Política de Privacidad

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación. Así mismo, sus datos serán cedidos en todos aquellos casos en que sea necesario para el desarrollo, cumplimiento y control de la relación con nuestra entidad o en los supuestos en que lo autorice una norma con rango de ley. En cumplimiento de la RGPD puede ejercitar sus derechos ARCO ante Caras y Caretas, con dirección en Paraguay 1478/piso 2, 11900 – 20, adjuntando fotocopia de su DNI. El contenido de esta comunicación, así como el de toda la documentación anexa, está sujeta al deber de secreto y va dirigida únicamente a su destinatario. En el supuesto de que usted no fuera el destinatario, le solicitamos que nos lo indique y no comunique su contenido a terceros, procediendo a su destrucción. El prestador de servicios de la sociedad de la información deberá tener en cuenta que, además de la información que facilite a los destinatarios del servicio a través de su “Política de Privacidad�?, deberá disponer de textos legales adicionales relativos a otras normativas de obligado cumplimiento, tales como, sin carácter limitativo o excluyente, condiciones generales de la contratación, propiedad intelectual e industrial, condiciones de utilización de la página web y responsabilidades al respecto, o lo que la propia Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico pueda establecer en cualesquiera otros preceptos al margen de su artículo 10 o incluso completar la información que, en relación a éste, fuese necesaria.

2 comentarios en «Política de Privacidad»

  1. VUELVEN LOS SOLDADOS DE LATORRE A LA RURAL DEL PRADO.
    En el cierre de la exposición rural aparecieron los soldados del Coronel Latorre jugados a usar el componente blanquillo de los ruralistas, aunque no hay que olvidar que el mayor ruralista del país, Benito Nardone, “alias Chicotazo”, era colorado.
    Los SOLADOS DE LATORRE, aparecen cerrando el acto con su banda militar tocando, ¡no lo podía creer! la MARCHA DE TRES ARBOLES, que es considerada el himno oficial del Partido Nacional, entre gritos de ¡ VIVAN LOS BLANCOS!.

    Así los subalternos del gorila Manini Rios se dieron el gusto de hacerle esta broma al gobierno mostrando que la alianza cívico militar sigue vigente.
    Y para esto un poco de historia. El coronel Lorenzo Latorre fue el fundador del Uruguay moderno, el hombre que intenta terminar con el ciclo de guerras civiles y que no había tenido tiempo de organizar su economía como proveedor del Imperio Británico. Pero cuando hubo de terminar la “tarea encomendada”, lo expatriaron y ni muerto lo dejaron retornar al país, muriendo en su exilio en la Argentina. ¡Así es la oligarquía con sus peones de uniforme!
    Para ello era necesario organizar la gran estancia. Alambrar los campos, establecer un CODIGO RURAL que ponía a la población del interior, en ese entonces la mayoría del país, a disposición de los ruralistas. La alternativa para el poblador que no fuera propietario urbano o rural, era conchabarse de peón con libreta de trabajo emitida por el patrón, o ir al cuartel como soldado del ejército. De ahí que hasta hoy, en el interior, el ejército es el SEGURO DE PARO DE LOS EXPULSADOS DEL CAMPO por la creciente tecnificación del trabajo. Y uno de los elementos que generó la mayor expulsión de pobladores rurales fue el alambrado de los campos que simplificó las tareas rurales y marcó nítidamente los linderos entre las propiedades expulsando de los mismos a las familias de las peonadas que terminan arrinconadas entre alambrados conformado lo que se llamó “PUEBLOS DE RATAS”, que muy luego, en la segunda mitad del siglo XX, fueron sustituidos por los pueblos MEVIR.
    Esta es la razón histórica de su desprecio por el trabajador rural, al que han reducido a su mínima expresión expulsándolo del territorio, al que aún hoy le niegan el estatuto de trabajador con los mismos derechos del resto.
    Estos rurales que hoy militan en la movida pituca de “UN SOLO URUGUAY”, convocan en la ARU al sector que acapara la renta rural dentro de la cadena productiva, a los INVERNADORES y a los CABAÑEROS, que junto con los frigoríficos son los que se llevan la parte del león del negocio pecuario. Sector que tiene como característica poseer menos memoria que el burro, que nunca olvida donde come. Porque el sector pecuario tiene como gran contrapeso de su dependencia de los vaivenes del mercado internacional, el mercado interno. Y el mercado interno al cual le venden la carne a precios siempre iguales o superiores al de los mercados externos, es el que les aguanta la rentabilidad cuando sus mercados exteriores flaquean. Es el pecuario el único sector que tiene un mercado local alternativo que le asegura la existencia.
    Pero es justamente este sector el que mas desprecia a las clases trabajadoras urbanas, que propone la desindustrialización, el achique del estado, como verdaderos suicidas. Y lo son porque la ideología de sus conductores, los dueños de la ARU, no se corresponde con sus intereses naturales. Las directivas de la ARU han sido secularmente constituidas por invernadores, esos que compran flaco a los criadores y venden gordo al frigorífico, en los cuales muchos de ellos tienen acciones o son socios de sus colaterales o bufetes de abogados. La ARU no representa a la producción nacional, representa a los barraqueros, intermediarios e industria frigorífica exportadora.
    La ARU tiene su ejército para poner el orden en la campaña y disciplinar al trabajador rural y urbano reduciendo el país todo al tamaño de su ambición, que es muy pequeña, el de la COLONIA EXPORTADORA, esa que vende mas por menos para repartir entre cada vez menos.

  2. Avatar Juan Valverde Perez | el 31 enero, 2019 a las 7:27 am | Responder

    Ok

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*