Uruguay puede convertirse en los próximos meses, en un centro de negocios muy importante para la región. La economía seguramente se recuperará en los próximos en el mediano plazo, y la inversión de UPM II en el país contriubuirá en esa recuperación.

Esos fueron algunos de los argumentos que la calificadora japonesa R&I mantuvo este miércoles el grado inversor  de la economía uruguaya en el escalón BBB y mejoró la perspectiva futura pasándola de “estable” a “positiva”.

La decisión fue celebrada por el gobierno del Frente Amplio. El ministro de Economía Danilo Astori aseguró que se trata de un “hecho histórico”.

“Por primera vez una consultora que ubica al país en el segundo escalón por encima del grado inversor eleva, además, su perspectiva”, dijo el ministro en declaraciones que publica el portal de la Presidencia de la República.

Según Presidencia, la decisión de R&I “está motivada en el nivel de actividad de la economía de Uruguay tomando en cuenta, en especial, la próxima instalación en el centro del país de la segunda fábrica de celulosa de la firma finlandesa UPM, la infraestructura general y el manejo de la deuda pública”.

“El informe también indica como positivo el acceso al mercado financiero con tasas de interés muy bajas y a recursos contingentes de organismos multilaterales de crédito, lo cual otorga tranquilidad en cuanto al cumplimiento de todas las obligaciones financieras con el exterior”, agrega.

Astori destacó las tasas de interés bajas que paga Uruguay en el mercado financiero internacional y el hecho de que gran parte de la deuda está en pesos uruguayos.

Según el ministro, la calificadora también consideró para su informe los factores políticos y sociales que caracterizan a Uruguay, como “la fortaleza institucional, la calidad de la democracia, la búsqueda de mayor equidad social, la defensa del trabajo y el cuidado ambiental”.