«El pozo del infierno» en Yemen desconcierta a los geólogos

El cráter de 30 metros de ancho y de una profundidad desconocida con exactitud, alimenta desde hace siglos en la población local la leyenda de ser una «prisión de los demonios».

El denominado «pozo del infierno» es un cráter gigante ubicado en el desierto de la provincia yemení de Al-Mahra, a unos 1.300 kilómetros de la capital Saná, cerca de los límites de ese país con Omán.

El agujero tiene unos 30 metros de ancho. Su profundidad se desconoce a ciencia cierta, pero se calcula que está entre los 100 y 250 metros.

De acuerdo a Salah Babhair, director general de la autoridad local a cargo del estudio geológico y de recursos minerales, el cráter tiene «millones y millones de años» de antigüedad. «Es muy profundo. Nunca hemos alcanzado el fondo de este pozo, puesto que hay poco oxígeno y ninguna ventilación», agregó.

Otra de las características que dificultan la expedición al interior del pozo, es que en el mismo casi no penetra la luz solar. Sin embargo, se ha registrado que algunas aves entran y salen de sus profundidades. Babhair relató que su equipo ha logrado penetrar «a una profundidad de más de 50 metros», donde notaron «cosas extrañas». «Olimos un aroma raro. Es muy misterioso», alegó el geólogo, quien además hizo énfasis en la necesidad de «más estudios e investigaciones».

Según la creencia local, el cráter funciona como prisión de los demonios. Las leyendas orales del lugar, transmitidas de generación en generación, cuentan que los objetos cercanos al agujero son succionados por el mismo.

Siguiendo a estas supersticiones, que datan de siglos atrás, el cráter representa una amenaza para la existencia en la tierra. El temor que el pozo infunde en la región, lleva a que los pobladores locales eviten acercarse al lugar e incluso referirse a él.

1 comentario en ««El pozo del infierno» en Yemen desconcierta a los geólogos»

  1. Avatar Gonzalo Ituarri | el 22 junio, 2021 a las 3:46 pm |

    1) Pongan una cinta amarilla o obstáculos rodeando el lugar, no sea cosa que alguien caiga al «infierno»
    2) ¿Si tiran una piola con un peso en la punta no pueden medir la profundidad, o mandar un dron o robot con luz?

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
La lucha por la tierra para vivienda cobra intensidad

Un centenar de vecinos del Asentamiento San Miguel y del Barrio Nuevo Comienzo se hicieron presentes hoy en Torre Ejecutiva...

Cerrar