A la caza de nazis y sus vecinos de ultraderecha

Fuerzas Especiales del Ejército Alemán (KSK) en la mira del gobierno alemán

Ministra de Defensa, Kramp-Karrenbauer, anuncia plan para combatir presencia de extremismo de derechas en las llamadas Fuerzas Especiales del Ejército (Kommando Spezialkräfte, KSK).

Las llamadas Fuerzas Especiales del Ejército Alemán (Kommando Spezialkräfte, KSK), se encuentran en la mira de las decisiones políticas de la dirección de la defensa en Alemania.

En el mes de mayo de este año, fue detenido uno de sus miembros por haber ocultado explosivos, armas y municiones, algunos de ellos sustraídos al ejército, también se le halló escondido en el jardín de su casa artículos y parafernalia nazi.

La ministra alemana de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, ha anunciado el pasado martes un plan para combatir la presencia del extremismo de derechas en las llamadas Fuerzas Especiales del Ejército (Kommando Spezialkräfte, KSK).

Una de las acciones anunciadas es la disolución de una de las dos compañías en activo de este comando.

Según señaló la ministra de Defensa Kramp-Karrenbauer, la parte de las Fuerzas Especiales que no sea disuelta estará sometida a una reforma drástica y monitoreada de cerca durante el curso de la reforma que se emprendería y que se estima duraría hasta finales de año.

“Si, una vez que haya concluido el proceso, los miembros de las KSK siguen sin actuar en base a los valores constitucionales, la ministra se reserva otras medidas” ha señalado el diario «Frankfurter Allgemeine», otras medidas que no descartarían la disolución y reconstitución total del cuerpo.

Las medidas fueron anunciadas por la ministra, a la comisión de Defensa del Parlamento y se corresponden al resultado de largas deliberaciones de un grupo de trabajo que se constituyera con el objetivo de realizar “un análisis estructural” de las KSK.

Las KSK son una fuerza de élite de la Bundeswehr, y está compuesta por cerca de 1.400 efectivos, algunos de los cuales han estado implicados en los últimos años en diferentes y variados escándalos sobre la presunta integración de varios de sus miembros en “células de ideología ultraderechista”.

En 2017, uno de sus miembros, conocido por el alias de «Hannibal», fue identificado como el líder de una red, integrada, básicamente, por militares y policías, quienes se dedicaban a acumular municiones y armamento con el propósito de “prepararse de cara a una futura guerra civil”.

De acuerdo al medio periodístico “La Información”, el general Markus Kreitmayr, comandante de las KSK, “publicó una carta abierta a la unidad de élite en la que se comprometía a seguir una línea de «tolerancia cero» y advertía de que este cuerpo se enfrenta «a la fase más difícil de su historia».

Varias investigaciones de medios alemanes, recuerda “La información”, han insistido que “existen indicios de que algunas de estas células han llegado a urdir ataques terroristas contra cargos políticos y figuras de la vida pública”.

Compartir:
Leer entrada anterior
Putin, Presidente de Rusia
¿Se aproxima el ocaso de Putin?

Germán Gorraiz López.

Cerrar