Un uruguayo probó la resistencia de las camas en los JJOO, con mal resultado

El entrenador de natación de Uruguay, Diego Chiriff, quiso testear la resistencia de las camas en la Villa Olímpica y saltó sobre la suya con un resultado imprevisto.

Diego Chiriff, entrenador de natación de Uruguay probó la resistencia de las camas en la Villa Olímpica y saltó sobre la suya
Las 'camas antisexo' fueron instaladas en las habitaciones de los atletas de los JJOO de Tokio.

El entrenador de natación de Uruguay, Diego Chiriff, se sumó a la cola de integrantes de las delegaciones olímpicas que se graban testeando la resistencia de las camas en la Villa Olímpica, en Tokio. Sin embargo, en esta oportunidad, la cama de cartón reciclable no resistió el embate y terminó rompiéndose.

Camas «antisexo»

La polémica se había instalado ya por las 18 mil camas que solo pueden soportar hasta 200 kilos y que fueron bautizadas como “camas antisexo” por algunos atletas.

Esto derivó en varios videos, hechos por los mismos atletas, en los que cuales saltaban encima de los lechos probando que los mismos eran lo suficientemente resistentes, derribando así la teoría “antisexo”.

Los basquetbolistas argentinos Tayavek Gallizzi y Agustín Cáffaro fueron algunos de los deportistas que se dejaron caer encima para romper el mito.

En el intento del uruguayo Diego Chiriff lo que se rompió no fue el mito. “Al final no aguantaba tanto la cama», dijo Enzo Martínez, atleta uruguayo, quien grabó con su celular el salto entre risas y compartió las imágenes en su cuenta de Instagram.

Materiales reciclables

La razón por la que las se instalaron camas de cartón en la Villa Olímpica, fabricadas con materiales reciclables, era para poder reutilizarlas cuando finalicen los Juegos Olímpicos y contribuir de este modo al cuidado del medio ambiente y promover acciones ecológicas.

La idea era, sin embargo, que a pesar de la aparente debilidad de los lechos, estos resistieron el peso de los integrantes de las delegaciones y que fueran impermeables y resistentes al fuego.

Aún así, muchos sospecharon que el verdadero propósito detrás de esta elección, tenía que ver con reducir al mínimo las posibilidades de encuentro entre los atletas en el marco de la pandemia por Covid-19. Esta teoría se reforzaba por la hipótesis de que las camas no serían capaces de soportar el peso de dos personas juntas.

La pregunta que se plantea ahora, después del intento del entrenador de natación de Uruguay, es si este deberá dormir en el piso o se le reemplazará el mueble.

1 comentario en «Un uruguayo probó la resistencia de las camas en los JJOO, con mal resultado»

  1. ¡Bien pelotudo el muchacho!.

Comentarios cerrados.

Compartir: