Xenofobia en Alemania

Nueve personas mueren asesinadas en dos bares atacadas por un ultra derechista

El presunto autor de los disparos ha sido hallado muerto en su casa junto al cadáver de su madre. La policía ha encontrado un panfleto racista y un vídeo

Eran las diez de la noche en Hanau, cerca de Fráncfort,  cuando Tobias R., un alemán de 43 años, abrió fuego en un bar frecuentado por extranjeros cerca del centro. Al primer tiroteo le siguió un segundo en otro bar, causando un total de nueve muertos. Horas más tarde, las fuerzas especiales localizaron el vehículo con el que el atacante se había dado a la fuga. Subieron al domicilio y encontraron el cadáver del presunto autor junto al arma homicida y a su madre, de 72 años, también sin vida. Ambos presentaban heridas de bala.

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó sus condolencias y confirmó que hay numerosos indicios que apuntan a una motivación “ultraderechista”, “racista” y de “odio a personas de otro origen”. “El racismo es veneno. El odio es un veneno que existe en nuestra sociedad y que es culpable de muchos crímenes”, dijo en un mensaje televisado.

Alemania sigue sin poder controlar las expresiones y ataques de odio racial, que sectores de la ultra derecha alemana abonan diariamente.

Buena parte de la clase política alemana acusa a Afd de incitar al odio, con un discurso de rechazo a los extranjeros. Numerosos políticos locales se encuentran amenazados por grupos neonazis y de ultraderecha. Las fuerzas políticas alemanas defienden además el mantenimiento del cordón sanitario por el que evitan cooperar con la ultraderecha. El jueves, tras conocerse el atentado de Hanau, la presidenta de la Unión Cristiana Demócrata (CDU) Annegret Kramp-Karrenbauer, consideró que en días como hoy «se puede ver lo importante que es mantener un cortafuegos” contra Afd, quien a su juicio “tolera a los extremistas de derecha”.

El ataque terrorista de Hanau no es un caso aislado. El pasado octubre, un hombre abrió fuegocontra una sinagoga, al este del país, y mató a dos personas. En junio del año pasado, el político conservador Walter Lubcke fue asesinado a tiros en la terraza de su casa por un ultraderechista, también en el Estado de Hesse. Entre 2000 y 2006, el grupo neonzai NSU mató a nueve extranjeros en el país. A todos ellos se refirió Merkel en su alocución.

Ditib, la principal organización musulmana de la comunidad turca de Alemania, considera en un comunicado que este es “un día negro para la historia de Alemania» y reclamó más protección para sus fieles.

Compartir:
Leer entrada anterior
Colombia: coronel denuncia que exjefe militar le ordenó cometer falsos positivos

El coronel del Ejército colombiano Álvaro Amórtegui Gallego sostuvo que cuando estuvo bajo el mando del general Mario Montoya recibió...

Cerrar