La máquina de invadir

Por Leandro Grille.

Donald Trump rompe relaciones con la OMS

El viernes 3 de enero Donald Trump firmó la orden de ejecución del general Qassem Soleimani, héroe popular de Irán, comandante de las fuerzas Al Quds de los Guardianes de la Revolución y figura clave en el Oriente Medio. El rango oficial, pero sobre todo el prestigio y la influencia de Soleimani en la región convirtieron su asesinato en una afrenta gravísima con el potencial de desencadenar una guerra entre Irán y los Estados Unidos. Millones de personas participaron de las exequias de Soleimani, y el gobierno Iraní respondió arrojando más de una decena de misiles contra dos bases militares estadounidenses emplazadas en Irak, ninguno de los cuales fue alcanzado por las defensas antiaéreas.

 

Pese a su habitual desenfreno en Twitter, el presidente de Estados Unidos esquivó pronunciarse hasta varias horas después, en un mensaje a la nación, rodeado de su corte, en el que simuló que todo estaba bien, aseveró que los ataques no habían tenido consecuencias en vidas humanas y anunció una nueva ronda de sanciones. Por el momento, sin voluntad de responder militarmente la represalia iraní, Trump se dio por satisfecho y detuvo la escalada del conflicto. Mientras tanto, los medios iraníes informaban que los ataques habían producido decenas de bajas entre las tropas invasoras y advirtieron que la venganza no estará completa hasta que Estados Unidos se retire de la región.

 

Todo sugiere que el asesinato de Soleimani tuvo el objetivo de lanzamiento de campaña electoral. Hace muchos años que en los Estados Unidos está claro que las incursiones militares, cuando no la guerra, rinden votos, y muy rara vez un presidente norteamericano se ha privado de promoverlas. Por trágica, no deja de ser un atroz evidencia del carácter mayoritario que puede adquirir el imperialismo en el seno de los imperios. Muchas veces los pueblos bailan al ritmo de la música que imponen los sectores dominantes y, por eso, la política estadounidense está muy relacionada con la criminalidad geopolítica. Ellos invaden y cobran. Matan y cobran. Agreden y cobran. Su economía crece, se sienten “grandes de nuevo”, se jactan de una superioridad que los enorgullece y esa megalomanía excepcionalista involucra a una parte importante de la sociedad estadounidense. Por eso, Trump cree que el magnicidio de Soleimani es la plataforma de su victoria, y el grueso de sus opositores demócratas, salvo Bernie Sanders, se cuidan mucho de ser equilibrados a la hora de pronunciarse.

 

Para la mayoría de los habitantes del mundo, Trump es un sujeto delirante y maligno. Todo en él es grotesco. Su forma mafiosa de gobernar, su prepotencia, su insultante desfachatez para agredir países y comunidades enteras por Twitter, su apego a la humillación como estrategia de diplomacia. Pero Trump es un hombre más y, todo cuanto es, no significa nada en una maquinaria de poder que se mueve por inercia, aceitada por un interés que le precede, que lo rodea y que lo determina. Si el presidente fuera un personaje progresista, delicado, caballeroso y hasta sentimental, como lo era Obama, igual la maquinaria continuaría funcionando y, como ya vimos, el intachable Obama no dudó en dar órdenes de guerra y promover cambios de regímenes, con las consecuencias terribles que ha tenido para los pueblos de esa región del mundo.

 

Hay que comprender que la guerra y el imperialismo no están planteados como un problema moral para los Estados Unidos ni para los países poderosos del mundo, la guerra es siempre un asunto económico. Para el imperio y sus secuaces no entraña un dilema ético matar o no matar, destruir pueblos enteros, patrimonios culturales, asesinar niños o provocar hambre y miseria a cientos de miles de personas. Lo hacen, y lo hacen con frecuencia, porque de ese modo acrecientan la asimetría de poder y de riquezas, y sustentan la distribución desigual de todo. Por estos mismos motivos, no les importa sostener tiranías seculares o confesionales, no les importa nada ninguna declaración de derechos humanos ni ninguna carta de Naciones Unidas. Todo eso no son más que palabras muertas a las que invocarán si sienten que les conviene e ignorarán si lo necesitan.

 

A mí no me causa ninguna gracia la teocracia iraní, aunque no ignoro su popularidad. Pero ante todo, siento un profundo desprecio por el colonialismo y no le creo ni le creeré jamás una palabra al Imperio. Por el bien de la humanidad, ojalá esta escalada haya terminado acá, pero no me cabe la menor duda de que el objetivo expresado por Irán de expulsar a los Estados Unidos y sus más de cien bases militares de Oriente Medio es irreprochable y compartible. Eso es lo que habría que lograr en todo el mudo. Echarlos. Confinar su poder a su territorio. Que aprovechen las inmensas riquezas que han acumulado a sangre y fuego, que aprovechen sus impresionantes capacidades científicas y tecnológicas, la creatividad y el patriotismo de su pueblo para el desarrollo de una vida que quieran vivir. Pero que salgan ya de acá, del mundo pobre, del territorio y los pueblos que conforman la humanidad, porque hacen daño, porque van a destruir la vida sobre la tierra, porque no hacen otra cosa que incubar rencor y muerte. Porque es demasiado. Porque ya ha sido suficiente. El primer enemigo de la humanidad es el imperialismo de los Estados Unidos.

 

8 comentarios en «La máquina de invadir»

  1. Impresionante declaración sobrevel comportamiento de la nación líder en imperialismo.
    No es mejor que Alemania, China, Francia ó Rusia.
    Mismo perro con diferente collar.
    Pero son las otra naciones, sus genuflexos gobernantes que aceptan sus reglas para recibir chatarra militar porque son amigos y hay que estar preparado para una agresión externa????
    Y luego está la colonización más sutil, que las personas deben entender: Coca Cola, Mc Donald, Pepsico, Wyandott, Boeing, el cine bueno viene de Hollywood??, vengan de compra a Miami, visite la capital cosmopolita New York…y así con las otras naciones: Bayer, Basf, Mercedes Benz, Sandoz, Gaz de France, British Petroleum, Huawei, Apple, etc.
    Trabajar ellos, saquear tus recursos a como de lugar, hasta incluso sufrir fuga de cerebros del país.
    La nación que no acepte estas reglas se transforma en enemigo y si quiere ser independiente te lo impiden.
    Siria fue destruída por competir con Israel en turidmo y comercio.
    A mirar bien y no ser tan inocentes sobre la realidad mundial.

    • Excelente la nota y los comentarios, hasta ahora, al menos
      Es cierto, hay otros perros pero se observa al perro dominante, el mas bravo de todos, posicion que obtuvo luego de la segunda guerra, es la continuacion del plan Marshall, deformada grotescamente y ampliada lo que vemos hoy, del momento que liberaron al mundo de la amenaza nazi junto con sus socios, fue el precio a pagar
      Agregaria al comentario de Osvaldo que no mencionó otra agresiva multinacional que opera en nuestro medio, la financiera, con bancos españoles que llegaron con la misma politica de Cocacola hace muchos años, (regalaban los cajones en la puerta de los comercios, que aun no eran grandes superficies sino simples boliches mientras el bolichero, gallego, decia, dejenlu pur ahi, numas) y quedaban depositados en la vereda sin que a nadie le importara
      Todo esto con el objetivo de dominar la plaza, cosa que lograron, no hay hoy cumpleaños sin Coca
      Ahora vemos que no hay compra en la cual no este metido este banco ofreciendo importante descuento usando su tarjeta y no hay negocio que rechace este gancho comercial
      Ojo al riesgo, son dulces cantos de sirena que lograrán, sino estamos atentos, que en unos años los bancos extranjeros dominen la plaza
      Los mismos paises a los cuales es imposible entrarle con nuestros productos, los granjeros franceses y españoles se encargaron de que esto ocurra recientemente
      Yo, por lo pronto no entro, defiendo el Banco Pais, aunque no sea tan conveniente
      No importa, es un tema de soberanía de ultima, Ojo

  2. Excelente retrato de EEUU y el mundo.No puede ser mas preciso.En este tema no existe inocencia, pero mas alla de la realidad, evidentemente no se puede mirar para otro lado.Las criticas y los movimientos contra esta situacion deben seguir, no importa si parecen pequeños o debiles,hay que criticar esta situacion todos los dias y exigir a sus gobernantes no caer en esa comodidad de que eso no pasa en esta zona….que el problema es de otros.EEUU y sus socios no nos respetaran mas por sumisos ni nos abriran sus mercados.

  3. #Trump 2020
    Make American great again.

  4. LAS POLITICAS EGEMONICAS..SOBERBIAS Y CODICIOSAS..DE TODO IMPERIO Y EMPERADORES.. HOY..»PRESIDENTES»…! Y SOBRETODO GENERAR GUERRASCOMO «NEGOCIO Y CONQUISTA»..PERO SIEMPRE…FUERA Y LEJOS, TERRITORIO EEUU!!!!NO SON «IDIOTAS»!!!

  5. aaron, veo que te gusta vivir abajo de la pata.
    Qué pena, pobre tipo.
    Excelente el artículo, bien claro y real.

  6. El que mata,tortura y agrede paises es el COMUNISMO.Don Leandro.Y si de invadir se trata pregunte usted por Cuba en Angola y las «misiones» cubanas en Venezuela,Bolivia y Nicaragua.

  7. Y si no te gusta lo que opino,te jodes,Uruguay no es Cuba!!!!!!

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
Crazy Horse en escena

Con una propuesta que combinó entretenimiento, diversión y elegancia, Enjoy Punta del Este llevó adelante una alfombra roja en el...

Cerrar