Fiscal solicitó a la Suprema Corte reabrir el caso Roslik

En marzo pasado un tribunal de Apelaciones había rechazado reabrir el caso.

Vladimir Roslik fue asesinado ratifica FEMI
Roslik fue asesinado en el cuartel de Fray Bentos y sus asesinos nunca fueron juzgados.

A 36 años de su asesinato y tras varias instancias, la Fiscalía Especializada en Crímenes de Lesa Humanidad solicitó a la Suprema Corte de Justicia (SCJ) la reapertura del caso Roslik.

El médico Vladimir Roslik fue asesinado por militares durante una sesión de torturas en abril de 1984 tras haber sido detenido en la localidad de San Javier.

Ahora la Fiscalía, a cargo del fiscal Ricardo Perciballe, presentó ante la SCJ un recurso de casación solicitando la reapertura del caso.

Solicita el fiscal Perciballe en su pedido que «se disponga que el homicidio del Dr. Vladimir Roslik Bichkov al tratarse de un crimen de Lesa Humanidad no ha prescripto».
«Una vez ello, se proceda a realizar una investigación efectiva y en un plazo  razonable, para determinar las circunstancias y los responsables de tan lamentable insuceso de nuestro pasado reciente», agrega.

En marzo pasado el Tribunal de Apelaciones de 2° turno había rechazado la reapertura del caso.

Roslik fue asesinado el 16 de abril de 1984, a los 35 años, en el batallón de Infantería número 9 de Fray Bentos.

En un principio las autoridades informaron que el médico, graduado en la Unión Soviética, había muerto por causas naturales. Pocas horas después de su detención falleció. El parte firmado por el médico de la unidad militar, Eduardo Sáis, decía que el deceso se había producido por paro cardíaco, sin violencia.

Había sido detenido en el marco de un operativo en la localidad de San Javier, fundada por emigrantes rusos.

El médico fue acusado de participar de un complot comunista contra el gobierno de facto y de introducir armas procedentes de la Unión Soviética.

 

 

Compartir:
Leer entrada anterior
Agresiones a C5N en marcha en Argentina
Agresiones a periodistas argentinos por ciudadanos anticuarentena

La contradicción de una marcha que pide libertad

Cerrar