Larry camina en la cornisa

¿Un paso en falso?

Por Ricardo Pose.

Larrañaga será el primer ministro interpelado en lo que va del actual gobierno.

El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, ha sido un destacado político, dirigente del Partido Nacional, intendente de Paysandú, senador prominente, reiterado candidato a presidente y forzado una vez por sus propios compañeros a ser candidato a vice. Luego de su más terrible derrota, prometió, entre avergonzado y molesto, no subir más las escaleras del Honorable Directorio y no cumplió con su contundente promesa.

Larrañaga tiene fama de guapo y un poco pendenciero, pero cuando se lo propone es tolerante, campechano y cordial.

Desde hace unos años abrazó la difícil causa de la seguridad ciudadana y ha sostenido una prédica tenaz, muy locuaz y algo autoritaria contra el delito, aproximándose al herrerismo y adoptando un lenguaje y una liturgia medio pachequistas.

A veces, su discurso es tan exagerado que a algunos que lo conocen bien, como Pepe Mujica, les resulta sospechoso.

Larrañaga tiene un pasado wilsonista, fue incluso más allá de Wilson y votó verde en el plebiscito por la Ley de Caducidad. Parece ser un demócrata sincero algo obsesionado por el poder y un poco desbordado por la tarea ejecutiva de la conducción de la seguridad pública en un terreno resbaladizo en donde no reconoce ningún buen resultado a la gestión de su antecesor, Eduardo Bonomi, a quien ha combatido sin piedad. Se lo ve un poco envejecido y a veces agobiado por la tarea encomendada.

Como ha sido una característica de este gobierno, Larrañaga baila “La conga del burrito, va pa’lante y va pa’trás.

El ministro está preocupado porque ni era tan fácil como pensaba, ni los números del delito le cierran como proclama ni dirigir a la Policía es cosa de soplar y hacer botellas.

Basta pasar por la Comisaría Sexta para contar entre puerta y garaje más de una docena de patrulleros, estacionados y bellamente ploteados, a cualquier hora, todo el día. Si el lector concurre a denunciar en la Séptima, de la calle Félix Olmedo, el extravío de un documento, no solo verá un fila de patrulleros y alguna camioneta -digamos que vigilando la comisaría-, sino que contará una veintena de policías que van y vienen como bola sin manija, entran y salen mientras no caen los hurtos, ni las rapiñas, ni los homicidios ni nada en el otrora tranquilo barrio del Prado.

Es lógico pensar que en este desconcierto, el jefe de Policía, Erode Ruiz, hubiera consultado a Gustavo Leal. Me temo que este milico viejo no debe ser ni tan bueno ni muy simpático. También es razonable que en conocimiento de un delito y algunos de sus detalles, Gustavo Leal hubiera procurado informar al jefe de Policía. Hay que pensar que si al menos es un policía honesto, Erode Ruiz debía requerir información de quien pudiera suministrarla, máxime si se tratara de alguien muy competente, como es Gustavo Leal.

Ruiz no esperaba la reacción de un ministro bastante irreflexivo, inexperiente, confundido y atolondrado en un ambiente que no conoce, bastante hostil y en el que se siente ajeno.

Para la tribuna, su frase de “estoy con la Policía” sonó tan poco sincera y veraz como cuando unas semanas atrás el presidente dijo: “Yo soy del campo”.

La decisión del ministro del Interior, Jorge Larrañaga, de cesar al jefe de Policía de Montevideo generó asombro en la opinión pública, en algunos legisladores blancos y un terremoto en filas policiales, porque no ha habido antecedente de que se destituya tan importante jerarca en el medio de una actuación policial.

Se acabaron los otarios

que en otros tiempos había

los otarios de hoy en día

no son giles, al contrario”

Apenas se vio entrar a la Jefatura de Policía a Gustavo Leal y anunciarse en la recepción que iba a visitar a Erode Ruiz, se supo que el volcán entraba en erupción. Cuesta creer que el jefe de Policía no sabía que estaba jugando con fuego.

Si lo invitó a ir a la boca del lobo y a la hora en que se reunían los comisarios con el segundo de la Jefatura, es porque le gustaba caminar al borde del precipicio o porque quería poner a prueba su poder -que sin duda sobrestimaba-, que provenía de su relación con Lacalle Pou y su papá.

Si fue una trampa para descolocar a Larrañaga o si subestimó al ministro, se irá sabiendo con el tiempo. Lo cierto es que ya se sabe que Larry está corriendo en cancha barrosa y que la luna de miel con la familia policial, si la hubo, se está extinguiendo.

El exjefe de Policía Mario Layera dijo a Caras y Caretas que el sociólogo Leal, que ni siquiera es legislador de la fuerza política actualmente opositora, asistió a una reunión para aportar información sobre un tema muy complejo, como es el de las usurpaciones y los desalojos por la fuerza de familias de sus hogares por parte de grupos narcos.

Layera sostiene que haber informado al ministro de esa reunión podía entorpecer la labor policial y que la decisión de Larrañaga destituyendo al jefe de Policía en el medio de esas actuaciones dejó expuestas y desamparadas a las familias que estaban solicitando la acción de las autoridades.

La reunión no tenía un carácter protocolar, y si bien la misma fue con un importante ciudadano, no por el rol jugado en la gestión anterior, sino por la información que posee, no era secreta, no fue clandestina, fue en el despacho del jefe de Policía delante de otros jefes y con relativa discreción, aunque evidentemente no con la que las circunstancias merecían.

Desde tres días antes, los medios denunciaban la situación de familias que venían siendo desalojadas de su casa a punta de pistola en varias zonas de Montevideo.

Siendo así, que se apelara a la información de Gustavo Leal que encabezó el famoso operativo Mirador, no parecía descabellado. Algunos periodistas presentes o muy informados sacaron sus libretas de apuntes y difundieron la curiosa novedad.

También se supo que esta no era la primera reunión entre Ruiz y Leal. Ambos venían conversando desde el asesinato de una funcionaria policial en marzo de este año, lo que permitió detener al homicida gracias a la información aportada por Leal, por lo que esta actitud de despecho del ministro Larrañaga es muy probablemente producto del grito de cierta tribuna o de demandantes voces internas dentro del ministerio.

La decisión de Larrañaga, además, tira por la borda los jirones de republicanismo que lucen algunos nacionalistas, aunque sostiene su campaña política contra sus antecesores.

Erode Ruiz, veterano policía y militante blanco, fue jefe de Policía en el departamento de Maldonado bajo el gobierno frenteamplista. Tenía el apoyo de Luis Lacalle Pou, de su padre y del intendente Antía.

Hace una semana Mujica le daba un abrazo a Sanguinetti y el sistema político aplaudió el gesto, ensalzando a los dos protagonistas. Mostrando otra cara de la moneda, Larrañaga quedó en “orsái”, sancionando a un subalterno que requirió información sobre conductas delictivas a quien la tenía y se la ofrecía.

 

Intrigas al por mayor

Y ya mi cariño, al tuyo enlazado

es como un fantasma del viejo pasado

que ya no se puede resucitar”

Hace pocos días, consultamos al director de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Santiago González, hombre de confianza del ministro. Le preguntamos si las renuncias y despidos de importantes funcionarios en la Dirección de Planificación del Instituto Nacional de Rehabilitación expresaban una crisis institucional.

El jerarca respondió con evasivas que no ocultaron que en la dirección de varias áreas del Ministerio del Interior, hay problemas.

Es sabido que la Dirección de Asuntos Internos, una suerte de fiscalización de la acción policial, sigue acéfala.

Hace una semana, fue cesado el jefe de Armamento de la Policía y jefe de Logística de la Guardia Republicana, David Bayarres, por haber sido responsable de olvidar unas pilas en un contenedor que accidentalmente se prendió fuego.

Algunos creen que Larrañaga jugó fuerte porque teme estar siendo desestabilizado y cree que de esta manera se asegurará la lealtad de la cadena de mandos.

Reconoce así la existencia de intrigantes políticas internas que desde marzo sacuden en silencio y desde las sombras la conducción del ministerio.

Fortalece a Diego Fernández, el Director Nacional de Policía, quien tampoco es un puntal muy sólido en la estructura policial, pero que necesita un apoyo explícito del ministro para afirmar su autoridad.

Diego Fernández es una historia aparte, policía retirado hace siete años, tiene un grado bastante menor a muchos de los policías a su mando. Acaba de emitir un edicto que impone una especie de censura previa de las alocuciones de sus subalternos en actos, homenajes u otras actividades que desde ahora deben ser informadas con antelación, con versiones escritas de sus discursos, los que serán sometidos a su revisión. Sus objetores esperan que Fernández se vaya con Larrañaga cuando renuncie o lo renuncien y verían con muy buenos ojos que Álvaro Garcé, actual director Nacional de Inteligencia Estratégica sea el nominado nuevo ministro del Interior.

El veterano policía Luis Mendoza, director del INR, podría ser el aspirante y candidato natural del herrerismo para ponerse al frente de la Jefatura de Policía de Montevideo, pero por el momento seguirá siendo Mario D’Elía, que era el subjefe de Montevideo.

El ambiente entre los mandos de la Policía está bastante enrarecido y la plana mayor elegida por el nuevo gobierno es adicta a las conspiraciones.

Hay quien afirma que tanto Santiago González como Diego Fernández estaban al tanto de la reunión de Ruiz con Leal, que estos habían sido informados por el propio Ruiz, luego de haberse realizado la reunión, pero que ninguno de los dos gallegos, ni González ni Fernández, habían informado oportunamente a Larry.

En el medio de estos tiroteos e intrigas políticas, otros tiros de verdad desalojan a familias con niños que quedan en las calles y ocupan sus viviendas para operar como bocas de venta de drogas o aguantaderos.

Ahora Larrañaga, que iba a terminar con el delito en un santiamén, empezó a conocer lo que les pasa a los niños cuando se les ocurre jugar con fuego

 

Erode Ruiz y la matanza de los inocentes

Habría que saber que premonición tuvo el papá de Erode Ruiz, el recientemente cesado jefe de Policía, cuando bautizó a su hijo con el nombre de Erode, así, sin hache. Es probable que el nombre del recién nacido fuera inspirado por Herodes el Grande, el Rey de los Judíos, un monarca que reinó en Galilea y que fuera contemporáneo de Jesús. Herodes, constructor de grandes obras monumentales como el segundo templo de Jerusalén, es más conocido por la Matanza de los Inocentes, un genocidio relatado en el Evangelio de San Mateo. Herodes, loco por las conspiraciones, enterado de que iba a nacer él Mesías, mandó a los tres Reyes Magos a Belén para que le informaran, en su parte de novedades, fecha, día, hora y lugar, nombre del padre y madre, dirección y documento, del nacimiento de Jesús. Baltasar, Melchor y Gaspar, que no tenían nada de tontos, le informaron mal a Herodes y facilitaron la huida de José, María y el bebé para Egipto, en donde se exiliaron. Enterado Herodes de semejante deslealtad con el mando superior, mandó matar a todos los niños nacidos entre el año 31 y el 35 A.C. de manera de cubrirse ampliamente del error y eliminar de un tajo al Mesías. Ese episodio es conocido como la Matanza de los Inocentes y la fama de su autor inspiró el nombre de un jefe de Policía uruguayo, al que Larry le sacó la gorra.

 

16 comentarios en «¿Un paso en falso?»

  1. Buen análisis, pero lo que me queda muy claro es que las intrigas palaciegas consumen gran parte de la energía de las actuales autoridades, energía que debería estar puesta en la defensa de la sociedad y sobre todo de los más jodidos. Queda muy claro que la prioridad es la política partidaria, los votos, la lucha por el poder y no la voluntad de solucionar un tema extremadamente complejo como la seguridad hoy en día. Lamentable.

  2. La ignorancia y la soberbia el odio que tiene no lo dejan ver es bocon hacer siempre campaña politica y esta gobernando fue critico de la gestion anterior pero nunca dio una forma de arreglar la inseguridad ahora esta en el baile ademas de que el pompita se lo saco de encima con este cargo que el no queria pero el vivir sin miedo le salio por la culata se lo van a comer en dos panes los viejos policias aquellos que Bonomik saco por corruptos es triste pero cierto vas hacer una denuncia y no te atienden

  3. Avatar paulina Gushunusa Sholanda Estresha Shákelin Shénife Shakira Shambí Rosadisha Shupanqui Sháñez Carbasho Calzadisha Murisho Abesha Casteshó Cebashos Castisho Cuesho Shorente Shopart Shoberas Cabeshos Bashesteros Casteshanos Aveshaneda | el 1 noviembre, 2020 a las 11:35 am |

    Mi hijo se llamará Adolfo Benito Judas… será un triunfador…

  4. Los votantes de la derecha, dieron pasos en falso

    A estas alturas, debiera quedarle claro a muchos de los que votaron a la derecha, qué votaron un desbarranco.
    En tan solo 8 meses de gobierno, la cantidad de fusibles que saltaron, las bestialidades que emitieron, la corrupción infame, y que salgan a correr como gallinas sin cabeza cuando tienen que actuar, muestra que la derecha no tenía ningún plan de gobierno, solo sacar al FA del gobierno.
    Los que votaron a Pompinochito y su bando, que se hagan cargo de lo que votaron.
    No fue el FA el que perdió, perdió todo el pueblo con los que votaron a la derecha.

  5. Larry y su gestión así como su corrupto y hediondo partido, están destinados a quedar como una de las peores desgracias que le han tocado vivir a este país.
    Que sirva de aprendizaje a las nuevas generaciones y por no escuchar tropiecen dos veces con la misma piedra.

  6. La única esperanza actual para el Uruguay es que se vayan, si es antes de las próximas elecciones, mejor.
    Cuanto mas tiempo gobernando peor para todos.

  7. Excelente articulo!….Penosa la designacion de Larrañaga, que fue otorgada como premio consuelo.Tanto cacareaba de las administraciones del FA, que finalmente estando en los zapatos de ministro del Interior , demuestra que le quedan » grandes» . Su inseguridad personal , despues de tantas postergaciones en su carrera politica, le hace cometer errores graves y lo muestran tal como el es..un inutil.

  8. Excelente !!!
    Un análisis de todo lo ocurrido muy claro.
    Las ovejas continúan contentas pero ya son menos hay algunas ovejas que empezaron a despertar pero es tarde.

    Ciudades del interior con una ola de delitos, vecinos de pequeños balnearios que se quejan porque ni las denuncias se quieren recibir.

    Siga el baile

  9. Avatar tperez@vera.com.uy | el 1 noviembre, 2020 a las 9:49 pm |

    A los políticos colorinches les pareció que era pan comido gobernar y así le está yendo. Lo peor de todo esto que los que sufren las consecuencias de su ineptitud somos los ciudadanos de a pie, porque a ellos se los criticará, insultará y quién sabe cuántas cosas más, pero todos los meses tienen en su cuenta el sueldo de ministros, legisladores, presidentes, secretarios, etc. etc. y no les importa nada más que eso. Esperan que pase el tiempo y la gente se olvide de las burradas que hicieron y lo más triste de esto es que muchos SI se olvidan.
    Este ministro del interior, que tanto criticó a su antecesor, no le llega ni a los talones a Bonomi! Se creyó que a caprichitos y gritos podría manejar a la policía, ahí empezó su declive.
    No creo que termine su mandato, porque si no se va, lo van!

  10. Así gobernaron siempre.. confunden la humanidad con domar un bagual a rienda y revenque… y el País es su estancia de explotación.

  11. El abuso de poder es el signo de los cobardes.

  12. Leer este artículo y no encontrar ningún multifruta insultando o escribiendo sin argumentos significa: primero que no tienen argumentos y segundo, que la «luna de miel» empieza a ser de a poquito «luna de hiel»….
    Ni los conocidos trolls han saltado aún ja ja ja… Increíble

  13. Vivir sin miedo, vivir sin miedo… Un slogan repetido miles de veces por un inepto, para impresionar a los ignorantes y a muchos los convenció pero ahora esoos estarán viendo que eran puras palabras huecas. La violencia sigue creciendo, pero él dice que bajaron las rapiñas. Claro, obvio, si con la pandemia no andaba ni un alma en la calle, a quién iban a rapiñar. Los números bajaron y los delincuentes, al igual que la gente sin trabajo, se reconvirtieron y en vez de rapiñas hacen copamientos y otros delitos posibles ya que no pasa nadie a quién arrebatar. Hiere la burrez e incapacidad de este tipo, que además a fuerza de meter pechera y tezón llegó a todos esos cargos de los que parece estar orgulloso. Me parece que hasta se cree inteligente y todo. Por todos los poros le brotaa la violencia y el resentimmiento y eso lo hace un ser tan desagradable que cada vez que lo veo en un informativo cambio de canal

  14. Larrañaga me hace acordar a los que conversan al director tècnico para que los ponga. En caso de lograr su objetivo, clavado son el primer cambio!

  15. Sil, totalmente de cuerdo con tu comentario.

  16. En México hay un viejo refrán que dice «LA LEY DE HERODES, O TE CHINGAS O TE JODES!».
    Nunca más acertado.
    Además, inspiró a una película (QUE RECOMIENDO) LA LEY DE HERODES, Mexicana, con Pedro Armendáriz y está basada JUSTAMENTE EN EL PODER Y LA CORRUPCION de uno de los partidos más poderosos y corruptos de México, el PRI, y muestra como una persona de bien, con intenciones INTACHABLES se va corrompienndo hasta convertirse en un déspota tirano de un pueblo perdido.. cuando le dan un poquito de poder. ES MUY RECOMENDABLE

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
Nacional le ganó a Deportivo Maldonado y llegó a la punta de la serie B

El tricolor venció al Deportivo Maldonado de atrás y de visita, es puntero con River en la serie B y...

Cerrar