«Teniendo la posibilidad de que este acuerdo comience a entrar en vigor provisionalmente para la UE con la simple aprobación de Parlamento Europeo -no de todos los países miembro- vamos a apostar a la entrada en vigor bilateral, de país (europeo) a país del Mercosur», afirmó.

Csukasi explicó que a medida que cada socio del Mercosur lo ratifique, podrá comerciar bajo el nuevo régimen sin tener que esperar por los demás.

El acuerdo eliminará en hasta 15 años el 91% de los aranceles y tarifas del Mercosur a los productos europeos y la UE hará la propio con el 92% de los suyos en 10 años.

La ratificación del tratado es un tema delicado por cuanto lo deja a merced de vaivenes políticos a ambos lados de Atlántico. Este año habrá elecciones en Uruguay y Argentina en tanto que en Europa el acuerdo reavivó la hostilidad de los productores agrícolas y de grupos ambientalistas.