Qué nadie quede afuera: el problema es de todos

Juan Pablo Labat tira la «primera piedra»: convocatoria inclusiva, objetivo solidario

Propuesta de Juan Pablo Labat para discutir sobre cómo enfrentar la crisis

Juan Pablo Labat
Foto: Meri Parrado

Uno de los temas más discutidos en redes sociales y por organizaciones de la denominada sociedad civil y los sindicatos, a través de las acciones de la Intersocial, es la problemática de la población atendida o susceptible de atención por parte del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES).

El MIDES, largamente vilipendiado y su población altamente estigmatizada, ha sido durante la pasada campaña electoral y luego durante el proceso de asunción de las nuevas autoridades, el centro de atención de todos aquellos que, de una forma u otra, habían desarrollado programas de trabajos y acciones localizadas sobre la población que constituye a sus usuarios.

La nueva emergencia sanitaria, ubica esa discusión, eminentemente política, en un registro de urgencias que no puede desconocerse: serán, a no dudarlo los más afectados si no se realizan acciones de protección específicas y para ello es necesario generar un clima de discusión social, de amplia apertura y convocatoria, que se sostenga sobre los claros principios de la solidaridad y no sobre las frías acciones de los «gerenciamientos».

En tal sentido, el ex director del MIDES, Juan Pablo Labat ha elaborado un documento inicial de propuestas, en el mismo se señala que la: «propuesta es tan sólo una idea a discutir para intentar aliviar en forma más o menos inmediata la carencia de ingresos proveniente de la crisis sanitaria en la población de menores ingresos. No pretende abarcar más que esa dimensión del problema desde algunos instrumentos y es por lo tanto complementaria de otras que están en circulación y seguramente admita ser mejorada y sintetizada en propuestas de más amplio alcance»

Para el ex director del MIDES, el «objetivo es arrimar ideas de quienes hemos trabajado en estos temas para facilitar una implementación rápida y que abarque a TODA la población que lo necesite, sin exclusiones».

Atendiendo a ello se proponen las medidas siguientes:

«1- Crear un bono familiar para alimentación e higiene equivalente a 4 o 5 surtidos de almacén (monto a definir), cobrable por única vez (o eventualmente renovable mensualmente mientras dure la emergencia), y a razón de uno por hogar.

2- Dicho bono se adjudicará en forma automática a los hogares inscriptos en las bases de datos de políticas focalizadas (más de 200 mil hogares) a través de los medios electrónicos por los que cobran hoy.
3- Habilitar además el acceso a dicho bono en forma de crédito estatal para el resto de la población. Dicho crédito será reembolsado al Estado por medio de una alícuota en las facturas de tarifas públicas o impuestos luego de una moratoria de seis u ocho meses y en 20 cuotas con un interés (a revisar) que puede ser en su valor máximo el que amortice el costo de la operación y con posibilidades de pago parcial según la condición social a verificar, donde incluso pueda condonarse la totalidad del crédito sin pago (cuando la situación es de extrema pobreza)

4- Posteriormente, para el pago del crédito, se discriminarán 4 grupos con diferentes grados de subsidios según situación socioeconómica. Se puede ver como ejemplo el sistema utilizado actualmente por el BPS para el subsidio de asistente personal del Sistema de Cuidados. (esto es modificable sin alterar el contenido de la propuesta).
Se establecen cuatro franjas: 1-una primera franja con un subsidio del 100% para aquella población en situación de vulneración que quizá podría estar en las bases de programas focalizados pero alguna razón no lo está, donde los ingresos del hogar no superan 3 BPC per cápita (BPC=4519$), 2- una segunda franja con un subsidio del 66% si el hogar está entre 3 BPC y 6 BPC per cápita, 3- la tercera franja con un subsidio del 33% si el hogar está entre 6 y 11 BPC per cápita, y 4 – sin subsidio para cuando el hogar supere las 11 BPC per cápita.

5- Los beneficios de acceso a crédito implicarán una declaración jurada de un miembro responsable del hogar que dé cuenta de la composición del mismo, para evitar asignar dos créditos al mismo hogar, y de la situación socioeconómica del mismo, así como de alguna vinculación con el Estado a través de las empresas de prestación general de servicios (UTE, OSE, ANTEL, BPS, Intendencias, u otras). En caso de imposibilidad de realizar dichos vínculos el MIDES garantizará el seguimiento del caso».

En la fundamentación que acompaña las medidas propuestas se incorporan precisiones sobre: las diferencias entre los sectores con acceso formal a la modalidad de seguro de desempleo y la población que atiende históricamente el MIDES, en correspondencia con estas diferencias y atendiendo a lo ya instrumentado se señala:

» Uruguay cuenta con un importante sistema de programas bien focalizados que permite atender en forma inmediata a la parte más baja de la distribución a través del acceso a efectivo por modalidad bancaria, en ese sentido vale saber que el 70% del primer quintil de ingresos (el 20% más pobre por ingresos) está vinculado al Estado por el sistema de transferencias monetarias no contributivas (Asignaciones del Plan de Equidad más tarjeta MIDES) y que si lo ampliamos a todas las formas de vínculo ese número asciende a cerca del 90% (…) aunque la cobertura es muy amplia, no es posible lograr suficiencia TOTAL con los actuales programas del Estado dirigidos a atender la carencia social (pobreza más vulnerabilidad), lo cual se complejiza más en esta situación»

El documento incorpora además un breve análisis sobre la informalidad laboral y sus relaciones con la pobreza existente en el país, la realidad compleja de los sistemas de garantía de pago, tres situaciones que tienen que enfrentar la población atendida, lo que dificulta según se señala «intentar llegar solamente por los programas focalizados (orientados al primer quintil) y los registros de trabajo formal de BPS, a TODOS los hogares, ahora más vulnerables por la emergencia».

La propuesta, como se ha señalado, pretende ser un puntapié inicial para una discusión donde la no exclusión de actores, sea el único requisito para su materialización.

 

 

1 comentario en «Juan Pablo Labat tira la «primera piedra»: convocatoria inclusiva, objetivo solidario»

  1. ¡Vamos a hacerlo viral!. «- Que los políticos del gobierno ‘no cobren’ estos tres meses . Como los autónomos y monotributistas o cuentapropistas que no pueden ir a trabajar o han cerrado sus negocios o se han fundido o se fundirán. Que donen el dinero de sus dos sueldos para la compra de material sanitario…

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
Tabaré Costa
Mitigando los efectos de la emergencia: propuestas de la intendencia de Canelones

Medidas de la intendencia de Canelones ante la emergencia sanitaria

Cerrar