Liverpool 3 Peñarol 3

Emotivo empate entre Liverpool y Peñarol

Liverpool ganaba 3 a 0 con una gran superioridad, pero Peñarol con mucho de actitud, y mejorando su fútbol, lo empató 3 a 3 en la hora.

Un encuentro que pasó por todos los estados emotivos para el empate 3 a 3 en Belvedere entre Liverpool y Peñarol.

El partido arrancó parejo, los dos tratando bien la pelota y la primera jugada de peligro le correspondió a Peñarol, tras un desborde por izquierda de Torres y Canobbio que le pega del borde del área de zurda suave y detiene Lentinelly junto a su palo derecho.

Pero inmediatamente se veía un juego más rápido de los locales que empezó a jugar por las bandas, sobre todo por la derecha de su ataque, haciendo el dos uno a Valentín Rodríguez, donde el lateral aurinegro no recibía el auxilio ni de sus volantes ni los zagueros. Díaz desbordó y puso un centro bajo que Sebastián Fernández toca en el primer palo y Dawson salva milagrosamente.

Pero otra vez por el mismo lugar Liverpool ganaba las espaldas de los volantes abría a la derecha, donde buscaba la espalda de Valentín Rodríguez, Viega fue el que se tiró ahora a la derecha e hizo el centro que Federico Martínez peinó en el primer palo hacia el segundo para poner el 1 a 0 a los 13 minutos.

Liverpool manejaba la pelota desde los pies de Figueredo que se tiraba atrás para evitar la marca de los volantes aurinegros que se adelantaban en línea y les ponían la pelota a su espalda, donde siempre aparecía una camiseta negriazul para abrir a un costado a espaldas de Rodríguez o Giovanni González cuando estos se habían lanzado en ataque.

Peñarol estaba desconcertado, no acertaba en los pases, no lograba salir prolijo y perdía en tres cuartos y Liverpool salía en velocidad.

Falta en tres cuartos de cancha en ataque de Liverpool y aparece una jugada preparada, centro corto de Federico Martínez a la izquierda para Viega que cabecea al medio donde llegaba Emiliano García y logra tapar Dawson que salió a atorar al zaguero. Toda la defensa de Peñarol fueron espectadores de lujo.

El dominio local era casi absoluto a pesar del esfuerzo de algunos jugadores de Peñarol que no encontraban compañía en el juego y encima se lesiona Trindade; allí Larriera manda a la cancha a Máximo Alonso y retrasa a Ceppelini.

A los 40 minutos Pelota larga a la derecha para Federico Martínez que volvió a ganar la espalda de Valentín Rodríguez, levantó el centro y en el segundo palo apareció Sebastián Fernández solo tirándose hacia adelante para marcar el 2 a 0.

Un primer tiempo de neta superioridad de Liverpool y que pintaba muy mal para Peñarol.

Para colmo de males a los 53 minutos una salida rápida de derecha a izquierda por parte de Federico Martínez, pase al medio y el tiro trabado de Alan Medina cobra altura y se mete contra el palo izquierdo de Dawson.

Peñarol recibió un gol en los peores momentos de un partido, al final del primer tiempo y al comienzo del complemento.

Pero hay un movimiento que cambia el partido; Musto pasa de cinco tapón delante de los zagueros, lo que hacía que si los laterales se iban al ataque, el zaguero del lado que caía la jugada pudiera salir a cubri sin dejar el agujero en el medio, porque cubría Musto.

Estaba claro que Larriera le pidió a Valentín Rodríguez que subiera con más criterio, cosa que hizo y subió sólo en algunos momentos puntuales. Por el contrario el juego se volcó a la derecha y por allí si subió mucho Giovanni González.

Más suelto Ceppelini era el encargado de tapar el fútbol que pudiera crear Figueredo y a la vez jugar la pelota a las bandas para atacar con velocidad. El partido cambió.

Fuera de algún ataque en largo que no prosperó, Liverpool no tuvo jugadas de peligro y el que anduvo a los revolcones fue Lentinelly.

A los 58 minutos Peñarol llega por derecha, Canobbio al fondo y toca atrás a Torres que deja en el camino a García que lo baja y acertadamente Ostojich cobra penal que convierte un minuto después Ceppelini descontando en el marcador.

La única duda es si no era la segunda amarilla de García, lo que dejaba a Liverpool con diez jugadores, Bava por las dudas mandó el cambio y puso a Lemos en lugar de García.

Peñarol mandaba en la cancha, tenía la pelota, atacaba por los costados, pero cada vez que se juntaban González, Ceppelini y Canobbio hacían estragos.

A los 20 minutos otros ataque por derecha, Torres al pique de González, centro al medio y tijera del Canario Martínez para convertir un golazo y poner a Peñarol a un gol de Liverpool.

Peñarol iba furioso por el empate y Liverpool no podía salir del asedio, un gran cambio de frente de Ceppelini a González, centro y el cabezazo de Alvarez se va apenas alto.

Sobre la media hora un tiro bajo de Torres que se fue apenas afuera y alguno hasta lo gritó.

Hasta que otro ataque rápido ya en tiempo de adición, alargaron a Canobbio que cuando adelanta la pelota Lemos le lleva el pie y Ostojich cobra penal correctamente y Ceppelini lo toma y empata el encuentro 3 a 3.

Fue un empate justo, porque le correspondió un tiempo a cada uno, lo extraño fue que cuando lo tuvo Liverpool fue abrumador el dominio y cuando le tocó a Peñarol era sensación de gol en cada ataque con mucha actitud y la pelota bien jugada.

 

Compartir: