Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Poder Judicial

Juez Penal renunció a su cargo; trabajará en estudio de diputado del Partido Nacional

El ex juez Juan Carlos Fernández Lecchini se sumó al estudio jurídico del abogado Diego Durand; estaba molesto por la postergación de su ascenso.

La Suprema Corte de Justicia (SCJ) dispuso el miércoles 15, en acuerdo, la designación de la jueza Patricia Rodríguez como nueva jueza Penal de 1º Turno. La magistrada ejercía como jueza Suplenta de la Capital; antes se había desempeñado en Lavalleja y en Treinta Tres. Sería un movimiento más de los muchos que existieron en el Poder Judicial en los últimos tiempos. Pero Rodríguez obtuvo el ascenso tras la renuncia de un magistrado. El doctor Juan Carlos Fernández Lecchini renunció a su cargo en el Poder Judicial para dedicarse a la actividad privada. El ex magistrado se unirá al Estudio Durand, cuyo principal referente es el abogado Diego Durand, diputado suplente por el Partido Nacional. El propio Durand confirmó la incorporación del ex magistrado al staff del estudio, a través de una fotografía publicada en la red social Instagram. “Es un honor trabajar junto a un gran profesional Juan C Fernández Lecchini”, escribió Durand. Según pudo saber Caras y Caretas Portal, Fernández Lecchini renunció a su cargo molesto por las constantes postergaciones en relación a su ascenso a ministro de Tribunal de Apelaciones. El ex magistrado integró la lista de ascensos en varias oportunidades, pero su nombre nunca fue presentado por la Suprema Corte de Justicia ante la Asamblea General. En ese contexto, Fernández Lecchini recibió la oferta para unirse al Estudio Durand y aceptó. Su decisión de renunciar causó “sorpresa” entre varios de sus colegas. Fernández Lecchini era un magistrado reconocido dentro de la órbita judicial, en particular por la fundamentación técnica y teórica de sus sentencias. Durante su trayectoria, estuvo al frente de diversas causas penales, entre las que se destacan varias sobre graves violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura. Entre otros casos, Fernández Lecchini dirigió la indagatoria penal sobre los crímenes de Elena Quinteros (culminó con la condena del ex canciller Juan Carlos Blanco), de Roberto Luzardo y del maestro Julio Castro. Sin embargo, tuvo un aporte sustancial en la actual jurisprudencia en materia de investigación de los crímenes de la dictadura. En 2006, Fernández Lecchini concedió la extradición de varios militares a la República Argentina por delitos cometidos en ese período. En esa instancia, el magistrado estableció que los delitos cometidos no estaban prescriptos. Para fundamentar su posición, Fernández Lecchini alegó que el período de vigencia de la Ley de Caducidad no podía computarse dentro del plazo de prescripción de los delitos, ya que la Justicia y la Fiscalía estaban impedidos de investigar. Esta teoría adoptada por Tribunales de Apelaciones, con algunas pequeñas diferencias, es la que permitió la continuidad de las investigaciones por estas causas. El Estudio Durand, cuyo principal referente es el abogado Diego Durand. En las últimas elecciones nacionales, Durand fue electo como diputado suplente por el Partido Nacional y asumió en reiteradas oportunidades una banca en la Cámara de Representantes. En los últimos tiempos, el abogado presentó diversas denuncias penales contra el Mides y ASSE. Durante la campaña electoral, Durand fue foco de polémica por declaraciones del ministro del Interior, Eduardo Bonomi. Durand integraba el equipo de asesores en materia de seguridad del hoy senador Luis Alberto Lacalle Pou, al mismo tiempo que ejercía la representación legal de Luis Alberto Suárez, alias “Betito”, sindicado como el principal narcotraficante en Uruguay. En varias oportunidades, Bonomi recordó esa relación profesional. En abril de 2017, Durand renunció a la defensa de Suárez, denunciando una persecución del Ministerio del Interior en su contra y de su cliente y presunta falta de garantías para el ejercicio de la defensa.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO