Mercado Agrícola de Montevideo

Una propuesta que trasciende lo comercial

María Elisa Areán, directora del Mercado Agrícola de Montevideo (MAM), contó a Caras y Caretas cómo el espacio, desde su reinauguración en el año 2013, logró acompasar las necesidades de una sociedad en constante crecimiento sin perder su espíritu de mercado agrícola y manteniendo firmes sus objetivos sociales y culturales.

Por Meri Parrado Sobre las cuatro de la tarde, la zona del barrio Goes está en su plenitud. La pintoresca fachada del Mercado Agrícola, que conjuga historia y renovación, es sin duda la mejor invitación. Al entrar, un entorno cálido te abraza para que te quedes un rato. Están los vecinos comprando fruta y verdura, está la pareja joven planificando las compras para la cena, está la doña con la chismosa y los nietos que la acompañan. En la plaza de comidas, unos estudiantes realizan algún trabajo con mate de por medio, unas amigas se encuentran para tomar un café y unos turistas prueban el clásico chivito. Alguna familia recorre los pasillos a ritmo de paseo y se topa con un empresario que circula apurado. Todas esas situaciones conviven en el MAM y eso le aporta un valor diferencial con respecto a otras superficies netamente comerciales. “Al mercado lo hace la gente”, asegura la directora que hace tres años forma parte de este emprendimiento.   Un mercado que acompaña Luego de su reinauguración, en el año 2013, el MAM manifestó un crecimiento muy importante y notorio para aquellos que siguieron de cerca su transición de mercado mayorista a minorista y luego a lo que hoy representa. Actualmente, el mercado cuenta con aproximadamente 80 locales que ofrecen una pluralidad de servicios y nuclea 800 personas que trabajan de forma directa o indirecta en torno a este espacio. Areán nos contó de qué manera incidió la renovación de este proyecto en la dinámica del barrio y cómo se activó una zona que se encontraba deteriorada a nivel edilicio, social y comercial. “El mercado transformó la vida del barrio, no sólo la actividad comercial, sino también desde el punto de vista social. La gente está feliz, y gracias a la aceptación de la propuesta, actualmente podemos decir que se logró la productividad de este proyecto”. Con respecto a las nuevas propuestas que sumó el MAM, como la red de cobranzas o el supermercado, la directora explicó que la incorporación de estos servicios fue necesaria para ser competitivos. “La sociedad y la economía van cambiando y el MAM ha ido acompañando estos procesos de cambio. Había comercios ancla que debíamos tener para que las personas que vengan aquí resuelvan todas sus necesidades antes de llegar a casa”. Areán contó que debido a las exigencias de un mercado en crecimiento, y ante la necesidad de agregar nuevos servicios, se resolvió colocar algunas islas en los pasillos del mercado. Las dimensiones de las mismas no interfieren con la circulación ni con la estética del lugar y están funcionando muy bien. En estas áreas se pueden encontrar productos uruguayos de tipo souvenir, artesanías y antigüedades, entre otras cosas. Por otro lado, destacó las principales diferencias que tiene este espacio con otras áreas orientadas a la comercialización, y en este sentido explicó que si bien el MAM busca ser competitivo, se trata de una propuesta que va más allá de lo comercial y que la motivación de quienes lo visitan no es la misma que se tiene al visitar otro tipo de superficies comerciales como un shopping o un hipermercado. Según Areán, ese tipo de espacios exige otro poder adquisitivo y los productos que se comercializan allí son cosas de las que muchas veces se puede prescindir. “En el MAM se venden productos para el diario vivir, como carne, productos frescos, frutas, verduras y, además, tiene el complemento de los otros servicios, como la red de cobranzas, un importante ente autónomo, una oficina del Ministerio del Interior donde se pueden realizar gestiones necesarias para cualquier ciudadano, entre otras cosas”. Asimismo destacó que las propuestas comerciales que se incorporan deben estar en sintonía con el espíritu del mercado. “Nosotros recibimos muchas propuestas de grandes cadenas internacionales, pero no las aceptamos porque debemos ser acordes con lo que es el MAM y con lo que queremos transmitir, que es vida saludable, prioridad por lo nacional y por los proyectos de artesanos y pequeñas empresas. Esta es otra diferencia con las grandes superficies comerciales”, sentenció.   “El MAM es ciudadanía y cultura” Otro de los grandes diferenciales del MAM es su compromiso con las cuestiones sociales. La directora nos contó que el mercado forma parte de diversas acciones que muchas veces no cuentan con la visibilidad que merecen. “Algunas de estas actividades son: la participación en el  programa Cocina Uruguay, a través del cual se le brinda clases a gente de la zona; talleres de rehabilitación y reinserción para mujeres víctimas de violencia; recibimos visitas de escuelas; y también nos sumamos a las jornadas de vacunación de la gripe, del corazón, de la lactancia y el cáncer de mama. Actualmente, estamos participando en Te lo cambio por una sonrisa, programa a través del cual reunimos juguetes hasta el 5 de agosto, y estos serán distribuidos por las escuelas rurales o ubicadas en contextos más vulnerables”, detalló. Otra de las actividades que tiene el MAM son las clases de fitness que imparte el sector de educación física de la Intendencia de Montevideo todos los sábados durante una hora. “Todo va en sintonía con fomentar la vida saludable, el deporte y la socialización, que son pilares fundamentales en nuestra política”, aseveró. De acuerdo a Areán, el MAM cuenta con el primer centro cultural público gratuito que brinda a sus visitantes variados eventos culturales de calidad, como espectáculos de murgas, presentaciones de cantautores uruguayos y festivales de danza. También se realizan muestras fotográficas, talleres literarios y charlas temáticas. “Actualmente no existe ningún espacio como este, ningún otro mercado ofrece este tipo de actividades culturales de acceso totalmente gratuito”, expresó. La actualidad del MAM es orgullo del equipo que hoy forma parte de la dirección de este emprendimiento; y la aceptación de este proyecto, que hoy es autosustentable, se refleja en las 10.000 personas que ingresan diariamente al mercado. Según manifestó Areán, la heterogeneidad de su público es una de las características más valiosas de este lugar. “Al mercado llegan turistas, los vecinos del barrio, estudiantes, comerciantes y empresarios. Acá no hay diferencias. Este mercado es de las cosas más equitativas e igualitarias que existen. Este lugar no pertenece a ninguna clase, es de la ciudadanía”. Por último, la directora resaltó que el MAM no se asemeja a ninguna otra superficie comercial, lo que ofrece es único. “Somos una feria vecinal con una multiplicidad de servicios y propuestas culturales bajo el techo de una estructura histórica. Somos cultura y ciudadanía”, concluyó.  

Compartir:
Leer entrada anterior
Conflicto en Colombia ha dejado 262.197 muertos en seis décadas

El 82% de los muertos de la guerrilla colombiana son civiles.La mayoría de los homicidios fueron cometidos por grupos paramilitares...

Cerrar