Las asombrosas imágenes del eclipse solar desde la Antártida

El continente blanco fue el único y privilegiado lugar del mundo donde, en algunas de sus zonas, pudo verse de forma completa, mientras que en otras zonas del planeta se experimentó un eclipse solar parcial.

La Antártida ha vivido uno de los momentos más sorprendentes de la ciencia del año. El eclipse solar provocó el pasado sábado instantes de oscuridad casi absoluta donde se pudo apreciar la corona del Sol, la capa más externa de la estrella, la cual no suele ser visible a simple vista.

El acontecimiento congregó a varios grupos de científicos para observar un fenómeno que no se repetirá hasta el 2039. Aunque el Sol es «sólo» una más entre las 200.000 millones de estrellas que hay en la Vía Láctea, es también la más próxima a la Tierra y la más brillante, por lo que los eclipses, y en especial los «totales», son especialmente interesantes para la comunidad científica ya que permiten, según el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC) realizar una gran variedad de experimentos y observaciones.

«Las observaciones que realicemos sobre el impacto del eclipse solar en la meteorología de Antártica nos ayudarán a mejorar la comprensión del clima y el tiempo de esta zona extrema (…) Estos resultados pueden incluso permitir aproximarnos a una proyección del clima en las próximas décadas sobre el Continente Blanco», explicó el experto Renéé Garreaud.

Compartir: