Nuevas imágenes de los restos del Titanic salen a la luz

Tras 14 años sin captar ninguna imagen, una nueva exploración ha sacado a la luz, a principios de agosto, el estado actual del pecio del Titanic, situado a 600 kilómetros de la costa de la Isla de Terranova (Canadá) –en el océano Atlántico norte– y a 3,8 kilómetros de profundidad.

“Son grandes restos. No estaba preparado para lo grande que es. Cuando apareció en el sónar, resaltó realmente”, ha comentado Victor Vescovo, el responsable de haber liderado este equipo privado de exploración (Caladan Oceanic), en un vídeo difundido por la agencia Reuters y perteneciente a la productora audiovisual Atlantic Productions con motivo de un documental que han realizado.

Según recoge la nota de prensa de la productora, se realizaron un total de cinco inmersiones al pecio del Titanic durante ocho días. De acuerdo con los protocolos legales de Estados Unidos y bajo la lupa de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, el equipo de expertos y científicos examinaron los restos del barco y grabaron por primera vez con la tecnología 4k, empleando un sistema de cámaras sumergibles que permitirán ver en 3D modelos del pecio, así como contemplarlo a través de la Realidad Aumentada o Realidad Virtual; también permitirá evaluar las condiciones actuales de los restos.

A casi 4 000 metros bajo agua, y con una temperatura de apenas un grado, el pecio se encuentra en un estado de vulnerabilidad debido a fuertes remolinos y a las siempre cambiantes corrientes marinas. La corrosión salina, las bacterias que dañan el metal y las corrientes profundas son los principales motivos de su deterioro.

Hay microbios en el naufragio que se están comiendo el hierro de la embarcación, creando estructuras de ‘rustículo’, que es una forma mucho más débil del metal. Al parecer, estos metales se disuelven progresivamente en fragmentos cada vez más finos, convirtiéndose finalmente en una forma de polvo que puede ser arrastrada por la corriente. Es una de las razones por la que los expertos estiman que el naufragio puede desaparecer en 2030 o no mucho después, con la avalancha microbiana dejando tan solo una “mancha de óxido en el fondo del Atlántico”.

El equipo de exploración descubrió un área de deterioro en el cuarto del oficial, donde el capitán tenía sus habitaciones. Es en esta parte donde el casco del barco ha empezado a desmoronarse, afectando a los camarotes. “El baño del capitán es una imagen favorita entre los entusiastas del Titanic y ahora ha desaparecido”, comentó Parks Stephenson, historiador experto en el Titanic que acompañó a la expedición.

“El futuro del pecio es que continuará deteriorándose a lo largo del tiempo, es un proceso natural”, explicó el científico Lori Johnson. La razón está en las bacterias naturales que se encuentran alrededor del barco.

La pieza forma parte de un próximo documental, y los expertos y científicos que organizaron la expedición se sorprendieron al ver el barco en completa descomposición en dos grandes piezas, a miles de metros de distancia (a una profundidad de 3.810 metros).

Además del nuevo video, los científicos de la expedición inspeccionaron el barco utilizando técnicas de fotogrametría, que en el futuro permitirán recreaciones en 3D del Titanic en realidad virtual y aumentada.

Durante la exploración, el equipo aprovechó para poner una corona de flores y celebrar una breve ceremonia por los fallecidos en 1912.

Compartir:
Leer entrada anterior
Se llegó a un acuerdo con Almería por Darwin Núñez y se puede ir Gio González

Este período de pases que le ha dado tantos dolores de cabeza a la parte deportiva de Peñarol, sigue abierto,...

Cerrar