El primer sorteo se realizó el 9 de julio de 1819, frente a las Puertas del Cabildo

Lotería Nacional: una historia que nació a comienzos del siglo XIX

Durante la dominación Portuguesa, en el año 1818, con el propósito de ayudar al Hospital de Caridad, el jefe de las fuerzas invasoras, general Carlos Federico Lecor, resolvió que se efectuaran sorteos de Loterías en el país. De esa manera fue que el primer sorteo se realizó el 9 de julio de 1819, en la Plaza Mayor frente a las Puertas del Cabildo.

Muchos años más tarde, el 1º de abril de 1889 la Lotería se afincó en el actual edificio de la calle Cerrito 220, entonces No. 97. El predio en que se asienta fue comprado a los señores Farrell y Ferrer en la suma de $ 19.700.

La sede que hoy ocupa el organismo fue construida por los arquitectos Cassasopra y Zanetti, de acuerdo a los planos del arquitecto italiano Juan Tossi. La misma fue inspirada en la arquitectura renacentista. En su majestuosa fachada de dos pisos llaman la atención las hermosas rejas de la planta baja, las que son reticuladas formando rombos, y semejantes a las que existen en los palacios de Milán, Vicenza y Verona.

 

El primer sorteo

Aunque Uruguay todavía no había alcanzado su independencia, ya que transcurría el período de la dominación portuguesa, en el año 1818, por iniciativa de Lecor, Barón de la Laguna, y con el propósito de solucionar el problema que creaba el sostenimiento de los entonces denominados “niños expósitos”, y de ayudar al Hospital de Caridad, se resolvió que se efectuaran loterías en el país.

El primer sorteo se realizó el 9 de julio de 1819, en la Plaza Mayor frente a las Puertas del Cabildo. En esos sorteos que se realizaron en los albores de la Lotería Uruguaya, se distribuía en premios la cantidad de 750 patacones, con un Premio Mayor de 200 patacones y un total de 48 suertes premiadas.

El precio de las cédulas, que así se dominaban en la época los documentos que permitían participar en los sorteos, era de un “real” la participación o fracción en la que se dividía el entero que constituían los 8 millares que se emitían, y se comercializaba en la vía pública por intermedio de vendedores ambulantes, que respondían al nombre, que hasta hoy perdura, de loteros.

La fecha de los sorteos se fijaba una vez que se agotaba la totalidad de la emisión lanzada a circulación, y ellos se realizaban en acto público en la puerta del Hospital de Caridad. Daban fe de los mismos un juez y un escribano.

Más avanzado el tiempo, en marzo de 1846 se jugó la primera Lotería a favor de la Sociedad de la Caridad, creada en 1844.

Nacimiento de la Lotería

El nacimiento formal del organismo data del 12 de julio de 1856, fecha en la que promulgó el precepto legal al que había de ajustar su funcionamiento la actual Dirección Nacional de Loterías y Quinielas.

El decreto de ley 510 declaró que “las Loterías Públicas son pertenencia exclusiva del Hospital de Caridad”.

El 15 de octubre de 1882 iniciaron su funcionamiento los tradicionales globos que fueron construidos por la firma Marchal, Carminatti y Paccard.

El 1 de abril de 1889 se inauguró el actual edificio de la calle Cerrito Nº 220, entonces Nº 97, donde hasta hoy se realizan los sorteos de Loterías y Quinielas. En la instancia se contó con la presencia del presidente de la República, general Máximo Tajes, y otras autoridades.

Por ley del 20 de julio de ese mismo año, se nacionalizó el Hospital, que hasta ese entonces era municipal, y pasó a la órbita del Ministerio de Salud Pública, encomendando a la Comisión de Caridad y Beneficencia Pública la Administración de la Lotería.

En el año 1909 la Lotería inauguró su propio taller Litográfico Tipográfico, comenzando desde entonces, en forma ininterrumpida, a imprimir los billetes que emite, así como los Extractos Oficiales de los Juegos de Loterías, Quinielas y el resto de los juegos administrados por esta Dirección.

El 24 de agosto de 1910, en oportunidad de sortearse una Lotería extraordinaria, se inauguró la cabina que protege los globos, siendo realizada en la Escuela Nacional de Artes y Oficios, “para amortiguar el enorme ruido producido por el golpeteo de las bolillas”.

Los cristales (de origen belga) que conforman la “vidriera” nunca fueron cambiados hasta el presente y tienen 1 centímetro de espesor y casi 3 metros de altura.

Para la década del 20, la Lotería se sorteaba dos veces por semana: los martes y los sábados.

En esos años, y en los siguientes, los billetes de nuestra Lotería se vendían en el país y también en Buenos Aires, Asunción, Río de Janeiro, San Pablo, Santos y Pelotas.

Este hecho económico era de real importancia, ya que oportunamente se impartieron instrucciones a los cónsules y vicecónsules en el extranjero a efectos de recibir de los agentes de Lotería los billetes no vendidos y que por tal motivo eran devueltos a la institución. Dichos funcionarios recibían los billetes antes de la fecha dada como comienzo del sorteo respectivo.

En el año 1953, la Administración de Loterías y Quinielas, que dependía hasta ese entonces del Ministerio de Instrucción Pública y Previsión Social, pasó a depender del Ministerio de Hacienda, lo que hoy es Economía y Finanzas.

 

La quiniela

El 7 de julio de 1939, se realizó el primer sorteo de quinielas, en Montevideo, y el 2 de setiembre del mismo año en el interior del país.

En una primera instancia se realizaban sorteos por separado para Loterías y Quinielas, que con el correr del tiempo se unificaron en uno solo.

El juego de Tómbola se sorteó por primera vez el 18 de setiembre de 1985. En sus comienzos se jugaban tres sorteos semanales, hoy, al igual que la Quiniela, se realizan sorteos de lunes a sábados.

Por otra parte, el primer sorteo del hoy popular 5 de Oro tuvo lugar el 10 de setiembre de 1990. En sus comienzos se realizaba un solo sorteo semanal, modificándose con el paso del tiempo, tanto en la frecuencia semanal de los sorteos como en la cantidad de números en juego.

(Datos extractados de los libros: “La Lotería Uruguaya”, de Antonio Frizzi, “La Historia del Hospital Maciel”, de Dr. Jorge Lockhart e “Historia de la Arquitectura Nacional”, de Juan Gioria).

 

Compartir:
Leer entrada anterior
Martínez presentó a su equipo asesor para diseñar las políticas del Agro con Marzaroli
Todes somos Daniel Martínez

Por Emilio Cafassi.

Cerrar