Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Documentos

Tribunal Militar ocultó confesión de Gilberto Vázquez sobre su participación en asesinatos y torturas

«Tuve que matar y maté y no me arrepiento. Tuve que torturar y torturé pero no me arrepiento», dijo el represor.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La organización de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos entregó a la presidente de la Asamblea General del Poder Legislativo, Beatriz Argimón, una serie de documentos con actas de diferentes tribunales de honor militar.

En uno de esos documentos, el militar retirado coronel Gilberto Vázquez, admitió en el año 2006 ante el Tribunal de Honor del Ejército que torturó y ejecutó durante la dictadura y que, además, el gobierno de facto de entonces realizó el segundo vuelo en el año 1976.

Dicho vuelo fue negado por varios dictadores por años, pero las declaraciones de Vázquez lo confirman. A pesar de la gravedad de la información contenida en sus confesiones, el tribunal decidió mantenerlas ocultas hasta este jueves, cuando la organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos accedió a ella por medio de un pedido de informes.

«Nosotros ejecutamos, no asesinamos, que son cosas muy diferentes. Nosotros no torturamos, nosotros apremiamos porque no había más remedio, el mínimo imprescindible para sacar la verdad, porque no había otra forma de combatir y estoy orgulloso de lo que hice», dijo esa vez Gilberto Vázquez quien hoy está condenado por homicidio.

«Tuve que matar y maté y no me arrepiento. Tuve que torturar y torturé con el dolor en el alma y me cuesta muchas noches dormir acordándome de los tipos que cagué a palo, pero no me arrepiento», agregó el represor.

Reconoció también haber operado en Argentina y en otros países atrapando uruguayos, muchos de los cuales fueron «enviados arriba». Asimismo aceptó haber sido uno de los artífices de la captura y desaparición de Adalberto Soba, un militante del PVP que fue apresado ilegalmente en Buenos Aires y que está desaparecido hasta el día de hoy. «Yo tuve que ver con el caso Soba, estuve prácticamente dos años en Argentina, tengo que ver con el segundo vuelo, con el primer vuelo, con casi todas las cosas que pasaron allá», asegura en su confesión.

El documento será entregado «en forma urgente» a la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Senadores para su consideración.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO