina que el Estado uruguayo recompraba en forma de Corned beef”.
    (El País, 29 de diciembre de 2016)

    NOTA: La metamorfosis de El País al hacer este segundo perfil del “digno ciudadano”, se produjo cuando ya el Goyo había caído preso, estaba juzgado y condenado, ya no tenía poder e –incluso- estaba muerto. Pero antes, durante el tiempo de los elogios, todo era diferente porque –además de las coincidencias ideológicas- había un interesante aprovechamiento monetario. Esto se extendió hasta fines de la dictadura, cuando las principales empresas periodísticas uruguayas –que fueron sostén del régimen de facto, como El País, El Día, La Mañana y El Diario- lograron que el Banco de la República (BROU) se hiciera cargo de sus deudas ante acreedores extranjeros por unos diez millones de dólares, en condiciones flagrantemente preferenciales. Las empresas que debían en dólares pasaron a deber en pesos, de modo que cualquier devaluación de la moneda uruguaya sería absorbida por el “banco país”, es decir, por los ciudadanos uruguayos. La primera línea de crédito autorizada por la circular 1.457 fue concedida a El País el 8 de noviembre de 1984 y fue por el equivalente a 3 millones y medio de dólares, pero el 7 de marzo siguiente -seis días después de que asumiera por primera vez Julio María Sanguinetti, pero cuando todavía actuaba el directorio designado por los militares de la dictadura- esa línea fue aumentada a 4 millones 900 mil dólares. Los principales acreedores de El País, a los cuales subrogó el BROU, fueron Surinvest Casa Bancaria y el Banco Holandés Unido. Así, el régimen de facto le pagaba a El País por los favores recibidos pero, con el editorial de 2016, El País demostraba que aquel dictadorzuelo ya no le merecía respeto ni debía alcahuetearlo, porque estaba fuera de circulación.

    OPINIÓN SOBRE AMODIO PÉREZ

    NOTA: El 7 de agosto de 2015, Héctor Amodio Pérez regresó a Montevideo después de cuatro décadas de ausencia, para presentar el libro “Palabra de Amodio, la otra historia de los Tupamaros”, escrito por Jorge Marius y editado por Ediciones de la Plaza. Poco después, una jueza lo procesó con prisión como presunto coautor responsable de reiterados delitos de privación de libertad especialmente agravados. Esto escribió El Pais:

    “(…) El episodio de Amodio Pérez generaba sentimientos encontrados. Por un lado, la historia es fascinante. El tipo que fue uno de los tres máximos líderes de los Tupamaros, el gran estratega militar, que según la historia oficial traicionó a sus compañeros y desapareció por 40 años, vuelve al país a dar la cara (…) Lo más llamativo fue la hipocresía de muchos de esos que han hecho de ese período de la historia una forma de vida. De golpe, a nadie importaba lo que Amodio tenía para decir, era todo viejo, aburrido, intrascendente. O se indignaban de que se le diera voz a un ‘traidor’. ¿Traidor a quién? ¿A gente que se alzó contra una democracia en 1963 creyendo que iban a lograr el paraíso en la tierra a balazos e inyecciones de pentotal? Viendo los efectos que eso dejó en el país, y en otros donde movimientos similares triunfaron, ¿hay alguien que en 2015 pueda ver esa causa con simpatía? (…) Mientras tanto, la Justicia uruguaya encuentra tiempo para retener a un viejo de 80 años que vuelve a su país a intentar dar vuelta una historia, laudada y manipulada por todos los que la vivieron. Lo dicho, Uruguay es un país muy raro”.
    (El País, 9 de agosto de 2015)

    NOTA: Para hacer justicia a estos episodios, debería decirse que la verdadera rareza consiste en que el autor del precedente comentario de El País haya olvidado mencionar un hecho sustancial como es que, en realidad, el “viejo de 80 años” regresó al Uruguay convocado para promocionar un libro publicado por Ediciones de la Plaza, firma perteneciente al diario El País. Y que fue El País el que pagó el viaje en primera clase de Amodio y su mujer a Montevideo, pagó el alojamiento en el Hotel Sheraton, pagó a los cinco o seis guardaespaldas que lo acompañaron a todas partes y también pagó los honorarios del abogado que lo asesoró en un primer momento. Lo dicho, El País es un diario muy raro.

    +++++++++++++

Los comentarios están cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
Andebu, televisiónq
Andebu rechaza democratización del acceso a los medios en campañas políticas

Los dueños de radio y televisión no quieren el acceso igualitario para todos los partidos, tal vez porque en 2014...

Cerrar