Paternain: la estrategia del gobierno para defender LUC es atacar a Bonomi

«Esta idea de asignarle a la LUC la función de una especie de muralla para no volver a lo que fue antes la gestión del Frente Amplio es muy burda y no tiene pies ni cabeza, pero logra un efecto político», consideró Rafael Paternain.

Rafael Paternain Bonomi LUC
Rafael Paternain Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

La Ley de Urgente Consideración (LUC) está en el centro del debate y el gobierno ya prendió todos sus motores para defenderla. La estrategia es muy clara: la idea es centrar la discusión solo en un tema, ignorando todos los demás asuntos de los 135 artículos que se intentan derogar: la seguridad, así lo advirtió, en una entrevista con Caras y Caretas, el sociólogo Rafael Paternain, exdirector del Observatorio de Criminalidad y exsenador suplente del Frente Amplio.

“En realidad, la discusión y el debate sobre la LUC debería tener varios escenarios, y el gobierno elige el que le puede ser más favorable. Apuesta por el tema de la seguridad que siempre es árido y ríspido”, dijo Paternain a esta revista.

Las declaraciones de Paternain suceden luego de que varios dirigentes oficialistas salieran a defender la LUC, afirmando que en caso de derogarla, se volvería  a una gestión como la del exministro de Interior Eduardo Bonomi.

En agosto, el expresidente Julio María Sanguinetti dijo, en el Correo de los viernes, que derogar la LUC “es volver a los tiempos de Bonomi, con jolgorio de narcotraficantes”.

Consideró que, “derogar la LUC es desandar lo que avanzó (Jorge) Larrañaga y volver a los tiempos de Bonomi, con jolgorio narcotraficante y largas explicaciones sobre ajustes de cuentas, mientras aumentaban las rapiñas”.

El 12 de septiembre, el expresidente volvió a la carga con el mismo tema: en una entrevista con El País sostuvo que “la LUC ha significado, y eso es inequívoco, es un claro cambio anímico y de actitud en la actividad policial […] Por otro lado, hay un rescate del concepto de orden público. El FA manejó la Policía con muchos prejuicios […] Nosotros creemos que el camino que marcó Larrañaga hay que continuarlo. Hay que seguir por el camino de Larrañaga y no por el de Bonomi”, agregó.

Por su parte, Paternain explicó que el oficialismo intenta apelar a la idea de una “gestión anterior fallida”. “Esta idea de asignarle a la LUC la función de una especie de muralla para no volver a lo que fue antes la gestión del Frente Amplio es muy burda y no tiene pies ni cabeza, pero logra un efecto político”, agregó.

“Por otra parte hay una relación de falsa causalidad, al decir que gracias a la aprobación de la LUC el delito ha disminuido, lo cual es radicalmente falso, o por lo menos no probado”, explicó.

Lo que buscan es atribuirle a las gestiones del Frente Amplio una suerte de “debilidad ideológica” diciendo que no ha sabido gestionar el principio de autoridad, afirmó Paternain. “Es una trampa en la que el propio FA cayó. Queriendo demostrar lo que el enemigo le endilgaba no era cierto, cayó en esa lógica. Es una lógica muy atractiva, en términos electorales, si se la plantea versus el cambio de estilo”, agregó.

“Ellos atribuyen la mejora de los resultados a una voluntad de conducir a la Policía y los recursos existentes, sobre la base de convicción, firmeza, de no aflojar, de dar respaldo a la policía y permitir que se actúe como se debe actuar. Eso es una construcción discursiva que puede prender muy rápidamente, producto de que la pandemia desconfiguró muchas de las cuestiones que venían instaladas en términos de procesos de base, y que tuvo su impacto sobre las tasas del delito, y eso el gobierno lo aprovechó de manera astuta, pero tiene una base de sustentación que no es real. Allí hay un trabajo político muy importante para tratar de desmontar esa idea”, advirtió.

 

¿Hay una intención deliberada del oficialismo al reducir el debate sobre la LUC solo a la seguridad pública?

En realidad, la discusión y el debate sobre la LUC debería tener varios escenarios, y el gobierno elige el que le puede ser más favorable.

Apuesta por el tema de la seguridad que siempre es árido y ríspido.

En los últimos meses, tiene un espacio de construcción política muy clara y el gobierno va a querer aprovecharse. Es consecuencia de un conjunto de decisiones y resultados incluso no esperados, que los llevan a adoptar esa estrategia. Además, es un elemento de una alta visibilidad y sensibilidad pública.

 

¿Cuál es el fundamento de esa estrategia?

Creo que el gobierno, en esta construcción política, apela a tres estrategias combinadas. En primer lugar, la idea de una gestión anterior fallida, que sabemos que ha tenido una mala evaluación en la consideración pública, además de malos resultados. El país entre 2012 y 2018 duplicó su tasa de homicidios, y es un escenario que todavía resuena en la consideración de la gente.

Esta idea de asignarle a la LUC la función de una especie de muralla para no volver a lo que fue antes la gestión del Frente Amplio es muy burda y no tiene pies ni cabeza, pero logra un efecto político.

Por otra parte hay una relación de falsa causalidad, al decir que gracias a la aprobación de la LUC el delito ha disminuido, lo cual es radicalmente falso, o por lo menos no probado.

 

¿Cuál sería entonces la razón de la baja de delitos?

No se puede perder de vista que ya el año pasado, antes de que se aprobara la LUC, la cantidad de denuncias ya venían cayendo por diversas razones. Por lo tanto, no se puede probar a ciencia cierta que la aplicación de muchos de los artículos que se aprobaron y que ahora se impugnan hayan tenido un efecto directo en la disminución de delitos.

Es un poco el fetichismo de lo legal, creer que los cambios legales tienen efectos inmediatos sobre la realidad. Es algo que está muy presente en la cultura política y que ha impregnado también la imaginación colectiva.

Me parece peligrosa la estrategia de atribuir a la ley, efectos que no tiene. Hace falta hacer estudios en profundidad sobre los verdaderos efectos de la LUC en materia de seguridad.

 

Dijo que eran tres estrategias combinadas. ¿Cuál sería la tercera?

El tercer escenario que aprovechan es que el tema de la seguridad ha tenido, involuntaria o voluntariamente, una resignificación en términos de las prioridades de la discusión política y pública.

Cuando el Frente Amplio era gobierno, la oposición política estaba centrada en la cuestión de la seguridad. Hoy el FA no ejerce la oposición desde ese lugar prioritariamente y es distinto el estilo de oposición. Pero además, el tema se ha reconfigurado en la opinión pública por efectos de la pandemia y por muchas otras cosas.

 

¿Cree entonces que la seguridad ha dejado de ser un tema visible para la sociedad?

El tema tiene visibilidad, pero no la prioridad que tenía antes porque nuestras prioridades informativas y de debate público y social han cambiado.

Eso rebaja el tono y la centralidad de la seguridad pública, aunque las cosas no hayan cambiado sustancialmente. El fenómeno del delito sigue teniendo una enorme gravitación y desde mi punto de vista, ni siquiera está siendo bien registrado por las estadísticas oficiales. Creo que los efectos de la pandemia y la poca predisposición a denunciar, tuvieron su efecto.

Aprovechar la mala imagen del gobierno anterior, en un contexto en que el tema de la seguridad se ha resignificado en el debate político, es parte de la estrategia que se elige para mostrar fortalezas donde no las hay.

Allí entra en juego una discusión bastante difícil de dar sobre las consecuencias negativas de esta ley. Habrá que estudiar sus alcances e ir fundamentando sus impactos negativos.

 

¿Cómo evaluaría la política de seguridad del gobierno actual con respecto a la de los últimos años del Frente Amplio?

Hay una línea de continuidad muy grande. La LUC en materia de seguridad da un paso bastante más negativo en una línea que ya venía preestablecida en años anteriores.

Es la continuidad agravada de una política de vigilancia y control policial, de severidad en la política criminal, utilizada como herramienta central, que utiliza a la cárcel como un mecanismo de incapacitación, además de toda la performatividad que hay en torno a la guerra a las drogas y a la persecución del microtráfico.

Desde el punto de vista del funcionamiento, más allá de algunos detalles, la lógica que predomina es la de una política que ya tenía sustentabilidad en términos de la reducción de los casos de criminalidad, pero que ha encontrado un contexto social en la pandemia que ha modificado algunos mercados de la ilegalidad y en la predisposición a denunciar, y algunas otras cosas que necesitamos comprender bastante más.

 

Sin embargo, la percepción social es que realmente hubo un cambio o al menos eso es lo que dicen las encuestas.

Hay también una política de comunicación mucho más eficaz y directa en términos de sugestión. Atribuir un efecto causal a la LUC sobre la caída de los delitos, es parte de una estrategia política que genera esos impactos.

Sustantivamente no es una política que introduzca grandes variaciones, salvo alguna línea agravada de política criminal restrictiva, pero creo que no tiene sustentabilidad. Puede ser manejada ahora, pero a la larga tendrá severos problemas, sobre todo cuando tengamos un escenario más agudo de crisis social, de deterioro social, sobre todo en la situación penitenciaria, que se agrava semana a semana, sobre todo por el aumento de la población carcelaria.

Me parece que es una gestión de riesgos que va en una dirección bastante negativa y que tal vez hoy no tengamos todos los insumos sobre la mesa para poder evaluar su impacto negativo.

Estamos ante una política de continuidad agravada de la que se venía aplicando antes, en términos de concepción y de instrumentos, con sus propios ajustes, pero en un marco de política criminal más serio y grave.

 

¿Cómo lograron mostrar que el FA hizo todo mal, mientras que ellos cambiaron para bien?

Lo hacen atribuyendo a las gestiones del Frente Amplio una suerte de debilidad ideológica diciendo que no ha sabido gestionar el principio de autoridad, es una trampa en la que el propio FA cayó. Queriendo demostrar lo que el enemigo le endilgaba no era cierto, cayó en esa lógica. Es una lógica muy atractiva, en términos electorales, si se la plantea versus el cambio de estilo.

Ellos atribuyen la mejora de los resultados a una voluntad de conducir la policía y los recursos existentes, sobre la base de convicción, firmeza, de no aflojar, de dar respaldo a la policía y permitir  que se actúe como se debe actuar.

Eso es una construcción discursiva que puede prender muy rápidamente, producto de que la pandemia desconfiguró muchas de las cuestiones que venían instaladas en términos de procesos de base, y que tuvo su impacto sobre las tasas del delito, y eso el gobierno lo aprovechó de manera astuta, pero tiene una base de sustentación que no es real. Allí hay un trabajo político muy importante para tratar de desmontar esa idea.

 

¿Se busca con esto generar una polarización?

Es así. Lo plantean como el contrapunto entre una política supuestamente realista y que da resultados, versus una política débil atada a prejuicios ideológicos que no dio resultados. Es una estrategia que polariza, simplifica y no da cuenta de la complejidad de la realidad.

10 comentarios en «Paternain: la estrategia del gobierno para defender LUC es atacar a Bonomi»

  1. Insisto y repito, es la estrategia comunicacional que los hizo llegar al gobierno con apenas un 1% de diferencia.
    Espero que hayan aprendido la leccion y el frente profesionalise su comunicacion

  2. paulina Marie Antoinette du Louis XVI et des dames exaltées Mdmes. Lamballe, Polignac, Elisabeth Louise Vigée Lebrun, Campan et Lamonjitaquepinte  | el 20 septiembre, 2021 a las 1:28 pm |

    LUC = Liliputienses Urdimos Cocaína

  3. No hay seguridad ni en las carceles custodiadas por el ministerio del interior, menos en las calles, ministro fallido que renuncie!

  4. Volver a la era Bonomi, solo festejarían los delincuentes y parte de la oposición.
    Las feministas dicen No a la Luc pero resulta que si se diera eso, los asesinos de mujeres salen antes que ahora.
    Es decir apoyan la libertad anticipada de los delincuentes ? Póngansen de acuerdo.
    Avisarle a los victimas que si se quita la Luc los asesinos de sus familiares estarán en la calle más pronto.
    Pero bueno estamos en un país democrático y cada uno elige. En Cuba nadie puede decidir, solo los dictadores.
    NMFA

  5. Cuadro de Dorian Gray del herrerismo-fascismo

    El secuestrado y desaparecido preso en el Comcar, terminó derrumbando la farsa herrerista-fascista del «hacerse cargo» y «principio de autoridad»».
    Ambos palabreríos, se le derrumbaron ignominiosamente sobre la crisma de sus parlanchines herreristas-fascistas, quedando a la vista de todo el mundo, como los ineptos, mentirosos, crápulas, cínicos e hipócritas que son.
    Como bien dijo CyC, el año que viene, el plebiscito contra la luc, pondrá las cosas en su verdadero sitio, y los herrerista-fascistas, se ven venir otra paliza contra la farsa que montaron ellos mismos.
    Primero negaron que se hubieran recogido firmas suficients, luego negaron que hubiera suficientes firmas validadas, pero resulta que todo eso, se derrumbó a las 48 horas de haber presentado las firmas ante la Corte Electoral, pues latrocinio pou, salió a la disparada a querer formar un grupete en defensa de su infame luc, y ya Sanguijueletti y manini, también salían por las suyas a defenderla.
    Lo dicho, cuando los perros de la luc ladran, señal que el pueblo, le está moviendo el piso a los infames herreristas-fascistas.

  6. ¿ Heber y la mafia rosada van a criticar a Bonomi ? … Pero si ellos son unos delincuentes, ¿ a quiénes van a seguir embaucando ?.

  7. El sangui es la bajeza más nefasta de hasta dónde se puede hacer politiquería.
    Para defender la luc (lo harán pronto todos los del rejunte) sólo habla de la seguridad, como si no hubiera artículos de otra índole, y para peor pone al finado larry, como para dar ese toque de lástima de un fallecido.
    En fin, la bajeza en su máx8ima expresión.
    perro galván, ya te llenaron la cabeza con el tema seguridad y de la nada metés a Cuba, mediocridad básica de los fachitos.

  8. Feministas, sabían que si apoyan la derogación de la Luc, los asesinos de las mujeres saldrían muchísimo antes que con las penas que le aplicaron ?
    Por querer oponerse al gobierno por todo, ni siquiera estudian lo que están pidiendo.
    Informensen, simplente eso, sino verán al asesino de sus seres queridos riéndose frente a su cara, diciéndoles gracias por ser tan giles.
    Están avisadas, después a llorar al cuartito.

  9. Boludo con la LUC los criminales siguen saliendo incluso caminando de la cárcel. No existe tal argumento pro-feminista pro-LUC.

    El socialismo prevalecerá.

Comentarios cerrados.

Compartir: