Lacalle en clave Luis

Por Enrique Ortega Salinas.

Lacalle Pou

La progresiva degeneración de la especie humanase percibe claramente en que cada vez más nos engañan personas con menos talento.

Charles Darwin

 

Nadie en este país maneja el marketing personal tan bien como Luis Lacalle Pou.

Una encuesta de Factum, dada a conocer el 28 de setiembre, determinó que la aprobación del presidente era de 61% contra 35% de desaprobación. La aprobación aumenta cuanto más alta es la edad de los encuestados, si están en clase media y media alta y si son del interior del país. El pico más alto de aprobación se dio a fines de 2020, con 66%.

En octubre de 2021, Equipos Consultores le daba 52% de aprobación y 33% de desaprobación. Pocos días después, en la primera semana de noviembre, la consultora Cifra le daba 59% de aprobación contra 33% de desaprobación.

Aun cuando los resultados varíen mucho de una encuestadora a la otra, y aun cuando las reiteradas pifiadas de estas empresas nos den derecho a dudar, más que de la eficacia de su metodología, de la intencionalidad en el manejo de datos, no podemos negar que Lacalle Pou mantiene una alta popularidad que trasciende los votos que lo llevaron al poder.

La pregunta obligada es si esto obedece a una gestión genial o a la fascinación que ha logrado provocar en buena parte de la ciudadanía.

 

Datos irrefutables

Más allá de ese encantamiento está la realidad, y la realidad de la gestión de Lacalle Pou nos deja saldos como los que siguen: desde que asumió el poder, la corrupción en Uruguay ha aumentado de manera impresionante. Los casos comprobados son imposibles de detallar en una sola nota y aquellos que dieron a entender durante la campaña electoral que los frenteamplistas irían por legiones a la cárcel son los que están cayendo como piezas de dominó.

Mientras criticaban la construcción del Antel Arena (sin descubrir el menor indicio de corrupción) nos enteramos de que estaban remodelando un estadio en Cerro Largo con materiales de contrabando. Eduardo Bonomi había descabezado a la cúpula policial encabezada por José Adán Olivera; pero Lacalle los restituyó. Ahora, el exjefe de Policía está respondiendo ante la Justicia, debido a que la fiscalía investiga una red de corrupción policial que iría más allá del contrabando descubierto hace pocos días. Todo se destapó cuando el cabo Gonzalo Farías (hombre de confianza de Olivera) dijo a unos policías que lo detuvieron momentáneamente en la ruta que la intendencia y la Jefatura estaban al tanto de lo que traía en el vehículo.

Olivera se vio obligado a renunciar mientras el ministro del Interior hablaba maravillas de él. La Justicia tendrá la última palabra. Lo extraño es que en los medios hegemónicos nadie investiga la responsabilidad del intendente blanco José Yurramendi Pérez. El cómplice del cabo Farías resultó ser Javier Silveira, funcionario de OSE que milita en el sector político del intendente y que dirige una fundación que ha sido contratada por Yurramendi.

Mientras tanto, se han multiplicado los casos de abusos policiales tras la influencia directa e indirecta de la LUC, que claramente ampara al gatillo fácil. La Asociación de Defensores de Oficio denunció ante la Suprema Corte de Justicia y el Parlamento 85 casos de abuso policial: allanamientos sin orden judicial disfrazados de inspecciones oculares voluntarias y “con violencia inusitada”, maltratos y agresiones durante las detenciones, ausencia de exámenes médicos para constatar lesiones en los detenidos, etc.

Antes, con Larrañaga, y ahora con Heber, la cifra de delitos se distorsionan para mostrar una fotografía mucho más benigna de la situación real. Al comisario mayor Fernando Pereira, coordinador de la Jefatura de Maldonado que cayera por varios delitos, se le descubrió que, por lo menos en un caso, desestimuló una denuncia de abigeato para que no subieran las cifras negativas. Con todo, desde hace casi cuatro meses tenemos un homicidio por día y, solo en el primer semestre de 2021, 3.957 casos de violencia contra niños y adolescentes, lo que implica un aumento de 55% con relación al mismo período de 2020.

Hablando de Maldonado, el sindicato policial de ese departamento (Sipolma) solicitó la remoción del jefe de Policía por no tomar medidas frente a una grave situación de violencia de género que involucra a un aspirante a ingresar a la institución. El sujeto se encuentra cumpliendo medidas cautelares desde octubre de 2020 por haber agredido a su pareja en San Carlos, la cual estaba embarazada y perdió a su bebé. La Justicia había dispuesto incluso la prohibición de porte de armas hasta 2022; sin embargo, estaba realizando el curso para ingresar a la Policía sin que el titular de la Jefatura hiciera nada para impedirlo.

Pocas semanas antes de la renuncia del jefe de Policía de Cerro Largo, tuvo que renunciar el de la Jefatura de Río Negro, Martín Botto, acusado de encubrir a un oficial imputado por violar a su sobrina de ocho años.

El herrerismo buscó a los peores elementos de la institución y los colocó en puestos de relevancia; las consecuencias están a la vista.

Por otra parte, las “fundaciones” son el gran medio para que los blancos contraten a los blancos que no accedieron a un cargo público, beneficiándoles económicamente con contratos cuya finalidad nadie entiende. De esas fundaciones, la que ha tenido preferencia y logrado cuestionables contratos con varias intendencias blancas, es A Ganar, que fuera dirigida hasta el año pasado por Malena Secco de De Posadas, esposa de Ignacio De Posadas, exministro de Economía por el Partido Nacional entre 1992 y 1995 y actual columnista del diario El País. Casi todos los contratos han sido observados por el Tribunal de Cuentas, organismo que cumple una función meramente ornamental en el entramado institucional, lo mismo que la Jutep.

A propósito, el senador Juan Sartori se niega a presentar a la Junta de Transparencia y Ética Pública una declaración jurada sobre los bienes de su esposa Ekaterina Rybolovleva. Sartori tiene una fortuna declarada de 90 millones de dólares; pero la de la hija del magnate ruso Dimitry Rybolovleva es muy superior. Tal como señala Marcelo Pereira en la diaria, los regalos de su padre incluyen un penthouse frente al Central Park de Nueva York, por el que pagó 88 millones de dólares en 2011, y la isla griega Skorpios, que fue propiedad del magnate Aristóteles Onassis. Es muy posible que al suegro de nuestro senador blanco no le cause ninguna gracia que los bienes de la familia sean objeto de investigación.

De todas formas, la transparencia es otra de las víctimas de este gobierno. Uruguay llegó a ser catalogado el país más cristalino de América Latina y el Caribe; pero cada vez más Lacalle Pou limita el acceso a la información pública.

También se ha perdido el valor de la palabra dada. Lacalle incumplió sus promesas electorales de “hacerse cargo” y de no subir las tarifas de los servicios públicos. Culpa de todo al gobierno anterior y subió las tarifas por encima de la inflación varias veces. Ante la crisis económica y sanitaria, no tuvo mejor idea que habilitar el desalojo exprés (30 días para el buen pagador y 6 para el mal pagador), bajar el salario real, disminuir un 12% el poder de compra de los funcionarios públicos y recortar el presupuesto para el Ministerio de Vivienda de 315 millones de dólares, que le daba el Frente Amplio, a 187 millones; todo eso mientras aumentaban el desempleo y la pobreza y Uruguay era reconocido a nivel mundial como uno de los países que menos invirtió (en proporción a su PIB) para contrarrestar los efectos de la pandemia sobre las personas más vulnerables.

El ataque a los sindicatos es brutal; sobre todo contra aquellos que representan a las empresas públicas que buscan privatizar. Con la portabilidad numérica se entregará a las empresas Movistar y Claro el 10,7% del mercado corporativo de Antel, lo que representa unos 11 millones de dólares anuales. También Ancap está en la mira. Al puerto ya lo entregaron por 60 años.

Con Lacalle regresaron los acomodos, los dedazos y el nepotismo. Los blancos evaden de todas las maneras posibles los concursos para ingresar a la administración pública e, incluso, crean cargos para colocar a sus correligionarios.

La incapacidad de sus ministros para ejercer sus cargos ha quedado en evidencia. Luis Alberto Heber, como ministro del Interior, ostenta el récord histórico de muertes en las cárceles. De 44 muertes registradas en 2019, se pasó a 48 en 2020 y 70 en 11 meses de 2021. De éstas, 17 fueron homicidios, 13 suicidios, 10 “dudosas” y 30 “muertes naturales”.

Lo del ministro de Defensa, Javier García, da tanta vergüenza ajena que me limito a recomendarles la nota de Alberto Grille “Hay que ponerle la cola al burro”. Lo de Germán Cardoso al frente del Ministerio de Turismo lo terminará de dirimir la Justicia. Irene Moreira (MVOT) ya anunció que no cumplirá su promesa de erradicar los asentamientos. Bustillo (Mrree) tuvo que pagar de su bolsillo las milanesas más caras del mundo. Mieres (MTSS) tuvo que plasmar por escrito que en el Inefop no se encontró nada irregular tras la investigación administrativa. Eso sí: en el Mides encontraron café vencido.

El gobierno blanco gasta fortunas pagando a empresas dirigidas por blancos para que realicen auditorías que demuestren que el Frente Amplio cometió delitos cuando era gobierno y hasta armaron el inédito circo de una autointerpelación para intentar mellar la imagen de Carolina Cosse.

Y podría continuar escribiendo durante meses sobre lo que es la gestión de Lacalle Pou; pero para hacerla corta, es un desastre por donde se busque. Entonces, ¿cómo se explica la popularidad del presidente?

 

Se los dije

Hace pocas semanas finalicé la nota “Patinando en barros blancos” con lo siguiente: “Pero no pasa nada… Mañana el presidente sale a pasear con su esposa, juega al fútbol, compra verduras o habla con una niña mientras lo filman y listo; el cholulismo le gana por paliza a la razón. La cultura cívica de los uruguayos es un mito tan grande como el de la garra charrúa”.

Dicho y hecho: poco después recibió en la Torre Ejecutiva a un niño que le había escrito una carta y unos días después visitó a una señora que estaba a punto de cumplir 81 años.

Antes de seguir debo puntualizar algo: estoy completamente convencido de que el presidente hizo ambas cosas de corazón, y cualquiera de nosotros quisiera estar en su lugar y poder alegrar la vida de un chico con hemofilia y a una vecina de tal edad. Lo mismo dije cuando recibió a la hija de una policía asesinada. Lacalle, igual que yo, es padre, y no dejaré que mis diferencias políticas me lleven a negarle buenos sentimientos en tales ocasiones.

Lo malo es que mientras recibe al niño, recorta miles de becas estudiantiles; mientras abraza a la anciana; le quita poder de compra a los jubilados y tras fotografiarse con esa niña, manda a los colegas de su madre a la calle con chalecos antibalas vencidos hace más de un año.

Como sea, cada vez que tiene un gesto que muestra su lado humano (comprar en un mercado, llevar a su hija a un shopping, pasear con su esposa, cruzar un alambrado, surfear, dominar una pelota, etcétera), los periodistas de su corte se encargan de que sea la noticia del día. Hay fotos que demuestran que cada una de esas escenas formaron parte de la campaña de marketing político de Mauricio Macri. Ya solo falta que le bese los pies a una vieja en un escenario como hizo el expresidente argentino.

Sin embargo, la culpa no es de Luis, ni de la niña, ni del niño, y menos de la encantadora señora.

La culpa es de aquellos que deciden su voto por emociones y con ello condenan a todo el país a pasar los peores cinco años de sus vidas.

La derecha sabe de marketing mucho más que la izquierda. La izquierda no ha logrado convencer a todos los trabajadores de que son explotados, mientras que la derecha ha logrado que la mayoría de ellos adoren a quienes les explotan y desprecien a quienes les defienden.

18 comentarios en «Lacalle en clave Luis»

  1. paulina Marie Antoinette du Louis XVI et des dammes Exalteés Mmes. Polignac; Campan; Elisabeth Louise Vigée Lebrun et Lamonjitaquepinte | el 6 diciembre, 2021 a las 11:10 am |

    La cocaína causa estragos y deja «tics»

    • este dijo que iban a ganar el cuarto también
      se los dijo….
      juasss

      • la tiene adentro con las encuestas….

        • P.D.:
          Y la veredad es que en el 2024 se viene el cuarto, pero antes me meterán la LUC en mi precios tujes.
          Y yo decía:
          ‘No llegan a las firmas… jjjjjjuuuuuuääááaaassss’

          • La Verdad Ilumina. | el 7 diciembre, 2021 a las 10:28 am |

            La Codicia y su avidéz IDIOTIZA a la Masa.

            La gente en su ignorancia y afán por obtener «MÁS DE TODO», cruza la línea de lo sustentable, de lo innecesario, ingresa en el terreno de la Fantasía y ahí mísmo se come el Camelo.

            No ven que ese escenario ya ha sido estudiado e implementado con Control Mental, Sicología y Manipulación de Masas por una Tiranía Global: La CODICIA.

            LA DEMAGOGIA TIRÁNICA que no solo no cumple sus Promesas Chimbas Coloridas y Gananciosas, sinó que les quitan lo que ya habían obtenido en un esquema de
            ESCLAVISMO CON
            ILUSIÓN DE LIBERTAD.

  2. Pompita y su gobierno son como incendio de neumáticos, puro humo. La corrupción y las matufias están en el ADN del herrerismo. Y si el herrerismo precisara algún cómplice, tienen a Sanguijuela y los pequeños restos del partido que activamente se encargó de destruir.

  3. Es la misma película de Macri en Argentina…. Y miren como terminaron

  4. A cualquier uruguayo medianamente pensante esta relidad de quienes gobiernan el paìs,produce mìnimo un gran asquito,llegando al vòmito en algunos notorios casos como la mayorìa de los denunciados por esa la inmensa figura de Ortega Salinas a quièn siempre agradezco sus enriquecedores editoriales que reactivan entre otras cosas la memoria.

  5. Muchos trabajadores y sus familias, votan bajo el síndrome de Estocolmo…..votando a sus propios patrones explotadores.
    Mientras en sus cabecitas no haga «clic» su verdadera condición de clase, la derecha, los pateará cuantas veces quieran.

  6. Este Editorial es excelente. Gracias, E.Ortega.

  7. Solo una mínima corrección: la mayoría de apellidos rusos cambian su terminación en su forma femenina añadiéndose la letra “a”. Por ello, el padre de Ekaterina Rybolovleva no tiene idéntico apellido letra por letra, sino que es Dimitry Rybolovlev.

  8. 2024 será un trámite, después de perder la Luc la oposición empieza la implosion.
    Aún ni se dan cuenta que la gente le gusta y apoya a este gobierno y le tienen los huevos llenos los sindicatos mamaderas.
    Las urnas los esperan para enterrar sus aspiraciones.
    Economía en expansión, desocupación en caída, venta autos como nunca, comercios e inversiones por todos lados.
    La mediocridad de salida por suerte para el país.
    NMFA

  9. guillermo zapiola | el 7 diciembre, 2021 a las 11:08 am |

    La gente de Macri acaba de ganarle a los kirchneristas por ocho puntos e las elecciones de medio tiempo en Argentina. El 48 % de Alberto en 2019 bajó 32%m y Juntos por el Cambio mantuvo sus votos. Y el kirchnerismo y Juntos no perdieron puntos hacia la izquierda, sino hacia la derecham gente como Milei o Esoert. Todavía o terminaron. Miren cómo venios.

  10. Los 11 principios de la propaganda nazi creados por Goebbels:

    1.- Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.

    2.- Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

    3.- Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

    4.- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

    5.- Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

    6.- Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

    7.- Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

    8.- Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

    9.- Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

    10.- Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

    11.- Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

  11. GRANDE LUIS!!!!

    NO PUEDEN CONTIGO Y ESTAN BUSCANDO DESHACER EL URUGUAY CON LOS SINDICATOS FRAUDE AMPLISTAS.

    NO VAN A PODER.

    NMFA

  12. Excelente Ortega, como siempre.
    Hay mucha gente todavía que sigue con la cabecita puesta que el presidente debe ser abogado, usar corbata y tener una linda familia.
    Si le bajan el sueldo o venden el país, no les importa, de hecho lo hicieron toda la vida, así fueron educados, a servir al explotador y a los gobernantes de turno, por eso no entienden esto de que trabajadores peleen por causas justas y menos aún entienden que esos trabajadores peleen por todos los trabajadores, aún por quienes no pelean, y para quien consiguen logros y beneficios.
    Queda de esta gente todavía, por eso hay un 50 y tanto por ciento de aprobación a un gobierno que hasta el momento lo único que ha hecho es perjudicar al trabajador, hacer malos negocios para el país y buenos para sus bolsillos, todo esto fácilmente demostrable.

Comentarios cerrados.

Compartir: