Vuelve la fotografía al Bar Andorra con un ciclo dedicado a autoras mujeres.

Mery Arias será la primera fotógrafa en exponer su trabajo, el próximo martes 12, con una serie de imágenes sobre desnudos artísticos.

Vuelve la fotografía al Bar Andorra con un ciclo dedicado a autoras mujeres.
Muestra fotográfica en Bar Andorra

En  el marco del mes de conmemoración a la mujer, el grupo de fotógrafos independientes que desarrolló el ciclo de muestras fotográficas durante el año pasado en el Bar Andorra, redobla la apuesta para este 2019 con un ciclo anual dedicado a fotógrafas mujeres. Cada mes se presentará el trabajo de una nueva autora, y será con entrada libre.

Además del hecho significativo que la reinauguración de este espacio sea en un mes de especial para la mujer, el equipo que integra este proyecto cultural le contó a Caras y Caretas que este año decidieron investigar en profundidad el trabajo de fotógrafas mujeres, ya que el año anterior no habían logrado la equidad que buscaban con respecto a las exposiciones, las cuales fueron en su mayoría de autores hombres. «Este año nos planteamos como desafío investigar y enfocarnos en mostrar los excelentes trabajos fotográficos que muchas mujeres están realizando», contó uno de los integrantes.

Mery Arias: una invitación a la dinámica sexual

Mery Arias, fotografia de Patricia Arias

La primera muestra fotográfica que reinaugura este ciclo estará a cargo de la fotógrafa venezolana Mery Arias quien reside desde hace 8 años en Uruguay, y durante este tiempo se dedicó a la realización de proyectos personales que tienen que ver con la fotografía artística de desnudos.

Mery llegó a Uruguay en el año 2011 y se radicó en Montevideo para estudiar una carrera universitaria. La joven fotógrafa, contó que el comienzo de la misma se vio retrasado por lo cual contaba con mucho tiempo libre que debía aprovechar. En ese momento decidió hacer un curso de fotografía que era algo que siempre le había interesado, pero no había tenido la oportunidad de hacer en su país. «Decidí anotarme en un taller de Foto club ,y ahí me cambió la vida para siempre», contó.

Al poco tiempo de comenzar a estudiar, incursionó en la temática del desnudo, de la cual nunca más se alejó. «Uno de los primeros trabajos prácticos que tuve en el taller se trató de reinterpretar el trabajo de otro fotógrafo, y con mi equipo elegimos una fotógrafa llamada franchesca Woodman que trabajaba el autorretrato y el desnudo», contó la fotógrafa sobre su primer contacto con la fotografía de desnudos.

Para ese ejercicio necesitaban una modelo que se animara a despojarse de sus prendas para ser fotografiada, y Mery se animó. «En ese momento me di cuenta que me sentía muy cómoda con esa situación del cuerpo desnudo, y comencé a buscar gente para retratar. Al comienzo los modelos eran amigos, familia, o yo misma, ya que todavía  no conocía mucha gente en Uruguay», explicó.

Consultada sobre los prejuicios sociales con los que se encontró cuando comenzó a dedicarse a la fotografía de desnudos, Mery contó que, desde su experiencia, no le fue difícil contactar personas que se animaran al desnudo. «Existe la creencia de que el uruguayo es cerrado, o prejuicioso pero a mí me parece que no es tan así. Desde el principio las personas se me acercaban para decirme que querían hacerse fotos», contó.

Para Mery el objetivo de su trabajo artístico es causar una reacción, y motivar la reflexión, más allá de que existan personas que le pueda gustar o no su trabajo. Para la artista, lo importante es generar ese pienso sobre temas tabú como el cuerpo, la sexualidad y el deseo.

Una de las motivaciones de Mery para incursionar en la temática del desnudo, es haber notado la violencia que suele generarse en torno a la temática del cuerpo desnudo y la sexualidad. «Desde mi lugar de mujer y fotógrafa de desnudos, puedo asegurar que mucha gente se hace una historia, o genera expectativas en base a lo que debería ser mi vida sexual, y considero que ese simple hecho representa una violencia silenciosa. Cuando fui descubriendo esta situación, decidí que era necesario profundizar  en la importancia que tiene sentirse cómodo con el cuerpo ya que eso afecta tu sexualidad y tu vínculo con otras personas. El desnudo significa amor y valoración personal. Es la forma más honesta de presentarse ante otra persona, te quitas un montón de caretas», aseguró.

Mery se considera una mujer feminista y su trabajo es una forma de aportar a esta causa. «Considero que la sexualidad en las mujeres también significa una revolución, y el trabajo que yo hago es mi granito de arena. Lograr empoderarse desde el cuerpo y la sexualidad es magnífico», expresó.

Asimismo, remarcó en la importancia de romper los patrones existentes en la búsqueda de ese empoderamiento. «Al sistema no le conviene que estemos conectados directamente con el placer genuino. El tema dela sexualidad siempre ha sido un tabú, y más para las mujeres».

Por tales motivos, la fotógrafa Mery Arias, mediante sus imágenes, realiza una invitación «al reconocimiento y evocación de tu singular dinámica sexual», tal cual se puede leer en la convocatoria a su muestra fotográfica.

Para finalizar, la artista reconoció que algunas personas relacionan la fotografía de desnudos a la pornografía, cuando en realidad representa un arte que tiene mucho que ver con el amor propio. «Sentirnos cómodas con nuestro cuerpo, nos hace diosas, pero no para mostrarle a otros, sino para sentirte diosa contigo misma. Sentirte amada y valorada. Logrando eso, el resto de las cosas en tu vida van a funcionar», concluyó.

 

 

 

 

 

Compartir: