¿Qué sostiene la explotación sexual en Uruguay?

El caso de explotación sexual de adolescentes que se hizo público en las últimas semanas puso sobre la mesa una problemática extendida y silenciada.

Foto: Dónde están nuestras gurisas

Once hombres fueron formalizados por explotación sexual de adolescentes en la llamada Operación Océano: Washington Balliva (exjuez), Nicolás Ortiz (docente), Miguel Ángel Larramendi (abogado, exasesor de la URSEA), Mauricio Zardo Cabrera (arquitecto), Nicolás Chírico (organizador de fiestas), Manuel Nande Bagnulo, Leonel Enrique D’Albenas (escritor y fotógrafo), Matías Sosa de León (empresario), Ariel Pfeffer (empresario), Diego Susena (candidato a la Junta Departamental de Montevideo por el Partido Nacional) y Jacques Paullier Symonds. Hay más hombres siendo investigados por el caso, aseguró la fiscal Darviña Viera.

Este caso no es aislado, la explotación sexual comercial es una problemática social que sucede todos los días. Es un tipo de violencia sexual que demuestra una relación de poder, una subyugación, una grave violación de los derechos humanos. Las personas explotadas son, generalmente, mujeres, niñas, niños y adolescentes.

Hay distintas modalidades de explotación sexual infantil: actos sexuales con remuneración o promesa de remuneración (no solo en efectivo, puede ser en especias, comida, techo), utilización de imágenes en material pornográfico, fiestas o espectáculos sexuales públicos o privados, parejas y matrimonios forzados y trata con fines de explotación sexual.

En el caso de personas menores de 18 años el consentimiento no es una posibilidad, siempre configura explotación sexual. Que una persona menor tenga una sexualidad activa con pares no justifica situaciones de explotación por parte de mayores, no exime de culpa a los explotadores y reparar en eso como justificación de la violencia pone el foco en la víctima y no en los explotadores. Desde CONAPEES aseguran que esta justificación legitima el accionar de los explotadores y colabora a que estas tramas delictivas se sostengan con impunidad.

En promedio en Uruguay se hacen 350 denuncias por año por explotación sexual infantil, aunque los organismos responsables de combatir esta problemática aseguran que hay un gran subregistro debido a la imposibilidad de denunciar de muchas personas y el poder que ejercen sobre ellas los explotadores.

Si la persona es mayor de edad probar la explotación sexual es difícil, aseguran desde el colectivo Dónde están nuestras gurisas. Estos delitos suelen darse en los mismos espacios en los que hay trabajadoras sexuales registradas, los explotadores ejercen violencia sobre ellas, generalmente no tienen a quién recurrir para pedir ayuda o el explotador las mantiene amenazadas.

Hay conexión entre las desapariciones de gurisas y mujeres y la explotación sexual. En algunos casos las familias tienen certezas de que las mujeres estaban siendo víctimas de explotación, pero con la dificultad de probarlo la policía investiga la desaparición con todas las hipótesis sobre la mesa (incluida el escape voluntario), los casos se enfrían y las familias no tienen recursos para pagar abogadas/os que logren sacar los documentos archivados en algún cajón.

Los explotadores son, en su mayoría, hombres. No tienen un perfil definido, aseguran varios estudios de Unicef y el Comité para la erradicación de la explotación sexual comercial y no comercial de la niñez y la adolescencia (CONAPEES), tienen distintos niveles socio-económicos, profesiones, estudios.

Todo este sistema se sostiene en la llamada «cultura de la violación», explica la magíster en políticas de género y directora de la asociación civil El Paso, Andrea Tuana. Los mensajes y fotos por WhatsApp, la sexualización de menores de edad, la legitimación de conductas violencias contra ellas, la violencia de género traducida en culpar a la víctima por lo que tenía puesto, o por dónde caminaba, o señalar a las familias.

La explotación sexual es una problemática social y todas las personas tenemos un rol en cómo se desarrolla. Podemos seguir sosteniendo la impunidad y la legitimación, o podemos repudiar a los explotadores y proteger a las víctimas. «Dejemos de mirar a las gurisas paradas en la vereda y empecemos a mirar las chapas de los autos que frenan», en palabras de Tuana.

Para denunciar una situación de explotación sexual infantil: 0800 50 50, línea Azul del INAU, o por la página web del Ministerio del Interior.

Para denunciar una situación de explotación sexual de personas mayores de 18 años: Fiscalía, comisarías, unidades de violencia basada en género, por teléfono al 911 o por la página web del Ministerio del Interior.

9 comentarios en «¿Qué sostiene la explotación sexual en Uruguay?»

  1. Avatar paulina Fiolo de Caferata | el 23 mayo, 2020 a las 2:05 pm | Responder

    Va pelota…
    … vengan enanos deformes conchetos-medio-pelo-incomibles…
    Demasiado fácil definirlo para mi punto de vista.

    • Avatar paulina Fiolo de Caferata | el 23 mayo, 2020 a las 2:41 pm | Responder

      Postre:
      «Tengo una cantidad de números de viejos y milicos que llamaban para acostarse», dijo ante el juez una de las menores que integraba una red de prostitución que operaba en Melo y Punta del Este…
      Las personas llamaban para tener relaciones sexuales pagas con ella y con las otras menores, según el auto de procesamiento. El auto de procesamiento relata cómo los hombres tenían sexo con  las adolescentes de 15 y 17 años a cambio de ropa, championes, comida, recarga de celulares y hasta 400 pesos. Cenas, estadías en La Barra de Maldonado, paseos por Punta del Este, championes, otras vestimentas. Eso era lo que recibían las adolescentes que participaban de una operativa organizada por tres hombres entre Cerro Largo y Melo según consta en el auto de procesamiento. Además de tener relaciones sexuales con ellas, les prometían la presentación de otros «clientes». En total eran 12 las jóvenes de entre 15 y 21 años de edad obligadas a prostituirse. El magistrado (Dr. Pablo Gandini), imputó a J.R.R.M. de 58 años de edad, M.R.P. de 40 años, ambos con residencia en la ciudad de Melo, y P.J.M. de 75 años, comerciante (-empresaurio-) de la Barra de Maldonado, la figura prevista en los arts. 4 y 5 de la Ley 17.815: reiterados delitos de retribución o promesa de retribución a personas menores de edad o incapaces para que ejecuten actos sexuales eróticos de cualquier tipo, en calidad de autores.
      Corolario:
      …………….¿Dónde andarán estas…: “iniciales”… ahora…?
      Y:
      ¿los muchachos de “La Casita del Parque”?…

  2. La mayor red de prostitución de adolescentes se ve en Tinder y esas APP para buscar parejas, ah, Instagram se convirtió en un lupanar y desfile de pendex semi desnudas..

  3. Las péndex podrían andar como se les ocurra… el problema serían los enanos deformes bagartos-incomibles-típicos-uruguayensis…
    … esos…
    … deseo que se prendan fuego vivos…
    porque:
    «alguien»
    paga
    los
    ‘lupanares…’
    ¿y en su proficua mayoría son…?
    Si nadie pagara los lupanares los lupanares se mueren de hambre…

    ¿¿??

  4. Hay que aplicarles la LUC,Ley Urgente de Castración

  5. Nombres y apellidos, hay que saber todos ellos

  6. Avatar Daniel de los Santos | el 24 mayo, 2020 a las 9:32 am | Responder

    esto es viejo, y siempre son las mismas personas involucradas, empresários, políticos de derecha, «gente de bien», fue tapado muchas veces por los grandes médio de comunicación porque son la clase social que representan .
    Em los años 90 uma investigación periodistica realizada por la periodista Maria Urruzola denuncio la cadena de prostituición entre Uruguay y España, la involucración de empresários, políticos de derecha y jugadores de futebol, y o casualidade que algunos de estos personajes salen a luz hoy, que coincidência no ?

    • En los 90’s… eran los yatecitos anclados entre la «Mansa» y la «Isla de Gorriti»… sumados a la habitación privada del ‘pent-house’ (con ascensor privado), del hotel internacional que está enfrente…
      ¿De la habitación?
      a la rula de abajo…
      (con el ‘cohiba’ en la boca…) (y ‘dos’ toquecicos de ‘Dolce-Gabbana’…)
      Esto
      es
      apenas un ‘revival’ ‘noventoso’…
      corolario:
      …………….»YNLV»
      Deseo que se prendan fuego vivos…

  7. Leyó el art Sr? El sistema se sostiene con opiniones como la suya: q si se pone pollera corta, q si le gusta el sexo q si se saca fotos semidesnuda… En vez de preguntarse xq un tipo de 50 años piensa q es viable mantener relaciones con una piba de 15. El foco de discusión está en otro lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
José Mujica
Mujica: no golpées la puerta dónde no te quieren recibir, no podés ser tan inocente

Tal vez más hermético que nunca, amigo de las contradicciones, estuvo "Pepe" Mujica en "Legítima Defensa" y al ser interpelado...

Cerrar