El cambio se dio ante un pedido del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae), que entiende prioritario contar con estos freezers especiales que mantendrán las vacunas del laboratorio Pfizer a 70 grados bajo cero.

Ni bien lleguen las vacunas al aeropuerto de Carrasco, serán almacenadas allí mismo en seis ultrafreezer a -70ºC.

En la terminal de carga del aeropuerto ya hay dos instalados y se espera la llegada de los otros cuatro desde Estados Unidos para asegurar la conservación de las vacunas a la temperatura adecuada.

Desde el aeropuerto hasta los centros de vacunación en todo el país las vacunas serán transportadas en contenedores especiales que mantienen las dosis refrigeradas pero a mayor temperatura, entre 2 y 8 grados.

En tanto, el comandante de la FAU, Luis de León, señaló que se calcula que las vacunas podrán llegar a cualquier lugar del país «en no más de cuatro horas a partir de la entrega».