Flash Alianza C&C - Sputnik
  • macri asisitirá a posesión de bolsonaro
  • Jueces del supremo en brasil deliberan sobre pedido de libertad de lula
  • Comisión Ruso-Venezolana se reunirá en el primer trimestre de 2019
  • Ex juez argentino demanda reglamento que autoriza disparar sin voz de alto
  • © Sputnik Nóvosti

Fernando Cabrera: ilustre montevideano

La garra del corazón

La declaración de Ciudadano Ilustre de Montevideo a Fernando Cabrera oficia de reconocimiento a una obra musical tan extensa como rica, que ha dejado títulos fundamentales para el cancionero popular y ha demostrado su potencia como articuladora de la trama de sentidos que construyen la experiencia de lo local.

Fernando Cabrera

Por R.T.

Uno. Con méritos y merecimientos sobrados, Fernando Cabrera fue reconocido y declarado Ciudadano Ilustre de Montevideo. En el acto oficial, realizado el 22 de noviembre, los amigos, los colegas, los políticos y los allegados desbordaron la Sala Delmira Agustini del Teatro Solís, y los discursos colmaron de elogios hacia la obra y la figura de Cabrera articulados por un tópico central: la íntima conexión de la música del creador con la ciudad.

Tal conexión tiene la fuerza de una evidencia, aunque sus razones no sean tan evidentes y de fácil explicación. Los discursos, los oficiales y públicos, los privados y personales, sólo lo constatan a través de una red de signos que conectan el hecho artístico, a la figura de Cabrera, con lo emotivo y afectivo. Es la recepción y apropiación de una obra de reconocidos méritos artísticos que no necesita trascender de las huellas de la experiencia. La crítica ha hecho lo propio, valorando esta obra como un modelo, un clásico, y urdiendo una red de metáforas para ensayar acercamientos a esas virtudes y a su correlación con el universos de signos que dotan de sentido el espacio habitado y reconocido como propio.

Dos. “El hecho musical evoca y organiza las memorias colectivas y presenta las experiencias del lugar con una intensidad, un poder y una simplicidad no igualadas por ninguna otra actividad social”, escribe Martin Stokes -investigador británico especializado en los campos de la etnomusicología y la antropología- en un libro titulado Ethnicity, Identity and Music. The Musical Construction of Place (Oxford, Berg, 1994), en el que reúne textos de varios autores en torno a esta temática.

Sin mayor esfuerzo interpretativo, este concepto permite dar algunos primeros pasos para entender lo que ocurre con la obra de Fernando Cabrera y la ciudad de Montevideo. Esta conexión, experimentada como esencial, como algo dado, naturalizado, es, en realidad, un fenómeno que se concreta en el dominio de los signos, de los discursos, y por tanto está histórica y socialmente situado. Es, por un lado, el resultado de una historias de correlaciones entre músicas, letras y un espacio -una ciudad- que cada escucha activa ante un nuevo evento musical. Y es, a la vez, el complejo de estrategias desplegadas para actualizar esa historia de saberes a partir de los nuevos elementos explorados (una secuencia armónica no prevista en el estilo, un ensamble de timbres diferentes, algún cambio en los fraseos vocales, por ejemplo). Tal proceso redunda en un crecimiento del estilo -del “estilo cabrera”, en este caso-, y, también como en este caso, profundiza las correlaciones entre la obra y la ciudad.

Tres. En canciones como “Paso Molino”, registrada para el disco El viento en la cara (1984), o la imponente “La casa de al lado”, del disco Fines (1993), por citar sólo dos ejemplos muy conocidos, espacio y ambiente se ensamblan con la música y el texto poético con esa singular potencia que líneas más arriba se planteaba en la cita de Martin Stokes. Pero la virtud de ensamble deviene de una refinada construcción de un ángulo, de una perspectiva sobre lo evocado. Esto es, la construcción de una trama de signos que recortan sólo algunas cualidades del objeto -los ambientes y espacios-, que sirven para su evocación en tanto “estado de cosas”, “estados anímicos”, que esquivan con sabiduría poética la pintoresca descripción y la manipulación emotiva que puede terminar en una frase de postal turística.

En el plano musical, sea en las canciones citadas o en tantas otras, Cabrera le gana la pulseada a lo facilista y obvio. El valseado en “Paso Molino”, la apelación a elementos de la antigua passacaglia en “La casa de al lado”, son transformados, manipulados, hasta lograr otros juegos de referencias, otros mundos sonoros. Es, como en sus textos, la construcción de una lectura sobre estos tipos estilísticos desde una perspectiva contemporánea, situada, y no la cita o mera recreación fijada al museo conservacionista.

Así, el ambiente evocado y la música se engarzan a las formas de construcción dinámica de ese nudo significante llamado “ciudad de Montevideo”, pero alejado del sentido de lo urbano como apilamiento, vértigo o postal tanguera. Méritos y merecimientos suficientes para que esta declaración como Ciudadano Ilustre tenga valor de reconocimiento a la vitalidad de una obra y no como ejercicio de marmolización institucional.

4 Comentarios en "La garra del corazón"

  1. El amor de mi vida era fanático de Fernando. Me obligó a
    anotar las letras con él para mandárselas a familiares en
    el exterior. A el se le dificultaba el idioma en las partes
    donde Cabrera canta bajito…
    ¿Al ser su poesía (linda) tan rebuscada?, colocaba el
    disco varias veces… (aún no existía la ‘compu’ para mi)…
    (ni podía “bajar” las letras).
    Pues bien.
    ¿Lo escuché tanto (y a toodas sus canciones)?… que
    concuerdo con la nota.
    El muchachote de la cita, armoniza perfecto para mi
    modesto gusto. Y diría que es lo único de lo que dispone
    este “bendijeado” país…
    Soy muy cruel para la música…
    … lola…
    (Tal vez me gustase Zitarrosa), (cuando aún poseía la voz),
    (debió haberse retirado a tiempo), o “los ‘Olima’, “en su
    época inicial e intermedia”…
    Chau… pará de contar…
    Acá no hay músicos…
    El uruguayensis es parco para ello.
    “Lola dos”

  2. Perdón….a Fernando le dieron el premio porque “todos lo quieren” y “es muy buen compañero”. Atributos que yo reúno y puedo juntar firmas para comprobarlo.
    Entonces, reclamo ya, airadamente que me declaren el año que viene, CIUDADANO ILUSTRE.
    Ah…y a Jaime Roos también, que creo que compuso bastantes cositas buenas que tienen que ver con Montevideo, aunque no sea tan simpático…
    Cantar, canto más o menos como él (como Fernando, pido perdón desde ya) y la guitarra la rasco bastante bien.
    Por lo tanto, soy candidato firme.

    • … este es el único país donde cualquier “israelita” es más
      fobalero, periodista, músico, deportista o uruguayo que yo…
      El copiará “dichos populares-uruguayensis”… y fingirá con
      frases hechas haber captado nuestra idiosincrasia…
      Al mismo tiempo gritará: “-Vamo-rriba-ruguay-“…
      ¡¡Miente-en-realidad!!
      ¿Cuando se reúne con su tribu?, les reconoce que lo hizo
      “para mofarse-de-nos…”
      Náa

      • …P.D.: “también querrán “enseñarnos” candombe y/o murga…
        “y pretenderán darnos clases de ello”…
        Y serán más uruguayos, candomberos y murguistas que yo…
        Serán el mesías

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Karol Parrabichine
Karol Parrabichine: “Los trabajadores de Motociclo sentimos que se nos está mintiendo”

Hace varios meses que la situación de Motociclo pende de un hilo y se agrava día a día; la empresa...

Cerrar