Nuestras relaciones pueden volverse más fuertes e importantes de lo que ya eran

Relaciones de pareja y Covid-19: un estudio de la universidad de Monmouth.

Principales resultados de investigación de relaciones de pareja en Estados Unidos en tiempos de Covid-19

Reenamorarnos de la profesión docente

“¿No puedes dejar de pelear con tu pareja sobre a quién le toca lavar los platos? ¿Observas el repunte de divorcios en China que le siguió al encierro relacionado con el coronavirus y te preguntas si podría seguir una tendencia similar en los Estados Unidos?”

Así comienza una curiosa nota de Washington Post, en su edición especial en castellano de esta jornada.

De acuerdo al medio, una encuesta realizada recientemente por la Universidad de Monmouth permite afirmar que “la mayoría de las personas en relaciones están satisfechas con ellas, a pesar de las tensiones esperadas que podrían surgir, por ejemplo, de trabajar juntos en casa, perder un trabajo, cuidar a niños en casa o evitar que su familia contraiga el virus”.

El responsable del estudio, Gary Lewandowski, profesor de psicología en la Universidad de Monmouth, ha señalado: “Las relaciones no son perfectas, siempre hay algunos problemas subyacentes (…) Pero en promedio, las relaciones en las que estamos son bastante buenas”.

El estudio en cuestión realizado en una muestra de 556 adultos entre fines de abril y primeros días de mayo, resalta cinco conclusiones, válidas para las parejas estadounidenses entrevistadas.

Con relación a posibles variaciones en las relaciones de pareja durante la emergencia de la pandemia de Covid-19, el estudio indica que alrededor de las tres cuartas partes de los estadounidenses con una pareja romántica dicen que su relación no ha experimentado cambios relevantes desde el brote de coronavirus.

“Cuando se les preguntó si su relación había mejorado o empeorado desde que comenzó la pandemia, 74% dijo que estaba casi igual.; 10% dijo que estaba mucho mejor y 7% dijo que estaba un poco mejor. Solo 4% dijo que estaba algo peor y 1% dijo que mucho peor”.

A pesar del stress que ha ido produciendo la situación de pandemia, el profesor Lewandowski afirma que una posible explicación a estas respuestas es que “cuando estamos estresados, recurrimos a nuestros compañeros, que generalmente están listos, dispuestos y capaces de ser nuestro apoyo en tiempos difíciles. Mucha gente quiere más cercanía en su relación”.

Con relación a la frecuencia de las discusiones y la vida sexual, los datos producidos indican que han cambiado para mejor, pero no, en una dimensión significativa.

“Menos de dos de cada 10 personas en las relaciones dijeron que tenían menos discusiones con su pareja, mientras que una de cada 10 dijeron que tenían más, y siete de cada 10 dijeron que no había diferencia. Y a pesar de las conversaciones de que el aislamiento conduce a más oportunidades para la intimidad, solo 9% dijo que su vida sexual ha mejorado. Aun así, 5% dijo que había empeorado, y 77% dijo que era casi igual”.

Al mismo tiempo el estudio revela que aproximadamente la mitad de las parejas encuestadas esperan que su relación emerja más fuerte, y casi nadie piensa que será peor que antes de la pandemia.

“Al mirar hacia el futuro, los estadounidenses emparejados están aún más entusiasmados con la fuerza de sus relaciones. Una mayoría de 51% dijo que sus relaciones se fortalecerán cuando termine el brote y solo 1% dijo que su relación será peor. Otro 46% dijo que su relación no habrá cambiado en absoluto”.

Para Lewandowski los datos emergentes mostraban un “optimismo irremediable”, aunque enfatizó la importancia que tiene para el optimismo de una pareja la presencia de esta cualidad en uno de ellos “si una relación tiene al menos un compañero optimista, la pareja generalmente tiene una mayor satisfacción en la relación. Los optimistas manejan mejor las dificultades de la vida, lo que sin duda es útil dada la situación actual”.

Buscando posibles diferencias entre parejas casadas y no casadas, el estudio muestra que las parejas casadas suelen ser más propensas que las solteras a decir que su relación no ha cambiado y esto es válido para “alrededor de tres cuartas partes de las parejas casadas” quienes afirmaron “que su relación no ha cambiado para bien ni para mal desde que comenzó el brote de coronavirus, casi dos tercios de las parejas no casadas dijeron lo mismo”.

El otro dato aportado indicó que “entre las parejas no casadas, 22% dijo que su relación ha ayudado a disminuir su nivel de estrés diario, en comparación con el 12% de las parejas casadas”.

Las diferencias entre estos guarismos, según la investigación, radica en la hipótesis de que la pandemia “no ha cambiado drásticamente las relaciones de las parejas casadas porque es probable que hayan lidiado con tiempos difíciles, como la pérdida de un trabajo, una enfermedad grave o la muerte de un ser querido, antes de este momento”.

“Han recorrido muchos de estos caminos antes”, afirmó Lewandowski, “y han soportado otros factores estresantes en sus vidas o relaciones y tienen estrategias más refinadas sobre cómo lidiar con los problemas y el estrés”.

Generacionalmente, el estudio muestra que “las personas más jóvenes en relaciones, de 18 a 34 años, eran más propensas que las personas mayores a decir que la pandemia ha afectado su relación. (Las parejas en ese grupo de edad tienen más probabilidades de no estar casadas que las que son mayores)”.

En un corte de “género”, los datos relevados indican que “la mayoría dice que su relación no aumenta el estrés pandémico, pero las mujeres están un poco más afectadas que los hombres (…) Una mayoría de 59% dijo que su relación no ha tenido impacto en su nivel de estrés diario. Pero 29% de las mujeres dijo que su relación ha aumentado su estrés diario, mientras que 23% de los hombres dijo lo mismo”

Para el responsable del estudio, “el factor clave para funcionar bien durante la pandemia, afirmó Lewandowski, es la fortaleza de la relación antes de la pandemia. Las parejas que ya lo estaban haciendo bien lo están haciendo aún mejor ahora”.

La concusión general del estudio ha llevado a que los investigadores señalen que: “En general, estos resultados sugieren que la pandemia global puede no ser tan mala para las relaciones como muchos temían (…) Nuestras relaciones pueden volverse más fuertes e incluso más importantes de lo que ya eran”.

 

Sé el primero en comentar en «Relaciones de pareja y Covid-19: un estudio de la universidad de Monmouth.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Taxi. Taxistas paran este miércoles desde las 16 horas
Covid-19: dos nuevos casos en Treinta y Tres

Pese a las medidas precautorias que se han adoptado, siguen apareciendo casos positivos a la Covid-19 en el departamento de...

Cerrar