Raúl Batlle: «No tengo aspiraciones políticas, pero vine a aportar mi granito de arena»

El flamante senador Raúl Batlle asumió definitivamente su banca a raíz de los sucesos del exministro Cardoso que provocaron un cortocircuito entre el sector de la 15 al que pertenece y los Batllistas de Sanguinetti, pero dice que esto es un hecho superado y que el desafío es realizar una buena gestión de la bancada colorada en el Senado.

Raúl Batlle
Raúl Batlle durante la sesión en Cámara de Senadores en el Palacio Legislativo. Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS

Raúl Batlle reconoce que le está llevando tiempo adaptarse al ritmo parlamentario para alguien que viene de tareas ejecutivas en el mundo de las finanzas y el agro y no perdimos oportunidad de consultarlo por los grandes temas nacionales que incluso son motivo de debate entre los integrantes de la coalición de gobierno.

El senador tiene 56 años y dos hijos y él a su vez es el hijo menor del expresidente y líder de la lista 15 Jorge Batlle; aunque la entrevista va dirigida a conocer a este militante colorado de bajo perfil, a pesar de su abolengo y del hombre que salta a la arena política casi que empujado por circunstancias partidarias que forzaron sus planes, es imposible no mencionar la herencia política que expone con orgullo y que para consolidarla cuenta con la presencia, en su despacho, de Claudia, quien fuera secretaria de su padre.

Si bien has dicho que no tenías aspiraciones políticas, hay varios registros gráficos donde apareces de niño acompañando las actividades políticas de tu padre.

Esa foto la amo (ver foto), si bien no es como aquellas donde lo miro realmente con admiración y alegría porque me daba mucho orgullo estar con él. Esa foto es en una conferencia de prensa dos días antes que las Fuerzas Armadas se lo llevara detenido (octubre de 1972).

Mi padre luego de ser liberado me llevó a lo alto del edificio y me mostró como había saltado a lo hombre araña desde un piso diez saltando de azotea en azotea hasta planta baja donde lo refugió una señora toda la noche hasta que se entregó al otro día.

Esa mañana yo pensé que estaba en casa porque yo me pasé a la cama de mis padres como todas las noches, subiendo a la cama por el lado de mi madre y veo una figura que se levanta y se va. Yo estaba en primero de escuela y fue mi compañero de banco me dijo que mi padre estaba preso. Al principio no le creí porque no entendía mucho qué pasaba y aunque la noche anterior toda la cuadra estaba lleno de vehículos militares, pensé que había logrado escapar.

Yo siempre viví la política porque es parte de mi historia familiar, muy de cerca, pero siempre de afuera. Yo siempre le busco a las cosas su parte buena y yo siempre digo que el período de la dictadura con todo lo horrible que fue, fue el momento que mas pude disfrutar a mi padre porque estaba inhabilitado de realizar actividad política, pública; pasó a ser un padre de tiempo completo y era como tener un profesor en casa.

 

¿Dónde estudiaste?

Alguna vez tuvimos que irnos a exiliarnos a Buenos Aires, así que hice colegio allá, pero acá primaria en el Elbio Fernández y terminé en el British porque mi madre quería que hiciera Bachillerato Internacional que en aquel momento era de los pocos lugares donde se hacía.

El viejo era una suerte de biblioteca incluidos temas de ciencia, que si bien no era la profesión de él, le apasionaba y compraba enciclopedias científicas. Como lo único que mi viejo podía hacer era agro, arrendaba unos campos en distintos lugares como Rivera, Lazcano, Colonia y criaba unas vaquitas e íbamos a pasar ahí.

 

¿Y la etapa de presidencia como la viviste?

Bien porque en presidencia estaba atornillado a un lugar y lo podía visitar cuando quería. Con los políticos lo difícil es seguirles el tren; vos tenés un trabajo fijo y el tipo andaba por todos lados. Yo ingresé a trabajar desde muy joven en un banco y en el ámbito financiero estuve hasta estos días. Fue una época muy complicada en la que sentía que tenía estar muy cerca de él.

 

Y justo vos estabas trabajando en un sector que fue el que sufrió la mayor crisis, como fue el bancario.

A medida que vas subiendo los pisos en la Torre Ejecutiva te vas alejando de lo que pasa en la tierra y mi viejo siempre intentó tener la opinión de lo que pasaba abajo, de rodearse más con los peones que con los dueños y yo en mi caso le daba la visión del otro lado del mostrador del mundo bancario, de lo que se venía, de las dificultades, por supuesto que como buena familia política discutíamos mucho y teníamos nuestros encontronazos, pero lo tengo como un buen recuerdo. Porque además el viejo siempre exponía sus ideas para criticarlas porque sabía que nosotros no éramos del círculo más cercano que íbamos a estar chupándole las medias.

 

El reflejo natural de todo hijo de cuestionar al padre.

Y sí, además eso venía pasando de generación en generación; la de Julio María y la de mi viejo, en su momento fueron los que tomaron distancia con la generación de Luis Batlle Berres, posicionándose en contra del Colegiado que era lo más preciado del Partido Colorado; en su momento fue una suerte de parricidio político.

 

¿Cuándo te integrás formalmente a una estructura del partido?

Yo nunca había ocupado ningún cargo pero siempre militamos con mi madre y mi hermana por la presidencia del viejo y la lista 15. Recién cuando el viejo fallece decido sacar una lista para marcar presencia, pero me postulé por allá abajo. Decidí aportar un granito más de arena apoyando al partido y la coalición e hicimos el acuerdo con Batllistas generado entre ellos y la 15, Batllistas Unidos, ocupando yo un tercer lugar, que era algo más simbólico.

Con la pandemia hice alguna suplencia e incluso luego de que Julio renunció al Senado, algo que no estaba previsto que fuera tan rápido, me tocó actuar en algunas comisiones.

 

¿Siempre en la lista 15?

Siempre, siento que es mi lugar; incluso aunque mi padre venía señalando a Talvi como su sucesor, siempre sentí que mi lugar era y es la 15, un número que tengo tatuado políticamente y donde me siento más cómodo.

 

¿Y ahora cómo te movés acá, estás en consulta permanente, tenés libertad de acción?

Yo no sé trabajar si no es en equipo, y además soy de escuchar mucho y hablar poco y hablar si es preciso decir algo importante, en consulta con el equipo de la bancada, con los insumos que aporta el CEN (Comité Ejecutivo Nacional) del Partido, por ejemplo en un tema tan candente como el acuerdo con China.

 

¿Salió humo blanco entre los sectores colorados?

Sí, yo creo que fue más sobredimensionado el conflicto desde afuera, pero no puedo negar que esos episodios con Cardoso fueron lo que me trajo acá, pero está superado, incluso he ido a hablar con Julio personalmente, porque primero somos uruguayos, que es lo más importante, y después colorados y pensamos básicamente igual con nuestros matices, pero básicamente quincistas, incluso el sector de ciudadanos, los Batllistas y nosotros la auténtica 15, un sector más chico, pero todos venimos de un mismo lugar.

 

Una fina lectura política dice que dejaste a Sanguinetti en representación en el Senado.

Yo creo que no es así porque conformo el senado de Batllistas, no de Ciudadanos y es circunstancial que venga de la 15.

 

¿La decisión la tomaste vos o la 15?

La tomé yo, pero con el respaldo del sector y escuchando a todo el mundo y lo tuve que pensar más porque yo ya tenía otros planes personales con mi señora como pasar a ser abuelos y a punto de jubilarme.

 

¿Cómo ves la apuesta a la renovación del partido?

Tiene una base muy importante de jóvenes, y faltan mucho de nuestra edad. Los jóvenes que estaban en el gobierno del viejo, esa generación falta en el partido y fue una de mis insistencias en la campaña, la generación de los 60 y 70 que se fueron a las actividades privadas, pero que les reclamo que aporten un granito de arena, que se involucren, porque son los más críticos, pero pocos se comprometen. Esa generación que se fue a votar a los blancos, al Frente, gente que cambió su voto y la explicación puede estar en el año 2002.

 

¿Y quién sintetiza esa renovación? Porque primero estuvo Bordaberry y luego Talvi.

Todo el mundo busca una figura política fuerte, pero yo creo que el partido está lleno de gente y tendríamos N candidatos. Creo que le pasa a todos los partidos, la falta de nuestra generación que quiera volver o venir a la política.

 

El Partido Colorado, al inicio de esta administración, había denunciado que le habían tocado menos cargos de los que aspiraba. ¿En particular la 15 y la presidencia del BSE otorgada a José Amorín colmaron las expectativas del sector?

José es nuestro líder, nuestro referente y no porque sea mi primo y un primo que quiero mucho. Es el que tiene más impregnado el pensamiento “jorgista”, mucho más que Talvi, pero Talvi representaba lo nuevo, un aire en el partido en las internas. Desde el BSE se puede hacer mucho porque estás en contacto muy directo con la gente y con una parte importante de sus problemas, desde los seguros en el agro hasta la gente que tiene un problema de tránsito con presencia en todo el país. José es muy buen administrador, y tiene la experiencia del Parlamento y de ministerios. No es un lugar muy visible, pero le va a hacer bien a José y a la 15.

 

Alta política

 

Para alguien que viene del mundo de las finanzas, conocer la estructura financiera del Estado debe ser más que interesante.

Sí, y te diría que estoy en un curso introductorio bien intenso.

 

Estas de senador, te toca decidir. ¿Disciplina partidaria o libertad de criterio?

En el mundo privado sos parte de una empresa y debe estar todo el mundo alineado, aceptando cosas con las que no estás del todo de acuerdo y pudiendo expresar mi opinión. Primero uruguayo y luego lo que el partido defina en temas que creo no van a ser tan complejos en que las ideas terminen siendo muy extremas.

 

¿Sobre Ancap, por ejemplo, que históricamente es la “joya del abuela” de los Batlle?

Hay una mirada a largo plazo en la que nadie puede pensar que la historia petrolera en el mundo con los problemas de medioambiente va a ser una industria prolífera. Ancap es una joya guardada en el cofre fort mientras otros se mueren de hambre. En el corto plazo hay que preparar a la empresa en un escenario donde el principal y más directo competidor va a ser UTE en la medida que el mundo va hacia el uso de la energía eléctrica, incluida la industria automotriz. La electricidad ya está abriendo el mercado y hay industrias con generación propia.

Pero el hombre de la calle hoy está pagando más cara la nafta.

Al hombre de la calle hay que decirle que va a tener un combustible como tiene cruzando la Argentina o Brasil que es más barato. Pero además con el tema de la libre importación, ¿qué empresa va a venir a invertir para construir la infraestructura con la que cuenta Ancap?; en un mercado de tres millones como el uruguayo, además, que no es el Mercosur, así que no la veo por el lado de grandes empresas, pero sí pensar en un grupo de cultivadores de Rivera que pueda traer combustible para unos depósitos para sus cultivos.

 

¿Cómo viste el manejo de la negociación del puerto?

Yo no estaba así que no podía ser consultado. El puerto es clave y creo que nadie va a venir a hacer una inversión grande por dos días. Invierten para poder recuperar la inversión muchísimos años después. Es gente que piensa en el negocio más allá de su propia vida.

A UPM se le dio por 50 años, ojalá pudiéramos tener un puerto como el de Róterdam y Montevideo sea el puerto de entrada incluso para Paraguay y Bolivia.

 

¿Fideicomiso para los asentamientos con fondos de Colonización?

Yo no tengo una opinión formada y el Partido está redondeando su visión, pero creo que si tienes un campo sin producir y a tus gurises los tenés en un rancho de lata, capaz que hay que hacer una pausa y redirigir los recursos. Hay que erradicar los asentamientos. Colonización debe tener un rol a mejorar, y no debería ser solo para trabajar en los precios y en fomentar algunas producciones.

 

¿Ley forestal?

Para mí está bien controlado y la Dinama lo lleva muy bien. En el largo plazo no sé cual es el futuro del papel. Hoy no avizoro que se vengan grandes emprendimientos de plantas de celulosa que requieran muchas hectáreas, sobre todo con una producción agropecuaria diversificada.

 

El gobierno de tu padre dio un impulso al esclarecimiento de los detenidos desaparecidos. ¿Cómo te posicionás con el tema derechos humanos?

No debe tener ideología ninguna. Hay que tratar de terminar con una etapa de la historia, cerrarla, encontrando a todos los que se pueda encontrar y conociendo todo lo posible la verdad, y que no sea algo que nos divida.

 

Perfíl
Raúl Batlle, el Mono, como la bautizó para siempre su padre, es el menor de los dos hijos de Jorge Batlle. Está casado, tiene dos hijos mayores de edad y está al frente de un emprendimiento ganadero de invernada y conserva en actividad el haras que ya lleva cinco generaciones de los Batlle. Integra en el Senado las comisiones de Asuntos Administrativos, Hacienda, Ciencia y Tecnología.

 

2 comentarios en «Raúl Batlle: «No tengo aspiraciones políticas, pero vine a aportar mi granito de arena»»

  1. paulina Bisturí Asecas de Oona | el 18 septiembre, 2021 a las 4:37 pm |

    «Kitsch»…:

    El Partido Colorado muere con el Sr.
    …………….Torcuato Batlle,
    el 20 de octubre de 1929…
    …………………………Q:E:P:D:

    Esa arena está rancia…
    Es la arena de abajo de las pirámides.
    Es la arena de la tumba de Moisés.
    Adán (alias ‘Gladys’), ya jugaba de chico
    con la polvorosa arenilla y Eva (‘Pocho’…)
    le reprendía por ello…
    Es la arena del Big Bang

    • paulina Bisturí Asecas de Oona | el 18 septiembre, 2021 a las 5:04 pm |

      P.D.:

      Tranqui… ¿si no entendiste?;
      te lo diré hablando de Colombia hoy,
      aunque hay ‘varios’ países igualicos…
      Compáralos tu… papi…:
      Va Colombia…:

      “Nobleza Criolla” :
      “El delfín hereda del padre la clientela (política),
      la cuota del manejo del presupuesto y
      los ‘derechos de propiedad’ sobre las instituciones.
      Estos derechos confieren podeer efectivo a sus poseedores,
      ……………………….los delfines”.
      Y no solo a nivel nacional. “Los delfines se han propagado como
      fractales en el orden nacional, departamental y municipal (hijos y nietos de los expresidentes
      Holguín, López, Lleras, Gómez, Turbay, Pastrana,
      Santos, Rojas, Ospina, Barco, Valencia, Gaviria…)
      y de los
      caciques locales (Name, Vives, Iragorri,
      Díaz Granados, Guerra Tulena, Trujillo, Cotes,
      Pinedo, Yepes Alzate, Araújo, Aguilar…)
      heredan una maquinaria política (los votos)
      y un capital simbólico o sea un crédito o
      derecho de giro”. Como por lo general
      ese grupo controla los medios de comunicación,
      “tienen la vocería de la crítica y la vocería oficial,
      las dos vocerías simultáneamente”.
      En 2014 (ej.): celebraban la reelección de
      Juan Manuel Santos (sobrino nieto de expresidente)
      él y Germán Vargas Lleras (nieto de expresidente) y
      César Gaviria (ex presidente y padre de un parlamentario).
      “No es una oligarquía, porque
      no controla todos los poderes;
      sería más bien una especie de nobleza”.
      No querría decir la pichi nobleza criolla;
      pero ganas no me faltan…

Comentarios cerrados.

Compartir: